viernes, 7 de enero de 2011

BIBLIOTECA PROVINCIAL Y ANTIGUO COLEGIO DEL OBISPO

Escalera barroca

Calle Amador de los Ríos, Colegio de niñas del Obispo. Expresado así suena algo raro ¿o no? Hace mucho tiempo existió ahí lo que fue un colegio de niñas, al que se llamaba del Obispo, por estar adosado al palacio episcopal en su lado sur. Hoy es una extraordinaria Biblioteca Provincial que gestiona la Junta de Andalucía.

Vista desde arriba

Para acceder a la Biblioteca, es de obligado paso una escalera que no lleva a ningún sitio, pero que es monumental y que, la ficha de protección de la Gerencia de Urbanismo de Córdoba, cataloga como barroca pseudoimperial (sic), y que añade no encaja en la actualidad en el edificio, y es verdad, está ahí pero… No es sólo la escalera si no su entorno incluido los ventanales, paredes y techo las que son monumentales o pseudoimperiales.

Frontal sur

Una cadena debía impedir poder subir por ella pero está en el suelo. La ficha dice que es obra del escultor francés afincado en España,  Miguel Verdiguier (1706/1796). Éste dirigió la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Fue el creador del monumento del Triunfo a San Rafael de la Puerta del Puente, de los púlpitos churriguerescos del altar mayor de la Catedral dentro de la Mezquita, y parte de su obra está en el Museo de Bellas Artes de nuestra ciudad. Trabajó en la Catedral de Jaén y Granada en 1780, en la primera construyendo las esculturas exteriores y los relieves de la fachada en la segunda. En Lucena hizo el Cristo del Santo Entierro.

Fachada lateral

Miguel Verdiguier vivió en la plaza de San Hipólito, en mayo de 1768 solicitó un terreno en la misma para ubicar un monumento a San Rafael, un triunfo, que fue el que le dio el nombre de la Plaza del Ángel a esa plaza. En 1924 se trasladó, el monumento, a la entrada de la plaza del Potro. Antes, se barajaron varias ubicaciones, como Gran Capitán, Estación de Ferrocarril, Jardines de la Agricultura e incluso la fuente del Campo de la Merced.

Vista del techo

El edificio de la actual Biblioteca, está en lo que fue el Alcázar califal, pues sus restos están distribuidos por un inmenso jardín abandonado, así como parte de su muralla. La edificación formó parte de toda esa construcción del palacio califal y luego episcopal. Por el Campo Santo de los Mártires, en el rincón donde había otro colegio y ahora el restaurante La Almudaina, quedan los restos de una fachada gótica, con dos ventanales que han estado cegados hasta hace poco, donde se puede ver el escudo de un obispo que se llamó Juan Rodríguez Fonseca.

Fachada gótica

Una tapia rodea el resto del jardín (¿?) hasta una puerta de cochera y la principal de entrada, ya en la calle Amador de los Ríos. Continuando con los datos que nos ofrece la ficha de la Gerencia de Urbanismo, decir que los elementos de interés que cita son: La mencionada escalera barroca, la muralla califal, el lienzo de fachada gótico y escudo del Obispo Juan Rodríguez de Fonseca, los restos arqueológicos del alcázar califal y algunas estructuras de la edificación. Salvo los restos arqueológicos el resto es una visita sin complicaciones y que merece la pena.

Puerta principal

Vista aérea

Catastral

Datos catastrales

Fotografías del autor, Google y Gerencia de Urbanismo
Bibliografía Gerencia de Urbanismo.

16 comentarios :

ben dijo...

A ese colegio fue mi cuñada,era de niñas,que no iban para estudiar,
como se decía entonces,no te prepa
raban para hacer el llamado,ingre
so.Estaban hasta los 12-14 años,
hasta que sus padres las sacaban
para ir a una academia para apren
der a bordar coser,como se decía entonces.En el caso de mi cuñada,ya
de mayor hizo el bachillerato y
A.T.S.Osea,que se espabiló,por su
cuenta.
En cuanto a la escalera,la he vis
to,pero entrando por la calle To
rrijos,desde el Palacio del Obispa
do,donde hacen exposiciones.
El colegio de las Margaritas,donde
asistí tres años,también era del
Obispado.Tenían un papel relevante
los obispos en los años 50 y 60,in
cluso en el aspecto de la vivienda,
en Córdoba y en otra capitales de
España.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Claro Carlos, eso era lo que había. Habían muchas niñas en ese colegio, y recuerdo que uniformadas.

En lo tocante a la entrada por Torrijos por el Palacio episcopal, tienes que tener en cuenta que antes era un todo, es decir estaban ambas fincas comunicadas. Ahora no y se ha quedado -ya lo estaría- fuera de cacho, hablando en términos taurinos.

He estado esta mañana buscándote la fotografía, según una fecha que me dio Manuel pero parece ser que ese año, Mario Moreno no vino a Córdoba. Por lo menos en junio de 1967 -habrá que precisar más la fecha-, a lo mejor fue cuando vino al Carnaval de Cádiz y estuvo en Jérez. Se lo he comunicado a Manuel.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


En el Colegio del Obispo, las niñas vestían un uniforme Blanco con un lazo azul a la cintura.

Hacían el recreo en el patio grande de tierra que da a la calle Amador de los Rios y que tiene entrada por una puerta que hay enfrente del Seminario.

Cuando íbamos de monaguillos a la curia a ver a D. Guillermo, el cura de San Basilio, nos parabamos en el patio pues nos gustaba ver a las niñas.

Y tengo que decir que allí se realizaba toda la primera fase de aquella época.

De ese patio, además de algunas niñas, nos llamaba también mucho la atención unos naranjos que allí había "QUE ERAN DE MALTA"

En una ocasión "el latigo negro" nos mandó a por un queso americano para la Parroquia.

Tuvimos que esperar a que llegara el "Artillero" con su carrilo y mientras tanto, y eludiendo al Sr.
Padilla, cogimos unas cuantas de aquellas naranjas que aún estaban verdes.
Logicamente nos las comimos y se comprobó que efectivamente eran de MALTA.

Despues de cierta remodelación que se ha realizado en el Edificio del Obispado, el patio sigue igual. Y todos los naranjos en su sitio.

Recientemente han hecho unas catas arqueologicas desde dicho patio y se ha justificado el "Puente" por el que entraba EL CALIFA A ORAR A LA MEZQUITA.

En la calle están señalados lo que se supone serían los pilares de dicho "puente" de acceso con todas las garantias de seguridad para el que mandaba.


Saludos

ben dijo...

Manuel,me parece que la unión entre la Mezquita y el palacio califal,se hacía de forma subte
rranea.
Manuel,he estado hace poco en ese
jardín y no son naranjos,porque el
fruto era enorme,algunos decian
que eran pomelos,desde luego naran
jas no eran,por su enorme tamaño
y forma un poco de pera,no redonda
completamente(el fruto).
Mi madre conocía a la cocinera del
obispo de entonces y la acompañaba
muchas veces a la cocina del Pala
cio Obispal.Allí se encontraban
tanto a Padilla,como al obispo,los
dos muy correctos,gustaban de char
lar un rato.Me acuerdo,que mi madre
decía,el enorme frío que hacía en
esa enorme casa.Me parece,que al
final dejó de ser residencia de los
obispos,por lo desagradable que resultaba vivir allí.Al obispo,le
encantaba,los pasteles que le preparaba la cocinera ayudada por
mi madre,que le encantaba cocinar,
así las dos charlaban y se lo pasaban bien.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Ben


Con todos los respetos del mundo
tengo que decirte que has confundido el patio.

Tu hablas del patio en donde está ese especie de elefante de piedra.
Ese es patio del Palacio Obispal.

Yo me refiero a un patio que da a la calle Amador de los Rios. Una
puerta tiene que da a los "coches de caballos" y otra enfrente de la puerta del Seminario.

En cuando a lo de la entrada del Califa, está documentado que lo hacía por un puente, que unía el Alcázar con la Mezquita.

Este puente le comunicaba con el SABAT O PASADIZO, que le llevaba
al MIHRAB, para la Oración pública

Hay datos incluso de que los ojos del puente se alquilaban, como habitaculo.

En la zona de la Calle Torrijos en donde se ubican los coches de los caballos, hay unos indicadores en el suelo, que señalan las medidads de los pilares.

Esas señales las han puesto los arqueólogos que han hecho ese estudio.

El puente obviamente era para salvar el desnivel que se aprecia entre el nivel de la calle y la puerta que da acceso AL SABAT.

No creas que en aquellos tiempos el Califa, andaba tranquilamente por todos los sitios. Incluso para ir a rezar, guardaba todas las previsiones.


Saludos

Paco Muñoz dijo...

Efectivamente Manuel, de blanco eran los uniformes ahora me he acordado. Ese patio al que te refieres lo tengo muy fotografiado. Diecisiete naranjos creo que le conté, y me parece que yedra en la pared del colegio. Es un patio enorme, de forma trapezoidal, más estrecho por la otra puerta, la de Torrijos, y como trapezoidal ninguna cara es paralela. El patio principal Ben, no es el que dice Manuel de las naranjas, es menos noble. Matías era trabajador de allí y su hermano Paco de mi edad cuando iba a verlo andurreaba con él, por el palacio. Cierto día subimos hasta el dormitorio obispal. Pasillos enormes techos altísimos y muchas habitaciones.

Ben, el tema subterráneo es recurrente siempre en lo relacionado con cualquier monumento antiguo. No porque no se utilizara, si no por el morbo que da. Hubo dos Sabat uno emiral y otro califal, el primero era de un solo arco y estaba arriba de la cuesta, cerca del Hospital de San Sebastián, el segundo lo menciona Ambrosio de Morales, que murió en ese hospital citado, hoy palacio de Congresos. Ese hospital lo trasladaron allí desde Magistral González Francés, lugar en el que estaba antes.

El Sabat Califal de la Mezquita

Échale una mirada a esta entrada. Tiene algunas curiosidades como la forma de apertura de las puertas y algunas más, evidentemente dentro de lo que cabe. En línea está la puerta de entrada a la Mezquita y en altura, por qué si no, que haría esa puerta ahí arriba. Era la entrada. La de antes era la de San Miguel actual. Y lo que dice Manuel era para la protección del Califa, que además tenía un lugar en el de oración apartado de los demás. Era así y se los cargaban con bastante facilidad. Están fotografiadas en la entrada incluso el grabado de Wingaerde de 1567, en el que se ven o se vislumbran sus restos.

Padilla era el “capo” en ese tiempo, Castillejo recogió su poder y lo multiplicó después hasta cotas bestiales, no era de primera línea pero mandaba mucho desde atrás. Siempre el control económico daba y da mucho poder. El día de San José era, como en el canto a Córdoba de Pepe Marchena, no un reguero de hormigas, pero sí de tartas para su casa de Deanes. Luego salían para un lado y otro lo mismo que habían entrado porque claro hubiera reventado. Generaba espectáculo los regalos que le llegaban en tiempo de penurias el día de su santo. Pero al final cuando le llegó la hora, y esa es satisfacción de los menesterosos que le llega, se murió también, claro satisfecho, bien satisfecho y posiblemente con problemas de conciencia si es que la conocía. Pierden con el poder la noción de las cosas.

Cualquier cosilla dispara la memoria que, afortunadamente, "el alemán Alzheimer" aún no le ha hecho mella en algunas zonas.

Paco Muñoz dijo...

Ben

estamos hablando de patios y los tienes representados en los planos catastrales, el cuadrado o principal y el trapezoidal (que dice Manuel) con entrada por Torrijos y Amador de los Ríos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Fenomenal tu aclaración.

Es posible que ya que subistes a las plantas nobles del palacio, pudieras haber visto, una habitación que daba al PATIO DEL COLEGIO, y que estaba convertida en una especie de gran jaula llena de canarios.


Saludos.

Paco Muñoz dijo...

La he oído comentar pero no la he visto. Allí subías con mucho miedo, aparte del que te daba el edificio era el que alguien te cogiera y te llamara la atención o algo más si pensaban otra cosa.

ben dijo...

Que exagerado eres Paco.El tal Padi
lla tenía mucho poder y sobretodo
el económico,por lo de la caja,era
normal en aquellos tiempos y ahora
lo sigue siendo,lo de los regali
tos.Pero vamos que él pudiera comer
se tanto como de bueno llevara las
cestas,resulta imposible.Según mi
madre,era un señor que se cuidaba
mucho,incluido el comer y que las
cestas luego las regalaba a los dis
tintos centros benéficos.Algo se
quedaría,pienso yo,pero bueno.Des
de luego él no se lo comería todo,
por la enorme cantidad de buenos
manjares.Bueno,mea culpa,porque al
trabajar mi hija en una caja,tam
bién he podido disfrutar,de buenos
manjares esta navidad,pero eso sí
con prudencia.Pero oye,que le vamos
hacer,las cosas son así

Paco Muñoz dijo...

Carlos te reitero lo dicho "Luego salían para un lado y otro lo mismo que habían entrado porque claro hubiera reventado. Generaba espectáculo los regalos que le llegaban en tiempo de penurias el día de su santo." Claro que las regalaba, por eso te digo que luego salían. Pero era una exageración la entrada.

Paco Muñoz dijo...

Carlos te reitero lo dicho "Luego salían para un lado y otro lo mismo que habían entrado porque claro hubiera reventado. Generaba espectáculo los regalos que le llegaban en tiempo de penurias el día de su santo." Claro que las regalaba, por eso te digo que luego salían. Pero era una exageración la entrada.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Dile, a tu amigo el incombustible Ben, que en los últimos años de Fray Albino, se vió traicionado en su Obra Social:

EL MONTE DE PIEDAD LE NEGO UN OPORTUNO PRESTAMO QUE NECESITABA.

No digo que esto le llevara a la tumba. Pero si es QUE LA NEGATIVA
SE LA LLEVO A LA TUMBA.

hay gente conocida de Córdoba que conoce este episodio. Padilla, no se casaba con nadie.


Saludos.

, pero si es verdad que se

ben dijo...

Venga,más leña al fuego,lo mio es la técnica y las ciencias,Manuel,a
precio vuestra labor como historia
dores,yo sería incapaz de vuestro
trabajo,lo único es que me gusta
leer novelas históricas,no me pier
do una y si mal no recuerdo,en varias,que toma Córdoba como protagonista,indica que había un
puente,para que pasara el califa
a orar a la Mezquita,pero como
muchas veces había fuertes y peli
grosas protestas,los califas
optaron por ir por un paso bajo
tierra y así no eran observados.
Cuando abrieron la calle Torrijos
a la altura de Palacio Episcopal,yo
vi,con mis ojitos una especie de
túnel y me dije,mira eso será el
túnel famoso.No sé que hay de cierto en todo eso,pero fácil pudo
ser,el construir un túnel,que fuera
de palacio a Mezquita.
Estoy contigo,Manuel,en que Padilla
fue mucho más serio,en cuestión de
banca,que el que vino después y así
ha pasado lo que ha pasado.
Pero también Padilla tenía,sus hombres seglares,al frente de la
primitiva industria de su tiempo.
Pero nada que ver,con el ciclo
económico,que hemos pasado de ver
dadera locura consumista y endeu
damiento de las familias.
Saludos.

harazem dijo...

Cascarria churrigueresca, Paco, Cascarria churrigueresca. Esa es la espantosa decoración de la escalera esa. Yo le tengo una tirria que me va a acabar poniendo del hígado. Porque la tengo que ver muy a menudo, cada vez que voy a la biblioteca.

Paco Muñoz dijo...

Harazem

Es verdad que agobia bastante la dichos escalera.