viernes, 23 de febrero de 2018

PASEO POR EL PATRIARCA CON JOSÉ LUIS REYES

Extraordinario ejemplar de olivo varias veces centenario

Hoy he tenido la satisfacción de hacer un recorrido por el Patriarca con José Luis Reyes, un amigo que me requirió para enseñarme detalles de la zona que no conocía. Es extraordinaria esta zona de la sierra, de la media ladera, el Patriarca, que se empeñan unos pocos indeseables en destruirla, lo llenan de suciedad unos y otros acaban con la delicada capa fértil con las ruedas de motocicletas y bicicletas. Es increíble la cantidad de información que he tenido que procesar en el paseo con José Luis.

Zona del Patriarca

Singular algarrobo

Desde olivos más que centenarios, algarrobos singulares, bosque en galería, canteras de piedras de molino, de calcarenita, cuevas, y las más variadas especies vegetales, algunas como la 'leucocarpa',  una especie de acebuche que da acebuchinas blancas, preciosas pero muy delicadas. Son de un hermoso blanco marfil, pero delicadas de piel, cualquier arañazo les deja una marca marrón muy visible. Nacen verdes y al madurar no tienden al negro sino al blanco marfil.

Otro ejemplar de categoría

Detalle del tronco

José Luis me enseñó árboles singulares, como un enorme algarrobo, o olivos injertados en acebuche que señalaba tienen, posiblemente, más de quinientos años algunos. En un terreno que es la terraza de calcarenita residuo del mar de Tetis geológico, con muy poca capa fértil, sin apenas nada de agua, ahí están bien enraizados en los intersticios de la roca, algunos incluso la han separado para seguir introduciendo sus raíces en el terreno. Luego están otro tipo de canteras cuya cicatriz es evidente.

Otro varias veces centenario olivo

El ejemplar injertado de leucocarpa

El valor de los amigos, si estos son entendidos en materias tan interesantes como la agricultura o la geología, o si simplemente incentivan la curiosidad y sobre todo la defensa de nuestro patrimonio, no se le supone como en la cartilla militar, es un valor perfectamente reconocido. Yo tengo que sentirme muy honrado que me llamen estos amigos para conocer nuestros lares, aunque mi acompañamiento sea un poco de lastre para ellos, por cuestiones de almanaque, pero que me dejaron un agradable sabor de boca. 

Detalle de las acebuchinas color marfil

Acebuchinas blancas

Nos faltó la presencia de otro enamorado de la zona, Rafa Gómez. Hablamos de muchos amigos comunes, personas implicadas en la defensa de la naturaleza y conocedores de la zona: Rafa Tamajón, Joaquín Reina, Juan Manuel Recio, Fernando Penco y muchos otros. Cada uno erudito en su parcela correspondiente, todos de demostrado amor a la naturaleza y defensores a ultranza de nuestro patrimonio local. Seguro que le pitó el oído derecho que es el que suena cuando se habla bien de las personas.

Un bonito sendero por el arroyo en galería

Otro tramo

José Luis me explicó la necesidad de desvaretar o deschuponar los olivos podados hace un año, ya que los chupones se han multiplicado desde su base y eso acabará por destruirlos con el tiempo. Un olivar posiblemente citado en textos del archivo y de aguas ocultas. Nos quejamos ambos, y lo compartimos, que salvo el excelente trabajo de Lourdes Antón y Manuel Altamirano, de la GMU y algunos puntuales de la universidad, poco se ha escrito sobre esta zona cercana de la ciudad, que es a su vez pulmón y gran contenedor patrimonial.

Dos ruedas de molino a medio tallar

Conocí también a Victoriano el 'robinsón' del parque. Inquieto, soñador y sobre todo insultantemente libre que, al contrario que Alexander Selkirk, el pirata escocés abandonado por sus compañeros, que creó su hogar en la Isla de Juan Fernández, y luego llevo a la literatura Daniel Defoe, este robinsón del siglo XXI, ha tomado la decisión personal de la libertad y vida formando parte de la naturaleza. La verdad es que el entorno es verdaderamente hermoso. Se me quedaron en el tintero muchas preguntas que hacerle, a pesar de que tuvimos una larga charla. Otra vez será.

Simbiosis natural geológica

Si pudiéramos entre todos, con la necesaria y obligatoria implicación de las autoridades, autonómicas, municipales y académicas, preservar esta zona, vigilar a los desaprensivos y sancionar si llegara el caso, las futuras generaciones se encontraran un manual extraordinario de historia natural, donde confluyen muchas materias de la vida. Especies vegetales únicas, hábitat especiales, geología, etc., que pudieran servir de aula abierta y cercana para nuestros escolares. 

Una rueda de molino en el cauce

Para terminar, añadir que sería necesario reconsiderar la incorporación a los terrenos municipales, futuro Parque, de más territorio por el oeste, improductivo agrícolamente hablando, pero de un extraordinario valor patrimonial. Es mucho lo que atesora la zona y tiene mucho valor natural lo que se puede perder. El primer paso está dado y sólo se requiere voluntad de dar los siguientes. Gracias José Luis por el didáctico paseo.


Fotos del autor
Información gracias a José Luis Reyes

miércoles, 21 de febrero de 2018

ALCUBILLAS O FUENTES DE LA HEREDAD DE LA ALBAIDA

Primera alcubilla, margen izquierdo del arroyo Valdegrajas con mina incluida

Hoy sin esperarlo, pues no tenía prevista la visita a esta zona hemos visitado la fuente o alcubilla de la heredad de la Albaida. Unas breves nociones etimológicas, después de consultar la RAE y otras fuentes, nunca mejor empleada aquí la palabra, sobre las palabras fuente, alcubilla y venero, las tres relacionadas con el agua. "Alcubilla: parece proceder del diminutivo del árabe hispánico 'alkúba', y este del latín vulgar 'cova', femenino de 'covus' hueco. Fuente: entre otras acepciones, del latín fons o fontis; 'manantial de agua que brota de la tierra'. Y Venero: de 'vena' manantial de agua."

Fotografía aérea con expresión de los lugares citados

Pilón fuente de la alcubilla

Pluralicé en el párrafo anterior, por la sencilla razón que no he ido solo, la visita la he realizado con José Ramírez, que ya me había insinuado la existencia de este manantial o alcubilla. Cruzado el Patriarca por su lado más cercano a la Heredad de la Albaida, subimos buscando la pista que roza los depósitos de la barriada Santa Ana de la Albaida, que hace frontera con el precioso arroyo que baja de la zona de las Ermitas, del que ignoro el nombre, aunque puede ser de el de Santa Ana de la Albaida. Más al oeste está el de Valdegrajas, y más aún, el de Rodadero y la Tinajita. Pasamos un hermoso algarrobal, con unos ejemplares de postín, mezclados con otros acebuches que no le van a la zaga en una zona adehesada. 

Alcornoque y pilón

Una vista de la alcubilla

Nos encontramos a Juan, un amigo habitual de diario, si no hay impedimento, de la subida a las Ermitas, desde su barrio, Electro Mecánicas, que bajaba ya de vuelta. Le preguntamos sobre la cantera-cueva de la Higuera, porque nos habíamos desplazado más al oeste, y nos llevó a la misma unos metros más abajo. Después de intercambiar algunas bromas, nos despedimos, él siguió su ruta y nosotros volvimos al arroyo, no sin indignarnos por la suciedad que en algunos lugares dejan algunos indeseables. Volvimos a mencionar lo fácil que sería la erradicación de estos comportamientos miserables, y de que está en la mano de las instituciones, sólo con visitar los peroles y tomarles nota, para la comprobación posterior y sanción pertinente si procede se acabaría con la suciedad.

Interior de la alcubilla y mina

Suelo de fango lechoso

Una preciosa umbría configura este arroyo, linde este de la barriada citada. Es de admirar que, aun a pesar de que el mismo tiene su cabecera en la antigua carretera de las Ermitas y que es corto en su recorrido antes de desembocar cerca de la Subestación de Figueroa, es muy profundo en su cauce, lo que denota que cuando llovía, el desnivel del mismo y el caudal lo han esculpido bastante bien. Lástima también que otros indeseables, la raza humana, culpable del cambio climático, sean los causantes indirectos de que esté seco. Todo este terreno está bastante transitado por rebaños de ovejas, que en los cruces dejan el terreno bastante resbaladizo.

Fondo de la mina

Pasillo 

Cruzamos el arroyo y subimos un empinado camino y escurridizo, hasta la pista que baja desde el emplazamiento de colmenas, y el sendero que, desde el final del adoquinado de la carretera de las Ermitas, busca esos terrenos de la Albaida. Llamamos a un amigo vecino de esa barriada por si quería venir con nosotros pero estaba fuera de la ciudad. Unos agrimensores medían algo desde la cubierta del depósito de la urbanización. Nosotros nos aproximamos ahora al Arroyo de Valdegrajas, de mas recorrido, pero también seco. La balsa que normalmente tiene agua hoy no tenía ninguna. El mismo terreno empinado, pedregoso y resbaladizo, nos hizo acrecentar la precaución. Unos metros hacía el norte margen izquierdo del arroyo arriba y vimos la pileta, a la que le habían roto ya la teja invertida que hacía de desagüe.

Un señor alcornoque

Valdegrajas arriba

A la derecha, bajo la sombra de un enorme algarrobo y rodeada de no menos importantes alcornoques, acompañados de la correspondiente vegetación de las fuentes, los juncos, que ya ni siquiera sirven para los jeringos, pues te los sirven en bolsa de plástico y papel grueso, estaba la alcubilla. Una puerta metálica desvencijada, de 80 x 60 cm. sujeta por una varilla de hierro, estaba enmarcada en un murete de contención, pintada la mitad de azul lo mismo que el dintel de piedra, con un rosetón de taladros para airear el interior, custodiaba el agua del interior y la estrecha mina que se adentra en el cerro.

El cerro de la Cárcel, las Ermitas y el cortafuegos

Arriba la caseta que tuvo al lado la bandera fascistoide

Sin agua, con un suelo fangoso "blancusino", seguramente por la composición caliza de su agua, cuando la tuvo, una pared de ladrillo que apunta la entrada de la mina cuyo final se vislumbraba. No entramos en ella en evitación de ponernos de fango blanco... hasta allí, aunque no tenía más de quince centímetros de fondo, medidos con el palo. Fotografías de rigor, y vuelta a dejar la puerta sujeta como estaba y el lugar como si no hubiera pasado nadie por allí. Los oídos finos de los perros, del "Manolillo de turno" (el del carguillo), nos habían escuchado, pero seguro que, acostumbrado el 'insonrible' personaje a que ladren por todo no les echaba cuentas.

Mi amigo Pepe delante de unas de las ruinas

Más casillas en ruinas

Decidimos subir Valdegrajas arriba, por su margen izquierdo, para que mi amigo Pepe viese la Alcubilla Fuente Ana, del antiguo huerto, que abraza Loma Larga por arriba. Pinos y abetos de allende el atlántico, posiblemente afectados por alguna enfermedad, esperaban secos totalmente el camino que habían seguido otros talados en el suelo. Algún árbol con señales del diminuto picapinos, nos señalaban lo que tiene que hacer este ruidoso pájaro, para buscar el sustento. Cruzamos Valdegrajas, seco, y nos dispusimos a subir por el margen izquierdo del arroyo que baja desde Nuestra Señora del Rosario, y  la Fuente de la Zarza, arriba, desde de la carretera de las Ermitas.

Casilla en mejor estado

Alcubilla de Santa Ana

Vimos los restos de las casillas y chozos del Huerto de Santa Ana, y llegamos al frondoso lugar donde está la llamada Fuente Ana, con una ene cirílica. Esta si tiene unos ochenta centímetros de nivel de agua en su depósito. A la salida está lo que sería una pequeña presa, cuando el líquido y necesario elemento regaba los terrenos del Huerto de la Albaida. Un hermoso valle con señales de presencia humana de no hace muchos años, estimando el no hace en más de cincuenta años. Arriba, majestuosas, las Ermitas coronando el Cerro de la Cárcel, y arriba también pero más a la izquierda, por encima de la segunda cruz del Vía Crucis primitivo, la caseta de comunicaciones, roja y negra, que afortunadamente, no sabemos el porqué, ya no tiene la bandera fascistoide a cuyo lado ondeaba meses atrás. Bueno no hay mal que cien años dure. 

Interior de la alcubilla

Otro muro al lado del arroyo

Vuelta por el mismo camino, aunque en esta ocasión cogimos la pista que rodea el cerrete de la primera alcubilla visitada, y no pasamos por ella, tratando de evitar la discusión con el 'insonrible'. Salimos directamente a los depósitos, bajamos, yo por lo menos con notable dificultad, de septuagenario, aunque no lo quiera reconocer y la precaución adecuada hizo que no hubiese problemas. Nuevamente el precioso terreno que tenemos los cordobeses en el parque del Patriarca, a dos pasos de la ciudad, pero que algunos miserables,  incívicos e indeseables, personajes no quieren que tengamos. Al final un recorrido de casi tres horas y unos once kilómetros entre pecho y espalda. 

Valdegrajas totalmente seco

Camino de vuelta

Fotos del autor
Bibliografía del Blog.

martes, 20 de febrero de 2018

VA DE TRENES EN CÓRDOBA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

Una máquina de vapor en la estación de Córdoba

Amanecía el siglo XX, su despertar se veía por todas partes, el progreso en Córdoba se medía en parte en la extensión del ferrocarril y las combinaciones a las distintas ciudades cercanas. Todavía no estaban unificados los caminos de hierro en España (creo que fue por el 41). Incluso el urbanismo cordobés se supeditaba al camino de hierro, apertura de calles, etc. Desde Córdoba había trenes a las ciudades cercanas: a Madrid, a Sevilla, a Málaga, a Cádiz, a Granada, a Marchena, a Belméz (entonces no se acentuaba y sin embargo se acentuaba la á) y a Andújar. Los tiempos impensables hoy, como puede verse con sólo hacer una operación matemática, a pesar de lo complicado de operar en sexagesimal. 12,42 h. tardaba el Expreso a Madrid; 15,15 h. el Correo y 18,25 h. el Mixto.

Líneas ferroviarias en Andalucía 1867

A Sevilla 2,36 h. el Expreso; 6,18 h. a Málaga; 8,31 h. a Cádiz; 3,05 a Marchena, 8,33 h. a Granada con trasbordo en Bobadilla; 4,15 h. a Andújar y 3,15 h. a Belméz. Como vemos los tiempos son algo mejores que en diligencia. En la actualidad ya no existe la línea de la sierra, ni la de Marchena, la convencional a Málaga no se usa apenas, y la de Granada está suspendida hace tiempo por las obras. Ahora todo es Alta Velocidad y abandono de las infraestructuras convencionales. Yo recuerdo mis viajes infantiles a Granada, ya a mediados del siglo XX, mi padre era de Pinos Puente y salíamos de Córdoba por la mañana, teníamos que ir a Bobadilla y esperar una composición que venía de Sevilla, para llegar a Granada por la noche y luego volver a Pinos en el tranvía, Granada Pinos Puente, ya que no paraba el tren en la estación de Pinos.

Mapa de ferrocarriles en Andalucía Segundo impulso, 1880-1940

Te daba tiempo a comprar carne de Membrillo en Puente Genil, luego roscos de Loja e incluso los búcaros que también vendían, o presenciar como algunas personas se metían debajo del asiento para no pagar el billete. Cuando pasaba por el apeadero de Riofrío, el nombre me hacía pensar que la temperatura era distinta, aunque eran inventos de débil niño cordobés que viajaba a sitios más fríos. Ver la inconfundible y temida pareja de la Guardia Civil que viajaba siempre en el tren. En la mayoría de las naciones cercanas se apostó por el ferrocarril, en la nuestra se apostó por la carretera, a lo peor tuvo significado que la trama civil del golpe de estado del 23F tuvo mucho que ver con el sindicato del transporte. Lo cierto es que el ferrocarril significó progreso en su momento.

                            Mapa de ferrocarriles en Andalucía, según compañías hacía 1920 

Hicimos una vez un viaje a Sevilla en ferrobús, a comprar útiles del ciclismo, a una tienda que se llamaba Repuestos San Roque, unas calles separadas de la Estación de Plaza de Armas. Juanito, Germán Ramírez (lamentablemente fallecido joven), José del Olmo (los tres del barrio Cañero) y quien suscribe, y nos pareció eterno el viaje. Fue 61 años después de estos horarios de tren que preceden. En algunos momentos el ferrobús parecía querer desarmarse corriendo, pero paraba en todas las estaciones y no le permitía desarrollar del todo su poder, iba a gas-oil. Es verdad que hemos avanzado, sí, pero a costa de dejar de lado tecnología Goicoechea Oriol, que curiosamente la compran los yanquis, y optado por la alemana y francesa (Flick y ETA, ambas pago de  ayudas). De todas formas son muy curiosas las líneas y horarios de hace 117 años.


"FERROCARRILES.
CUADRO DE MARCHA DE TRENES

CÓRDOBA Á MADRID
EXPRESO.- Sale de Córdoba á las 10,43 noche y llega á Madrid á las 10,25 mañana.
CORREO.-Sale á 3,50 tarde y llega á las 6,25 mañana.
MIXTO.-Sale á las 2,30 madrugada y llega á las 9,15 noche.
MADRID Á CÓRDOBA
EXPRESO.-Sale de Madrid á la 8,20 noche y llega á Córdoba á las 7,9 mañana.
CORREO.-Sale á las 9,40 de la noche y llega á las 11,30 de la mañana.
MIXTO.-Sale á 7,25 mañana y llega á las 1,20 noche.


CORDOBA Á SEVILLA
EXPRESO.-Sale de Córdoba á las 7,19 de la mañana y llega á Sevilla á las 10,15 de la misma.
CORREO.-Sale á las 12,20 mañana y llega á las 3,50 de la tarde.
MIXTO.-Sale á las 2,5 madrugada y llega á las 6,40 mañana.
MERCANCÍAS CON VIAJEROS.-Sale á las 5,5 tarde y llega á las 9,30 noche.
SEVILLA Á CÓRDOBA
EXPRESO.-Sale de Sevilla á las 7,30 noche y llega á Córdoba á las 10,33 de la misma.
CORREO.-Sale á las 11,35 mañana y llega á las 3,15 tarde.
MIXTO.-Sale á las 9,5 noche y llega á las 2 madrugada.
MERCANCÍAS CON VIAJEROS.-Sale á las 6,45 mañana y llega á las 11,45 de la misma.


CÓRDOBA Á MÁLAGA
CORREO.-Sale de Córdoba á las 12,15 mañana y llega á Málaga á las 6,32 tarde
MIXTO.-Sale á las 7,27 mañana y llega á las 2,05 tarde
MÁLAGA Á CÓRDOBA
CORREO.-Sale de Málaga á las 8,55 mañana y llega á Córdoba á las 3,30 tarde.
MIXTO.-Sale á la 1,30 tarde y llega á las 9,15 noche.

Máquina a vapor

CÓRDOBA Á CÁDIZ
CORREO.-Sale de Córdoba á las 12,20 mañana y llega á Cádiz á las 8,51 noche.
MIXTO.-Sale á las 2,05 noche y llega á las 12,57 tarde.
CÁDIZ Á CÓRDOBA
CORREO.-Sale de Cádiz á las 6,15 mañana y llega á Córdoba á las 3,15 de la tarde.
MIXTO.-Sale á las 3,24 tarde y llega á las 2 madrugada.

Estación de Córdoba año 1936

CÓRDOBA Á GRANADA
CORREO.-Sale de Córdoba á las 12,15 mañana y llega á Granada á las 8,48 noche.
MIXTO.-Sale á las 7,27 mañana y llega á las 6,24 tarde.
GRANADA Á CÓRDOBA
CORREO.-Sale de Granada á las 7,15 mañana y llega á Córdoba á las 3,30 tarde.
MIXTO.-Sale á las 9,55 mañana y llega á las 9,15 noche.

Estación de Córdoba, a la derecha el ferrobús

CÓRDOBA Á MARCHENA
CORREO.-Sala de Córdoba á las 12,5 mañana y llega á Marchena á las 3,25 tarde.
MIXTO.-Sale á las 2,15 madrugada y llega á las 6,32 mañana.
MARCHENA Á CÓRDOBA
CORREO.-Sale de Marchena á las 11,54 mañana y llega á Córdoba á las 3,19 tarde.
MIXTO.-Sale á las 9,58 noche y llega á las 1,34 madrugada.

Desfiladero de los Gaitanes, línea de Málaga


CÓRDOBA Á BELMEZ
CORREO.-Sale de Córdoba á las 4 tarde y llega á Belmez á las 7,15 noche.
MIXTO.-Sale á las 2,16 madrugada y llega á las 7,24 mañana.
BELMEZ Á CÓRDOBA
CORREO.-Sale del Belmez á las 7,55 mañana y llega á Córdoba á las 11,20 de la misma.
MIXTO.-Sale á las 8 noche y llega á las 12,53 de la misma.

Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol (TALGO) camino de Guadix

CÓRDOBA Á ANDÚJAR
TREN CORTO.-Sale de Córdoba á las 6,40 tarde y llega á Andújar á las 10,55 noche.
ANDÚJAR Á CÓRDOBA
TREN CORTO.-Sale de Andújar á las 6,15 mañana y llega á Córdoba á la 10,25 mañana."

NOTA: He tratado de respetar la ortografía del momento, con acentos en grafísmos que ahora no se acentúan, también la expresión de las horas, sin el AM y PM , el mañana tarde y noche, con un horario que no es de veinticuatro horas.

Fotos del Instituto de estadística y cartografía de la Junta de Andalucía, y de la Red
Bibliografía Diario Córdoba almanaque 1902

domingo, 18 de febrero de 2018

LA CALLE ABRAZAMOZAS

Una vista aérea de la antigua calle Abrazamozas hoy Valdesleal

Tiene D. Teodomiro Ramírez de Arellano una obra que se llama "Romances Histórico-Artísticos tradicionales de Córdoba", que imprimió la Imp.y Pap. Catalana, de la calle Ayuntamiento 8, en 1902. Contiene 64 historias en verso, muy variadas, la mayoría de ellas como dice su autor, que no son "una serie de relaciones hijas de rigurosa investigación de archivos, ni es un producto exclusivo de mi fantasía.", y continúa diciendo sino: "ciencia del pueblo en asuntos históricos conservada por la tradición de padres á hijos y de generación en generación, no tal como ocurrieron los hechos, sino como la imaginación popular, el gran poeta pueblo, los ha ido vistiendo en una elaboración de años y aun de siglos."

Calle Abrazamozas de Zamora

Con esta aclaración previa nos sitúa en el mundo de la leyenda y de las tradiciones populares. En este caso concreto, traigo a colación una aderezada con la moralina del momento. Del desenlace de las historias, unas de perdón, otras de penitencia, con un cariz, como no podía ser de otra manera católico. En ella, la llamada la Calle Abrazamozas, sin a lo mejor proponérselo, retrata el abuso al que eran sometidas las mujeres, y poco ha cambiado el comportamiento de algunos "machos" españoles, y no tan españoles a la vista de las noticias internacionales sobre el asunto.

Abrazamozas de Olivares

Nos traslada al siglo XVI, nos presenta el macho abusador, y a su vez sin darse cuenta dice al referirse a esta tierra: "Ella de hermosas mugeres cuenta con las más hermosas, cautivando con sus ojos al que más libertad goza". Parece que en base a la hermosura deja caer que cautivaban al abusador. Un flamenco que acosa a una mujer y que luego se da cuenta que la "justicia divina" le juzga, por lo que al final decide entrar en un convento. La calle donde desarrolla los hechos es la actual Valdesleal. Pero para no hacernos muy exclusivos, decir que en bastantes poblaciones hay por lo menos una calle que se llama lo mismo.

Nuestra antigua calle Abrazamozas hoy Valdesleal

CALLE DE ABRAZAMOZAS

"Si pueblos hay en el mundo que Conserven en su historia hechos raros y curiosos que dejan la mente absorta, sin duda será el primero antigua ciudad de Córdoba, ella cuenta entre sus hijos quien con su valor asombra, quien en virtud fue modelo, quien á las artes dio gloria. 

Ella de hermosas mugeres cuenta con las más hermosas, cautivando con sus ojos al que más libertad goza. Si buscas, lector, placeres aquí Dios los atesora; los arroyos son cristales que se rizan en las rocas, la brisa es más apacible, las aves son más canoras y si flores apeteces hallarás bosques de rosas. Mas no falta por desgracia quien rebaje tanta pompa con desordenados vicios que al fin labran su deshonra. 

El "demonio"

En el siglo diez y seis, según populares crónicas, hubo en Córdoba un mancebo de muy gallarda persona, que toda la noche andaba siempre en jaranas y bromas, sin que hubiese una mujer á quien no cantase trovas, fingiendo luego favores que á manchar iban su honra. Sin un conocido oficio disfrutó su vida toda, manteniéndolo el pillaje y vistiéndose de gorra: rasgueaba la vihuela con una gracia pasmosa, y bailaba el angelito más ligero que una trompa, Requebraba á las mujeres con libertad enfadosa, hasta conseguir que el vulgo le llamase Abrazamozas. 

Una noche que salía de bailar en una boda, al llegar al oratorio que San Felipe le nombran y hoy es cuartel medio hundido donde se alberga la tropa. vio una mujer que corría hacia una calleja angosta. Agradándole el donaire con que ondulaba su ropa y anhelando ver si hallaba una aventura amorosa, haciendo el refrán que dice tras la caldera, la soga: rogóle que detuviese su paso, y con voces propias del más amoroso Adonis dijo su demanda en forma y sin tocar en las ramas quiso dejarlas sin hojas. 

Entrada de Valdesleal por Plaza Dr. Emilio Luque

Contestó, que respetase que era mujer é iba sola y que una horrible desgracia le hizo salir á tal hora. ¡Desgracia! pues gran consuelo podrá daros mi persona, porque sé bien, que esa es una obra de misericordia, y no he de dejaros ir, sin que el fuego de mi boca estampe un ósculo en esas mejillas como dos rosas. 

—Siento que estéis engañado... ved que soy fea...

—No importa, aunque el mismo diablo fuerais, hoy, sois para mí una diosa. 

—Si me dais vuestra palabra, porque á mi honor acomoda, de conservar el secreto, aunque el hacerlo me enoja os daré un abrazo; pero me habéis de dejar ir sola. 

—Convenido, dice el mozo: en brazos de ella se arroja, quitándole el rebocillo que verle el rostro le estorba, cuando una risa sarcástica aturdió la calle toda, Era Lucifer, que al punto que entre sus brazos lo toma, perdiendo de la mujer la figura candorosa, con unos cuernos muy largos y cinco varas de cola, estrechaba al libertino con fuerza tan espantosa, que le hubiese dado muerte si el nombre de Dios no invoca. 

—Jesús, dice arrepentido de su vida licenciosa, á cuya dulce palabra disipóse aquella sombra, dejándolo desmayado; mas cuando á su juicio torna viendo que ya despedía sus bellos rayos la aurora á San Francisco se fue y refiriendo su historia, tomó el hábito de lego con devoción asombrosa. 

Divulgóse lo ocurrido y aunque muchos de él se mofan, no faltó quien diese crédito á esta aventura pasmosa. Desde entonces todo el pueblo la conserva en su memoria, llamándole á aquella calle Calleja de Abrazamozas."

Fotos de GoolZoom e Internet
Bibliografía de la obra citada