martes, 25 de mayo de 2010

JARDÍN DE ORIVE, OASIS EN EL CENTRO DE LA CIUDAD


Jacaranda (Jacaranda mimosifolia)


El Jardín de Orive es un espacio en el centro de la ciudad merecedor de todos los elogios. Su variedad vegetal, su pasado, la sala de Exposiciones, el Palacio de los Villalones, el agua, sus paseos, su frescor. Un oasis en el centro del desierto de cemento que es la ciudad. Y un pulmón para regenerar el aire contaminado de la antigua Vía Augusta, dirección Puerta de Roma.

Cresta de Gallo (Eritrina crista-galli)

Su variedad vegetal va desde la hermosa Jacaranda (Jacaranda mimosifolia), pasando por los naranjos (Citrus)variados, de los que tiene varias especies, el Almez (Celtis australis) majestuoso, su Palmera canaria (Phoenix canariensis), el Pino carrasco (Pinus canariensis), los granados (Púnica granatum), el Kaki (Diospyrpos kaki), y la espectacular Cresta de Gallo (Eritrina crista-galli). Todo ello sin olvidarnos de otras especies más corrientes y una gama de rosales exquisita.

Flores del Cresta de Gallo (Eritrina crista-galli)

Su pasado; desde el circo romano, desde la perspectiva del templo de Claudio Marcelo, al lado de la Vía Augusta, con la paralela llegada del acueducto que surtía de agua a la Córdoba romana. Luego barrio almohade, como lo atestiguan sus restos. Huerto de San Pablo, en la dominación cristiana. Desamortización y compra por los Villalones, hasta la adquisición por el Ayuntamiento.

Perspectiva de la Sala Capitular


Su antigua noria de un rico pozo. Testigo de susurros de enamorados y furtivos besos. Frontón en su patio, ahora cesta de baloncesto y multitud de paseos variados en espera de aperturas que deben ser próximas hacia Capitulares. Juegos infantiles y, hasta el sonido cinematográfico de las noches de verano del Coliseo San Andrés, su vecino de pared. Los residuos de San Pablo con la Sala Capitular, sala noble de exposiciones donde las halla. Su plaza recoleta con la fuente.

Parte trasera del Palacio

Esperemos que un mantenimiento acertado, y una discreta vigilancia, impidan que se deteriore, más de lo justo e inexorable. Ya tuvo episodios de vandalismo el acceso al pozo, y alguno de los servicios. Son inevitables las marcas de los grafitis en las paredes, muchas de ellas groseras, que no pueden competir con las delicadas y agradables del mismo entorno en otros patios. Los grafitis son excelentes artistas cuando hacen arte, nada más.

Palmera, cipreses y otras especies arbóreas.

Esta primavera está maravilloso el Jardín de Orive, el color es insultante, la jacaranda le da el toque distinto, de finura, y la Cresta del gallo lo hacen único, con su tronco sujeto con ladrillos.
Jardín de Orive, oasis de luz, color, aroma e historia en el centro de la ciudad.


Unas hermosas rosas.


Fotografías del autor.

4 comentarios :

Maikol dijo...

Hola Paco:

Me encanta como nos descubres, y ami especialmente desde el "exilio", un poquito más infinidad de rincones cordobeses.

Acabo de abrir blog al respecto de la VV...nada nuevo pero espero que de pié a ponerlo en boca de la gente. =) un saludo!

Paco dijo...

Maikol las gracias a vosotros que con vuestro aliento o simplemente saber que estáis ahí, y esto sirve para algo ya es suficiente. Lo importante es que queden cosas en la memoria de la gente. Gracias.

Laurentino dijo...

Paco, las jacarandas son muy bonitas, sobre todo ahora en flor, pero no veas cómo ensucian.

Un saludo.

Paco dijo...

Si que es verdad y no nos damos cuenta, en mi barrio hay muchas, pero pequeñas aún, aunque tapizan el suelo todos los años.