viernes, 24 de noviembre de 2017

FOTOS DE ALBERT KAHN (2)

Plaza de la Compañía

Más fotografías del Sr. Albert Kahn. Empezamos por la plaza de la Compañía, con el triunfo de San Rafael, cercado por una reja, estuvo hasta mediados del siglo pasado. Cuatro faroles adornan el Triunfo. La majestuosa figura de la neoclásica Iglesia de Santa Victoria. La calle empedrada de canto rodado. Lo que aparenta ser una parada de coches de caballos delante de los Maristas. A la izquierda está camuflada en una casa particular lo que después fue el hermoso edificio del Archivo Histórico Provincial y antes la Iglesia de Santo Domingo de Silos. En el rincón hubo un Centro Farmacéutico y una bodega a mediados del siglo XX, y en la fachada a continuación de los Maristas, en dependencias de la Iglesia de la Compañía, Gráficas Demos, imprenta donde trabajé. La regentaban Juan Perea, sacerdote, y Daniel Navas, ex-sacerdote, junto con Antonio Carmona y Paco Mayorgas. 

Calle de la Feria

Luego la calle de la Feria. Quisieron que se llamará San Fernando, pero pasa con ella como con el Barrio de la Guita, que le pusieron de la Concepción y nadie lo nombra así. Significativo la fuente, con la diferencia que en 1914, fecha de la fotografía, era un pilón redondo, donde decía mi abuela amarraron las barcas en una riada del Guadalquivir. Me parece una exageración pero es posible. La casa que soporta la fuente no ha variado mucho, el resto sí. Esta calle era una de las más concurridas porque en ella se celebraban los acontecimientos principales de la ciudad, con alquiler de balcones también. La pavimentación de canto rodado. Dicen que era un ancho lugar entre la muralla de la Medina, que aún no tenía casas adosadas y otra que comentan había en la Axerquía. Una curiosidad, en junio de 1914 seguro habría otra manifestación de nacionalismo español, como ésta que hemos vivido y estamos viviendo de Cataluña, lo digo por las banderas en los balcones, eso sí sin corona y sin aguililla facistoide, borbónicas puras.

Calle Lineros

Decía D. Teodomiro Ramírez de Arellano, que la proliferación de altares por las calles, era como consecuencia de la casi inexistente iluminación de las mismas. Los altares por lo menos estaban alimentados de velas por los fieles creyentes que, sin darse cuenta con su creencia o fe religiosa colaboraban con la comunidad. Muchos fueron eliminados en mejores tiempos. Este de la calle Lineros esquina a Candelaria, se resistió por oposición del pueblo y aún perdura. Hace poco tiempo se acometió un adecentamiento del mismo, aunque en 1914 parece estaba en bastante buen estado. Es propiedad del Ayuntamiento.

Compás de San Francisco

Compás de San Pablo

Dos puertas que están en las fotografías lo mismo actualmente, las de los compases conventuales de San Francisco y de San Pablo. La Enciclopedia sobre arquitectura dice del compás: "En arquitectura y en urbanismo se conoce como compás al recinto o espacio descubierto que antecede a un convento o monasterio. Se trata de un espacio generalmente ajardinado y separado de la calle mediante un simple muro con una portada de acceso al exterior. El recinto interior sirve de transición entre el espacio público (calle) y el privado (convento), y permanece generalmente abierto durante el día y cerrado por la noche. Desde el interior del compás se accede a las principales dependencias del conjunto, como son la iglesia y el claustro." En la puerta del compás de San Pablo vemos el carrillón que fue inaugurado años antes, dicen que dio problemas desde que lo instalaron. Se restauró e inauguro nuevamente en 1998.

San Hipólito

"En 1773 se encomendó al maestro de obras Pedro de Lara la dirección de las obras de la nueva torre de la iglesia, que fue proyectada en su origen como una obra con cuatro cuerpos, de los que solamente llegaron a levantarse dos. El primero de los cuerpos es un prisma rectangular de quince metros de altura, y está adornado con pequeños marcos vacíos, y por ménsulas que sostienen la cornisa sobre la que se asienta el segundo cuerpo de la torre.5 El segundo cuerpo de la torre es de forma cuadrangular y presenta tres pilastras lisas con capitel toscano en cada lado, entre las que se hallan colocados dos vanos con arcos de medio punto, donde se encuentran ubicadas las campanas. Sobre las pilastras del segundo cuerpo de la torre se alza un entablamento, adornado con triglifos y metopas lisas, que sostiene la cornisa lisa que cubre la parte superior de la torre." Parece que la inconsistencia del suelo no permitió subir más la torre. Dentro los sepulcros de dos reyes castellanos Fernando IV y su hijo Alfonso XI, que durante mucho tiempo estuvieron en la Capilla Real en la Mezquita. Y una especie de obra dónde luego se construyó un kiosco que aún perdura, junto con un tejadillo en el muro. A la derecha la esquina del Hotel Simón que se inauguró en 1906.

Molino de la Albolafia sin rueda

"El molino de la Albolafia o de Kulaib se encuentra en la orilla derecha del Guadalquivir, próximo al puente Romano. Antigua aceña o molino harinero, su origen se remonta a la época romana. La siqalla o rueda hidráulica la mandó construir Abderramán II para elevar el agua del río y conducirla hasta el asr al-Umara (Palacio de los Emires) en el alcázar andalusí (en la actualidad Palacio Episcopal). Fue reconstruida en el siglo XII por un tal Abú l-Áfiya, de donde le viene el nombre, por orden de Yusuf ibn Tasufin, emir almorávide. En 1492, Isabel la Católica, alojada en el Alcázar, mandó desmontar la rueda de la noria por el chirrido que producían sus cangilones que le impedía conciliar el sueño. En el siglo XVI, las monjas de Jesús y María, que eran sus propietarias, se ocuparon de su restauración, siendo las obras dirigidas por el maestro Juan de Ochoa. Desde este siglo, la noria fue reflejada, junto con la mezquita y el Puente Romano, en el sello del Consejo de la ciudad. Bajo la alcaldía de Antonio Cruz Conde, éste decide llevar a cabo la restauración del molino, en estado de total abandono como el resto en aquella época. El ayuntamiento encarga el proyecto a Félix Hernández quien lo lleva a cabo como fiel reproducción de la noria original. En los años 90 se llevó a cabo de nuevo una remodelación de la zona y su limpieza para de nuevo el adecentamiento de la zona."(de Cordobapedia). 
Aparte de que parece está construido el muro de la prolongación de la Ronda de Isasa, lo que más llama la atención a la izquierda es la llamada Casa del Agua, que contenía en su interior una de las torres de la muralla medieval, que nosotros los del barrio y los muchos seminaristas que jugaban en esos llanos al fútbol, llamaban la Huerta de Antoñita.

Fotografías de la colección de Albert Kahn junio de 1914
Bibliografía la citada

jueves, 23 de noviembre de 2017

FOTOS DE ALBERT KAHN (1)

Casa de Doña Jacinta, Corredera

Están circulando por Internet una serie de fotografías que mandó realizar el banquero americano, del norte, Albert Kahn, cuyo detalle reseña muy acertadamente Antonio Jesús González, excelente fotógrafo, y no menos extraordinario investigador del medio (paro porque se me va a ver el plumero del aprecio y admiración con Antonio Jesús), en un artículo en la Revista AFOCO, News 97, págs. 54 y 55. El millonario americano utilizó su dinero para hacer en el verano de 1914, cuando el mundo estaba inmerso en la Primera Gran Guerra del siglo XX, un reportaje por el mundo de fotografías en color, que es lo verdaderamente significativo.

Fuente de la Piedra Escrita

Hay una web donde se pueden visualizar todas las fotografías. A nosotros nos pueden interesar las que hizo en Córdoba, Auguste León, el fotógrafo realizador. Son 76 placas  de Córdoba de las miles que hizo del mundo. Yo las he dividido en varias carpetas. Las relacionadas con la Mezquita, las de Calles y Plazas de la ciudad, las de Interiores y las del Río o su entorno. Algunas están repetidas o son tomas con ligeras variantes.

Palacio de Orive, Colegio Superior Francés

Las de la Mezquita son treinta y una, y estas las subdivido en tres aéreas, desde la Torre de la Mezquita (pongo Torre de la Mezquita para molestar), de aquí ocho, de las que están repetidas tres, por lo que son cinco en realidad. Doce de Exteriores de la Mezquita, y están repetidas dos, por lo que nos quedan diez. Y once del Interior del recinto, donde no repiten ninguna. 

Plaza de la Compañía, triunfo con reja

Las de Calles y Plazas de la ciudad son treinta: cuatro del Potro, dos de la calle de la Feria, dos del Palacio de Orive, dos de la casa de los Páez, dos de la Puerta de Almodóvar, dos de la Puerta del Puente, dos del Conservatorio, y una de Plaza Compañía, S. Francisco, Compás de S. Francisco, Compás de S. Pablo, S. Hipólito, Trinidad, Torre Malmuerta, calle Lineros,  calle Postrera, Casa de Doña Jacinta, y personaje en Corredera. 

Plaza del Potro

Las del Río y su entorno son siete: dos de la Albolafia, dos del Puente Romano, dos de la Calahorra, y una de los molinos centrales. Aquí repiten la Calahorra, el Puente Romano, y con ligera variante de ubicación el molino de la Albolafia. Luego está la carpeta que llamo de Interiores, en la que coloco, una de las Albercas del Alcázar, una de la Capilla del Hospital de la Caridad, una de una sala del Arqueológico, una escalera de la Merced, dos patios no identificados, una el patio de la Posada del Potro, y otra de un tríptico de índole religiosa que posiblemente sea también del Arqueológico.

Puente Romano recién reparado

Como muestra basta un par de botones o tres. Vamos a subir a la Torre de la Mezquita (que sí que es el minarete forrado con campanas de la Catedral, pero a mí me suena mejor Mezquita porque así llamábamos al barrio). Desde arriba, cuando estaba de campanero el abuelo de mi amigo Manolín Soriano, y vivían en la torre, Auguste León y su equipo hicieron las fotos de ritual, posiblemente hicieran algunas más porque no se puede dejar de hacer las de la mole inmensa de la Catedral, pero son estas las que tenemos. 

Puerta de Almodóvar, casa de los padres de un buen amigo a la izda, junto al arco

Yo las he nombrado a todas en función del lugar, el código numérico de Kahn es otro. Vamos a empezar por la titulada Hospital de San Sebastián, esta nos deja ver los tejados de una serie de casa de la calle Torrijos, Medina y Corella y Palacio Episcopal, además de los horizontes de los Santos Mártires, las Huertas del margen derecho del río, partiendo del Maimón hasta Casillas, y la orilla izquierda con un Sector Sur o Barrio de la Guita, absolutamente rural, y una limpia campiña. Lo más significativo de esta fotografía son las casas de la calle Torrijos, partiendo de la portada plateresca del Hospital que se conserva, la entrada a San Jacinto o Casa cuna, con una estrecha fachada, puerta y ventana arriba, que era la vivienda de los porteros; Paquita Hernández, Juan Prieto, que fue portero del cine Benavente, Matías y Paquito, junto con la abuela Catalina.

Hospital de San Sebastián y San Jacinto

A continuación un portalón, fachada crema y otro portalón y puerta. Dos años después, en 1916, el arquitecto republicano Azorín, construyó la bonita casa que aún hoy está en pie. Nunca he entrado en ella siempre la he visto desde fuera, En la de San Jacinto sí, muchas veces, he incluso, jugábamos con un aparato de rayos X de las consultas, poniendo la mano detrás de la pantalla para ver sus huesos. Absurdas cosas de niños. Más arriba la casa que fue del escocés Duncan Shaw, propietario de la Fábrica del Plomo de Chinales y cementerio de protestantes. Esta casa fue posteriormente de una familia de agricultores, los Baquerizo, propietarios también de la Huerta de Saldaña, cuya única niña se casó con el falangista Calderon Ostos, que fue Pte. de la Diputación.. Terrenos que fueron, junto con otros muchos de la zona del Brillante, Duende, Molinillo, etc. parcelaciones ilegales, hasta no hace mucho, de la burguesía cordobesa, por llamarlos de alguna manera, ya que aquí no hubo ese estrato de la ciudadanía, sólo hubo clase proletaria y rentistas de familias pudientes venidas a menos. Los que no vinieron a menos siguieron atesorando pero sin exponer grandes capitales, de ahí estos lodos.   

Palacio Episcopal

Luego tenemos otra de los tejados del Palacio Episcopal y Casa Cuna de San Jacinto, muy similar a las anteriores, donde podemos ver la muralla del Alcázar Musulmán, hasta el Palacio del Campo Santo de los Mártires y las torres del nuevo Alcázar de los Reyes Cristianos, y cárcel de triste recuerdo, de dos de las instituciones más criminales de este país, la "Santa Inquisición" y el fascismo surgido de la sonada de militares, oligarquía y clero, o como se le llama bota, casino y sotana.

Cuesta de Blanco Belmonte

La llamada Blanco Belmonte, por estar perfectamente ubicada la cuesta así llamada, nos permite ver el edificio que hoy es la Escuela de Arte Dramático y la de Danza, la Trinidad y su espadaña, La torre del Palacio que hoy es la Escuela de Artes y Oficios, la del palacio de los Venegas, la mole del convento de Jesús Crucificado, hoy Buen Pastor, y las torres de San Juan, San Nicolás y San Hipólito. Una limpia sierra, aún sin lo que fueron después durante mucho tiempo parcelaciones ilegales, ya citadas, y un siempre presente y majestuoso Torreárboles.

Hospital del Cardenal Salazar

Luego tenemos la titulada Hospital de Agudos, en ella vemos la mole de San Pedro de Alcántara y patio de Hospital de Incurables, la Esquina del edificio del Cardenal Salazar, calle Romero, Palacio de Santa Rosa, internado en la posguerra de adoctrinamiento y humillación diaria de los niños de los represaliados y asesinados republicanos, con el nombre de Auxilio Social, a imitación "del 'Auxilio de Invierno', inspirado y siguiendo el modelo del Winterhilfswerk de la Alemania Nazi". Una arboleda en la Huerta del Rey y Vista Alegre, el pago de las huertas de la Victoria y Santa María de las Huertas y una limpia vega hacia el oeste, con San Jerónimo no visible pero ubicado. Y aquí dejamos el recorrido, pretendiendo en otra ocasión diseccionar otras fotografías del pasado cercano de nuestra ciudad.

Fotos de Albert Kahn
Bibliografía Revista AFOCO.

martes, 21 de noviembre de 2017

EL EXPERIMENTO DE ENRIQUE DE VILLENA EN LA CÓRDOBA DE 1410

Don Enrique, Marqués de Villena

En estos tiempos en los que afloran los puentes que estaban debajo de las aguas en los pantanos y otras edificaciones, por la pertinaz sequía. Sería importante conocer métodos para que el agua llegara a los sitios que debe, independientemente de que nosotros cuidemos y no derrochemos tan preciado líquido. Prueba de su riqueza es que los capitalistas, siempre al salto para atesorar y controlar la riqueza, tratan de hacerlo con ese bien público a sabiendas que en el futuro será oro líquido.

Fondo seco de un pantano

Buscando otras cosas, me he encontrado un artículo de Gil Montero, publicado en los Boletines de la Real Academia de Córdoba, que habla de la curiosidad de que en 1410, se hizo un experimento en Córdoba, por el famoso y olvidado Marqués de Villena, que realizó aquí porque en Castilla hubiera sido sospechoso de tener relaciones con el diablo. No estaría de más que estas cosas fuesen ciertas. Así se podrían hacer fértiles los desiertos y acabar con muchos problemas. Aunque los agricultores seguirían seguro, quejándose del clima, porque nunca llovería a gusto de todos.

La preciada agua

Por otro lado tampoco ha servido de mucho los métodos religiosos, en Madridejos me contó un vecino -bruto desde luego-, que al Cristo le restregaron la boca con bacalao, y luego le pusieron una jarra de agua delante separada de él. No sé si casualidad, pero lo cierto es que un metro de agua llenó esa noche la ermita. La realidad es que se rompió una presa romana y la zona de Consuegra y Tembleque,  junto con Madridejos, la asoló una inundación. La trágica inundación de septiembre de 1891. Sin embargo a un obispo, en otro lugar, le pidieron insistentemente sacar una procesión para hacer rogativas para el agua, y el obispo cansado les contestó: -Sacar el santo si queréis, pero el tiempo no está para llover.

Detalle de como quedó Consuegra con la inundación

Dice la crónica  11 de septiembre de 1891: "Con un golpe de agua quedó la señal y el légamo quince pasos dentro del camino de Cebrián más arriba de la carretera del Puerto y por el lado del pueblo llegó el agua al paseo de Santísimo Cristo tanto que dentro de la ermita se puso un metro de altura, la cual, la que no salió por sí sola, la sacaron con una bomba por estar la ermita algo más honda del nivel del terreno."

Estado de un puente en la inundación de Consuegra 1891

Pero volvamos al Marques de Villena y al artículo citado de Gil Montoro. Decía que en Córdoba se produjo un aguacero artificial en el siglo XV. Estos ensayos fueron realizados en la Córdoba de ese tiempo que hacía trescientos años había dejado de ser el centro del universo conocido. Ante unas veinte personas de la ciencia, entre los que se encontraban judíos y mudéjares, Enrique de Villena realizó el experimento.
Dibujo de Enrique de Villena

Una de sus obras

En 1410 el infante Fernando marchó a Andalucía, acompañado de su esposa, para guerrear con los árabes. Villena fue con ellos hasta Sevilla. Y entre febrero y septiembre de 1410, en uno de sus recorridos científicos, llegó a Córdoba decidido a experimentar lo que no hubiera podido hacer en Castilla, por aquello de la brujería y el chumarrascar brujos. Tuvo una reunión de ciencia con veinte colegas "obrantes... del mercurio vulgar" y se dispuso a realizar el experimento, crear una nube y provocar el aguacero.

Grabado representando el experimento

Grabado representando a Enrique de Villena

Los datos y documentos relativos al experimento desaparecieron, junto con lo mejor de su extensa biblioteca, sólo se conoce una carta en la que elogiaban el éxito de su experimento -cuya autenticidad sembró dudas- por parte de sus colaboradores, a los que contestó con otra posiblemente más enfática. Ninguna de las comunicaciones aclara el método empleado ni las sustancias, ya que el Propio Enrique de Villena las ocultó a los presentes.

Método de crear lluvia

Decían que Villena hizo: "envermexecer el sol, ansí como si fuese eclipsado, con la piedra heliotropía... e tornar llover dentro de la cámara con el baxillo de arambe e forma de calentador". Heliotropía no es un producto químico, es una acción, la de mudar o alejar el sol, y el baxillo fue el instrumento para fundir o sublimar no sabemos qué. Lo cierto es que este asunto no se investigó lo suficiente, o poco y todo se quedo en el baúl de los recuerdos y Villena fue, a lo peor, injustamente olvidado.

Regando las nubes

Muchos siglos después se ha intentado de todo, tirar cohetes a las nubes, regarlas de gases, ahora que se puede volar sobre ellas. Dicen que en unos famosos laboratorios de General Electric, se creó en una cámara una nube artificial y se consiguió la sublimación o condensación. En Nueva York se sometió a altas temperaturas yoduro de plata, creando una nube y se la elevó hasta chocar con la verdadera y se consiguió crear llovizna. Hasta el cien en una película de Superman, argumentó el control del clima.

Otro método de lluvia artificial

Por lo tanto, no podemos olvidar la misiva citada, de los colaboradores del Marqués. Con los conocimientos actuales se puede dudar menos del experimento de 1410 en Córdoba,  de Enrique de Villena que,  con la piedra "heliotropía", "el baxíllo de arambre", ante los veinte sabios cordobeses, hizo "envermexecer" el sol y creó según ellos la lluvia. Verdad, mentira, leyenda, ahí está la historia y lo referido, que cada cual lo crea o no lo crea.

Fotografías de la red, desconozco su autor
Bibliografía BRAC artículo de Gil Montero

domingo, 19 de noviembre de 2017

"JORNADA CONTRA LA REPRESIÓN FRANQUISTA"

Cartel anunciador

Ayer sábado, todavía renqueante con la lesión de rodilla, fruto de mi caída en la visita al puente del siglo XVI oculto bajo las aguas del Pantano de Puente Nuevo, y después de haber desistido de asistir a una visita a la Serrezuela de Posadas, por la misma razón aderezada de ninguna gana de ver caras no deseadas, pues uno a ciertas alturas de la vida ese ha vuelto escrupuloso y selectivo, decidí asistir a la "Jornadas contra la represión del franquismo", organizada por el Círculo de la Memoria Histórica de Podemos, y con dos participantes amigos, que se celebraba por la ciudad primero con una ruta histórica y en el Rey Heredia después las ponencias y coloquio.

Florentina Rodríguez explicando la ruta y el objetivo

Lugar donde estaba el escudo de la II República en el Rey Heredia

Manuel "Harazem" y Florentina Rodríguez

Participantes en las "Jornada contra la represión franquista" (yo la hubiera titulado fascista), Ruta y ponencias coloquio: Manuel Harazem: blogero activista (conocedor de la historia de Córdoba, pone blanco sobre blanco sobre los falsos mitos de esta ciudad). Rafael Morales Ruiz: Licenciado en Historia Contemporánea y Sociología y Coordinador del Taller de Historia Oral del ARCHIVO Municipal del 2006 al 2001. Carmen Jiménez Aguilera: Licenciada en Historia Universidad de Córdoba Mujeres y Represión franquista (1936 1945) Tesis "LAS PASONARIAS de Córdoba". Laura Ortiz Ramírez: Licenciada en Historia Universidad de Córdoba y Arqueóloga y  Florentina Rodríguez, activista de la memoria histórica. nieta de desaparecida forzosa, Ana Ricarda Cobacho Cañete. Componente de la plataforma de la Comisión de la Verdad de Córdoba, y miembro del Círculo de la Memoria de Podemos, que coordinó la ruta.

Casa del Pueblo, de Azorín Izquierdo

Manuel "Harazen" en la parada de la plaza de la Alhondiga

Carmen Jiménez, en la Plaza de la Alhondiga

Abrió el recorrido Florentina Rodríguez y explicó los pormenores de la ruta y los objetivos que se pretendían con ella. Ésta constaba de una serie de paradas en un corto recorrido por diversos sitios relacionados con la represión franquista, que yo particularmente digo fascista, de la incivil y cruel guerra como consecuencia del golpe de estado fascista al gobierno legalmente constituido de la II República española. Otra sonada más de los ejércitos españoles, esta vez con la inestimable ayuda de las oligarquías capitalistas y la bendición cómplice de la Iglesia católica.

Manuel "Harazem" en la puerta de la Cárcel, Alcázar de los Reyes Crisitianos

Carmen Jiménez hablando sobre la represión en la mujer

Luego visitamos la casa del Pueblo, diseñada por Azorín Izquierdo, en la Plaza de la Alhóndiga, como elemento simbólico de otras sedes de partidos y sindicatos. De allí después de una amena y didáctica explicación de Manuel "Harazem" y de Carmen Jiménez, nos dirigimos al ese siniestro edificio, del Alcázar de los Reyes Cristianos, que fue durante muchos siglos Cárcel de la Inquisición, Santa por denominación, y luego cárcel militar durante el periodo del golpe de estado fascista de 1936 y parte de la posguerra, donde los mismos ponentes nos deleitaron con su parlamento.

Tumba del primer alcalde republicano de Córdoba

Tumba del último alcalde republicano de Córdoba asesinado en el golpe fascista

En el lugar de la fosa en el Cementerio de la Salud

Nueva visita, en esta ocasión al Cementerio de la Salud, obviando la pared dónde cayeron asesinados vilmente, como decían en el trascoro antes, muchos miles de cordobeses, simplemente por pensar y querer ser libres, fruto de un plan establecido de terror y exterminio de las ideas y de la clase trabajadora. Ahora se pretende cambiar ese relato por los herederos o simpatizantes de esos asesinos. No se lo crean, no hubo nada bueno en ese periodo de la historia, sólo negrura y muerte. Y lo lamentable es que gente de tu cuerda a la que estimas, aceptan el relato, e incluso asumen como en un síndrome de Estocolmo, la versión de los verdugos. Es increible hasta el extremo que han dominado a las mentes.

En el Cementerio de la Salud

La hija de Anselmo Gómez

Carlos leyendo el hipócrita adicto sobre Anselmo Gómez

Dentro, Rafael Morales, expuso la diferenciación de las tumbas de los golpistas, bien cuidadas y visibles, como la del muchacho de la entrada, y la del alcalde socialista Sánchez Badajoz, en una cuarta fila, con unas hipócritas rosas allí puestas por sus compañeros en un alarde de visibilizar lo que no se ha hecho por ese servidor público nunca. Estimo que la figura del alcalde republicano asesinado por el fascismo debería tener un mejor lugar en nuestra historia, que no debemos nunca olvidar. Una simpleza, no tiene ni cuadro o fotografía en el Ayuntamiento. Aunque no lo sea parece una complicidad con el relato de los "demócratas" actuales.

Rafael Morales explicando curiosidades sobre el Cementerio de la Salud

Luzmarina, del Círculo Memoria Histórica de Podemos, presentando a los ponentes

Manuel "Harazem", Laura Ortíz y Carmen Jiménez

Nos señaló además de esas curiosidades expuestas, necesarias de subsanar -la del cuido de las la tumbas, es verdad que son cuestiones personales-, de determinados instigadores y cómplices del golpe de estado fascista contra el gobierno legal de la II República española, faltando a su sagrado juramento a la bandera los militares golpistas, que luego después juzgaron con una pantomima a los asesinados por, agárrense, Rebelión militar. Esa palabra la estamos escuchando ahora con frecuencia, pero sin el apellido.

Parte del público asistente

Más público entre los que se encuentra una sobrina nieta de D. Antonio Jaén Morente

Luego estuvimos en el lugar donde se supone está una gran parte de las personas a las que quitaron la vida en esas fechas. Allí se habló que generalmente era gente muy joven la que figuraba en las listas de asesinados. Y respecto a las causas de la muerte que figuraban en el libro de cementerios, eran de lo más peregrinas. Se comentó que la periodista René Lafont decían había muerto por anemia aguda a causa de una hemorragia, pero la realidad, la causa, fueron las balas que le metieron en el cuerpo y la asesinaron, cuando trató de huir del fusilamiento.

Carmen Jiménez durante su ponencia

Otro momento de la ponencia de Carmen Jiménez

La causas eran curiosas, parada cardíaca y cardiorespiratoria (natural cuando te asesinan), hemorragia, etc. etc. Se leyó un edicto referido a D. Anselmo Gómez Bermúdez, que presentó una familiar, en el que se daba la paradoja que tres años después de asesinarlo, y haberle requisado sus bienes -similar procedimiento al de la antigua Roma, expulsión de los rabadíes de Harazem, Moriscos y Judíos, o la Inquisición, nada es distinto o nada es que no haya pasado antes-, decía se había presentado a tomar posesión de los mismos en Posadas. Curioso. Allí se despidió la ruta.

Laura Ortiz durante su ponencia "Magisterio y franquismo"

Otro momento de la ponencia de Laura Ortiz

Por la tarde se celebraron los coloquios que se estimo hacer los tres a la vez. Presentó el acto Luzmarina del Círculo de la Memoria Histórica de Podemos, e inició el mismo Carmen Jiménez Aguilera: "Mujeres y Represión franquista (1936 1945)", que desarrolló su ponencia señalando la brutal y numerosa represión de la mujer en el golpe de estado fascista, llegando la misma hasta mediados de los años cuarenta, sin contar la represión psicológica de sus familiares.

Laura Ortiz

Manuel "Harazem" durante su disertación "Pervivencia del franquismo en el callejero"

Luego Laura Ortiz Ramírez con la ponencia "Magisterio y franquismo" denunció la represión que sufrieron los abnegados "maestros" que se involucraron en la noble misión de alfabetizar a un pueblo para prepararlo para la libertad y la democracia. Enumeró una serie de personas asesinadas, que en pocos años de trabajo enseñaron al pueblo español a leer y a escribir, para que se formaran, con mucha más voluntad que medios. Se me vinieron a la memoria crudas obras llevadas al cine en las que se reflejaba la vida del maestro rural de la II República.

Manuel "Harazem"

Florentina Rodríguez

Finalizó Manuel "Harazem"con su ponencia "Pervivencia del franquismo en el callejero", al que titularon en la presentación de bloguero activista, que con su verbo fácil e ironía peculiar, nos hizo en ocasiones reír cuando lo que procedía era llorar, por la parte de culpa que nos corresponde a todos, por la pervivencia de nombres de asesinos y genocidas en las calles de la ciudad.  E incluso con nombres de barrios y colegios que es lo más grave. Digo más grave porque a lo largo de la vida de las personas siempre se acuerda uno de su colegio, y en la memoria de muchos niños y sus descendientes, estarán los nombres de los asesinos que, puede darse el caso, hayan sido los culpables incluso de la muerte de algunos antepasados suyos.

La descendiente del represaliado y asesinado Anselmo Gómez

Un momento del debate posterior

Interesante ruta y ponencias, que tuvo un intermedio culinario, en el patio del Rey Heredia. Importante señalar que en ningún momento se habló de deseos de ningún tipo de venganza, sino de que la memoria no se debe perder y que hay que llamar al pan, pan y al vino, vino, sin más. Eso sí, se envidian a otros países que no han cerrado en falso sus problemas y han sido juzgados los genocidas adecuadamente. Aquí en España no perdió el fascismo, se camufló y siguió controlando enormes parcelas de poder hasta hoy día. Fruto de eso son brotes que vemos a diario con cierto pesar. 



Vídeo Presentación y Primera Ponencia