sábado, 27 de agosto de 2011

EL POLVORÍN DE "EL BLANQUILLO"

Torre de vigilancia

En tiempos no tan lejanos, las unidades de las FF.AA. estaban distribuidas en el territorio para defender al régimen de la población, no a protegerla de una amenaza externa, que es para lo que debe servir el ejército. Por ello la cantidad de unidades que había distribuidas por las ciudades. Luego, con la democracia y la pertenencia a clubes militares internacionales, se suavizó esa idea que ha existido a lo largo de muchos años, y las unidades se aglomeraron todas en determinados lugares, para ofrecer una operatividad mejor a las estrategias del mundo actual.

Cancela actual de entrada al camino

En esos tiempos no tan lejanos, en la ciudad de Córdoba había dos grandes unidades militares, principalmente, el Regimiento Lepanto nº 2, Artillería 42, y Sementales además de otras logísticas, como pudieran ser, Intendencia, Automovilismo, y los que entonces se llamaban CIR (Centros de Instrucción de Reclutas) que estaban en el Cerro Muriano. Cuando nos daban la teórica en tardes de verano, que dejaba dormidos a la mayoría de la clase, utilizaba el instructor un libro que se llamaba Vencer, de claro nombre guerrero. No dudo de la voluntad del escritor, pero hay que reconocer que en algunos temas, mejor hubiera estado como dijo Rafael Guerra el torero, que debía estar en la siesta, el viajante en su casino de la calle Gondomar.

Entrada al antiguo polvorín

Por ejemplo: las instrucciones de la guerra atómica eran de tebeo, también es verdad que en esa época, que estaba recién asesinado medio Japón con el artilugio criminal de los USA, poco se sabía de ello, y entonces habría que valorar la voluntad del autor. Una de las premisas que nos decían eran:

-Si estáis en combate, y tiran una bomba atómica, no miréis donde la haya tirado, os tapáis los ojos. 

Yo, ilustrado algo en el asunto, trataba de hacerle comprender al instructor, lo absurdo de la recomendación. Porque, ¿Qué más da que, la onda expansiva que te va a reventar por dentro, reviente a un ciego que a un vidente? ¿Qué más da que, cuando llegase la onda calorífica, que achicharraría todo, chumarrascara a un ciego que a un vidente? Y al final ¿Qué más daría que cuando llegara la peligrosa radioactividad que destrozaría el núcleo de tus células –si te quedaba alguna en buen estado después de las primeras ondas citadas-, fueran las células de un ciego que las de un vidente?

La torreta de vigilancia

Pues no daba igual. Era fundamental seguir las instrucciones del manual de teórica y en este caso, de supervivencia. Pero, dejando a un lado las explicaciones del sargento instructor, que sólo obedecía órdenes, y que entendía menos de energía atómica que mi abuela Antonia, hay un asunto que estimo es interesante. Las unidades de las Fuerzas Armadas -entonces se llamaba Ejército Español- como he dicho, estaban distribuidas en el interior de las ciudades o en sus aledaños, y cada individuo, de los que componían el Regimiento debía tener un determinado número de cartuchos, balas, para atender a una eventual revolución, porque en la ciudad no se podía esperar una invasión extranjera. Y los morteros proyectiles, así como los cañones, y bombas de mano, y cartuchos de trilita, y… etc. Claro eso no podía estar dentro del  acuartelamiento, por ello las dotaciones de munición se dividían, y me imagino que actualmente igual, en, de Seguridad y Permanente. 

Estado ruinoso de un barracón semienterrado

La dotación de Seguridad, era una cantidad determinada para salir del paso en un momento dado, que en el caso del Regimiento Lepanto nº 2, estaba en el polvorín particular del acuartelamiento, concretamente donde hoy se ubican parte de los jardines de Lepanto y el edificio del Patronato de Deportes. Eran unas edificaciones semienterradas, circulares, para evitar que una hipotética explosión simpatizara con los otros almacenes, y que la onda en este caso expansiva, saliera hacia arriba, pero que no era toda la munición necesaria. Estas instalaciones se regaban en el estío cuando las temperaturas llegaban a ciertos niveles. Había que relacionar diariamente las máximas y las mínimas, y de vez en cuando recontar el material. Esto lo sé porque entre 1968 y 69, fue mi misión en esa unidad. La dotación Permanente eran palabras mayores, se podía atender un levantamiento mayor o más prolongado, y esa enorme cantidad de munición no se podía almacenar entonces dentro de la ciudad, porque podría, en el hipotético accidente, generar un verdadero desastre.

Una garita interior

Por ello la dotación Permanente de la Plaza, estaba en unas instalaciones de las afueras. Concretamente en un terreno que pertenecía al llamado cortijo Blanquillo Bajo, en la orilla escarpada del río Guadajoz, en la bajada de la cuesta de los Visos, vertiente sur, hacía Puente Viejo, por la N-4 dirección Sevilla, antes de llegar al puente a la izquierda, donde hoy existe un lugar de esos de luces rojas de carretera. Se llamaba el Polvorín del Blanquillo, y era una instalación alambrada, protegida con algunas torres de observación, creo que dos, aún existe una de ellas, y una dotación de soldados cambiante, de guardia en ella. Se componía de una serie de barracones rectangulares, separados entre sí, y alguno circular semienterrado.

Otro barracón y al fondo la torre del transformador

Siempre era misterioso conocer de joven esa serie de establecimientos, que conocían otros colegas de la mili, porque habían hecho guardia allí. Creo recordar que eran soldados de Artillería, porque era la unidad encargada de su vigilancia. En la época de la guerra de Corea, de películas patrióticas en la que el 7º de Caballería -entonces ya motorizada- de los yanquis, arrancaban las palmas de los chavales cuando mataban a los coreanos, igual que antes cuando acabaron con el pueblo piel roja, al que siempre la propaganda oficial nos ponía como los malos, cuando los verdaderamente malos eran los de azul y pañuelo amarillo. Siempre era llamativa una instalación que desde fuera parecía un campo de concentración.

Al fondo los depósito de la antigua Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos S.A

Pues bien, ese recinto cuando las unidades militares salieron de la ciudad, y se concentraron en Cerro Muriano y Obejo, no tenía razón logística de ser, y la munición de las dotaciones Permanentes de las unidades se trasladaron a ese gran complejo del Polvorín de El Vacar. Que antes no lo dije, pero ha sido siempre el repositor de las dotaciones Permanentes, era el gran almacén de la zona. Otro polvorín de esa índole estaba en Sierra Elvira (Pinos Puente) –ignoro si aún lo está- que cuando se iba en el tranvía hacía Granada se visualizaban sus chimeneas de aireación, pues los almacenes eran subterráneos, y los soldados en las garitas.

Vista aérea de la finca y la distribución de los almacenes

Cuando sucedió el citado traslado, y se abandonó el uso de las instalaciones como almacén de municiones, se trató de utilizar el complejo como lugar lúdico y veraniego, se construyeron  unas piscinas que el personal de las FF.AA. y sus familias podían usar en el verano. Esto no duró mucho tiempo. Después se subastó el terreno y tengo entendido que unos “industriales” gallegos, lo adquirieron con la intención de  instalar un Aqua Park. La cosa no cuajó, hoy está arrendado el recinto a una sociedad de cazadores. Hace unos días muy temprano, pues el calor no aconsejaba otra hora, lo visité, contacté por casualidad con D. Eugenio, al que pedí permiso para fotografiar aquello, este señor miembro de la sociedad, muy amablemente me invitó a pasar dentro, pero la cantidad de vegetación en la zona de las instalaciones principales me hizo declinar el ofrecimiento, teniendo en cuenta que mi calzado no era el apropiado para esa aventura.

He tratado de buscar fechas, algún documento que me permitiera conocer, precio de venta; cuánto tiempo estuvo en uso; anécdotas, que debe haber muchas; etc. pero estamos hablando de unos treinta años más o menos, un establecimiento militar y es difícil buscar. Pero algún lector, seguro, en sus tiempos de soldado, estuvo allí destinado haciendo la guardia pertinente, y lo más probable es que recuerde, que se activen sus recuerdos del lugar. Sin ir más lejos a la vuelta de hacer las fotos me encontré a Paquito, de la Armería y me dijo que él estuvo allí varias semanas destacado haciendo guardia. De todas formas un recuerdo para una instalación militar desaparecida, que se llamó el Polvorín de El Blanquillo.
Fotografías y vídeo del autor.

20 comentarios :

Molón Suave dijo...

Paco: Yo hice la mili entre el 67 y el 68 en Artillería y, que yo recuerde, no éramos nosotros los que hacíamos guardia en aquel polvorín. Como en artillería no éramos muchos nos chupábamos dos o tres guardias al mes, pero siempre en el cuartel. ¡Ni paseos que me he pegado yo de una jamba a la otra de la puerta principal con el zetme al hombro! Por cierto, aunque estábamos en artillería, en toda la milino vimos ni un cañón. Bueno, verlo sí, porque por allí había dos o tres viejísimos, pero a ningún mando se le ocurrió nunca explicarnos cómo funcionaban. Lo que sí hacíamos era desfilar. ¡Qué bien desfilábamos! Hasta salimos en el Corpus. Y lo que dices de la munición es cierto, mientras hacíamos la guardia el zetme -creo recordar que era el zetme y no el mosquetón- siempre etaba cargado. ¡Qué mili aquella!

ben dijo...

Yo hice la mili en Ceuta y nunca
llevabamos municiones,ni siquiera
en los desfiles,sólo la llevababan
los profesionales,desde sargento
hacía arriba.La munición la veíamos
en las guardias que nos daban dos
cargadores para el cetme,al final de la guardia entregábamos los car
gadores,el sargento de guardia po
día mirarnos las balas,fuera del
cargador para contarlas.
Las pistolas star,de los suboficia
les y oficiales,debian entregárme
las a mi precisamente,al acabar
cuaquier servicio de armas,yo lle
vaba un registro y control exausti
vo de las mismas de servicio.Nadie
podía llevarse un arma fuera del
recinto curtelario.Si algún profe
sional tenía un arm en su casa,des
de luego no era la de servicio,que
dormía siempre en el cuartel.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Rafael yo la hice en el 68/69 en Lepanto. Lo de la guardia allí me lo han dicho, pero ahora que caigo la persona que me ha facilitado ese dato era de Infantería. Yo fui de los quintos, que pasaron del Mauser Mod. Coruña 1943, al CETME. Por lo menos en el Muriano nos dieron primero el fusil y luego en el acuartelamiento el CETME.

Tengo un amigo que tiene una armería en el barrio, que hizo guardias allí y le voy a preguntar de donde era.

Una curiosidad, había unas brigadas que se llamaban DOT (Defensa Operativa del Territorio), en Córdoba estaba la DOT II, que la componían:

Grupo Ligero de Caballería II. Córdoba.
Regimiento de Artillería de Campaña número 42. Córdoba.
Batallón Mixto de Ingenieros II. Córdoba.
Agrupación Mixta de Encuadramiento número 2. Córdoba.

Con otras palabras dije en la entrada, las misiones que tenían encomendadas el Ejército del Gral Franco, pero siendo más explicito en la reforma de 1965, copiada de la doctrina militar francesa, se dividía el Ejército de Tierra en dos grandes bloques, las FII (Fuerzas de intervención inmediata) y las DOT (Defensa Operativa del Territorio) y eran las siguientes: Las primeras para intervenir en cualquier punto inmediatamente, y las segundas -que dependían directamente de las Capitanías Militares y Gobernadores Militares en las provincias-, para ejercitar acciones y misiones que en líneas generales eran:

Actuaciones contra grupos hostiles, eliminación o reducción de grupos guerrilleros (siempre el lenguaje), defensa permanente de territorios o zonas de importancia o fundamentales (por eso aquí entra la defensa de ese polvorín por la DOT), implantar medidas de seguridad y urgencia (aquí cogía todo, un amplio cajón de sastre), disolución de disturbios y manifestaciones (estaban claras las misiones militares de aquel ejército, afortunadamente ahora es distinto, aunque siempre, a lo largo de la historia, desde los pretorianos de César, hasta casi el 23F, han sido utilizados para misiones distintas por los jefes de turno, algunos iluminados) y por último facilitar movilización y encuadramiento de unidades en los supuestos básicos.

Concretando, posiblemente Artillería de Campaña 42, donde tú hiciste la mili no, pero otras unidades adscritas a la Brigada DOTII, si obligatoriamente por norma eran las que debían mantener la seguridad de esas instalaciones.

Perdona el rollo logístico militar, pero es que para que no me preguntaran en las teóricas de la mili me aprendía todo, y a la primera suelta del rollo nunca más me volvían a preguntar nada.

Paco Muñoz dijo...

Carlos, efectivamente, era lo normal, si tu ibas a hacer cualquier ejercicio que no tenía nada que ver con el fuego, no tenías porque llevar munición. Tes has olvidado de una cosa había que cargar las armas y dispararlas en vacío, por si en una manipulación se había quedado algún proyectil en la recámara, además de contar las balas. A pesar de eso siempre teníamos balas completas para recuerdo.
El tema de las armas es muy serio -ya ves el refrán de que en los cuarteles se disparan hasta la escobas-, y sin embargo a pesar de todo el cuidado, la inconsciencia de los chavales, porque eran chavales, con un instrumento de matar en las manos, siempre producía alguna muerte por accidente. Yo he conocido muchas, y la mayoría de las veces por juegos infantiles.

Vértice dijo...

Desconocía totalmente lo del Polvorín del Blanquillo, nunca lo había oído.
Y yo también hice la mili en Ceuta y era el furriel(es decir yo)el que entregaba el armamento y la munición para las guardias.
Un saludo.

Paco Muñoz dijo...

Luego conoces algo sobre el asunto ¿no? Emilio.

ben dijo...

Paco,dices que con Franco el ejercito tenía dos misiones una interior,para luchar contra los
enemigos internos y otra exterior.
para luchar contra enemigos del exterior y es verdad,porque yo lo recuerdo de las clases de teoria.
Pero yo creo,no lo sé seguro,que
costitucionalmente el ejercito,
puede actualmente actuar tambíen
en casos excepcionales ante peli
gros interiores.Hace poco en In
glaterra el premier británico estu
vo dudando en hacer intervenir al
ejército ante las revueltas que
ocurrieron.

Paco Muñoz dijo...

Yo me he limitado a decir que la estructura territorial del Ejército en la Dictadura tenía esas premisas y que, además estaban escritas en las misiones de las Brigadas de la Defensa Operativa del Territorio.

Eso es lo escrito y la realidad era así desde el 39, bueno antes del 65 era peor. Ahora bien, las misiones constitucionales son otra cosa totalmente distintas a lo que estamos hablando, ya que quedaban más de diez años para que se aprobara en España la Constitución, que dice en su Artº 8

-1. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

2. Una ley orgánica regulará las bases de la organización militar conforme a los principios de la presente Constitución.


Un poco de texto de la Ley Orgánica de la Defensa dice:

"la política de defensa tiene por finalidad la protección del conjunto de la sociedad española, de su Constitución, de los valores superiores, principios e instituciones que en ésta se consagran, del Estado Social y Democrático de Derecho, del pleno ejercicio de los derechos y libertades, y de la garantía, independencia e integridad territorial de España. Asimismo, tiene por objetivo contribuir a la preservación de la paz y seguridad internacionales, en el marco de los compromisos contraídos por el Reino de España".

Repito lo dicho anteriormente de las misiones de la DOTy cito algunas nuevamente:

“Actuaciones contra grupos hostiles, eliminación o reducción de grupos guerrilleros, disolución de disturbios y manifestaciones.”

Por lo tanto está meridianamente claro que estas no son misiones de las Fuerzas Armadas, para eso están otros cuerpos del Estado, no el Ejército, y va mucha diferencia. Pero eso no quiere decir que tu lo aceptes así, aunque dos y dos son cuatro. Lo digo porque estoy limitándome a transcribir lo escrito, que es lo entrecomillado, y la tendenciosidad huelga.

ben dijo...

Paco,todos debemos acatar la Constitución,para eso luchamos por
ella.
Pero los sistemas políticos,histori
camente,se hacen de otro tipo de
"constituciones",para darle un carácter legal a su forma política.
Así en la Dictadura,también la hu
bo.El análisis de un sistema polí
tico como la dictadura de Franco,se
debe hacer bajo un punto de vista
histórico,muy difícil de entender
por las generaciones actuales,acos
tumbradas a otro tipo de legalidad,
pero no de la forma tan simplista
de lo malo que era todo aquello y
lo bueno que es todo esto,lo de
ahora.A eso es a lo que me refería.
Porque si no es así,podemos cometer
errores,sobretodo en la apreciación
de los que nos leen,que por su juventud no vivieron todo aquello,
aquel mundo que se fue para siempre
y que fue nuestra juventud.

Paco Muñoz dijo...

Vamos a ver Carlos, me estoy limitando a comentar unas cuestiones que forman parte del manual de funcionamiento de una Institución, no estoy diciendo que sea bueno o malo -para mi es malo-, sólo que esto estaba escrito así y que cada uno interprete como quiera. Y de simplismo nada las normas estaban bien claras. Otra cosa es que las compartas o no, que yo no lo comparto. El tiempo me ha dado la razón y las directrices actuales no tienen nada que ver con lo que estamos hablando. las FF.AA. actuales no tienen nada que ver con las normas a que se hacen mención, en muchas cosas y te lo dice quien conoce lo antiguo y lo actual. Es como de la noche al día, afortunadamente.

ben dijo...

Paco,no es que me guste ni que me deje gustar,chico parece que tú eres el único demócrata que hay ebn este país.Te digo que el ejercito de nuestra juventud,es el
mismo que el de ahora,porque no ha habido ruptura,sino transición.El de ahora bajo la Constitución.Mu
chos de mis compañeros,cuando terminaron el preu hicieron carrera
militar,hoy día ya jubilados y eran tan franquistas como tú y yo,vamos,nada,sólo querían ser mili
tares profesionales.Como todos y desde su lugar de trabajo,ayudaron
al país democrático que tenemos ahora.Paco es que tú analisas las cosas de una forma muy simplista,en
cuanto se refiere a todo lo con
cerniente a aquella época.Parece que para ti sólo hay buenos y malos
comoe las películas del oeste y sus
indios y la vida es más complicada.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

De acuerdo Carlos, sin problemas.
Un saludo.

José Manuel Fuerte dijo...

Una vez más, "Enciclopedia Paco Muñoz" me da una información gratuita de un lugar que desconocía totalmente y que resulta de lo más interesante. Esta historia de hoy que nos cuentas me supera por mi desconocimiento, y te agradezco que la compartas.

Yo no hice la mili: fui excedente de cupo, y desde entonces todo el mundo me llama "Su ExCedencia", y por eso no juego nunca a la lotería, porque ya me tocó una vez.

Es siempre un placer leerte, Paco, y no soy solo yo el que lo dice.

¡Magnífica entrada!

Paco Muñoz dijo...

Gracias José Manuel, creo que exageras es el fruto de un DNI antiguo y algo de memoria.

Efectivamente ser excedente de cupo era tocarte la lotería.

Había un chiste que decía:

-Pepe porque no te suicidas para que el niño se libre de la mili por hijo de viuda.
-Y porque no te acuestas tu con el coronel para que se libre por hijo de p...

Otro en el sorteo decía su madre que a su hijo lo habían nombrado director de fábrica, y la vecina leyó el papel que le habían dado al niño y decía: Directo para África.

Historias de la mili.

Lansky dijo...

¡Qué de coincidencias!, yo también hice la mili en artillería, pero sí vi cañones: obuses del 105/26, creo que anticuados ya en la Segunda Guerra Mundial (¿se los regalaban a Franco los estadounidenses?)en el 69, 70 y 71 (sí, hice las putas milicias universitarias, las prácticas en Cadiz, y a poco acabo en un 'castillo')

Lucas LCPosadillo dijo...

Buenas tardes caballeros, vuestras historias de la mili me traen a mi muy buenos recuerdos de la mili que yo hice en La Reina en el Muriano, yo soy mas joven que ustedes, mi remplazo fué 4/96 en fusileros, 6° compañia, le llamaban "la pequeña legion" que hacias lo mismo que los legionarios pero cobrando 1500pts. Bueno, quería planteraros una pregunta...yo pertenezco a una asociación de airsoft de Córdoba y estamos buscando un terreno para jugar partidas organizadas, bien solicitarlos a al ayuntamiento que corresponda o alquilarlos a particulares y no se me ocurre mejor sitio que este del polvorin el blanquillo para ello. Mi pregunta es la siguiente: Sabeis a quien pertenece actualmente el terreno del polvorin? para contactar con quien corresponda para ver si lo podemos arrendar, muchas gracias por.vuestra atención.

Paco Muñoz dijo...

Lucas muchas gracias. Yo la hice en Lepanto 2, desde el 68 hasta el 69, 20 meses, eso si era la Legión, cuando bajamos y observamos a una gran parte de la oficialidad fascista todavía más, pegar guantazos a los soldados se no cayó a muchos el alma al suelo. Quiero entender que el arisoft son esos juegos de guerra con pintura. Bien, la última noticia que tengo (me lo dijo un Sr. el día que fui al Blanquillo) es que estaban los terrenos alquilados para una sociedad de cazadores. Solución, pasar por allí en temporada (o cualquier día por si hay suerte) y hablar con alguno de los socios, o en todo caso hablar con los cortijos vecinos. Y más seguro solicitar el nombre de los propietarios en el Catastro. Lamento no haberte podido responder positivamente.
Un saludo

Lucas LCPosadillo dijo...

Deacuerdo Paco, por algo se empieza. Voy a llegarme a las casas que hay cerca a ver que averiguo. Imagino como fué aquello Paco, mi padre me cuenta muchas historias de aquellos tiempos, debió ser horrible, menos mal que aquello ya pasó... muchisimas gracias por tu tiempo,un cordial saludo.

Pepe Lozano dijo...

Yo tampoco conocía nada de este polvorín, ni del funcionamiento de estos, ni de la estructura militar de ese tiempo en Córdoba... ¡Recuerdas mejor tu mili que yo la mía Paco! Pero mucho mejor. Yo la hice en el 84-85 en Munguía (Bilbao) en una batería de logística integrada en un Regimiento de Infantería, Garellano 45. Pero la pasé sentado frente a la centralita telefónica. En ese tiempo ETA voló un microbús de mi cuartel en el que asesinaron a un cocinero civil, un teniente y un subteniente. Justo el día que me hice cargo por primera vez de la centralita. Un auténtico caos.

Paco Muñoz dijo...

Pepe muchas gracias. Yo estuve 20 meses en Lepanto. Luego cuando potenciaron el Vacar, y las unidades de Córdoba desaparecieron, al cambiar el espíritu de organización interna (antes estaban para contener al pueblo español en las ciudades si procedía, único enemigo al que han vencido en una guerra), se transformó durante un tiempo en algo parecido a un club y luego se abandonó. Lo puedes ver ahora lo tiene alquilado un coto de caza creo, por lo menos hace tiempo lo tenía.
Un abrazo.