martes, 8 de septiembre de 2009

LA OFERTA TEATRAL EN CÓRDOBA




Es muy aventurado desde luego, comparar con aquellos tiempos, en los que los conceptos de diversión y cultura diferían de los actuales. La oferta cultural y de entretenimiento en la actualidad es amplia, en ocasiones muy amplia, enorme diría yo. Ya no es sólo la prensa escrita y el teatro como antaño, ahora están: el cine, los soportes informáticos personales, Internet, etc. Se puede elegir lo que uno quiera en el momento que se desee. Antes las limitaciones eran las que eran y paralelo a las carencias, la iniciativa de la ciudadanía era más activa.

Pasó igual con el cine ¿Cuántas salas existían en Córdoba? ¿Cuántas quedan? Es lo mismo que ocurrió con la moda del video, proliferaron por doquier videotecas, con los cambiantes sistemas de reproducción; 2000, Beta, VHS, y ahora el DVD, y dentro de este último diferentes variantes.

Gran Teatro en 1970.

En Córdoba, hemos tenido en las últimas décadas, varios teatros. El Gran Teatro, el Duque de Rivas, el Palacio del Cine, y el Góngora. Luego estaban los pequeños, pero que podían usarse como tales, el Osio, en Cañero, y el Séneca en el Campo de la Verdad, el del Centro Filarmónico y el de Oscus, el Avanti de los Salesianos, el Liceo del Circulo de la Amistad, el Coliseo San Andrés de verano y posiblemente alguno que otro más privado. También cuando cambió la tendencia, tuvimos cines que podían haber sido teatros en potencia, evidentemente sin grandes posibilidades de escenario.

Pero en el siglo XIX teníamos los siguientes:

Teatros:

Principal.- En la casa número nueve de la calle Ambrosio de Morales. Fue el Coliseo Aristocrático de Córdoba y fue destruido por un incendio.

Recreo.- En un edificio de la calle María Cristina que fue derribado para hacer la calle Claudio Marcelo, era el llamado Teatro democrático de Córdoba.

Iberia.- En las antiguas oficinas de la calle García Lovera hoy Endesa.

San Fernando.- En la calle María Cristina (entonces del Arco Real).

Cervantes.- Cerca del anterior.

Moratín.- En la calle Jesús María, frente al Palacio de los Marqueses de Valdeflores.

Gran Teatro.- En Gran Capitán, lo construyó la banca Pedro López Morales.

Teatro de Verano.- En la calle Gondomar, en los patios de lo que fueron después las Escuelas-Asilo de la Infancia.

Variedades.- En el Paseo del Gran Capitán, contiguo al casino republicano.

Teatro-Circo Gran Capitán.- En el Paseo del mismo nombre.

Teatros particulares:

Calle de los Huevos.- Fundado por José Gálvez 1812.

Casa del Bailio.- De la Marquesa de Rosales.

En la calle Alcántara 1824.

Plaza de la Trinidad.- Palacio de los Duques de Hornachuelos.

En la Iglesia de los Mártires, 1836.

En el corral de Bataneros, 1838.

Liceo.- 1843, dio nombre a la calle que luego se llamó Alfonso XIII y posteriormente fue el Circulo de la Amistad.

Casa Núm. 5 de la calle de Fitero.

Plaza del Conde de Priego.- En el Palacio de los Marqueses de Ontiveros.

Gran Teatro en la actualidad.

Por lo tanto en el siglo XIX contamos 10 teatros principales y 9 particulares, es decir la friolera de 19 teatros. Es cierto que a lo largo del siglo XX, tuvimos cincuenta y tantos cines de verano y ahora sólo cinco, y teatros algunos menos que en la actualidad.

Hoy día contamos con: el remozado Teatro Principal de Ambrosio de Morales, el Gran Teatro, el Teatro de la Axerquía, el Liceo del Circulo de la Amistad, el del Colegio Salesiano Avanti. Luego están diferentes salas de actos que podrían considerarse como tales, como la del Conservatorio de Danza, y el Conservatorio de Música. Podría encuadrarse en ellos también el del Palacio de Congresos.

A mí me salen nueve.

Lo llamativo de la comparativa es el número de Teatros que había en ese citado siglo XIX y no se estaba preparando la ciudad para ser la Ciudad Cultural de 2016.

Teatro Duque de Rivas en el año de su cierre.