martes, 21 de junio de 2011

PICASSO GRABADOR, FUNDACIÓN CAJASUR

Cartel anunciador

Creo que el prólogo del catálogo y los textos que lo acompañan posteriormente, son suficientemente claros para no tener que empañar lo hermoso, con pobres palabras de este admirador de Picasso. No obstante decir que, quedan pocos días para el cierre de la exposición, yo me la voy a quedar en casa porque he tenido la suerte de disponer de un catálogo, que es una verdadera maravilla, gracias a la gentileza del  Sr. Gahete responsable de cultura de CajaSur. 

Sede de la exposición

Extraordinaria iniciativa cultural de la Fundación Cajasur que merece la pena visitar. Las fechas son del 16 de mayo al 30 de junio de 2011, y el horario de 10,00 a 14:00 y de 18:00 a 21:30 h. de lunes a sábados y domingos y festivos  de 10:00 a 14:00 h.

Pablo Ruiz Picasso

Fundación CajaSur

“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”. Pablo Picasso.

“Nunca antes la embriaguez del trazo había sido llevada tan lejos”. Jean Cassou

“TRASPASAR FRONTERAS es un don concedido solamente a una selecta minoría Quien lo obtiene pertenece al Mundo por más que nos empeñemos en retenerlo junto a las raíces que lo engendraron. Y a las raíces y a los orígenes tendríamos que regresar para comprender el sesgo innovador de un artista tan proteico como Pablo Picasso, antiguo y moderno, trasgresor y clásico, abstracto y figurativo. Su obra excede los límites porque nada de lo humano le es ajeno. Con un marcado y proteiforme estilo es capaz de aplicar su genio o los más sorprendentes hallazgos, a las acciones creativas más insólitas. En su mano quedan desdibujados los límites entre artesanía y arte, equilibrio y caos, lo dionisiaco y lo apolíneo. Su obra se constituye en el crisol incesante donde todo converge sin discordancia, aunque signifique la máxima estridencia, el desacato más beligerante.


Exposición Valleuris 1951. Grabado original a la gubia sobre linóleo
77 x 56 cm Colección Laure Matarasso

Avezado a la libertad, Picasso confiere a su obra un principio de inmanencia, de primitiva causa, de ingenua espontaneidad, incluso cuando proyecta su obsesiva voluntad erótica o se disgrega en la ani-quilación de la armonía.

La Fundación CajaSur, en su deseo abierto y claro de apostar por la Capitalidad Cultural de Córdoba, acerca a las orillas del Guadalquivir una pequeña muestra de los grabados de nuestro artista más universal e inconmensurable, tocado por el misterio de los poetas y el arrebato de los locos, sinergia rara entre lo angélico y lo demoníaco, álgida mezcla de mentira y verdad. Grabados y cerámicas, pertenecientes a colecciones particulares o formando parte de colecciones tan prestigiosas como las de Lucien Clergue, Alain Ramié, Georges Jauffret, Loure Matarasso o Alice Gambier de la Forterie, llegan a Córdoba en plena luz de mayo, cuando los azahares empapan la ciudad de aromas y el sol niela de rojos geranios los alféizares. ¿Quién podrá resistirse a contemplar directamente estos diestros grabados en linóleo o las cerámicas de arcilla improntadas por su mano?


Les trois femmes. 1922. Aguafuerte sobre zinc.
17,5 x 13 cm. Colección Lucien Clergue.

Una vida paradójicamente plena de privaciones y homenajes marca la ardiente personalidad de este artista que, aunque nacido en Andalucía, no puede ser inscrito en tierra alguna, porque su poder creador e influjo han trascendido los más adversos y alejados horizontes. No hay materia que eluda o forma que no cuaje, desde el hiperrealismo hasta el paroxismo expresionista. En él todo es posible, todo cierto, todo rotundo, todo fáctico. Su concepción artística se entiba en lo poético. Ut pictura poiesis, como sentenciaba Horacio. Y esto no significa que la poesía de Reventós solidarice contemporáneamente con la pintura de Picasso sino que, en ambas expresiones: arte y literatura, el denominador común radica en la connivencia como razón inequívoca de la metáfora que alienta el ardor del hombre por identificar la realidad con los sistemas que ha creado para representarla. El ocho de abril se cumplían treinta y ocho años de la muerte del artista malagueño. Su obra no ha perdido un ápice de modernidad. En el tiempo renueva su dimensión infinita.”

Jacqueline en marié. De face I. 24/03/1961, aguatinta, raspador , punta seca,
grabado con ácido al cobre. 39,9 x 29 cm Colección Georges Jauffret

Y Martine Soria, la comisaria de la muestra, dice:

“’No existe un Picasso malo sino Picassos más o menos buenos’, acostumbraba a decir el pintor.

En el artículo que le dedicó Jacques Busse, incluido en la última edición del Diccionario Bénézit, éste cita el impresionante dato de sesenta mil obras, incluidas todas las técnicas.

Si nos limitamos a considerar únicamente la obra orientada a las artes gráficas, hay que considerar que cerca de un tercio de dicha cifra, es decir, veinte mil obras, son exclusivamente dibujos.


Famille de saltimbanques. 30/03/1933. Aguafuerte 19,4 x 26,7 cm
Colección Alice Gambier de la Forterie

A esto hay que añadir la obra grabada: los autores de los dos catálogos razonados de grabados, Georges Bloch, Bernhard Geiser y Brigitte Baér enumeran dos mil veinticuatro realizaciones sobre cobre o zinc, cifra a la que hay que sumar las litografías repertioradas por Fernancl Mourlot, los carteles inventoriados por Christophe Czwiklitzer...


Portrait de Jacqueline. 04/12/1956. Litografía a color 52x48,5 cm.
Colección Lucien Clergue

Por último, en su catálogo de cerámicas, Aloin Ramié incluye más de seiscientas piezas, realizadas entre 1947 y 1971. Aunque esta técnica y las artes gráficas puedan parecer ajenas, guardan una estrecha relación entre sí, tal y como veremos más adelante.

Además de la numerosa obra pictórica realizada entre 1896 y la víspera de su muerte, hay que mencionar los monumentales tapices, los telones, los decorados y el vestuario de las incontables obras de teatro o ballets en los que colaboró.”

Jarro 1954, Colección Alice Gambier de la Forterie

Un escueto y breve repaso por su vida.

El 25 de octubre de 1881, nace hijo de José Blasco y María Picasso López, en Málaga. Su padre es profesor de dibujo en la Escuela de Artes y Oficios. 10 años después se traslada con su familia a La Coruña. En 1892 se inscribe como alumno en la escuela de La Coruña con el nº 88. En 1896 con once años expone el cuadro “La primera comunión”. 1899 abandona sus estudios académicos. Su primera visita a Paris es en 1900, con 19 años. 1903 la mujer sentada es su primera escultura. En 1904 vuelve a Paris para quedarse en ella definitivamente. En 1936 es nombrado por el Gobierno de la II República Director del Museo del Prado. En 1944 se afilia al Partido Comunista francés. El 2 de abril de 1973 muere a los noventa y dos años.

Le Vieux Roi. 6 janvier 1959. Litografía 67 x 51,5 cm.
Colección Laure Matarasso

Texto y fotografías del Catalogo de la Exposición.