jueves, 17 de noviembre de 2011

LIBIA: EL PROCESO DE CONSTRUCCIÓN DEL NUEVO ESTADO

Programa

"Tras varios meses de enfrentamiento bélico y del derrocamiento del régimen de Muammar el-Gaddafi, el Consejo Nacional de Transición afronta la compleja tarea de crear nuevas instituciones y, en definitiva, construir un nuevo Estado. La conferencia abordará las prioridades fijadas por el gobierno interino y los pasos que se están dando en este sentido.


Profesor Masour O. El-Kikhia
Mansour Q. El-Kikhia
Profesor de Ciencia política en la Universidad de Texas en San Antonio (Estados Unidos), ha sido también docente en las universidades de California en Riverside y de Arizona en Tucson. Es especialista en Relaciones internacionales y Política comparada, con especial énfasis en Oriente Medio, y autor de varias obras sobre política de Libia y derechos humanos, entre los que se puede citar Libya's Qaddafi: The Politics of Contradiction. Ha participado en numerosas comisiones y consultas para Naciones Unidas, la Unión Europea y el gobierno de Estados Unidos. Tras varios años de exilio, retornó a Bengasi cuando los rebeldes tomaron la ciudad."

Profesor D. Manuel Torres

Fue presentado el conferenciante el profesor Mansour O. El Kikhia, por el Profesor D. Manuel Torres, vicerrector y director de la Cátedra UNESCO para la Resolución de Conflictos de la Universidad de Córdoba, que glosó su currículo profesional.

El conferenciante hizo al principio, un desarrollo histórico de su país cuando estaba bajo el colonialismo italiano y bajo la monarquía de Idris. Luego describió una Libia de escasa población, con una mortalidad infantil de más del cuarenta por ciento, y un analfabetismo de más de un 96 %, con un régimen autocrático y semifeudal en el que no hizo ninguna incursión significativa, y que fue el que motivó el golpe de estado del entonces joven y posiblemente idealista coronel Gadaffi. Ahora, sin embargo, Libia tiene una de las tasas de mortandad más bajas del mundo, 3,4 por cada 1000, y un analfabetismo de 17,4 %. Deseo puntualizar que no acepto ningún tipo de dictador, y que el Sr. Gadaffi no es santo de mi devoción.

El conferenciante y el presentador

Luego se centró en los desmanes del régimen del Coronel Gadaffi, y yo personalmente tuve la sensación que estaba dirigiéndose a un público estadounidense, con las características marcadamente infantiles que tiene. A raíz que hablaba de la crueldad del régimen, unas señoras compañeras de fila estaban sufriendo por lo que decía, como las amas de casa en la plaza de la Corredera cuando el juglar de los cuentos, ante su tela con las viñetas, explicaba las maldades del amo hacia la pobre criada y el daño físico y moral que le hacia.

Comentó el Sr, Mansour, que en una cárcel había visto una máquina de picar seres humanos, -me recordó el hecho la propaganda de las “máquinas de picar niños” de las clínicas en las que se practicaban los abortos legales en este país, difundidas por los grupos antiabortistas-. Que en una visita a Italia se había enterado después que la máquina era para los cerdos, y que como esos animales tienen parecido tamaño con las personas… una máquina para picar los prohibidos cerdos ¿qué haría en Libia?

Dijo que las celdas de aislamiento eran crueles y que había que sacar a los presos encerrados en ellas, de noche, y con gafas de sol, porque no se adaptaban a la luz exterior. Que había visto una cámara frigorífica en la que había 16 cadáveres desde hace dieciséis años (¿?), y otra serie de maldades que ponían los pelos de punta. A pesar de haber expresado que no iba a ser parcial lo estaba siendo, y como he puntualizado parecía una labor de marketing para justificar el ataque de la OTAN.

La Coordinadora de Relaciones Institucionales Sra.Amira Keider y Sres. El Kikhia y Torres

Continuó diciendo que había más médicos e ingenieros libios en el exilio, que en la propia Libia. Cuestión que me hizo preguntarme que estos licenciados, supongo, habrían estudiado con el régimen del coronel en Libia, y en universidades libias, pero teniendo en cuenta el panorama descrito, no podían ser ciudadanos de a pie, del pueblo llano. Eso daba que pensar que el analfabetismo de la monarquía derrocada por el golpe de Gadaffi no existía en el régimen libio ahora derrocado por la OTAN, y que algo se habría avanzado, que en el fondo es lo mismo que en el régimen cubano, con su fácil acceso a la cultura, y la búsqueda después de sueldos más elevados en otros países. Conozco un neurocirujano que estudió en Cuba y ejerce en Canadá, y reniega de quien le dio la posibilidad de estudiar, aunque eso lo soslayaba por ganar como cincuenta veces más en el país de la Policía Montada, evidentemente capitalista.

Una vista de la sala antes del comienzo

Señaló el conferenciante que, en una población de unos cinco millones de personas, había unos tres millones de trabajadores extranjeros, pero que existía un paro de más de un cuarenta por ciento de la población autóctona (¿?). Que los funcionarios no cobraban durante seis u ocho meses y luego les pagaban sólo un par de sueldos. Que el coronel decidió la autosuficiencia alimentaria del pueblo libio y obligó a todo el mundo a criar pollos en sus casas. Que el precio de los pollos se lo descontaban a los ciudadanos de sus sueldos, y que al final se comieron los pollos. Y así un catastrófico panorama que me hacía sentir cada vez más alumno estadounidense escuchando el panegírico sobre la OTAN.

Dijo que bendecía a la OTAN por haber destruido a una columna militar que había recibido orden de arrasar Bengasi. Que se lo agradecía al Sr. Sarkozy y al Sr. Obama, porque allí, en esa ciudad, estaba su familia. Es lógico. No pongo en duda las crueldades de una guerra, pero estoy seguro de que el Dr. Mansour estaba impregnado por el sistema americano de contarle al pueblo las maldades de los islamistas o de cualquier otro pueblo, que iban a acabar con las bondades de la libertad y democracia del tío Sam. Ya lo vimos con el japonés, con el ruso, con el alemán o con el vietnamita, y ahora con Al-Qaeda, otro producto suyo. La industria del cine contó parecidas historias de esos pueblos que amenazaban el modelo USA.

El Sr. Torres presenta al Sr. Mansour

Luego dijo que en ocho meses de revolución, habían surgido cuarenta partidos políticos e igual o parecido número de televisiones y periódicos. De la noche a la mañana, de un panorama desolador, a la abundancia de medios ¿de dónde habían salido y quién los financiaba? Que un millar de mujeres libias estaban organizando una conferencia mundial de mujeres, a la que iba a acudir Angelina Jolie, entre otras famosas. Yo pensé  ¿qué pronto se han formado estas señoras, en ocho meses de guerra, no sería que estaban ya formadas por el demoniaco régimen anterior? si no, no es lógico.

En suma, a mi me dio la impresión que estaba justificando el brutal ataque al pueblo libio, por la Alianza Atlántica. Sólo señalaba las maldades del coronel, que desde luego seguro las habría hecho en cuarenta años, con el endiosamiento de quien se perpetua en el poder y a quien no disculpo en absoluto, pero que el Sr. Gadaffi estaba bendecido entonces por aquellos que suponemos aceleraron su muerte para que no hablara en la Corte Internacional, de los tejes y manejes que, los dirigentes occidentales habian tenido con él.

Un momento de la exposición

Dijo que consideraba una barbaridad la forma en la que lo asesinaron, pero que el destino -una expresión muy árabe- le había hecho morir como una rata, en una alcantarilla, como había nombrado antes a los revolucionarios. Y que había que pasar página y no mirar atrás, sólo en esos desmanes claro, saltándose la agresión de la OTAN a la que había que agradecer sus bombardeos. ¿Y los muertos en la población civil que habían causado estos? Esos no los mencionó porque seguramente formaban parte esos “daños colaterales”, que nunca se contabilizan, para conseguir los objetivos.

Ahora habrá que ver como entran a expoliar al país los extranjeros, con el beneplácito del Comité Revolucionario, y cuántos miembros del Comité pasan a ser nuevos ricos con el petróleo libio, quienes reconstruyen lo destruido y arman el nuevo ejército cuyos arsenales estarán vacios y arrasados. Esa es la verdadera revolución libia. Esa es la democracia que el capitalismo internacional llevará al pueblo libio, crear otro nuevo régimen más dócil y sacarle todo lo que puedan de sus riquezas.

Otra perspectiva con un exótico toque

Pero nadie habla de Marruecos, de Arabia Saudi, y de la inversión de Quatar en esta guerra y otros emiratos de la zona del golfo pérsico. La otrora luchadora televisión Al Yazira ha comentado poco de este conflicto, que no tiene ni un lejano parecido con otras de las llamadas primaveras, como Túnez o Egipto, parece que la línea editorial ha ordenado callar determinadas intervenciones, aunque hace tiempo que perdió fuelle esta cadena televisiva. Hay que comprobar el capital de la misma de dónde viene, para calibrar la línea editorial.

Me he llevado una gran decepción con la línea conferenciante y me he preguntado, si lo que consideraba una esperanza cultural no adolecerá de los mismos vicios manipulativos. Siempre, quien paga decide lo que se dice o no se dice. He visto demasiada parcialidad en la conferencia, donde la única crítica reseñable ha sido una tibia referencia al Tea Party yanqui, que fue catalogado de tonto, pero claro he pensado que la tendencia del profesor que nos acongojaba con el desolador panorama y la esperanzadora salvación del pueblo por las desinteresadas democracias occidentales –había que verlo y el tiempo lo dirá, lo que pasa es que nadie se acordará después-, será demócrata.

Una asistente hace la primera pregunta quizás la más directa

Ha habido momentos que me acordaba de la película Cortina de Humo, de Barry Levinson, y la visión teatral de la pobre mujer con un tierno gatito en brazos que le presentaban al lacrimógeno pueblo estadounidense, justificando las maldades de una ficticia guerra en los Balcanes, que ya de momento no eran los comunistas, o Al-Qaeda que no existian, pero eran mala gente que hacían daño incluso a los domésticos e inocentes felinos. Aunque dadas las carencias geográficas de ese pueblo, no situaban en la historia el territorio de la guerra salvadora del 7º de caballería. En este caso la guerra era para salvar un problema de entrepierna presidencial.

Nada de esto que digo disculpa ni una sola muerte, ni un solo comportamiento antidemocrático del depuesto y asesinado brutalmente coronel Gadaffi, en absoluto, pero la inclinación del fiel de la balanza hacia el infierno exclusivamente, hace para mi poco creíbles sus maldades. Es difícil comprender a esos pueblos acostumbrados a una forma de vida que dista mucho de las occidentales, y aunque existe una gran similitud por el concepto mediterráneo que resalto el Sr. Mansour, existe también una gran distancia en las costumbres. Y una gran preocupación, el retroceso que puede sufrir la mujer en los nuevos regímenes que adopten la rigidez religiosa como modelo de gobierno.

Un detalle del cierre del techo del salón de actos

El debate flojo también, las preguntas, salvo una que se refería a porque miraban las democracias occidentales hacia otro lado antes, y el porqué de su tardanza en reaccionar, y otra que pidió explicara el porqué de la rapidez en el asesinato del antiguo dirigente, y si no sería esa premura para evitar lo que dijera el coronel en la Corte Internacional de sus, ayer “amigos”, hoy cómplices de su asesinato, cuya respuesta diplomáticamente soslayó. Las demás versaron sobre cuestiones secundarias de la reconstrucción o puesta en marcha de un nuevo régimen. En suma salí muy decepcionado porque no se habló del tribalismo del país, no conocimos los entresijos interesados de las petroleras extranjeras, que ahora podrán campar a sus anchas, pues antes no tenían poder para hacerlo. La finalización del patrón oro en, quizás uno de los únicos países que lo tenía, con el consiguiente peligro para el papel verde -dólar- que es el patrón mundial. Y muchas incógnitas más. Ya hemos vivido apoyos a determinados personajes que luego les salieron "ranas" a sus creadores, y como para muestra basta un botón, estoy pensando en: Sadan Hussein, Bin Laden, Noriega, y muchos más asesinos amparados y luego perseguidos cuando no interesan.

Para terminar, decir que lo importante es que el pueblo libio, como todos los pueblos del mundo, que tiene todo el derecho a ser dueño de su destino, encuentre el camino adecuado. Pero que, lamentablemente, a lo largo de todos los tiempos, los pueblos son los que sufren los desmanes y locuras de sus gobernantes, por querer estos perpetuarse en el poder, y son a su vez, los que se ven envueltos en guerras y los que pagan con su vida.


Datos sobre Libia: http://es.wikipedia.org/wiki/Libia


Fotografías y vídeo del autor.

10 comentarios :

marti dijo...

El prof. dr. de Historia del Derecho Don Manuel Torres, gran experto en temas cirenaicos, parece como si dormitara en una de las fotos. Normalmente muestra más concentración y atención en los peroles y asimilados organizados por el todavía equipo rectoral de la UCO.

Paco Muñoz dijo...

Estimado Marti, es una observación que a lo largo de una hora y algo, comprobé in situ, como no lo conozco personalmente no me atreví a comentar esto, pero cuando lo has dicho he visto que mi observación no iba descaminada. Hay otras fotos peores en las que el lenguaje de las manos del que no está en su salsa determina cosas, pero que no me pareció oportuno exponer. Puede que sea una observación exagerada, pero la coincidencia contigo me justifica. Lo cierto es que me sentí alumno de una universidad norteamericana, o maruja de una urbanización de adosados de cualquier ciudad americana escuchando.
Gadaffi era un fantoche de los muchos que pululan por el mundo, no menos que Berlusconi, por ejemplo, pero lo recuerdo cuando el golpe que estaba yo en la mili, que fue visto como una esperanza para un pueblo más que medieval, y su revolución, cuando menos en los primeros años fue esperanzadora cuando menos, buscando la unión árabe en el Magreb, cuestión que resultó imposible.
Un saludo y gracias.

Molón Suave dijo...

Para empezar, aunque el conferenciante no haya sido mejor, bien por la Casa Árabe y el ritmo que lleva. Ya veremos, con el paso del tiempo, si el ritmo se mantiene y si el abanico de conferenciantes es amplio y vienen todos con el mismo sesgo.
Yo también recuerdo el golpe de Gadaffi y la esperanza que levantó entre no pocos. Al hombre, que tenía buenas intenciones, las medidas que tomó lo demuestran, le ocurrió lo que a Fidel en Cuba y a otros muchos, que se encontró con la oposición feroz de la parte occidental del mundo, entonces aún en plena guerra fría, y se enrocó en sí mismo, hasta convertirse en un autócrata. Luego ha dado muchos bandazos,pero a los que ahora defienden la intervención de la OTAN yo les pregunto si aquí nos hubiera gustado algo semejante para liberarnos del caudillísimo.
Por última, todas las dictaduras hacen algo positivo en su país, pero eso no las justifica en absoluto, porque, puestos en una balanza, pesan mucho más los desmanes.

marti dijo...

Pues la cosa no parece que vaya a quedar así. Sin hacer mención del laberinto sirio, la intervención de los USA e Israel contra el entramado nuclear iraní parece inminente y coordinada con el calendario electoral americano. El temario de la Casa Arabe puede ser intensivo.

Eduardo de Vicente dijo...

¿Aplicaremos a Libia lo de peor el remedio que la enfermedad?, veremos, no soy muy optimista en este asunto.

Saludos.

Paco dijo...

Esperemos que eso siga así porque la cuestión es ¿Quién financia? Aunque existe un abanico de iconos de ayuntamientos de Córdoba y Madrid, de la Junta, del Aecid del Ministerio de Asuntos Exteriores, otra organización que se llama Ciudadanía y Valores, Cátedra de Unesco de la UCO,etc., y ya sabemos que quien financia manda, aunque no siempre, el Consorcio de Turismo de Córdoba quien pone los dineros es el Ayuntamiento de Córdoba y quien mandan los empresarios, es muy curioso. Estos tengo noticias que no han puesto su parte pero si se llevan los beneficios.
En cuanto a lo de Gadaffi, estoy de acuerdo, a mi particularmente no me ha caído bien en sus últimos tiempos, pero en Gibraltar, para no recurrir a Fidel Castro otra vez, podía haber más linenses que ingleses, pero le cerró la verja el Sr. del Pardo y se enrocaron en si mismos. Es un ejemplo parecido pero más corto. Y el caudillismo aquí lo permitieron las democracias occidentales, por el temor a la exportación de la revolución rusa y dejaron morir a la República. Sin embargo le permitieron hacer a Alemania y fíjate la que lió el Sr. del bigote. Alemania siempre tan guerrera, ahora la tercera guerra mundial la lleva la Sra. Merkel pero en la economía.
Positivo claro en los comienzos, salvo en la franquista que lo positivo fue para ellos, asesinando en los primeros tiempos a quien le estorbaba y creando un terror que muchas personas no se han podido librar de él aún. Nasser fue un héroe en Egipto al echar a Faruk, el que nos ocupa a Idris, Nicaragua fue una esperanza y ahora ha caído en algo parecido, Cuba, Venezuela, lo que pasa es que desde la distancia consideramos que un pueblo que no tenía nada, y que ahora por lo menos ven un médico de vez en cuando, tienen acceso a la cultura, y parece que han pasado de la más absoluta miseria a la pobreza digna, algo merece la pena. Pero llevas razón.

Paco dijo...

Marti, está todo en los papeles, lamentablemente, aunque parece que la cuestión económica y tener tres guerras en cartera es complicado para las arcas de Sam, aunque luego cobran. Los ingleses crearon este problema en Oriente Medio en el 47. Y a partir de ahí el follón, aunque la guerra es de tiempos bíblicos, Sansón era judío y los filisteos los antepasados de los palestinos. Ahora los intereses son el aceite de roca ya que estamos en tiempos bíblicos. Pero mantienen países feudales como los Emiratos, Arabia Saudí, Marruecos, etc. antes el Sha les permitía hacer y deshacer cuando se quitaron de en medio al ejército colonial inglés y ellos metieron la flota en el Golfo. Aunque los ingleses finos como siempre crearon todos esos países de cabras y los hicieron emires.

Esperemos que el temario lo sea porque la próxima es “Fútbol y política, otro campo de la contestación en las primaveras árabes” (¿?)

Paco dijo...

Yo tampoco Eduardo, ya habrás leído las opiniones, aunque el tiempo es quien da o quita la razón, lo que ocurre es que se lleva por delante muchas vidas siempre.
Un abrazo

Gerardo dijo...

Gracias Paco por tu crónica. Tenía interés en asistir pues en la información que me llegó aparecía el Catedratico UCO como conferenciante de este tema.
Al final me coincidía con una charlita que daba yo, pero tras tu crónica creo que no me perdí nada interesante.

Paco dijo...

Gerardo no me entere de tu charla, pues si no te perdiste mucho, si no escucha el audio y lo comprenderás.
Un abrazo y suerte hoy.