domingo, 5 de junio de 2011

CÓRDOBA MUSEO UNIVERSAL Y COMPLETO SÁBADO CULTURAL.


Después de asistir a un extraordinario concierto en la Sala Barroca de un reformado Palacio Episcopal, protagonizado por la Orquesta de Guitarras de Conservatorio Profesional de Música, que nos deleitaron con piezas de D.Scarlatti y I. Albéniz y luego degustar una copa en el patio del Elefante procedía, en una noche de temperatura primaveral, con las calles bastante concurridas de ciudadanos, hacer el recorrido de Córdoba Museo Universal, interesante iniciativa de la Obra cultural de Cajasur, para acabar impregnado de arte hasta la médula. Primero la música y luego la pintura y música y en el recorrido, la arquitectura y el embrujo de esta ciudad.

Iniciamos el recorrido desde el mencionado Palacio Episcopal, no sin antes disfrutar del entorno de la Puerta del Puente iluminado con el Puente Romano al fondo. A pesar de los pesares y de las opiniones sobre el conjunto, decir que, como la música es algo agradable al oído, para cada uno, porque lo contrario es ruido, lo agradable a la vista es arte, pintura escultura, arquitectura, etc. y es una cuestión muy personal, por lo que no puedo dejar de decir que a nosotros personalmente nos gusta una barbaridad todo el entorno de la Puerta de Puente y Puente Romano, incluyendo el Centro de Visitantes. Claro admitimos que a otras personas no les guste, porque como hemos dicho es una cuestión muy personal, y el libro de los gustos… ya se sabe.

De allí a Jerónimo Páez, donde la Ronda de Noche de Rembrandt nos esperaba.


"PLAZA DE JERÓNIMO PÁEZ
La ronda de noche Rembrandt 1642
Rijksmuseum (Amsterdam). Óleo sobre lienzo. 363 x 437 cm.

En la Plaza de Jerónimo Páez, conservadora del pasado romano de esta ciudad sin límites, disfrutamos del mejor Rembrandt con La ronda de noche. Arcabuceros holandeses, cual centurias pasadas a las órdenes de Claudio Marcelo, se preparan para velar armas en el espacio encalado que deja el recién remodelado Museo Arqueológico.
(Symphony 40 in G minor. Wolfang Amadeus Mozart.)"

Luego por una abarrotada calle Julio Romero de Torres, en la fachada de la casa donde trabajé la joyería un tiempo, donde vivía Monroy un guía de la Mezquita, casa que hoy es la peña, y que fue propiedad de los hijos de Julio Romero de Torres El Beso.


"C/ JULIO ROMERO DE TORRES
El beso Gustav Klimt 1907-1908 
Ósterreichische Galerie Wien (Viena) Óleo sobre lienzo. 180 x 180 cm.

Seguimos de ronda, y entre los vericuetos de la calle Julio Romero de Torres, entonces llamada de Mascarones (cuentan que por su proximidad al teatro romano, hoy felizmente recuperado) nos sorprende El beso, de Gustav Klimt. Un guiño simbólico al modernismo, desde una de las calles más seria, rancia y gallarda de Córdoba.
(Que te quise con locura. Ezequiel Benítez. `Nueva Frontera del Cante de Jerez')"

De allí por el Portillo, acordándonos de las múltiples anécdotas de la zona, la calle de la Feria, pasando por la calle San Francisco y la puerta de la Sociedad de Plateros, llena de niños ruidoso corriendo mientras los padres estaban dentro tranquilos, a una Plaza del Potro donde nos esperaba la Saeta.


"PLAZA DEL POTRO
La saeta
Julio Romero de Torres 1918, Fundación Caja Sur (Córdoba), óleo sobre lienzo. 164 x 158 cm.

Y en la Plaza del Potro, la merecida consideración al pintor de Córdoba por excelencia, Julio Romero de Torres, a través de una obra perteneciente a los fondos de CajaSur. Proyectada sobre su propia casa, junto al azulejo de la cita cervantina que honra este emplazamiento de historias dispares, contemplamos La saeta: expresión pretérita de un pueblo de musas gitanas necesitado en su día de plegarias, que hoy afronta el presente sin complejos y encara ilusionado un futuro prometedor con la candidatura a la Capitalidad Cultural de Europa en 2016. (Cristo de Los Faroles. Virgen de los Reyes.)"

Luego vuelta sobre nuestros pasos por la calle de San Francisco, nuevamente a sortear los niños chillando y corriendo, como niños, pero pasadas la media noche, y los padres dentro. Entrada por el compás y a disfrutar de la última cena, en la que vimos a María Magdalena de Códigos novelistas y en la que no estaba Castillejo, como los chistes decían al sumar los comensales.


"COMPÁS DE SAN FRANCISCO
La última cena Leonardo Da Vinci 1495/1497
Iglesia de Santa Maria delle Grazie de Milán Fresco. 480 x 880 cm.

Junto a la antesala de pequeños naranjos que pueblan el Compás de San Francisco, entre las dobles arcadas de medio punto del recuperado claustro del antiguo convento de San Pedro el Real, La última cena. Amplio espacio exterior para el recogimiento y la meditación ante el gran fresco de Leonardo da Vinci; para calmar también la sed, mística y artística, con una de las obra pictóricas más destacadas de todos los tiempos.
(Amicus Meus. Tomás Luis de Victoria.)"

Después por los terrenos de San Pedro el Real, subir por Maese Luis para buscar la Cuesta de Luján y dirigirnos por Conde Cárdenas, a otro marco incomparable, la plaza de la Compañía, no sin acordarnos antes de los Tres Reyes, escaparate de anhelos de juventud ya desaparecida, pero nostalgia infantil de juguetes. Majestuoso el entorno, Santo Domingo de Silos y la Compañía, el antiguo centro farmacéutico y la bodega en la que se había convertido lo que hoy es el Archivo Provincial, entonces todavía tenía la reja circundante el triunfo de la plaza. 


"PLAZA DE LA COMPAÑÍA
El entierro del Señor de Orgaz Doménikos Theotokópoulos, El Greco 1586-88
Iglesia de Santo Tomé de Toledo. Oleo sobre lienzo. 480 x 360 cm.

La Plaza de la Compañía, de antiguos jesuitas y maristas, bulle hoy con la impronta juvenil de los colegiales escolapios. Céntrica, parroquiana y aristocrática, se alza en ella el triunfo del arcángel San Rafael, custodio ahora de El entierro del Conde de Orgaz, la inmensa obra de El Greco.
(Quando Veneris Domine. Palestrina.)"

La vuelta por Claudio Marcelo, mirada al nuevo y moderno Rafalete de los pinchitos, Administración de Loterías nº 1 y calle Carreteras abajo para entrar al Huerto de Orive. Mucha gente alimentándose de las obras de la pintura universal. Comentario entre nosotros de que muchos, seguro, es la primera vez que las ven, suponemos que bastantes. Aunque por otro lado conozcan muchas de las cuestiones de entrepierna de la Tv basura. Pero eso es así. Requiem de Mozart y niños que le decían a sus padres –¿Papa los hombres del cuadro no tienen boca? En relación con la pintura del maestro de Fuendetodos, D. Francisco Goya, del que no puedo evitar al pensar en él que se me represente otro gran Paco, el apellidado Rabal.


"PLAZA DE ORIVE
El 3 de Mayo de 1808, Francisco de Goya y Lucientes 1814
Museo del Prado (Madrid),óleo sobre lienzo. 268 x 347 cm.

Un escalofrío nos inunda cuando, a la entrada del Huerto de Orive, nos encontramos con los fusilamientos de El 3 de mayo de 1808. Es el Goya sublime del horror expresando la lucha del pueblo español contra la dominación francesa. Y aparece en este recóndito paraje, de antiguo ora ef labora, para recordarnos que en esta tierra de dioses ya existía la convivencia en paz entre razas y pueblos.
(Requiem. Wolfang Amadeus Mozart.)"

Ahora San Andrés, la calle de los Barberos, las escuelas por el arroyo y Muñoz Capilla para entrar en la habitación del Loco del Pelo Rojo, (Kirk Douglas) máximo exponente del impresionismo, y con cinerarias a los pies del patio de las rejas, y no poder evitar acordarnos También de Antoñita Colomé y un maduro Fernando Rey en la Película Pasodoble. El cien siempre ha sido un referente cultural muy importante en nuestra generación. Entre rejas fotografiar, no sin antes esperar pacientemente que las cabezas de turno se moviesen hacia un lado para disparar… la instantánea.


"PALACIO DE VIANA
La habitación, Vincent Van Gogh 1889
Museo de Orsay (París) óleo sobre lienzo. 56"5 x 74 cm.

Aún en Viana, en el balcón del dormitorio de la marquesa, que se asoma al patio de la Reja, se proyecta La Habitación de Van Gogh; sin contraposición al lujo, como homenaje al cuidado y mimo que pusieron los antepasados de estos ilustres aposentos de patios sin igual. Los vivos colores de la modesta e íntima estancia del pintor, se muestran ahora entre la armonía de colores y aroma del azahar de los naranjos espalderos, el blanco níveo de las calas y el malva primaveral de las cinerarias. Bella estampa que se ofrece también, a través de la reja de Don Gome, al viandante que va y viene de San Agustín.
(El sitio donde te hablé. Tomasa la Macanita. 'Mujerez')"

Ahora salir de las Rejas de D. Gome para entrar en el Patio del Recibo del Palacio de Viana, sentirme afortunado por tener una talla algo superior a lo normal, que mi generación, porque eso me da ventaja para no tener que preocuparme, en igualdad  de ras de suelo, para poder hacer una fotografía por encima de mis coetáneos. Todo ello con la recomendación de la mujer de mi vida. Nació Venus, y aceptar que a determinadas edades nos hace poca mella ya.


"PALACIO DE VIANA
El nacimiento de Venus Sandro Botticelli 1482/1484
Galería de los Uffizi (Florencia) Témpera sobre lienzo. 172,5 x 278,5 cm.

En el Palacio de Viana, hoy museo recuperado para la ciudad por CajaSur, contemplamos en el patio de recibo El Nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli. Acompañada de la diosa primavera, la Venus nos da la bienvenida a este espacio en el que hay contenidos siglos de historia de Córdoba. Orgullo del patrimonio cordobés, un paseo por Viana es la invitación a un mundo fascinante de sensaciones.
 (Double Mandolín Concerto. Vivaldi.)"

Ahora la Fuenseca, con nostalgia de cine o Circo Trébol de juventud, con sonido de fuente que enmascara el sonido de ambiente, que nos permite admirar la perfección de la pintura holandesa. La inigualable representación de las luces.


"PLAZA DE LA FUENSECA
La joven de la perla o Muchacha con turbante, Johannes Vermeer 1665/1667 
Mauritshuis (La Haya), óleo sobre tabla. 25,7 x 19 cm.

Nos adentramos, calle Juan Rufo abajo, hasta la plaza de la Fuenseca. Y en una leve esquina, para no turbar el paso y dejar espacio al frente marmóreo de aguas abundantes (una paradoja más de esta Córdoba singular), se muestra discreta La Perla, o Joven del Turbante, como si el genial Vermeer hubiera adivinado que, siglos más tarde, su obra se recrearía en esta tierra plateresca de joyas y rostros morenos.
(Manuela de mi Alma. El Tolo. `Nueva Frontera del Cante de Jerez')"

De ahí a subir el Bailío, volver la vista hacia abajo, retirarla de algunos que no quieres ver, y abajo Diego autoretratado, pintando su famosa obra, con el dominio de la perspectiva, y en un espejo del fondo reflejados Felipe IV y Mariana, el, Diego, y la enigmática figura del fondo. Demuestra su dominio de la composición.


"CUESTA DEL BAILÍO
Las Meninas, Diego Velázquez 1656
Museo del Prado (Madrid) óleo sobre lienzo. 318 x 276 cm.

A dos pasos la Cuesta del Bailío, histórico nexo de la Medina con la Axerquía, nos ofrece las gradas naturales donde contemplar cómo cobra vida el mismísimo Diego Velázquez, que parece tomar un respiro entre pinceles y óleos para acercarse, escalones arriba, a las puertas de la casa palaciega, antaño de los Fernández de Córdoba. Impresionan Las Meninas en este improvisado cine al aire libre.
(Suite n° 1 en sol mayor. Johan Sebastián Bach.)"

Terminar de subir la escalera gozar de la portada de la Biblioteca de Al-Andalus, antiguo Palacio del Bailío, y entra en el austero marco de la plaza de Capuchinos, observar la cara de queja del protagonista central al que nadie mira, porque están pendientes de su padre que está dándole el soplo principal a Adán. Encargo de Julio II al gran Miguel Ángel Buonarotti, y al que preguntaba -¿Cuándo terminarás Miguel Ángel? –Cuando acabe. Le contestaba el de la asociación del rifle, porque aquel trabajo iba a “durar más que la obra del murallón” nuestro.. 


"PLAZA DE CAPUCHINOS
La creación de Adán, Miguel Ángel 1510
Capilla Sixtina (Roma) Fresco. 280 x 570 cm.

A la entrada de la Plaza de Capuchinos, conocida popularmente como Cristo de los Faroles, nos da la bienvenida el soneto cabal de Mario López. Cuánta metáfora para tanta verdad: «recinto de silencios, geometría de cielo y cal, patio de estrellas... » Aquí, sobre el muro encalado, bajo el empedrado, vigía permanente del trabajo bienhechor del franciscano y el esplendoroso retablo que acoge a los Dolores, la bien llamada Señora de Córdoba, aparece La Creación de Adán. Abandona el universal Miguel Ángel sus trabajos sixtinos para dar luz a una de las estancias más espartanas y de embeleso de la ciudad.
(Adoramus te. Palestrina.)"

Y de ahí a disfrutar por Santa Marina, que no ha recibido ninguna obra con las extensas superficies encaladas que tiene Santa Isabel. Moriscos y camino de Levante, para acabar un completo sábado cultural, porque no lo he mencionado pero, la mañana fue de cloacas romanas en Antonio Maura, monumentos funerarios de Puerta de Gallegos, pinturas romanas en Concepción 9, termas del sótano del comercio Bershka en Concepción, parte del foro en el Colegio de Abogados, muralla en Tejares 13, baptisterio y tumba romana en el Convento de la Merced y domus romana de Santa Rosa. Por eso es completo el sábado culturalmente hablando, y además con almuerzo familiar con hijos, nietos y nueras.

Bibliografía lo entrecomillado del folleto.
Fotografías del autor y folleto.
Música y autor entreparéntesis.