miércoles, 24 de agosto de 2011

EL CASO RARO QUE OCURRIÓ A UNOS QUE FUERON UNA NOCHE DE RONDA

La mujer bien puesta

Dice el Libro de los Casos Raros, sobre un suceso que ocurrió en el horno de la Puerta de Baeza a unos jóvenes que la corrían todas las noches. En  la página 86, del volumen segundo, con el número 50 recoge el caso.

“SUCESO QUE OCURRIÓ A UNOS QUE FUERON UNA NOCHE DE RONDA

Salieron varios amigos una noche de ronda como acostumbraban con frecuencia, y después de haber recorrido muchas calles tocando y cantando, propuso uno de ellos ir  a comer una torta a un horno que había cerca de la Puerta de Baeza donde las hacían muy buenas. Fue aceptada la propuesta y se dirigieron al horno. Después de haberlas comido, y bebido muy bien, y con mucha broma y alegrías al salir se encontraron con una mujer bien puesta, a la que dirigieron algunos galante requiebros, y ella no haciendo de pencas les invitó a que fuesen a su casa y se dirigieron a ella.


Venid a mi casa

Después de haber andado varias calles, llegaron a una casa principal, entraron y la señora les rogó se sentaran en tantas sillas que allí había, únicamente, como eran los que habían entrado diciéndoles que ya volvería.

Pasó un cuarto de hora, pasóse media hora y más; y viendo que no parecía trataron de explorar la causa de su tardanza. Levantóse uno de ellos, empujo la puerta de la sala más próxima, y vio ¡Quién lo creyera! Una capilla mortuoria en que había un cadáver colocado en su ataúd sobre una mesa alumbrada por varios cirios, y un acetre a los pies de una mesa. Horrorizado con la vista de aquel espectáculo que vieron los dos, salieron corriendo a la calle, y se hallaron en la puerta del horno donde habían comido las tortas y visto a la mujer.


El velatorio

Llenos de espanto y de admiración con aquel suceso se retiraron a sus casas, detestando las salidas de ronda y las aventuras nocturnas.”

Y he aquí el mensaje: Sí sois buenos, no hacéis botellón, no cantáis y no salís de noche, no os saldrá al paso ninguna hermosa dama que posiblemente fuese la muerte.

Fotos de la red
Bibliografía de los Casos Raros de la ciudad de Córdoba

10 comentarios :

Molón Suave dijo...

Paco: lo mejor tu conclusión. Muchos de estos casos raros eran en realidad historias ejemplares para meter el miedo en el cuerpo al personal. El párroco de San Pedro, que tú conoces, nos contaba una de niños: la de aquel que encontrándose en trance de muerte le dijo a un amigo: "Si hay Dios, volveré a decírtelo." Muríó, en efecto, el tal y algunos días más tarde -eso contaba el párroco- se le apareció al amigo todo negro, como chamuscado, y el dijo: Hay Dios y yo estoy en el infierno por haber pecado, puesto que dudé de su existencia". Conclusión: Si no queríamos ir al infierno, no teníamos permitido ni siquiera dudar, ¡qué carajo!

Paco Muñoz dijo...

Es cierto, casi todos los casos son mensajes como el de E.T. -Sed buenos. Y mi pregunta ahora es ¿No perdonaban, como a ese hombre lo quemaron por dudar? Leche con el "fusilado" de Julián.
Ese le pega el chiste de un negro que llego al cielo diciendo que era Leonardo DiCaprio, y San pedro que dudó preguntó dentro -¿Dios,el Titanic se hundió o se quemó?

Eduardo de Vicente dijo...

ja, ja, ja, Paco, con lo bien que empezaba "el caso", pero ha venido a terminar de forma ridícula pero bueno por lo menos me reído con la moraleja.

Saludos

Paco Muñoz dijo...

Amigo Eduardo, es que es lo que dice el amigo Molón, todas las historias son para ser buenos. Los casos raros son dos libracos escritos a mano, con una caligrafía que muchas veces es imposible leer, y en cuyos casos los escritores que eran distintos, como se puede observar en las distintas caligrafías, pondrían de su parte. Pero, en un mundo presionado desde muchos ángulos, se aprovechaba todo para controlar "las almas".
Eduardo ahora mismo me estaba acordando de ti, estoy repasando la vida de Eugenio Noel, para una cosilla de un bar que frecuentaba, y he recordado cuando me dijiste que su madre murió en Torrelaguna, e iba a repasar tus comentarios para recopilar algunas cosas.
Un abrazo.

Eduardo de Vicente dijo...

"Con motivo de una herencia fantástica voy de nuevo a la sierra de mi madre, a Torrelaguna. Al ir a tomar la diligencia, en la calle de La Aduana, recuerdo mi otro viaje, voy en la baca del coche y comienza a nevar. Un viaje evocador..."

Esto lo dice en su obra "Diario Íntimo...".

Nombra al pueblo en más partes sobre todo describiendo a su abuelo materno y un primo que tiene aquí, perola mayoría de las veces lo hace más como la comarca de Torrelaguna, yo creo que su madre era más bien de algún pueblo pequeño de alrededor, no he conseguido saber más, aunque tampoco he leído entero el "Diario Intimo", solo una persona que se intereso me hizo unas fotocopias de algunas partes, debe ser un libro inmenso.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Yo no he leído las referencias que tu dices, pero si dice:
"Me reconstruyo en aquella cocina del viejo palacio
de la duquesa de Sevillano. Mi madre se afana en los quehaceres domésticos."
Esta Sra., la duquesa, tiene el panteón en tierras de Guadalajara. Pero es suficiente. Un abrazo Eduardo.

Conchi Carnago dijo...

Un caso muy parecido al de Molón; en mi colegio nos llevaron una vez al cine que proyectaban en el colegio de niños, que había en la calle de Armas nos ponían primero para relajarnos una película de "El gordo y el Flaco" para seguidamente asustarnos con una que imagino de "fabricación" Vaticana, era lo que ahora llamaríamos "un corto"no puede ser de otra manera, el caso es que salia una mujer joven y bella entre llamas y con la cara horrorizada, diciendo,"¡Estoy condenada por un solo pecado mortal!" en blanco y negro y con la música adecuada, no tenéis ni idea de como aquello nos dejaba, teniendo en cuenta que teníamos siete u ocho años.Con los años que han pasado y aun lo recuerdo. esa era la manera que la iglesia a tenido y tiene de amedrantar para que todos hagan lo que ellos quieren, para su propio interés claro. Son la leche.

Paco Muñoz dijo...

Conchi esos eran los métodos, asustar, bueno y mientras se quedará en asustar solamente pus bien, pero lo malo es que pasaran a los hechos, y poder para hacer la puñeta no les faltaba.

talbanes07 dijo...

No veas, se le ponen a uno los pelos de punta jejeje. Aquí en Montalbán me contaba mi abuela que de noche la gente no se atrevía a salir (sobre todo los niños) porque estaban "las fantasmas". En aquella época no había alumbrado público en condiciones en el pueblo. Saludos. Imagino que simplemente era para asustar a los niños, pero no me extrañaría que algun guasón del pueblo se echara una sábana por encima y saliera a la calle a gastar bromas o a hacer algo que no debía jeje. Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Normalmente los fantasmas en Córdoba estaban asociados a líos de faldas, era la forma de salir de una casa sin ser el amante y si el fantasma. O sea que detrás de un fantasma un lío.