miércoles, 10 de febrero de 2010

EUGENIO NOEL Y CÓRDOBA


 Eugenio Noel
Eugenio Noel.


Eugenio Muñoz Díaz, nació a finales del XIX, concretamente un 6 de septiembre de 1885, y murió en Barcelona en abril de 1936. Tuvo la suerte de no ver desaparecer su querida República ni los desmanes que se cometieron durante y después del golpe de estado contra ella.

Era humilde de nacimiento, y estuvo tutelado en su niñez por la Duquesa de Sevillano, que le facilitó el ingreso en el seminario de la casa misión de los Tardajos, cercano a Burgos. Las obras de caridad con los humildes consistían en facilitar “vocaciones”, después en Madrid en el seminario de San Dámaso. No tenía vocación para eso. Se enamoró de una cantante, María Noel, de la que tomó prestado apellido, para su seudónimo. Estudió también en Bélgica con el Cardenal Mercier, con otra beca de otra duquesa.

La religión no era su fuerte, y se hizo periodista bohemio, socialista republicano y escritor. Tertuliano del Nuevo Café de Levante, tertulia valleinclanesca por más señas. Aventurero en primeros del siglo XX marcho a Marruecos a la campaña, lo que escribió sobre la misma, en un artículo llamado “Cómo viven un marques y un duque en campaña”, publicado en el periódico España Nueva, republicano, le costó la cárcel Modelo. Conoció al amor de su vida, Amada, una señora de Cuba. En 1913 inició lo que fue su pasión de sus últimos años, una campaña anti flamenquismo, porque no es lo mismo el flamenco que el flamenquismo. Era un notable entendido del arte flamenco y denunciaba las injusticias de ese mundo en esas fechas. “Señoritos chulos, fenómenos, gitanos y flamencos”, que era el título de uno de sus muchos trabajos, podemos aclarar dudas.


 La Esfera
La Esfera con uno de sus textos.

Recorrió Córdoba y toda España con su “cruzada” particular, y en muchas cosas, por no decir en casi todas llevaba razón. Escribió muchas crónicas sobre sus recorridos, destacando las críticas que le hacía al mundo del toro, cuestión que le acarreó muchos problemas. Siempre estaba su lucha contra la injusticia.

Algunos de sus títulos: Escenas y andanzas de la campaña antiflamenca, Nervios de la raza; República y flamenquismo, Pan y toros; El flamenquismo y las corridas de toros; La capea; Castillos de Castillos de España; Semana Santa en Sevilla; Señoritos chulos, fenómenos, gitanos y flamencos; Vidas pintorescas de fenómenos, toreros enfermos, diestros y siniestros de embrutecimiento nacional; Vidas de santos, mártires, diablos clérigos y almas en pena; Taurobolios y verdades contrastadas. Y muchos títulos más.


 Taberna la Mezquita
Taberna la Mezquita.


¿Qué pinta D. Eugenio Muñoz Días (Eugenio Noel) en estas Notas, o qué relación tiene con Córdoba? Pues la tiene. Eugenio frecuentaba la Taberna de la Mezquita, cuando estaba regentada por Manuel Criado, padre de Rafalito, su último propietario. Era tanta la fama de Eugenio que un vino de la Taberna la Mezquita fue bautizado con su nombre, mejor con su seudónimo, mejor con una contracción de su seudónimo, porque le pusieron “Noe”, como el Sr. del Arca. Las cosas de los andaluces.

“Si doy pierdo la ganancia de hoy, si fio carezco de lo que es mío, si presto al pagar ponen mal gesto, para evitar todo esto, ni doy, ni fío, ni presto”.

En un rincón de la sala del mostrador, que cambió poco en muchos años, entre las dos puertas, estaba la máxima en un cuadro.

“-Maestro que suerte ha tenido usted que le pongan la Mezquita delante de la taberna. –le decían.

-Si gracias a mi cuñado Abderraman. –contestaba el tabernero.”


 Casa Camilo
Casa Camilo en la calle Moreria.


Eugenio Noel tenía una estrecha relación con el maestro Carreras, barbero de la Mezquita, donde se arreglaba cuando estaba en Córdoba, y se corrían alguna que otra juerga de cante y copas. De él escribió unas notas en uno de sus artículos.


 Parrafo
Párrafo relacionado con el maestro Carreras.


El maestro Carreras, “cantaor de verdad por el estilo viejo”, había participado hacia poco, en el primer concurso de saetas de que tenemos noticia en Córdoba, y que se celebró delante de Santa Marina, en la pared del convento.


 Maestro Rafael Carreras
Maestro Rafael Carreras.


Eugenio Noel en los años próximos a la guerra Civil, cuando la II República iba a ser golpeada brutalmente por los mismos que la trajeron, por la sinrazón, se marchó a Barcelona y allí le sorprendió la muerte, a los cincuenta y tres años.

Murió en la más absoluta miseria en un hospital de Barcelona. Al trasladar sus restos a Madrid, el mercancías que lo llevaba, quedó por error abandonado en una vía muerta en Zaragoza durante un tiempo, hasta que fue encontrado y pudo continuar su viaje a Madrid donde reposa.

Un escritor casi desconocido en este tiempo, Eugenio Noel -que merece ser leído-, un vino con su seudónimo, “fino Noé”, en la Taberna la Mezquita, y un cantaor aficionado “por el estilo viejo”, Rafael Carreras, configuran un triángulo, literatura, vino y cante, en el barrio de la Mezquita de Córdoba.


Añadidos de Eduardo, del Blog http://www.gelaguna.blogspot.com/ sobre Eugenio Noel, pues su madre era natural de la ciudad Torrelaguna, dónde también está enterrado nuestro paisano Juan de Mena:

Frases de Eugenio Noel:

"El ombligo de España no es el Cerro de los Ángeles, es la Plaza de Toros de Madrid".

"Paseando una noche, dos al verme dicen: 'Ese sí que es el mejor escritor de España' y gritan a continuación ¡Viva Noel! Sigo sin dinero y enfermo, rumiando: si Belmonte toreó 72 corridas en 1914 y Joselito 75, a 6.500 ptas., cuando no eran 7.000, una sencilla operación dará 870.000 ptas. A mí ese mismo año, un intelectual, me dieron por mi libro 'Las capeas', incluyendo en el contrato una portada que le pedí a don Daniel Zuloaga (novillero en su mocedad), 250 ptas. ¡Y soy el mejor escritor de España!

Para terminar una anécdota que da título al artículo de Alfredo Mañas, del que estoy sacando los datos, que es de un humor negro inigualable.

Dice Noel que estando en una capea en Medina del Campo, una mujer enlutada se echa a la arena y cita al morlaco, el toro hace por ella y ésta cruza la plaza seguida por el animal hasta que se libra de éste saltando al carro donde estaba Eugenio Noel, que le dice a la mujer: "ese toro es una fiera" y ésta le contesta: "Bah, para toros 'güenos' los que mataron las fiestas 'pasás' a mi marido".


Si la Iglesia lo condena no tendría que ser mala persona:

El 9/11/1916, el Cardenal obispo de Sevilla, Enrique Almaraz, publicaba en el Boletín Oficial Eclesiástico, un breve señalando la obra de Eugenio Noel como blasfema y herética por su libro "Semana Santa en Sevilla".

Ampliado el 09/03/10:

Mi buen amigo Eduardo, que es el mantenedor del magnifico Blog Crónicas de Torrelaguna, ha publicado en él una entrada referida a este escritor, Escritor con madre torrelagunense, pues su madre es de la ciudad de Torrelaguna, además de un artículo aparecido en el Mundo que nos da una más acertada idea de Eugenio Noel y su tiempo.

La transcripción del articulo es la siguiente:

"Con motivo de la discusión en el parlamento catalán sobre la prohibición o no de las corridas de toros, el escritor y crítico taurino ZABALA DE LA SERNA, publicó en el periódico EL MUNDO, el jueves 4/3/2010, un artículo titulado: "QUE VUELVA EUGENIO NOEL", del que voy a poner aquí parte de lo que escribe:

"...Los desvaríos provocaban en el bando taurino el rubor y el regocijo a la par.Pero también cierta tristeza al comprobar que ni siquiera sabían de que hablaban. Ninguno tuvo la altura, ni por asomo, del más afamado y sólido escritor antitaurino, con permiso de Vicent: EUGENIO NOEL. En los albores del siglo XX, NOEL arremetía contra los toros y el flamenquismo, representaciones de la España negra para la Generación del 98. AZORÍN lo definió tan bien como lo conocía UNAMUNO: "Nadie duda de que Eugenio Noel es un adversario acérrimo de los toros y el flamenquismo.(...)Noel sabe menudamente todo lo referente a los toros; historia, bibliografía, biografía de toreros, gestos de torerros, dichos de toreros, andanzas..."

Eugenio Noel escribió en uno de sus artículos: "Visitando la plaza de Tejares (Salamanca), hice pesar unas silllas de caballo de picador (de las más pequeñas); pesaba 35 kilos y 7 los estribos, de manera que el caballo sale a la lidia con 140 o 150 kilos de peso encima de 30 años de trabajo".

Estudiaba lo que atacaba. Hoy hubiera dado la talla como animalista, sin espumarajos en la boca. Menudo tipo. Siquiera por no soportar la naúsea, aún por bien de los antitaurinos, que vuelva Noel."



24 comentarios :

Eduardo dijo...

Es curioso, estaba buscando una foto de Eugenio Noel, para publicarla en mi blog sobre Torrelaguna un pueblo de Madrid del que era la madre de Noel y aquí apenas se conoce y he dado contigo. Solo decirte que aquí en la sierra madrileña tenemos enterrado a un insigne cordobés que murió aquí en mi pueblo, el poeta Juan de Mena, está en la iglesia con este epitafio:
PATRIA FELIZ, DICHA BUENA,
ESCONDRIJO DE LA MUERTE´
AQUÍ LE CUPO POR SUERTE
AL POETA JUAN DE MENA.
Gracias y espero me perdones por haberte tomado la foto de tu blog.

Paco Muñoz dijo...

Eduardo

Muy honrado con que lo hayas hecho, ya has visto que era amigo de mi abuelo, lástima que ninguno pueda contar nada, el murió en el 36 del siglo pasado y mi abuelo en el 50.

Hay bastantes fotografías por ahí, otra cosa son sus obras que existen pocas en el mercado.

No sabía lo de Juan de Mena, en Córdoba tiene una calle y al lado de mi casa un colegio de primaria se llama así.

A tu disposición.

Eduardo pasame los datos de tu blog por favor.

Saludos

Eduardo dijo...

Hola Paco, soy yo de nuevo. La direción del blog es: http://www.gelaguna.blogspot.com/
Es de nueva creación para ir metiendo historias del pueblo poco conocidas que ya escribí en el foro de la pág. web de Torrelaguna. Creo que también pinchando en el nombre de los mensajes que te mando o en la foto sale.
Juan de Mena aquí es muy conocido, además de tener el nombre de una plaza y de la biblioteca municipal.
En las primeras entradas he puesto alguna poesía suya, tengo pensado escribir algo más sobre él, pero vamos aquí es muy nombrado, también en la titulada "Las cuchilleras" digo algo.Bueno, aquí estamos para lo que necesites.Eduardo

Paco Muñoz dijo...

Eduardo muchas gracias en primer lugar, y mis felicitaciones por el blog, como se nota el cariño que le echas. Es muy completo. Le he dado un repaso ligero y más tranquilamente leeré algunas cosas que me han interesado. Vaya plantilla de paisanos que fueron a América. Y en cuanto a lo de la Torre Eiffel, en todos sitios pasa lo mismo, luego se convierte en símbolo, aquí en Córdoba te podría exponer varios temas similares. Los puristas los hay en todos sitios.

Saludos.

Eduardo dijo...

De Eugenio Noel te diré que aquí no teniamos conocimiento, hasta que por casualidad vi por Internet, la parte donde relata algo de Torrelaguna como el pueblo originario de su madre. Pero se de alguién que debido a esto está haciendo algunas averiguaciones interesantes, ya te informare.
Sobre Juan de Mena, tengo aquí delante "EL LABERINTO DE FORTUNA" y la alusión que hace a Córdoba, te la transcribo tal como viene en castellano antiguo y con (v), espero te guste si no la conocías:

CXXIV
¡O FLOR DE SABER E DE CAVALLERÍA.
CÓRDOVA MADRE, TU FIJO PERDONA
SI EN LOS CANTARES QUE AGORA PREGONA
NON DIVULGARE TU SABIDURÍA!
DE SABIOS VALIENTES LOARTE PODRÍA
QUE FUERON ESPEJO MUY MARAVILLOSO;
POR SER DE TI MESMA, SERÉ SOSPECHOSO,
DIRÁN QUE LOS PINTO MEJOR QUE DEVÍA.

Hasta la próxima.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Eduardo, a tu casa vienes cuando quieras.

Un abrazo.

Paco

Talbanés dijo...

Interesantísima entrada Paco, desconocía por completo la figura de Eugenio Noel y creo que merece la pena dedicarle un buen rato a leer sus escritos y artículos. Un saludo y enhorabuena.

Eduardo dijo...

Tomé nota de flamenco y flamenquismo. No había caído.
Gracias

Prudencio Salces dijo...

Paco, te contaré este cuento. Cuando yo era un chavalín escuchaba mucho la radio porque me lo permitía el trabajo. Era cabrero. Un día, un locutor que era muy buen comunicador pero que, el hombre, debería ser un solitario desangelado ante el micrófono, nos dijo a los oyentes que lo que más le angustiaba era no saber quién lo estuviera escuchando, ni cuantas personas en ese momento. Pedía que le llamásemos por teléfono, que le escribiésemos cartas... Yo no hice caso de su llamada, pero no he olvido nunca su deseo.

Pues bien, hoy veo al final de la página de mi blog que Paco Muñoz es uno de mis dos seguidores. Y lo bueno es que yo no sé quién es Paco Muñoz, sino que sí le gusta Córdoba, y que, además, ha puesto el nombre de mi blog en el listado del suyo, tan sustancioso. Muchas gracias, Paco.

Te he contado eso del locutor aquel, porque al ver tu nombre y tu blog se me ha venido a la cabeza como el primer día que lo escuché. ¿Por qué? Pues porque en mi blog se dejan muy pocos comentarios, y aunque veo que el número de seguidores sube diariamente, nunca sé quién puede estar leyéndome. Ya por lo menos sé de dos.

Un saludo por la paz y la cultura. Y admitamos que la comunicación, hoy día, sea de este modo. Virtual, le llaman.

Paco Muñoz dijo...

Si, Eduardo, es como policial y policíaco, más o menos. Una persona tan entendida en ese arte del flamenco no puede ser detractor suyo, sí sin embargo de todo lo que le rodeaba. Ten en cuenta que los flamencos ha servido siempre de bufones para las clases pudientes, de los abusaban por el hambre que pasaban.

Afortunadamente hoy en día no es arte de colmaos sino de teatros, es decir está alcanzando la dignidad que siempre debió tener.

En otro sitio cuento un chiste que denota el abuso el hambre y la ignorancia.

En un colmao, se realizaba una fiesta, el elenco de flamencos ya no sabía que tocar, porque palo flamenco, y le dijo el cantaor al señoritingo (es más despectivo aún que señorito).

-D. Manuel, ¿le gustan los caracoles? (para cantar por ese palo) -y le contestó el tal D. Manuel-
-¡Claro que me gustan! -y dirigiéndose al camarero le dijo- ¡Camarero, póngale a los artistas un par de raciones!

Paco Muñoz dijo...

Yo tengo un amigo que también fue cabrero –bueno ahora dos-, y cuando yo escuchaba la radio, hace bastantes años, casi siempre se refería el locutor a los cabreros o pastores, que no tenían más compañía que el transistor, y como es lógico su perro y las cabras -bueno hay que tener en cuenta que el transistor es moderno, desde que la gente empezó a ir a Ceuta o Algeciras, mucho antes del boom chino-.

Me imagino que a pesar de tu soledad en ese trabajo, no lo sería tanto como el que estaba alejado de su ciudad, en plena serranía, que había muchos, tu a lo mejor volvías diariamente a tu casa.

Esa sensación de “soledad” del locutor la hemos sentido todos alguna vez -algunos muchas-. Pero ya ves que no es así, mi pena es no tener tiempo, para leer todas esas cosas que están a disposición de todo el mundo, y de tanta calidad. Cuando leo escritos de gente, como tú dices desconocida, a la que es difícil ponerle cara, con tanta calidad literaria, caigo en crisis “depresivas” y me siento como debajo de la torre Eiffel –fue una sensación de pequeñez enorme la que sentí allí debajo -, y mira que tengo la mente acostumbrada a los grandes tamaños por mi afición a la astronomía (también de cabreros seguro).

En la radio (trasmisión) en la que llevo muchos años, bastantes, cuando estás hablando con otra persona que está a miles de kilómetros de tu estación, crees que estás sólo y circula una frase del argot que dice, “siempre hay alguien detrás de la cortina”, pues igual aquí.

Y claro que me he hecho seguidor de tu blog, es lo menos que puedo hacer para que sepas que te lee alguien, y admira tu esfuerzo por comentar lo tuyo para que llegue a todos. Bueno evidentemente porque lo que escribes merece la pena leerlo (aunque no todos los blogs lo merecen).

Muchas gracias Prudencio (no sé si es tu nombre), y ahora voy a por a por lo de Carmen Pastrana la maestra amiga de Miguel, a leerlo con detalle que. Ahora una vez sabida tu profesión veo que Miguel era colega tuyo, por lo que seguro también habrás hecho tus pinitos en ese arte de rimar las palabras.

Un abrazo Prudencio.

Eduardo dijo...

He hecho una pequeña ampliación al artículo de Noel, si tienes tiempo la puedes ver.

Eduardo dijo...

Paco he encontrado en publicaciones del pueblo, un texto sobre los actos conmemorativos por el V centenario de la muerte de Juan de Mena, en la que formaron parte los ayuntamientos de Córdoba y Torrelaguna, más la Real Academia de la Lengua. Se hicieron varios actos durante dos años de 1955 a 1957, entre los que se encuentra la inaguración de la Biblioteca Municipal de Torrelaguna, en la que paricipó con un discurso el poeta Gerardo Diego.
El acto de clausura, 19/5/1957, fue en el Salón de Plenos Municipal de Córdoba, representantes de la Diputación de Madrid y el alcalde de Torrelaguna, compartiendo la presidencia del acto con el alcalde de Córdoba Antonio Cruz Conde y el director de la Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes Rafael Castejón Martinez, tras diversas intervenciones el Alcalde de Córdoba entregó al de Torrelaguna, un retrato "a pastel" de Juan de Mena, obra del pintor Ricardo Anaya, que se exhibe en el ayuntamiento de Torrelaguna.
Tienes que hacer un artículo sobre Juan de Mena, porque yo debido a las circunstancias, te lo estoy mezclando con el de Noel, bueno espero que tus lectores entiendan las razones.
Un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Eduardo

Te tomo la palabra y voy a recopilar los datos que tenga por aquí. Muchas gracias por tu interés. Vamos ver que sale.

Un abrazo y muchas gracias por tu colaboración.

harazem dijo...

Vaya, y yo que pensé siempre que Juan de Mena estaba enterrado en la Mezquita (antes mezquita). Lo que sí creo haber leído en mis tiempos de bachillerato es que su muerte se produjo tontamente, al caerse de una mula.

En cuanto a Noel,hace años que lo leo y lo releo. Los que me conocen bien, y también lo han leído, dicen que mi colmillo retorcido le debe (muy modestamente añado yo) mucho a don Eugenio.

Paco Muñoz dijo...

Manuel

Este es de lo que tiene de bueno la red, cuando menos te esperas salta la liebre. Yo también pensaba que estaba enterrado aquí y fíjate Eduardo nos dice que en Torrelaguna, además en un post suyo que se hizo un acto hace bastantes años allí.

Me da alegría lo de Noel, ya has visto que hasta en casa Rafalito (Cuando lo regentaba su padre) le pusieron un barrilito especial. Y por otra parte a lo mejor tu grand-père (el ferroviario) se tiraba las juergas con está gente (mi grand-père) también.

Yo le he leído poco, pero creo que era un gran entendido del flamenco, otra historia sería lo de los toros. A ver si cualquier día me das tu opinión, basada en su lectura del porqué del asunto antitaurino y anti flamenquismo. Hay que reconocer que era un tiempo en el que los flamencos eran como nuestro conocido (por poner un ejemplo) Arango, siempre al servicio de los de la gomina.

Y es verdad existe una gran similitud entre tu "historial" y el escritor, en materia contestataria de flamenco y toros, que entiendes (no hay duda) y te gusta, ya me hablaste en cierta ocasión de Sabica, lo que me demostró tu sensibilidad en la materia.

Eduardo dijo...

Hola ¿Qué hay de nuevo?, te mando este comentario, que enviaron al post mío en el foro del pueblo, antes de tenerle en el Blog, por si te interesa, al igual que Harazem. La revista que menciona, se puede bajar de Internet:

"Eduardo el otro día leyendo tu post sobre Eugenio Noel me acordé de varios artículos que leí en la revista 'La Caña' (nº 2, mayo 1992) sobre el escritor antitaurino y antiflamenquista, y que están a tu disposición por si te apetece leerlos en tu retiro.

Es curioso saber que este antitaurino soñó ser torero de tanto oír sobre "el Espartero".

No puedo dejar de transcribir algunas frases de Eugenio Noel:

"El ombligo de España no es el Cerro de los Ángeles, es la Plaza de Toros de Madrid".

"Paseando una noche, dos al verme dicen: 'Ese sí que es el mejor escritor de España' y gritan a continuación ¡Viva Noel! Sigo sin dinero y enfermo, rumiando: si Belmonte toreó 72 corridas en 1914 y Joselito 75, a 6.500 ptas., cuando no eran 7.000, una sencilla operación dará 870.000 ptas. A mí ese mismo año, un intelectual, me dieron por mi libro 'Las capeas', incluyendo en el contrato una portada que le pedí a don Daniel Zuloaga (novillero en su mocedad), 250 ptas. ¡Y soy el mejor escritor de España!

Para terminar una anécdota que da título al artículo de Alfredo Mañas, del que estoy sacando los datos, que es de un humor negro inigualable.

Dice Noel que estando en una capea en Medina del Campo, una mujer enlutada se echa a la arena y cita al morlaco, el toro hace por ella y ésta cruza la plaza seguida por el animal hasta que se libra de éste saltando al carro donde estaba Eugenio Noel, que le dice a la mujer: "ese toro es una fiera" y ésta le contesta: "Bah, para toros 'güenos' los que mataron las fiestas 'pasás' a mi marido".

Paco Muñoz dijo...

Eduardo muy buena la investigación y las anécdotas, lástima no haberlas conocido antes para haberlas incorporado a la entrada. Pero están aquí en los comentarios que también se consultan. He intentado bajarme la Caña y me he hecho un lío. Luego continuaré a ver si lo consigo.

Muchas gracias y un abrazo.

Paco.

Eduardo dijo...

Hola Paco, estaba mirando notas recogidas y he visto esta, por si te interesa y no la conocías.
El 9/11/1996, el Cardenal obispo de Sevilla, Enrique Almaraz, publicaba en el Boletín Oficial Eclesiástico, un breve señalando la obra de Eugenio Noel como blasfema y herética por su libro "Semana Santa en Sevilla".
Le mandé ayer al blog de Harazem un comentario a la pág., que haces ref. tú en tu último artículo, no se si lo habrá leído, pues ya es de hace tiempo.
Por último, como te gusta la historia, si quieres leer la última de mi blog: "¡Abrid al Santo Oficio!".
Saludos.

Eduardo dijo...

Perdón Paco, me he confundido en la fecha del Breve, fue: 9/11/1916.

Paco Muñoz dijo...

Sabes que te digo que las he incorporado a la entrada haciendo referencia a ti y tu Blog porque considero que deben estar dónde se pueden leer.

Muchas gracias.

Eduardo dijo...

¿Qué tal Paco?. Vengo ahora mismo del bar de tomar un café y me acordado de tí. Estaba ojeando el periódico "El Mundo" que tenían y me ha sorprendido un artículo taurino de Zabala de la Serna que escribe en él; el titulo: "Que vuelva Eugenio Noel", si puedes míralo, no tiene desperdicio.
Saludos.

Paco dijo...

Estoy un tanto liado con un montón de cosas y no estoy muy activo. Trato de preparar lo de Juan de Mena y posiblemente te tenga que pedir ayuda.

Un abrazo Eduardo.

Paco dijo...

Eduardo te había puesto mas cosas en la contestación y me ha recortado lo que sea el texto.

Voy a buscar lo del periódico para tenerlo en el almacén. Gracias por acordarte de mí.

Un abrazo nuevamente.