domingo, 29 de mayo de 2011

EL CAÑO DE VENCEGUERRA (II)

Tapa registro de acceso al Caño de Venceguerra en la Plaza de Badanas (antes de la Ajerquía).

Una llamada telefónica ayer, de otro gran experto en aguas subterráneas, Francisco José Gamero, me aclaró un punto sospechado, pero no confirmado con tanta seguridad, el registro del  Caño de Vencesguerra en la plaza de la Calle Badanas, delante de la puerta, hoy cochera, de San Nicolás de la Axerquía. Esta mañana fresquita, casi madrugada, de domingo veintinueve de mayo, he visitado la plaza para fotografiar la tapa del registro.

Tapa registro en línea con la puerta de la antigua San Nicolás de la Axerquía

Está prácticamente en el centro de la plaza, como se puede comprobar en la fotografía, en línea recta con la puerta de la antigua San Nicolás de la Axerquía. Luego, dándole vueltas a Google, observamos que en el centro de la manzana existe una rara configuración de un tejado con figura de ese, que determina un callejón de la misma forma. La pregunta es ¿la curva del tejado y el callejón que configura a su vez, sería obligada por el trazado primitivo del caño? ¿Es la fosilización de las construcciones forzada por el caño? Pudiera ser, pero no son nada más que conjeturas.

Detalle en Google de un callejón interior de lo que pudo ser el curso del Caño.

Francisco José Gamero, Pancho para los amigos, me dijo que las personas que le habían aclarado lo del registro, le habían comentado a su vez que en la construcción del bloque de pisos, edificado no hace mucho, frente a la antigua parroquia, y que en su cochera subterránea describe un ángulo hacía el oeste, se encontraron los restos de bóvedas del Caño, que ocultó la construcción. 

Ampliación del detalle citado de la curvatura de la construcción

Ojo, cuando jugamos con los trazados de la naturaleza, y ésta en algún momento se cabrea, a lo mejor puede dar dolores de cabeza, reclamando lo que primitivamente fue suyo, ya lo decían los versos de Pablo García Baena, citados en la anterior entrada “entraba el río en la celosa posesión de las riadas, anegando la Ajerquía, convirtiendo el barrio menestral en bética Venecia." 

Plano de la Gerencia de Urbanismo de Córdoba

Queda en cartera entrar a la cochera de la casa número diecinueve –aunque pueden estar restos también en la diecisiete-, donde vive un buen amigo, Paco Paños, al que había que preguntarle para ver si se puede descubrir en la cochera algo más.

Tapa del registro vista en dirección norte

En la entrada anterior citaba a los que considero grandes expertos, a pesar de que no es su profesión, y decía de ellos dos: “porque el terreno de las aguas de Córdoba y sobre todo subterráneas, tiene eruditos notables, que respeto y admiro” Refiriéndome a Laurentino y a Pancho. Un paso más gracias a Pancho y a seguir mirando por los rincones por si suena la flauta y podemos ampliar conocimientos sobre esta “nuestra” ciudad, a pesar de los pesares.

Otra vista de la tapa registro.

Según manifestaciones de quienes lo vieron en su momento abierto, parece ser que contenía o contiene aún, un osario, posiblemente de la antigua parroquia de San Nicolás de la Axerquía.

Fotografías del autor Google y GMU

12 comentarios :

Eduardo de Vicente dijo...

Que buen rastreo Paco de esas vías de agua. Cuidado con lo de "la bética Venecia".

Un saludo

Paco Muñoz dijo...

Gracias Eduardo. Lo que pasaba es que las calles del interior se anegaban al entrar el agua por la cloaca romana. Se daba la circunstancia que en las grande riadas se podría ir en barca por la calle Lineros, que está paralela a la Ribera.

Molón Suave dijo...

Un montón de veces he pasado por esa placita, Paco, y he visto esa tapa, y siempre me he preguntado de qué sería. Todos los días podemos aprender algo nuevo. Desde luego, el día que a la sierra se le hinchen las narices, no sé yo dónde va ir buena parte de Córdoba, porque se han cubierto todos los arroyos y yo no sé si no se han taponado. En Maestro Priego López se construyó una centran telefónica, un edificio de considerables dimensiones para Córdoba. Al hacer los cimientos se descubrió el cauce de un arroyo, con una arena tan fina que fue la que los albañiles utilizaron en la obra. Esto fue en 1963. Yo me enteré de ete hecho después y no sé cómo quedaría aquel cauce.

Paco Muñoz dijo...

Si no es por Francisco Gamero yo tampoco me hubiera enterado del registro. Esa central la conozco porque en ella trabajaron algunos amigos. Y llevas razón muchos arroyos están así. El edificio del Área de Seguridad del Ayuntamiento, en Ángeles Custodios, junto al Cementerio de la Salud -un cementerio con salud- tiene en sus sótanos un registro con bombas de nivel para el vaciado cuando este sube. Estas aguas fueron las causantes de la problemática que hubo cuando se construía. Al final lo tuvieron que pilotar porque era difícil su construcción con esa cantidad de agua. Lo que no se es si sería el arroyo del Moro, tantas veces desviado.

Laurentino dijo...

Sensacional Paco, yo ya no sé por qué galería subterránea no ha estado el amigo Pancho. Y lo tuyo de la curva en el plano es toda una genialidad. Lo mismo por allí fuera uno de esos tramos descubiertos del caño que tanto extrañaban a Don Teodomiro. Eso explicsría que las casas se ciñesen a su trazado.

Por cierto, que desde la otra entrada relacionaba Cervantes y Maese Luis y pensaba que había algo por ahí que había leído hace tiempo. Pues sí, era que, al parecer, ese Maese Luis era familiar de Cervantes (http://personales.ya.com/hidalgo/amigosdesantaella/cervantes.html. Con razón sabría tanto Cervantes del caño, al lado de la calle de sus parientes.

(por cierto, gracias Molón, primera noticia de que por Maestro Priego lópez vaya un arroyo. El que conozco, el venero de Esquina Paradas, va algo más al norte, por Camino de los Sastres. Seguiré la pista)

Un abrazo.

Vértice dijo...

Increíble, me descubro ante tanto erudito, este de las aguas de Córdoba es un tema apasionante del cual lo desconozco casi todo.
Un saludo.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Laurentino, pero me dijo Pancho que no pudieron entrar. Lo de la curva si es interesante y mucho más la ascendencia cordobesa de Miguel de Cervantes (muchas gracias pues no tienen desperdicio).
No me canso de repetir que lo mejor de las entradas son los debates y las aportaciones posteriores, es decir los comentarios, es lo que tiene más sustancia.
Ya ves la suerte que tenemos de contar con la participación de los expertos Laurentino y Pancho.

Recomenzar dijo...

Placer leerte Un blog diferente con estilo de tí

Paco Muñoz dijo...

Gracias recomenzar. Un saludo.

Molón Suave dijo...

Para Laurentino.- El cauce que se descubrió en Maestro Priego López no tenía agua cuando se construyó la central telefónica, aunque, claro, la abundancia en arena da idea de que debió tenerla durante mucho tiempo.

Laurentino dijo...

Muchas gracias Molón. A ver qué puedo sacar por ahí...

Paco Muñoz dijo...

Hace unos días mi cuñado Rafael Carnago me comentó haber entrado en el Caño Vencesguerra, desde la muralla del río, cuando la capa vegetal y de limo, como consecuencia de la dejadez de las administraciones no la tapaba. Ahora supera la banqueta la tierra en más de un metro. Pues bien ellos entraron en la cloaca pues se podía acceder de pie y andaron unos metros tan solo. Según su manifestación no llegaron a los bajos de la antigua iglesia. Hay que tener en cuenta el desnivel que debía tener en ese lugar. Se estima que en ese tiempo estaba colmatada por la ruina de San Nicolás.