domingo, 12 de junio de 2011

BAPTISTERIO DEL PALACIO DE LA MERCED, BASÍLICA DE SANTA EULALIA.

Baptisterio

Dentro de la ruta del programa “Arqueología somos todos”, dedicada a Samuel de los Santos Gener, correcta y amenamente dirigida por la Dra. Dª Ana Ruiz Osuna, tocó el día cuatro de junio, visitar el Palacio de la Merced, como penúltima visita, ruta que terminaba en la casa romana de Santa Rosa. Ana nos explicó detalladamente las teorías existentes relacionadas con los restos que íbamos a visitar allí, y nos centraremos exclusivamente en el Baptisterio.

Elemento semicircular

Cuando se realizaba el garaje del la Diputación Provincial, antiguo Convento de la Merced, aparecieron restos de sillares romanos, antes habían aparecido los restos de un baptisterio y en un nivel más bajo una cripta. El Baptisterio es una construcción hidráulica dividida en dos partes, la principal es rectangular de esquinas redondeadas de 4,35 por 3,25 y 1,55 de altura. El otro que está adosado al primero, tiene forma de arco. Todo está construido con opus caementicium e impermeabilizado con opus signinum.


Detalle de una de las escaleras

La obra se puede considerar hidráulica romana, pero la construcción y su técnica continuaron en el mundo visigodo y tardorromano. Se ha interpretado el citado conjunto como un baptisterio para bautizar por inmersión, como aparentemente se puede entender por las dos escaleras que bajan a él, una en cada lado estrecho del mismo. Por otro lado, la obra circular no encaja en un baptisterio, aunque podría interpretarse que fuese una instalación termal en su momento y con el tiempo, con el cristianismo, se adaptara a la labor del bautismo en los albores del siglo VI.

Está muy bien diseñada su visita, y celosamente protegido en una urna. Su acceso se realiza por las escaleras de los servicios entrando al Palacio por la zona del aparcamiento norte. Existen opiniones diversas sobre su origen, unos lo han identificado con la Basílica de Santa Eulalia, de la época de Recaredo, pero otros estiman la posibilidad de que sea de época paleocristiana.

Puerta de acceso al Palacio de la Diputación por el estacionamiento, lado norte.

Está considera B.I.C. expediente 28/07/1987. El arqueólogo D. Jerónimo Sánchez Velasco tiene un excelente trabajo “La Bética al final del imperio romano una sociedad en transformación unas ciudades en transición”, en el que lo detalla también como perteneciente a la basílica de Santa Eulalia. En el Blog A.P.H.C. del mismo autor, también expone un trabajo sobre los bautismos en la Córdoba del siglo IV al VIII. Ambos excelentes trabajos complementan esta modesta entrada.


Vídeo y fotografías del autor.
Bibliografía citada.