miércoles, 29 de junio de 2011

CONSTRUCCIONES HIDRÁULICAS DE LA AVENIDA DE VALLELLANO

Uno de las construcciones recién excavada, al fondo el cementerio

Al cementerio de la Salud se iba desde el paseo de la Victoria, por un camino que cruzaba Vistaalegre dejando a la derecha la carretera de Puesta en Riego. El pilar redondo de los llanos, donde se jugaba a la pelota y a los lados de  la carretera citada, hacia el Bar Piloto, los restos de unos refugios subterráneos de la guerra civil. En ese llano de instaló la feria de mayo en alguna ocasión.

Una panorámica del lugar en los años cincuenta del s. XX

Se construyó una recta carretera desde el cruce con la del aeropuerto, que luego el edifico de la Audiencia Provincial y el Wagon se encargaron de cegar, desde la esquina de lo que llamábamos el solar de la Diputación (con un misterioso crimen en su haber y donde el Sinagogo nos enseño sus descomunales atributos genitales, por lo menos a mi me lo parecieron), luego de Rumasa. Aún está algún eucalipto de ese tiempo en la esquina.

Un arreglo para la visita posterior

Cuando se remodeló la zona, corrían los años 1953 al 1955 y posteriores. Puente Nuevo, Avenida del Corregidor y del Conde de Vallellano -de la que nos sobraban siete de sus ocho carriles-, murallas y muchas obras de embellecimiento de la ciudad. Fue la explosión de las obras monumentales de Córdoba. El parentesco del Alcalde (yerno) con el Ministro franquista de Obras Públicas, dio frutos a la ciudad.

En la actualidad
Por las noches del verano usábamos la Avenida de Vallellano para hacer entrenamientos en bicicleta. Bajar hasta la Puerta Sevilla y luego subir hasta “el Palas”. Jardines que estaban recién plantados con jóvenes árboles, muchos de los cuales con la remodelación han desaparecido. Un enorme espacio de la ciudad, una gran avenida, pero afortunadamente por la que apenas pasaban coches.

Vista por detrás

Por esa tiempo Samuel de los Santos Gener, excavó los restos que nos ocupan hoy, ya que parte de ellos, la conducción hidráulica cruzaba la avenida. En el lado de Vistaalegre existían lo que llamábamos las Tumbas y en de Fleming el final del acueducto, una especie de alcubilla y una construcción como de noria. La carretera al cementerio de la Salud, fue rebajada de la cota de Vistaalegre, al contrario que el Charco de la Pava, al otro lado que fue relleno, por lo que los árboles que quedaron, antes de pasar a mejor vida, tenían una base de tierra, que puede verse en la fotografía panorámica desde altura.

Otra vista

 Dice la Wiki: “es una construcción de planta rectangular de 4,40 x 2,90 m. con muros de 50 cm. de espesor formados por sillares de piedra calcarenita. Su profundidad es de 2 m. y la altura total de la construcción es de 3,40 m. Antiguamente estuvo completamente soterrada y actualmente sólo sobresale la bóveda de medio cañón, formada por trece dovelas del mismo tipo de piedra y con un orificio de unos 20 cm. de diámetro en su centro. 


Apertura lateral

En una de sus esquinas tiene un segundo orificio que debió utilizarse para acceder a su interior, ya que bajo él hay ocho mechinales o huecos rectangulares tallados en las paredes y enfrentados dos a dos que permitían la colocación de los peldaños de una escalera. Por los restos hallados en la excavación de “El Aljibe” de Espejo, similar a este, su construcción puede datarse en la segunda mitad del siglo I a.C.”

Suciedad interior

Sobre la siguiente construcción dice también:

“A escasos metros de la anterior, al borde mismo de la calzada, se encuentra otra construcción descubierta al mismo tiempo. Se trata de un depósito construido en “Opus Caementicium”, de planta rectangular de 4.40 x 2,70 m., cubierto con una bóveda del mismo material y con una torreta cuadrada en su extremo con un orificio de 65 cm de diámetro que, por la existencia de mechinales en su interior hace pensar que fuese un pozo de acceso al interior. Se desconoce su funcionalidad por encontrarse el interior colmatado aunque se supone que se trata de una cisterna relacionada con la anterior y pertenecientes ambas a un ambiente doméstico.


Otra de las construcciones al fondo la primera

También pueden observarse restos de una conducción de agua a ambos lados de la calzada, más visibles en el lado izquierdo, que terminan en una pequeña caseta de piedra, próxima a lo que debió ser un pozo de noria, de planta rectangular con los extremos menores redondeados.”

Vista desde el otro lateral

Diversas fotografías de la época pueden ilustrar mejor como estaba en su tiempo, y no ha cambiado mucho afortunadamente, salvo en la suciedad interior, evidentemente fruto del incivismo de algunos ciudadanos y de los juegos infantiles, ¿por qué, a quién no le ha gustado tirar piedras en un misterioso agujero? Recuerdo que, incluso algunos valientes se atrevían a bajar por la abertura, ante la admiración del resto de pusilánimes. Entonces no tenía reja, aunque la reja nunca ha sido freno para la aventura infantil. 

El orificio superior

No he encontrado documentos al respecto que certifiquen el sentido real de las construcciones, aunque parece que son sin duda, hidráulicas. En algún sitio he encontrado sólo unos párrafos que dicen: “Construcciones hidráulicas romanas de la Avda. Conde de Vallellano. Restos de una construcción hidráulica que, según A. Ventura, pudo ser una piscina limaria, para decantar el agua traída por el acueducto de Valdepuentes, o una cabeza de sifón, desde donde el agua sería conducida al interior de la ciudad.”

Conducción

Y otro lugar: “el acueducto Aqua Vetus se dividía en dos ramales, el del sureste entraba por Vallellano y las estructuras hidráulicas del lugar servían para servir a la zona suroccidental de la ciudad”

Final de la conducción y a la izquierda lo que pudo contener la noria

Otros monumentos, que forman parte del escenario diario de los jardines de Vallellano que, dicho sea de paso, con la remodelación -los jardines- se han quedado, para mi gusto, de maravilla, construcciones que son otras grandes olvidadas de la ciudadanía. Debían tener una placa informativa, que informara a los paseantes que son y que misión tuvieron en su tiempo.

Fotografías de AMC y del autor
Bibliografía de Wikipedia y otras

6 comentarios :

Lansky dijo...

En Madrid estas conducciones o tinglados hidraulicos medievales se llamaban "viajes de agua". Un investigador del CSIC, Javier López Linaje, tiene un libro escrito sobre ellos.

De verás que em asombra el cariño eurudito, (o al erudición amante; conocer es el primer paso para amar)casi escala 1:1 que tienes por tu ciudad; otro gallo nos cantaría si otros...

Paco Muñoz dijo...

Parece que son romanas, le pedí información a un experto y me da la impresión que no ha recibido el correo.
Oye Lansky, de Javier López Linaje solo me sale, buscando por ahí, lo de la patata.
Y muchas gracias por tu observación,creo que es reciproco el cariño. Tu sabes lo que se aprende buscando.

Un abrazo.

Laurentino dijo...

Muy interesante Paco,

Tienes razón con lo de las supuestas "tumbas": que seguramente sean estructuras hidráulicas de un acueducto, el Aqua Vetus. Aquí reconozo que soy un pardillo, y que lo poco que sé lo es de oídas o lecturas, por desgracia poco continuadas. Parece ser que este acueducto, que venía por el antiguo Carril de los Toros, junto al Parque Figueroa, y que su traza principal llegaba hasta el Campo de la Merced, tenía a la altura de las instalaciones que tiene (o tenía) por allí el Círculo un desvío o ramal que se dirigía hacia al Sur (visto e identificado por primera vez por Rafael Castejón a principio del XX), posiblemente relacionado con esas construcciones romanas. Lo que pasa es que lo último que leí (repito, hace ya tiempo) era que, efectivamente, se ha dado con ciertos restos de este ramal, pero parece ser que lo encontrado es de época islámica, por lo que aún hay que encajar algunas piezas.

Lo que sí sé con más certeza es que las dos últimas fotos que pones en tu entrada son de algo más concreto, y que al menos como está no es romano (aunque su base original sí pueda serlo). Es la condución del venero de las llamadas "Aguas de San Basilio". Cuando se hizo la Avenida se interceptó esta añeja conducción, y para que la conducción del venero continuase se le hizo un sifón que pasase bajo la ancha carretera. Si sigues por los jardines de Vallellano la conducción (no hay problema, está muy somera) verás que hay restos a un lado y a otro de la Avenida, e incluso es fácil ver las arquetas donde comienza el sifón. Por la parte oriental de la Avenida llega la conducción hasta la alcubilla de la foto y de ahí iba a la huerta del Convento. Por la occidental puedes seguir la traza hasta la calle que lleva a los Ministerios (Pío Baroja, creo que se llama), lo cual encaja cuando López Amo dice que estas aguas nacían en el Camino Viejo de Almodóvar

...Y, como todos los que conozco en materia de veneros, el sifón no debía funcionar bien (será porque se obstruyen fácilmente con los sólidos que llevan esas aguas "duras"), y al poco la conducción dejo de usarse porque no pasaba el agua de un lado a otro.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Tengo siempre que descubrirme, y lamentar que antes de confeccionar la entrada me debía haber dirigido a ti para que me aclararas todas las dudas. Pero por molestar lo menos posible no lo hice, en cambio le solicité información a Pancho y seguramente o no habrá recibido el correo, o lo tendrá en esos sitios que muchas veces el programa de correo nos mete algunos.

Efectivamente como dices la conducción la corta la avenida, y se ve muy claro, lo que no sabía es que hicieran un sifón allí, eso no lo recuerdo, claro era muy niño, y porque siempre pensé que lo más probable es que la eliminaran con la calzada. Efectivamente siguen la traza de un lado a otro de la avenida y acaban en el pilón rectangular con las esquinas redondeadas, que sería para su extracción, bueno primero en esa especie de alcubilla o distribuidor. En todos esos lugares hemos jugado de niños.

Yo había leído lo del ramal, que al final acababa en Vallellano para entrar a la ciudad por el suroeste, por el Alcázar Viejo vamos. Ahora con la dirección que marcas, que se ve perfectamente en Google Earth, hacia la calle Pio Baroja, me imagino que haría un ángulo para irse camino de la Ciudad Jardín por Infanta Doña María, al Camino Viejo de Almodóvar. ¿Qué lástima no haya planos de ese tiempo. Me imagino que el gran pilar de Vistaalegre lo alimentaría quizás esa conducción. El camino natural es Ciudad Jardín porque lo demás donde estaba el Bar Piloto ya es cuesta arriba.

No me canso de repetir lo interesantes que son los comentarios, mucho mejor que las entradas, que son sólo un estimulo para los eruditos. Muchas gracias por tu aportación.

Un abrazo.

ben dijo...

Tengo un recuerdo,de haber visto
un arroyo,al final de la calle
Infanta Doña María,donde vivía una
tía mía y donde yo jugaba en aque
llos descampados,donde hoy está
la plaza de toros.No sé si ese arro
yo era el resultado de las aguas
a la que te refieres tú y Laurenti
no.
Me ha hecho gracia lo de las bicis,
porque yo también disfrutaba con la
mía cuesta abajo de la avenida,no
había apenas coches.
A ver como construian esa avenida
iban muchas personas,mayores adultos y niños,porque era realmen
te un orgullo,recuerdo de los co
mentarios comparando,como siempre,
con Sevilla.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Carlos no te puedo decir lo de ese arroyo, porque doctores tiene la iglesia, y Laurentino es Doctor.
Pero luego tenias que subir la cuesta, que aunque suave la tiene. Y la avenida enorme, que la gente decía ¿para qué tanta avenida? Pues ya ves a la epidemia de los coches le das territorio y lo ocupan sea lo grande que sea. Fíjate ahora está cortada la Ribera y se buscan la vida, si la abrieras se llenaba de coches, eso es así.