sábado, 18 de diciembre de 2010

LA PELÍCULA "CARMEN" DE VICENTE ARANDA.

Cartel de la película Carmen de Vicente Aranda

Yo esto no quería contarlo nunca, por lo menos públicamente, por lo que tiene de fracaso "profesional cinematográfico" para mí, pero creo que ya ha pasado el tiempo suficiente, más de cinco años, y pueden haber prescrito mis defectos. Caballerizas Reales fue el centro de operaciones principal de la filmación de la película Carmen de Vicente Aranda. Por razón de estar realizando una Comisión de Servicios, trabajaba allí, y estuvimos mezclados -es un decir-, con el personal directivo y técnico durante el tiempo que duró el rodaje, que fue bastante, compartiendo lugar de trabajo. Principalmente teníamos una relación estrecha con producción y dirección artística, luego se incorporó vestuario y toda esa serie de profesionales de decoración y logística. Evidentemente también nos relacionamos con los actores pero menos.

Vicente Aranda en un descanso del rodaje.

De una forma u otra participamos con el rodaje. Yo tuve la suerte de estar muchas veces con el equipo de dirección, e incluso insinuar lugares exteriores que fueron aceptados, evitando tener que efectuar desplazamientos del equipo de rodaje. Concretamente entre los dos puentes en la orilla izquierda del Guadalquivir. Otros elementos como la fábrica de tabacos (cuadra principal), la sala de juicios, los dormitorios de tropa (nave superior que también fue dormitorio del escuadrón de Sementales, anteriores inquilinos de Caballerizas), el patio de armas, una calle, (en la sala de arneses), el calabozo de José (en el picadero) etc. Todo ello se realizó dentro del edificio de Caballerizas Reales.

El Secretario del Juzgado en su mesa.

Es increíble cómo funciona la logística de un rodaje, en la mayoría de ocasiones es un reloj. La relación con el equipo de dirección, el comer con ellos y el estar en muchas de sus reuniones, e incluso el tener acceso al guión, y aprenderme la sentencia que tenía que leer un actor profesional -creo que era Simon Shepherd-, me hizo osar proponerle a Vicente Aranda, que me diese la oportunidad de iniciar “mi carrera cinematográfica” con ese papel de magistrado. Me dijo que no, que iba a ser uno de los Generales del Tribunal, porque el Magistrado estaba ya contratado, todo ello a pesar de recitarle toda la sentencia, y considerar él que me la sabía bien. Me quedé en General, pero al no existir vestuario adecuado para mí, o por otras razones que no vienen al caso -creo que no le caía bien  al encargado del mismo-, me “degradó” y me quedé en un simple sargento secretario del Juzgado.

De charla con el Director.

Mis hijos también fueron extras en la tropa, que formó en la plaza de armas, tropa, como es lógico, sin conocimientos militares mínimos de orden cerrado, por la razón de que la mayoría no habían hecho la “mili”, lo que suponía un verdadero desastre en la formación, en la que se procedió a la degradación de José (Leonardo Sbaraglia). Había que ver lo que sufrió con los movimientos militares Richard Walker, Ayudante de Dirección, que se encargó directamente de estas escenas.

Discutiendo una escena con D. Vicente.

Fue muy interesante el trabajo de Benjamín Fernández, director artístico, con un Goya en su haber, habiendo participado en, Los Otros, Gladiator y otras superproducciones. Cualquier escena por insignificante que fuese estaba dibujada en papel, e incluso construida una maqueta para conocer el ángulo de la  luz y planos necesarios. Otro importante trabajo era el de Paco Femenía, Director de fotografía, con un currículo fuera de lo normal en la cinematografía nacional y extranjera -creo que también premio Goya-, cuyas órdenes eran seguidas al pie de la letra. Un ejemplo: a su indicación, sobre la luz del picadero, obligó a tapar los enormes ventanales porque no era la adecuada según su criterio para las escenas que allí se rodaron. 

Con Ginés García Millán.

Como metomentodo que soy me permitía comentar a Vicente Aranda, algunas cuestiones que amablemente me razonaba, me explicaba, o mejor me sacaba del error, todas sin embargo las escuchaba. Creo que su tolerancia era superior a lo normal. Claro que entre col y col una lechuga, con mí repertorio de chistes amenizaba las situaciones de rigor, en las reuniones, salvando cuando el “silencio se rueda” decretaba que no se oyera una mosca. Se daba la circunstancia que me preguntaba muchas veces sobre uno u otro chiste contado, para que se lo repitiera, ya que le había hecho bastante gracia, para posiblemente aprendérselo bien: 

–Paco -decía-¿Cómo es el chiste ese del otro día, de James Bond con el Alcalde de Fernán Núñez que  se llamaba Am Brosio? Cuéntamelo otra vez.

Un General del Tribunal, Prosper Mérimeé y el Secretario del Juzgado

Le volví a proponer al Director que me podía aprovechar para otras escenas, en función de haber releído el guión, incluso con las anotaciones profesionales al margen, y saberme muchas de ellas –era echarle mucha cara ciertamente por mí parte-, vamos todo en el ánimo de entrar de lleno en la cinematografía. Inclusive me preguntaba algunas cosas y a mi respuesta me decía: 

-Paco te lo sabes bastante bien, pero quédate mejor de General que no habla. 

Tres generales y un Sargento

Al final como he dicho, por motivo de mi degradación fui Secretario del juzgado.  Incluso en una fotografía le estoy hablando de un tema y la titulé, en plan guasa, "discutiendo una escena con el Sr. Director". Y así llegó el día del rodaje de la escena del juicio. Maquillaje primero, vestuario, y espera, muchas horas de espera para el momento estelar. Bueno no era para mí el primero, ya había salido de niño en el Cristo de los Faroles, de Antonio Molina, y de maldito en D. Juan Tenorio en el teatro. Yo emitía uno de los gritos de los malditos que se oían en la Hostería del Laurel: 

-¡Cuán gritan esos malditos, pero mal rayo me parta si en concluyendo esta carta, no pagan caros sus gritos! 

Tres Generales, tres cigarreras y un Sargento

Pues yo era uno de esos malditos, que no salió ni al escenario, ya que el jaleo fue entre bambalinas. Paco Femenía, director de fotografía me dice, sabedor que era el Secretario del Juzgado: 

-Paco, que no me vayas a mirar a la cámara, tu a lo tuyo, a tu papel. 

Un malencarado Sargento.

Todo ello a sabiendas de que podía joderle la escena. Después de varias tomas -quiero aclarar que no por mi culpa, pues me porte estupendamente-, una vez el corten definitivo fue dado, me dirigí a él y seriamente le dije:

-Paco, esta escena ha sido el comienzo y final de mi carrera cinematográfica, primero por la degradación de General a Sargento, y luego porque mi estreno como actor no ha pasado de los dos segundos, quizás menos. Ha sido el papel más corto de Carmen y creo que de toda la cinematografía española y parte del extranjero.

Se partía de risa.

–Luego comiendo hablamos –me dijo-, pero han sido más de dos segundos. 

El descanso de la cigarrera

Ana Vila de producción siempre se reía, y Vicente me miraba como diciendo, valiente follonero estás hecho. O la risa y palmada de Benjamín el Director Artístico cuando le dije:

-¡Has visto Benjamín como han acabado con mi carrera cinematográfica, en un momento!

Dos soldados

Lo cierto es que la experiencia mereció la pena, y más que la frustración cinematográfica, que no deja de ser un chiste, la de estar relacionado con esa serie de profesionales, y sentirte formar parte del equipo, evidentemente no de actores, no hace falta recalcarlo. No se vieron malos modos en ningún momento, y me llamó la atención la autoridad de cada uno de ellos en su parcela. El Director coordinaba el toque final, aunque claro está controlaba todos los pasos previos, en este caso era también coautor del guión. Bueno si, vi cabreado una vez a Vicente, cuando nos dijo que en la copia para Italia querían hacer una serie de modificaciones, que para él eran importantes. Lo que no especifico yo, son las razones que tenían los italianos.

Richard Walker y las cigarreras en la Fábrica de Tabacos

El trabajo de presencia en exteriores, búsqueda y recomendación, al ver que había sido efectiva y estimo que rentable no tener que salir el equipo fuera, fue para mí satisfactorio. Y sobre todo las sobremesas que era donde se cocía el meollo de todas las cuestiones, una especia de consejos de dirección. Jay Benedict (Prósper Merimeé) simpático pero hablaba poco español. La simpatía y campechanía de Antonio Dechent (el Tuerto) o Ginés García Millán, la belleza de Paula Echevarría, o la de Paz Vega –a la que veíamos lo justo-, pero ambas espectaculares, aunque no se quedaban atrás muchas chicas extras trabajadoras de la fábrica de tabacos.

Leonardo Sabraglia y una extra.

Luego estaba Leonardo Sbaraglia el galán, una persona sencilla que lo demostró con creces él y su joven esposa en el coctel de presentación. Sin olvidar a Juan Alexander de producción, sin cuya invitación personal no hubiéramos podido estar en la fila de butacas de los actores en el estreno del Gran Teatro. 

–Nos vemos en el estreno Paco. -Me dijo un día.

-No estoy invitado. 

-¡Quién dice eso! –y dirigiéndose al secretario le dice- ¡Dos pases para la fila de actores para Paco y su mujer!. 


Benjamín Fernández y el aspirante a actor, 
detrás la serie de bocetos de la Dirección Artística


Para asistir a la “premiere” lo que estaba previsto era llegar a la puerta, preguntar por un compañero y si podía te entraba, primero si podía salir, y si no te volvías por el mismo camino de la alfombra a tu casa, y claro el productor Juan Alexander lo valoró a su manera. Eso nos permitió pisar la alfombra roja a Conchi y a mí con todos los “honores”, además de compartir fila con los actores, principalmente con Antonio Dechent. Desde entonces siempre que le vemos una película suya me dice Conchi: 

–Paco, tu amigo Antonio. 

Paco Femenía

El anecdotario es muy amplio para reflejarlo en una modesta entrada como es ésta. Lo aprendido de ese mundo muy interesante. La relación con esos personajes como: Vicente Aranda (Director y coguionista), Richard Walker (Ayudante de dirección), Juan Alexander (Producción), Ana Vila (Directora de producción), Marisa Muñoz (Jefe de Producción) una compañera más a la que tratábamos a diario; Paco Femenía (Director de Fotografía) un gran profesional de la fotografía; Benjamín Fernández (Director artístico) y extraordinaria persona, con el que compartíamos muchos momentos al día, que nos habló de sus otras producciones y de personajes tan especiales como Amenábar que es su amigo. Inma una compañera, la persona que conozco que sabe más de cine disfrutó con Benjamín porque siempre estaba dispuesto a contestar a todas las preguntas que le hacía;

Sala de Juicios y dormitorio de tropa.

Miguel Sese (Maquillaje), Natalia Sese (Peluquería), Yvonne Blake (Vestuario) salvo el encargado que fue el que me degradó; Reyes Abades (Efectos especiales) un artista, y muchos que se me olvidan seguro y a los que pido disculpas. Los carpinteros electricistas, atrezo, etc. unos artistas que te hacían de cartón piedra cualquier cosa, hasta la verdina del pretil del puente romano, cuando quitaron las farolas y taparon los registros; el calabozo; la cueva; la cruz del camino. Eso sí, los dulces de la pastelería eran reales –y bastante buenos, lo que hizo que desapareciera la tienda muy pronto- y los puros -malos pero reales también-, aunque no lo notaba un amigo al que se los regalábamos y se los fumaba.

El calabozo.

En líneas generales, una grata experiencia y un frustrante comienzo y fin de lo que pudo ser una brillante carrera cinematográfica que, fue una de las más cortas de la cinematografía española, no llegó a dos  segundos.
Preparando el puente romano.

Esther, Conchi, Inma, yo, una amiga, Antonio Leonardo Sbaraglia y su esposa.

Fotografías de autor y otras que no, las menos.

28 comentarios :

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Que dos segundos más largos, lo que dieron de sí y que lección de cine nos has dado gracias a ellos. Sería divertido. Comentarte que alguna escena de esta película también se rodó cerca de aquí en Talamanca de Jarama (Madrid).
Te he leído en Facebook pero te hago el comentario en el blog pues soy mas bloguero que faceboourista.
Un abrazo.

marti dijo...

Muy buena esta crónica de un rodaje en el que lo último que se me podría haber imaginado era que estuvieses implicado. Supongo que tendrías ocasión de ver, como poco, a la responsable del vestuario, Ivonne Blake. En su día le dieron un ¡Oscar! por "Nicolás y Alexandra", rodada, en parte, en España. El de la película en que intervienes está muy cuidado, no sólo el del sargento!
Una curiosidad, con morbo, del rodaje.
A Paz Vega la buscaron una doble para protagonizar un desnudo frontal, ya que las cigarreras de la época tenían cierta parte del cuerpo con una pilosidad exuberante que no es usual, así como así, entre las jóvenes actrices de hoy.
Estoy seguro que te lo pasaste bien.

vértice dijo...

Que gran actor se perdió Hollywood.
Un Saludo.

Paco Muñoz dijo...

José Eduardo, creo que no llegó, pero si fue interesantísimo, ver llegar por la derecha la cámara buscando a José desde atrás. Y no sabía que estuvieron por allí, si que rodaron en Ecija y en Sevilla, aunque parte del decorado de Sevila lo hicieron aquí. Un abrazo y gracias.

ben dijo...

Muy bueno y entretenido escrito,aun
que debo confesarte que no he visto
la peli completa,ya que cada vez que la han puesto en TV la he cortado,porque no entiendo a Paz Vega
cuando habla,no me resulta una buena actriz.Deberian doblarla,lo mismo cambia la calidad de sus películas.

Paco Muñoz dijo...

Marti, y ocho Goyas, pero no se prodigaba mucho por allí, no estaba habitualmente. Ya es mayorcita luego no estaba en primera linea. Allí (en Caballerizas)estaba sobre todo la dirección artística permanentemente y producción. Si miras la obra de la señora es tremenda. Lo que me parece es que sería la doble también en la capilla del Cardenal Salazar, ya muerta, cuando empieza a besarla por los pies y al pasar por la zona noble -la escena es de perfil- se ve lo que llamas "pilosidad exuberante", dónde se detiene un poco, pero luego no acaba de versele la cara. Fue mucho tiempo mezclados con ellos, eran unos compañeros más de diario. Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Emilio.

Paco Muñoz dijo...

Ben la vimos poco, estaba lo justo en el rodaje, por lo menos las escenas de la Fábrica de Tabacos que fueron las que más duraron y en las que ella estaba. Pero como eso no es como en las series de la TV que ruedan todo seguido, aquí hay escenas que en la película parece que está allí y sin embargo en el grueso del rodaje no estaba. Me imagino que eso hará buenos a los montadores.

Eladio Osuna dijo...

El cine perdió un buen actor sin duda, pero nosotros ganamos un muy ameno bloguero.
Lo malo es la diferencia de sueldo.
Saludos

Paco Muñoz dijo...

Eladio, me parece que nos pagaron el equivalente a mil y algo pesetas a todos los extras, y si cabe ese día gané más que trabajando en la empresa, entonces pertenecía a Turismo del Ayuntamiento. Muchas gracias.

Talbanés dijo...

No deja uno de sorprenderse contigo Paco, ahora resulta que también eres una estrella del cine jejeje. Prometo que la próxima vez que la vea me quedaré fijando para verte, y serán dos segundos sí, pero todo lo que debiste vivir aquellos días de rodaje seguro que será una experiencia única que no olvidarás. Enhorabuena por esta excelente entrada amigo, un saludo.

Paco Muñoz dijo...

Andrés es preferible que si la tienes en dvd juegues con el mando para parar la imagen porque si no no me ves, que no he exagerado, en otras cosas si pero en el tiempo de actor no.

Un abrazo

harazem dijo...

Ya me habías contado alguna secuencia de tu aventura cinematográfica, aunque me ha encantado ver la peli entera. ¿Sabes que te digo? Que mejor, que hubieras sufrido mucho. Me imagino que no hubieras estado dispuesto a renunciar a tu hermoso apellido que además te legó tu padre con inmenso amor. Hubieras sido en Jolivu Frank MUNOZ. ¿O has conocido a algún actor hispano que lleve nuestra Ñ en el apellido?

Un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Que jodido eres. Sr. Harazem, llevas razón al final todo eran dificultades, hasta para el nombre artístico. Gracias y un abrazo.

werrybee dijo...

Poco puedo añadir porque casi todo lo sabía ya con anterioridad. A mi la película no me gusta nada, no aporta nada a la cinematografía, salvo ver las tetas recién operadas de la Vega. Lo que salva a la película es precisamente todo el trabajo de fondo: ambientación, vestuario, atrezzo, decorados, etc. y Córdoba, por supuesto, que sale muy bien tratada. El guión, la dirección y la interpretación mejor lo dejamos.

Dices que la escena del apuñalamiento es en la capilla del Cardenal Salazar ¿es seguro este dato? También dices que sales en El Cristo de los Faroles ¿en qué escena?.

Menuda suerte la tuya salir en dos de las peores pelis hechas en Córdoba (lo digo con cariño, casi todas las pelis hechas en Córdoba son malas).

Paco Muñoz dijo...

Admirado Werrybee, gracias por acabar de hundirme del todo, no basta con que uno lo reconozca sino además tienes que remacharlo.

Bueno, bromas aparte, yo no puedo discutir contigo de cine porque eres un experto y así te considero de siempre, por lo que me merecen el máximo respeto todas tus opiniones referidas desde luego al cine.

La decoración de fondo de la escena en cuestión es la de la Capilla del Cardenal o Santa Teresa, así como el piso. Ahora bien, como tú sabes de sobra, el mundo del cine es como es y el desierto de Arabia puede ser muy bien en la playa de San José en Almería, y un palacio de la época las dependencias de la Plaza de España de Sevilla (Lawrence de Arabia). En la Mezquita yo no entré pero vistas las escenas a posteriori eso es lo que parece. El rodaje allí fue polémico por lo de siempre.

La seguridad del dato lo podrían garantizar ellos. La suposición es mía por el decorado del fondo quitando, eso sí, la Custodia de Arfe del centro.

La otra pregunta. Esa pésima película, como tú dices, era como todos los productos de ese tiempo, me parece que se rodó casi íntegramente en Córdoba, me imagino que la escena de la playa no, como es lógico. Escenas en mi calle Cardenal Herrero, pasan por la Puerta del Perdón y bajan hacia mi casa y se paran delante de la casa de Moyano, que tenía el título de la Mezquita. Luego muchas escenas en la casa de la calle Deanes. El chalet –todavía está-, camino de las Ermitas. A mí me llevó mi primo al Duque de Rivas de público. Yo tenía 10 años. Y en el fondo de la escena se ve el Patio de los Naranjos y allí estábamos los nenes del barrio y otra gente. Aparcaba su mercedes con visillos en las ventanillas, frente de mí casa debajo del Arca del Agua.
Estaba su mujer una “chaturrona” despampanante, para lo que se veía por la calle en el 57, en esta ciudad. O la “guapura” de María de los Ángeles Hortelano, no te he dicho interpretación.

Pero has acabado cruelmente con lo poco que me quedaba en el mundillo cinematográfico, corta la carrera, pero bien que acabas de hundirme del todo.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Werrybee, he estado investigando y no es la capilla del Cardenal, lo que pasa es que está mezclada la solería del coro. Le voy a poner un correo a Benjamín Fernández para preguntárselo, y salimos de dudas. Cuando sepa algo te lo digo.

ben dijo...

Ahora resulta que los pechos de la Paz Vega eran de plástico,lo único
llamativo,de la pésima película.

Paco Muñoz dijo...

Ben, ¡Y que más da! No vivimos en un mundo de plástico, en que mejor sitio para ponerlo.

werrybee dijo...

Siento haberte hundido con mis comentarios Paco, pero que las películas son malas no lo digo yo, lo dicen todos los críticos de cine. Te digo una cosa además, que me das envidia porque el que estuvo en los rodajes fuistes tu y no yo. En descargo de Vicente Aranda debo decir que pretendió hacer una película bonita e interesante pero la productora se la cargó en busca de una mayor comercialidad (nada nuevo bajo el sol).
La escena de la capilla creo que no es en la mezquita-catedral sino en alguna iglesia de Sevilla (Osuna, Ecija o Carmona), por eso te pregunté si estabas seguro. Por otro lado leí en elgún sitio que también rodaron en los baños de Popea (la escena del baño de las muchachas al atardecer).
Respecto a la película de Antonio Molina me gustaría que me dijeras donde está el chalet ya que yo lo he buscado pero no lo he encontrado. Efectivamente las películas de esa época eran todas así, aprovechaban el tirón de algún cantante y le hacían una película a medida. Mª de los Angeles Hortelano era la única persona que tiraba de la película, era la única con dotes artísticas; el resto no sabían actuar. Toda la peli se hizo en Córdoba menos las escenas de playa, que se hicieron en Sanlúcar de Barrameda. En cualquier caso yo prefiero que se haga una peli mala en Córdoba a que no se haga, ya que por lo menos queda la imagen de la ciudad para la posteridad. Otra peli de estas características es Saeta del Ruiseñor, con Joselito, rodada en Priego de Córdoba y también muy mala.
La otra peli que comentas, Lawrence de Arabia, esa sí es fantástica, está muy bien hecha, y la rodaron en Almería y Sevilla, además de Jordania y otros lugares encantadores.
Una última cosa, como extra de cigarrera trabajó una amiga de mi mujer y se la ve bastante bien.
Un saludo y ánimo.

Paco Muñoz dijo...

Fue más problema con los socios italianos me parece.

Llevas razón he estado viendo nuevamente las escenas y parece la Colegiata de Osuna, aunque en los créditos del final no lo he leído. Si es seguro Ecija, porque lo generales del jurado estuvieron también de extras en una fiesta. Me confundieron las losas del suelo que son parecidas a las del coro. Entonces no Molesto a Benjamín, pues esto no tiene problema.

En el Bejarano dijo Bartolomé el otro día y Balsera lo aclaró también que tocaron un camino, en el molino. Creo que las escena del baño fue entre los dos puentes, no estaba el agua muy así pero creo que fue allí.

Las escenas de la cigarreras, en la cuadra primera, fueron las que más veces repitieron, los chillidos se oían en la oficina de arriba todo el día.

Chalet del Cristo de los Faroles. Estoy harto de verlo camino de las Ermitas, lo he estado buscando con Street View para hacerle una fotografía pero es posible o que lo hayan modificado, le haya crecido la arboleda o lo hayan derribado y hecho de nuevo. Era el espectáculo cuando subíamos a las Ermitas el comentar: El chalet de Antonio Molina. Si lo localizo te hago una fotografía y te lo ubico bien.


Claro a María de los Ángeles la peinaron como las mujeres de Julio Romero, la verdad es que era muy guapa. La calle de la Hoguera recién abierta, la calle Deanes, la plazuela de la Flores, la calle Comedias o Velázquez Bosco, sin tiendas. Si observas, salen de la calle de las Flores y el siguiente plano que debería ser en la misma esquina, se lo llevan a media calle para que la perspectiva del la Virgen de los Faroles sea distinta. Unos marmolillos bajitos de Cardenal Herrero, que después quitaron; las antiguas columnas de la Puerta del Perdón, con una que estaba rota que se perdieron y pusieron unas nuevas (no en la fecha de la película sino bastante después), pero en la película se ven las viejas.

Pero por mucho ánimo que me des, la puntilla me la has dado y bien.

Un abrazo Werry, que junto con mi amiga Inma eres la persona que más sabes de cine de los que yo conozco, y lo tuyo no es sólo reparto sino rodajes, curiosidades, y toda la parafernalia que rodea a ese mundo.

Paco Muñoz dijo...

Werry se me olvidaba, estuve en la duna de Cabo de Gata donde rodaron escenas del desierto de Lawrence de Arabia. Me lo dijeron la gente de allí, precisamente el Jefe de Bomberos de Almería y el del Poniente, que posiblemente colaboraran en algo.

ben dijo...

Paco,tengo un DVD,de la peli esa
el Cristo de los Faroles,de vez en
cuando la pongo superpuesta,en el
escritorio de la pantalla,cuando
trabajo,porque me gusta oir cantar
a Antonio Molina y porque me gusta
parar la peli y ver las escenas,de
aquella Córdoba,las Tendillas con
los coches,el Cristo...La peli,no
vale gran cosa,pero si te gusta oír
a Antonio Molina,puedes cantar a dúo con él,que es lo que yo hago,
mientras trabajo.
María Ángeles Hortelano,guapísima.
Un montón de chicos de entonces,ter
minamos enamorados de ella.
Después de esa peli,me parece que no hizo ninguna más,de protagonista.
Saludos

werrybee dijo...

Gracias por la información.

Lo del plano y contraplano es un recurso muy habitual en cine; en Carmen lo vuelven a utilizar. En la escena en que Merimee pasea por el puente y ven de lejos a José a caballo con Carmen, se ve el San Rafael a la derecha a lo lejos; en el contraplano posterior se ve a la izquierda a lo lejos. De esa manera se da la impresión de que el puente es mucho más largo.
Respecto a Lawrence, a ver si te gusta este vídeo:
http://www.youtube.com/watch?v=2HKfpMf1C4A

Paco Muñoz dijo...

Ben a mí me gusta mucho Antonio Molina, hubo una época que “El soy minero”, “El pobre presidiario” etc. estaban a la orden del día, y en las emisoras rara era la que no se le escuchaba, los discos dedicados hervían con las dedicatorias en sus coplas. No sé si fue más protagonista en otras, pero recuerdo “El pescador de coplas”, “Esa voz es una mina”, y luego con Farina en El café de Chinitas. Era el cine del tópico “made in spain”, en sus inicios, como Miguel Ligero, Morán, Isbert Ozores, José Luis, Riquelme, etc. Lo criticaban los puristas del flamenco, como a Marchena que era otra excelente voz. Con Tony Leblanc hablaba de estar empatado a hijos, ocho. La mujer Ángel Tejedor era una “chaturrona” muy guapa, por lo menos es la imagen que me quedó de ella frente a mi casa en su Mercedes con cortinillas.

Qué decir de Mari Ángeles, guapísima, enamorados todos los nenes de ella y tú que eres algo mayor que yo con más razón. Te alabo el gusto.

Paco Muñoz dijo...

Antonio, enterado de la utilización de planos y contraplanos. Me acuerdo que desde la calahorra le dije al director de fotografía, ¿Paco y esas grúas, y el semáforo? Eso se quita luego, luego será digital el soporte me imagino.

Es curiosa la localización de exteriores en Cabo de Gata, me imagino que serán aficionados. Me ha llamado la atención la imitación de Aqaba, que posiblemente sea San José, o a lo mejor otro diseminado de casa con decorados. Luego la duna a la que le dan doscientas vueltas desde todos los ángulos. Yo no la puedo localizar sé que me llevaron y me dijeron esta es la duna, y me pareció tan grande como la de Bolonia o quizás más. Hubo un momento que llegamos a una cancela y la abrieron con la llave para pasar, pues a partir de ahí estaba prohibido. Y me ha dado la impresión que el mar lo han convertido en algunos planos en extensión desértica. Visitamos los poblados turísticos del Oeste americano, cuyos habitantes eran parte de los antiguos extras del "espaguetti western". Muy interesante y muchas gracias por las cosas que aprende uno de ese mundo.

Lisístrata dijo...

Creo q me voy a bajar (he probado y se puede hacer, ejejej) las afotos (no me tengas celos, Conchi) de ese actor vestido de soldado para ponerlo en mi carpeta de "actores guapos" >;oP

Paco Muñoz dijo...

Lisis,las fotos no tienen copyright, aunque creo que debías hablar con mi representante.

Estas cosas le levantan a uno el ánimo que me ha tirado por los suelos Werrybee.

Y dice la Conchi que es consciente de estar casada con un individuo de la farándula.