miércoles, 19 de diciembre de 2012

MONUMENTO AL PILOTO AÉREO ANTONIO FERNÁNDEZ, OBRA DEL ESCULTOR JOSÉ MARÍA SERRANO CARRIEL.


El monumento

Sin desmerecer en absoluto el sentido del monumento, ubicado, en la última rotonda antes de llegar a la terminal del Aeropuerto de Córdoba, y que reconoce la abnegación y el sacrificio de los pilotos de trabajos aéreos y de extinción de incendios –que aún a pesar de estar bien remunerados, pero que mejor lo están esos directivos que dejan a los bancos en la ruina, mucho políticos y bastantes deportistas, profesiones en las que ninguna de ellas se juegan la vida a diario-, yo no puedo dejar de resaltar mi admiración por un artista cordobés, escultor de la obra, que es José María Serrano Carriel, al que considero amigo y me honró en serlo. 

La obra y su autor

Es normal que se le vea a uno el plumero, y es humano inclinar la balanza hacia los amigos, eso sí, sin dejar de reconocer lo expuesto y mi respeto para esa profesión tan arriesgada de piloto. En la placa que está en la base de sustentación de la avioneta figura el siguiente texto: "A LA MEMORIA DE TODOS LOS COMPAÑEROS PILOTOS QUE DIERON SU VIDA VOLANDO EN TRABAJOS AÉREOS Y EXTINCIÓN DE INCENDIOS", que creo suficientemente explicativo.

"Antonio Fernández" mirando a un problema, la niebla

El monumento ha sido promovido por una amiga de Antonio Fernández Martínez, la Sra. Paloma Requena, y cuya financiación se ha conseguido por aportaciones de amigos y conocidos, y algún que otro evento cuyos fondos han sido destinados a la misma.  El piloto de aviación cordobés, Antonio Fernández Martínez perdió la vida hace dos años cuando participaba en tareas de control y extinción de un incendio forestal en el sur de Chile, en la región de Bío Bío. La aeronave que pilotaba, era un Air Tractor 802 propiedad de Faasa Chile. Tenía 50 años de edad, estaba casado, con dos hijos, y era natural de la Aldea Quintana, pero residente en Montalbán. Y tenía una dilatada trayectoria en esos peligrosos trabajos.

El monumento

Recuerdo que cuando vivía en la judería, en el barrio de la Mezquita, teníamos por vecinos a una familia de agricultores, que eran los dueños de la finca La Palomera, los Aparicio. Tenían dos hijos, ambos fallecidos, un niño y una niña, la niña se casó con un piloto de labores agrícolas. A los chavales les llamaba la atención un piloto, especialmente a mí que era y soy un enamorado de la aviación. 

"Antonio Fernández"

Cuando el piloto venía a ver a su novia al barrio –entonces los coches que allí había eran los taxis de la parada de Cardenal Herrero-, lo hacía al volante de un Dodge Dart de los años 60 del siglo pasado, un "haiga", que reunía a la chiquillería a su alrededor, y que comparado con los normales nos parecía enorme, larguísimo. Pasado un tiempo tuvieron un hijo y él, el piloto, desgraciadamente falleció en un accidente aéreo, joven como normalmente mueren los pilotos, por razones obvias. Después un colega de la radio y amigo, este piloto no comercial, también falleció en un accidente de aviación con su avioneta.

  

Desde los cuatro puntos cardinales   

Vuelvo a José María Serrano, el autor de la obra, de la representación física, casi real, de Antonio Fernández, “El carloto aéreo” de Montalbán, junto a una avioneta Donier 27. He dicho casi real, porque el color de barro determina que no lo es, pero que si en lugar de ese tono fuese policromada, sería auténtica. Su inauguración sucedió el día 10 de este mes de diciembre. Puede que el estar trabajando en ella fue lo que me impidió ver a José María en las X Jornadas de Ategua. No fui a la inauguración del monumento, pero esta mañana, tenía que verlo de cerca y fotografiarlo. Y lo he hecho con un ambiente de intensa niebla, como la que es habitual muchos días del año, en la zona donde se construyó el aeropuerto de Córdoba, por la proximidad del río seguramente, cuestión que siempre me ha hecho preguntarme por qué se construyó en ese lugar, pero será de esas cosas que nunca se saben.

La glorieta donde está emplazado el monumento

Echando mano de un texto bíblico, para ayudar a distinguir entre los verdaderos y falsos profetas, que dice “por sus obras los conoceréis”, el arte de José María se puede juzgar por sus obras. José María es el autor de la titulada “Vientos de Cambio”, emplazada en el Vial Norte en los Santos Pintados, donde estaba el paso a nivel. De la del Padre Cosme en la Plaza de las Cañas de Córdoba, de la del Padre Luis, en Villafranca, y otras muchas obras que se pueden disfrutar en su página Web, en la que dice que le cuesta trabajo hablar de su obra para no influir en la percepción de nadie, e invita a disfrutarla diciendo: “… prefiero pues, que sea cada escultura la que insinúe su pequeña historia, y que sea el espectador quien la descubra…”. Por lo tanto que cada uno juzgue si me excedo en valorar las dotes artísticas de José María Serrano Carriel. 

Fotografías del autor y una de José María Serrano

9 comentarios :

abandonoseneltiempo dijo...

Paco enhorabuena, me ha encantado la entrada muchisimo y además te doy toda la razón parece muy real la estatua, como si fuera de carne y hueso. Un saludo.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias. Un Saludo.

Sonia dijo...

Creo que en este caso la amistad no te hace ser menos objetivo... es un artista como la copa de un pino! la escultura situada en el vial norte siempre me ha maravillado.
Como siempre Paco, gracias a ti me entero de muchas cosas :). No tenía ni idea de que habían colocado ahí ese monumento y por supuesto habrá que ir a verlo :)

Paco Muñoz dijo...

Si que lo es Sonia, domina el dibujo, la escultura, ha hecho imagenería religiosa, lo que tu dices un artista y además una buena persona. Yo me entero de las cosas muchas veces por casualidad, y luego las investigo, ayer sin ir más lejos tuve que decidir entre dos presentaciones de libros y me decidí por la más altruista, entendiendo el altruismo por los fines que perseguía. Y lo pasé bien con una gente con la que se pueden compartir muchas cosas, gente joven y comprometida que es lo más ilusionante. Fue una experiencia gratificante en este mundo de mierda que nos están dejando, de gente alienada sin opinión, y lo que es más grave casi sin nada. Pero esos son otros lares. Muchas gracias.

José Manuel Fuerte dijo...

Más información desconocida por mi. Gracias a ti hoy se algo más y solo me cabe agradecértelo.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

José Manuel te digo como a Sonia, me entero de casualidad. Un abrazo.

Anónimo dijo...

...Gracias Paco, cada vez que escribes me emocionas...me dejas sin palabras, eres corazón de cronista, alma de investigador incansable y siempre me apasiona tu ansia de saber, pero tu capacidad de compartir, de luchar por lo justo, de amor por tu ciudad y pasión por tus amigos...dejan el listón muy alto para aquellos que intentamos estar a tu altura...Gracias Paco...por estar ahí...

Anónimo dijo...

...no firmé el anterior comentario, perdona mi torpeza Paco...
Jose María Serrano Carriel

Paco Muñoz dijo...

Gracias José María por tu obra.