viernes, 17 de junio de 2011

LIENZO NORTE DE LA MURALLA DE CÓRDOBA (I)

Torre y lienzo de la muralla en la Puerta del Rincón

La muralla romana de la ciudad en su parte norte y noroeste, siempre fue la más complicada de defender, por la orografía del terreno que obligaba a que ésta fuese más alta, además de la creación de un foso. Es cierto que en determinadas épocas de paz esto no era muy necesario ¿pero cuando hubo en ese mundo épocas de paz? Que si César y Pompeyo, que si fulano y zutano, etc. etc.

Torre

El lienzo citado que desde la Puerta Rincón, ya en época medieval, hasta la esquina del Paseo de la Victoria, donde inicia su bajada hacia el sur, es una línea que se quiebra a la altura de la Puerta del Osario o Puerta Norte. En la Puerta Rincón existe una torre, que afortunadamente está visible, y desde ahí que es el vértice noreste, sube hacia Colón protegida por las edificaciones que se construyeron siglos atrás y se han seguido construyendo. Unas veces destruyéndola, otras veces, como actualmente, integrándola. 

Especie de hornacina citada

La vista de la Puerta del Rincón, no propiamente dicha pues estaba más arriba, es fácil y se observan los sillares, incluso una pequeña oquedad que posiblemente contuviera una imagen. Luego en la casa número 2, está en el patio posterior de la casa, lindando con el convento de Capuchinos. 

Plano catastral

Si se observa el mapa catastral casi siempre la línea de la propiedad la limita la muralla, por la lógica de que adosaban la nueva propiedad a ella, por lo que es evidente su trazado, simplemente siguiendo esa línea. El trozo de plano permite ver como la línea limita el huerto de Capuchinos que estaba dentro de la ciudad.

Entrada casa número 2 de plaza de Colón.

La casa número 2 de Plaza de Colón permite, entrando en su portal acceder a la puerta trasera donde se ha dejado el lienzo visible. Las fotografías están realizadas a través de la puerta de cristal del mencionado patinillo trasero. 

Muralla en el patinillo de la casa número dos de Plaza de Colón.

Fotografías del autor

8 comentarios :

Vértice dijo...

no paras, eso es bueno, la actividad nos hace sentirnos mejor.
Un saludo.

talbanes07 dijo...

Estupenda entrada Paco, las fotos buenísimas, sobre todo las de dentro de la casa. Entonces, la Puerta del Rincón ¿dónde estaba exactamente?. Saludos amigo.

José Manuel Fuerte dijo...

Bueno, esto me huele a entrega por fascículos... ¡mola!

Muchos sabemos que existe esta muralla, pero pocos han podido verla y disfrutarla. Al menos yo no. Tampoco está tan mal que quede protegida por las actuales construcciones, siempre que se sepan mantener y se permitan los accesos. Pero, ¿se imagina alguien la muralla vista desde los jardines de la Merced? No sería mala vista. Más o menos como aquel viejo proyecto que hubo para hacer lo mismo en la calle de la Fernando (de nombre, San) por todos conocidos como calle de la Feria, y que finalmente se desechó.

Juan Guijarro Moreno dijo...

Hola amigo Paco, dos buenas fotos: la de la torre y la de la hornacina, con un tratamiento adecuado quedarían preciosas, sobre todo ésta última...perdona, es que el cabrero tira al monte, un abrazo fuerte

Molón Suave dijo...

¡Vaya marchón que llevas, Paco!. Y siempre tan buena información. Anda que no estuvo tiempo tapada la "puerta del Rincón" por una casa particular. Menos mal que derribaron esta y dejaron al descubierto la muralla. Me pregunto si las primeras casas que se adosaban a la muralla tuvieron carácter legal o fueron ilegales.

Paco Muñoz dijo...

Te lo tienes que imaginar. Muchas cosas José Manuel sabemos que son imposibles, o casi imposibles ¿pero es tan barato imaginarse cosas?

Paco Muñoz dijo...

Pues ya sabes Juan las bajas las tratas y luego me las devuelves y las pongo. Un abrazo y gracias por la observación del artista.

Paco Muñoz dijo...

Creo Rafael que si fueron legales, en algún sitio lo he leído, pero vaya usted a saber.

Me dejo mucho material en el almacén, sobre todo fotografías y datos que supondrían un aburrimiento, y unas entradas soporíferas y larguísimas. Ya de por si las considera así el critico interior que uno lleva dentro.