lunes, 7 de febrero de 2011

CONVENTO DEL CARMEN CALZADO; SANATORIO-ENFERMERÍA ANTITUBERCULOSO; MATERNIDAD-CASA CUNA; FACULTAD DE DERECHO.

Una vista del edificio años cincuenta del siglo XX

Nos ocupamos de un edificio versátil a lo largo de su historia, desde el siglo XVII, las curaciones del alma primero, después las del cuerpo, luego el cuidado de niños y mujeres durante el parto, y después el saber. Esas han sido las del edificio del Carmen de Puerta Nueva. Convento de los Carmelitas Calzados, Sanatorio Antituberculoso, Maternidad y Casa cuna y Facultad de derecho, y… no sabemos todavía lo que deparará el futuro. 

Fachada sur.

Como vamos a obviar el periodo de convento, que lo tratamos en parte, aunque de puntillas en la entrada del Convento del Carmen Calzado, dedicaremos en plan coctelera esta entrada a los otros tres usos y los puntos significativos de ese tiempo de cambios de uso del edificio.

Fachada norte patio renacentista

El periódico ABC decía en una de sus crónicas de marzo de 1939

“Inauguración del Sanatorio-Enfermería de Nuestra Señora del Carmen.

Hoy ha sido inaugurado oficialmente el Sanatorio-Enfermería Antituberculoso de Nuestra Señora del Carmen, enclavado en el barrio de Puerta Nueva, colindante con el convento de  Carmelitas Calzados.

El acto ha revestido lo mayor sencillez, como corresponde a la austeridad del Gobierno de la Nueva España. Una misa en la capilla, con asistencia del Comité Provincial Antituberculoso y uno de los hijos del general Martínez Anido, que desde uno de los frentes del Sur vino exclusivamente con tal objeto; médicos y demás personal sanitario y administrativo. En la misa ofició el canónigo don Vicente Ledesma Barbero, miembro del citado Comité. Las puertas del Sanatorio quedaron abiertas para aquellas personas afectadas por el  terrible mal, y a las que desde hoy en adelante la España de Franco cuidará con amor hasta lograr su alivio o total curación.

Escalera principal

Todo cuanto se diga de este Sanatorio-Enfermería resultará pequeño y pobre ante la realidad. Baste recordar en estos momentos las palabras que pronunciara el gran español don Severiano Martínez Anido en su visita al edificio, hace unos cuantos meses, cuando ya estaba a punto de terminar la mayoría de sus obras: “Quiero deciros que este Sanatorio-Enfermería es el mejor de España. Córdoba puede estar orgullosa de ello, y yo más, como presidente del Patronato Nacional Antituberculoso. Si Dios quiere vendré a inaugurarlo con mucho gusto.”

Dios no ha permitido que así sea. Pero el espíritu de este bienhechor de las clases necesitadas ha estado hoy presente en el Sanatorio, trayéndonos el elogio de ayer: “Quiero deciros que este Sanatorio-Enfermería es el mejor de España.”

Segundo tramo de la escalera principal.

El edificio, que consta de tres plantas, se eleva en lo que fue antiguo convento del Carmen, conservando su estilo en sus patios centrales, galerías, artesonado, escaleras, etcétera.

Un año justo ha, sido el tiempo invertido en la realización de esta gran obra, de cuyo proyecto es autor el arquitecto provincial don Rafael de la Hoz. La ejecución se debe a las obreros afectos al Sindicato de Falange Española Tradicionalista y de las Jons., dirigidos por el técnico don Francisco Vargas. Todos, como titanes, han trabajado para terminar la obra en tan corto plazo, venciendo las dificultades habidas en muchas ocasiones por falta de elementos de construcción. Estos obreros cordobeses han dado, como todas los que viven en la España Nacional, una nota en extremo patriótica, dejando, desde el primer día hasta el último, el importe de dos horas de jornada en beneficio del mismo Sanatorio. Hoy están contento orgullosos de haber contribuido así, con su trabajo, a esta obra social humanitaria, en la que se han invertido cerca de dos millones de pesetas, recaudadas por el Patronato Provincial, entre Corporaciones oficiales y particulares, Centros, Sociedades, donativos personales, fiestas y, en una palabra, entre todos los cordobeses, a los que en el año anterior se les hizo un pequeño porcentaje de recargo en sus respectivas cédulas personales, destinando su importe exclusivamente a este fin.


Claustro planta superior.

El Comité Provincial Antituberculoso ha trabajado sin descanso, y de manera especial su presidente, gobernador civil don Eduardo Valera Valverde, que con un gran cariño y un interés extraordinario ha ido, día por día, laborando sin descanso hasta terminar lo que para él, a nuestro juicio, supone su mejor obra como gobernador de Córdoba. Nuestro prelado, doctor don Adolfo Pérez Muñoz, ha contribuido constantemente con su apoyo, donando oficialmente todos los ornamentos sagrados e imágenes de la capilla del Sanatorio.

Construido éste con los adelantos más modernos en la parte técnica, dotado de las mejores instalaciones sanitarias, instrumental, laboratorios y mobiliario, huelga decir que no falta un solo detalle que pueda existir en el mejor establecimiento análogo. Sus grandes y soleados dormitorios, sus amplias galerías, sus departamentos de reposo, comedores y salas de espera dan alto rango a este palacio, que no otra cosa que un gran palacio es este Sanatorio-Enfermería de Córdoba. 


Claustro planta baja

Tiene capacidad para ciento diez enfermos de ambos sexos, ampliable hasta ciento sesenta, con algunos pabellones de pago. Hermanas Mercedarias están encargadas, con señoritas enfermeras, de la asistencia. La dirección médica la lleva el joven doctor don Manuel Quero Morente, especialista en esta clase de enfermedades, enamorado de su profesión, que ha trabajado desde el comienzo con un entusiasmo sin límites, y como médico residente figura el doctor don Luis Benítez, de gran prestigio.

Varias jóvenes han ingresado hoy en el Sanatorio-Enfermería de Nuestra Señora del Carmen. Sus rostros pálidos volverán muy pronto a recobrar el color y sus cuerpos enfermos la salud, porque el nuevo Estado se encargará de la vitalización de ellos y de ambientarlos en las zonas de amor y en los caminos de luz, que ha sabido crear con el voluntario sacrificio de los buenos patriotas. —Francisco QUESADA. Córdoba 1 de marzo de 1939." 

Claustro patio y fuente

El sanatorio que ocupaba las antiguas dependencias del Convento del Carmen Calzado fue inaugurado el 1 de marzo de 1939, pronto hará setenta y dos años, y estuvo abierto hasta que se inauguró el de los Morales, hecho que acaeció en primero de mayo de 1961, estuvo en funcionamiento veintidós años. Luego estuvo un tiempo abierto de par en par, para su desinfección, además de los tratamientos que le hicieran y se traslado durante un tiempo Maternidad y la casa cuna.

Inauguración del Sanatorio de los Morales, traslado del de Puerta Nueva y edificio para Maternidad y la Casa Cuna.

Patio y espadaña

Al General Franco en 1961, le tuvieron preparado en Córdoba, un paquete de inauguraciones y visitas “agotador”. Inauguró 282 viviendas del Grupo San Rafael, en el Sector Sur, 150 del Grupo Manuel Sagrado, la entrega de llaves fue simbólica en las Tendillas, perdón, en la plaza de José Antonio Primo de Rivera. 

El General por el Sector Sur.

Después visitó las obras previstas en el río, construcción de un muro de cuatro kilómetros y medio en la margen izquierda del río, para protección de avenidas, y otro en el Molino de Martos de 545 metros. Luego a los Morales donde el obispo de la diócesis, Fernández Conde, vestido de pontifical bendijo las instalaciones, el General y el Director General de Sanidad, visitaron las instalaciones y el primero se paró a orar en la capilla. Luego visitaron Villa Azul, la estación depuradora de aguas, para llegar a la una de la tarde a la Universidad Laboral.

Fuente.

La visita preparada a la Universidad fue antológica. Gente en la carretera con pancartas saludando la venida del Jefe del Estado, rezo en la capilla, recorrido por diversos colegios, vítores al General. Asomarse al balcón para saludar a los alumnos que estaban formados en el patio “José Antonio Girón” que le cantaron el Cara al Sol, El general dio las voces de ritual, aquello de España, una, España grande, y España libre, y se cerraba con el Arriba España y como no, el Viva Franco.

Aquellos gritos de ritual daban para un chiste que circulaba. España Una, porque si hubiese otra, más de la mitad se iría a ella, Grande, porque cogen todos los mangantes y granujas del régimen, y Libre porque te puedes ir a trabajar a Alemania, Francia y Suiza si quieres. Luego marchó al Palacio de Viana donde almorzó en la intimidad. Después por la tarde visita de la reforestación de Villaviciosa, Espiel y Villanueva del Rey.

Puerta principal

No tiene desperdicio el discurso que esa mañana le ofreció el Alcalde Antonio Cruz Conde al General, en las Tendillas, perdón en la plaza de José Antonio Primo de Rivera. 

Entre otras lindezas decía el Sr. Cruz Conde en su alocución:

“…Los cordobeses queremos demostrar en este acto la fidelidad a vuestras consignas de unidad política, reafirmando con su presencia una completa identidad de pensamiento. La gran familia cordobesa está representada aquí en todas sus diversas actividades. Están los artesanos y los obreros, hace unos años soldados de Franco, y que, en tiempos de paz. Han llevado a cabo las grandes reformas de Córdoba. Habréis observado la presencia de nuestros labradores, duros y tenaces, que persiguieron a caballo por nuestras campiñas a las brigadas internacionales, y ahora recorren iguales terrenos, puestos en regadío por su propio esfuerzo. Están aquí los propietarios y comerciantes, que han pagado las reformas urbanas de la ciudad: están también los grupos de generosos cordobeses, que regalan al Estado la finca califal de La Arruzafa, para que revierta a Córdoba como parador nacional. Confundidos entre la multitud deben estar los cordobeses ejemplares que han financiado con espléndidos donativos, la supresión del chabolismo,…”

He puesto destacado en negrilla la frase de perseguir a caballo, para matar, a los demócratas del mundo libre que venían a este país poniendo en riesgo de su vida para tratar de salvar a la II República. Seguro que estaría pensando el Sr. Cruz Conde en las hazañas del rejoneador Cañero. 

Maternidad en el jardín de la puerta principal.

Como muestra basta un botón, pero hay que tener en cuenta que este discurso es del año 61, cuando el régimen lleva 22 años implantado, y sólo le quedan para su defunción dieciséis. Es infumable como todo lo que rodeaba a esa parafernalia del momento, y ya había pasado el régimen el ecuador de su larga vida.

Nuevamente a Puerta Nueva, ahora Maternidad. Los porteros de la misma, en la calle Torrijos, antiguo Hospital de San Jacinto, trasladados allí, Juan Prieto y Paquita Hernández, padres de mi buen amigo Paco Prieto, fueron para mí el referente del traslado.  En el año 1980, se crea la Facultad de Derecho, ese año también se compra el Palacio de Viana, Se pretendió instalar la misma en el antiguo Hospital de San Jacinto en la Mezquita, donde estuvo instalada Maternidad y la Casa cuna, pero la Diputación tenía pensado instalar en el edificio el Palacio de Congresos como así hizo. Entonces decidió ceder a la Facultad el edificio que nos ocupa de Puerta Nueva, y que ocupaba la Residencia Materno infantil del Carmen de Puerta Nueva. En el año 1984 toma posesión del mismo, ya que los tres primeros años compartió edificio, la Facultad,  con la de Filosofía y Letras en el Hospital del Cardenal.

Por lo tanto la cronología, aproximada, del edificio es, Convento del Carmen Calzado desde el siglo XVII, hasta 1939, Sanatorio Antituberculoso hasta 1961, Residencia materno infantil del Carmen hasta 1984 año que se instala allí la Facultad y hasta nuestros días. De la época de época de maternidad existe en el jardín una maternidad de Juan Polo, con bastante destrozo en el pequeño jardín delante del edificio. 
Bibliografía de ABC y otras fuentes.
Fotografías del autor y AMC.

4 comentarios :

ben dijo...

Pues ya ves Paco,yo era uno de esos
"cordobeses ejemplares que se encon
traba en la plaza...",pero no había
dado ningún donativo,porque a mis 16 años,no tenía ni una peseta para
un par de Bisontes.
El asunto es que mi admirado y que
rido director,D. Vicente,de la Academia Espinar,nos pidió a un grupo que fuéramos acompañando al
profe de Formación Profesional,muy
falangista él.Por la calle Nueva,
con pancarta delante,subimos conjuntamente con otros grupos y
sus pancartas.
En primera fila,debajo del teatro
que montaron,lo ví todo y la verdad
es que mirando hacía arriba impo
nía el gallego.De lo que dijo o lo
que dijo Cruz Conde,ni me acuerdo,
porque me sonaba al Parte de Radio
Nacional de España,yo entonces esta
ba en otras cosas,casi siempre rela
cionado con chicas.Pero el especta
culo,ha quedado para mi recuerdo.
Debo decir de D. Vicente,ahora que
sé más de las cosas,que se vería obligado a mandar una delegación,
porque fue un estupendo profesor,
que lo único que le interesaba era
la calidad de la enseñanza.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Luego, fuiste testigo del hecho, pero ya ha llovido ¿verdad?. 1961, ocho años después yo, a la mili. En esa fecha yo tenía catorce Carlos.
Nunca he dudado de que los maestros tenían que seguir las directrices marcadas, sino ya sabían lo que les podía ocurrir, salvo que hubiera alguno forofo de verdad.
Muchas gracias.

Eladio Osuna dijo...

Como siempre Paco, un buen trabajo que remueve nuestros recuerdos. Enhorabuena y ánimo

Paco Muñoz dijo...

Gracias Eladio

Yo nunca entré como Sanatorio e inclusive como Maternidad. En cambio si como facultad. En un despacho está la escalera para la espadaña. Y como el hospital de agudos tuvo también un fantasma o una fantasma porque decían era una señora ensangrentada de un mal parto. Lo de siempre.