viernes, 24 de mayo de 2013

"GUARDIANES DE LO HUMANO, UNA OPCIÓN INVOLUNTARIA", DE MIGUEL LUQUE - EDITORIAL PÁRAMO.

La portada

Para no perder la costumbre, he leído sin descanso, como leo siempre, de una tacada, el libro de Miguel Luque, que amablemente me facilitó mi amigo Manolo. Lamenté no poder estar en la presentación que se hizo en Córdoba, como hubiera sido mi deseo. Conocemos a Miguel Luque de toda la vida, de siempre,  además de su trayectoria, aunque no tan cercano, pero cuando él te cuenta a través de sus escritos, parte de su interior, descubres como es, pero cuidado, sin olvidar lo verdaderamente importante que es su compañera, que parece que no está pero está siempre ahí. 

Yo tuve relación con su hijo David, antes y después de su concejalía, y vi de su vigor a pesar de los pesares, y como siempre predominaba su preocupación por los demás. Con la lucha del 0,7, con la cooperación, como no podía ser de otra manera. Dentro de la "subnormalidad", como los catalogaba la antigua tarjeta de la seguridad social que cita Miguel, aclarándonos que la verdadera discapacidad es la nuestra, la de los "normales". También quiero resaltar una frase de su madre cuando le trataban de dar una estampita de santos de la iglesia católica para ayudar, y contestaba: "No necesito ningún santo que me ayude porque convivo a diario con tres." aunque la realidad es que tenía cuatro, o mejor dicho eran cinco.

La familia

La verdad es que no se puede decir más, primero porque lo prohíbe el Copyright -es broma- y segundo porque lo importante es leer y releer los distintos pasajes de una vida de entrega a su familia y a los demás, desde la profesión que les daba de comer, bueno es un decir, y la solidaridad y ejemplo. De todas formas conozcas al personaje, conozcas a su entorno, a alguno de sus hijos, o no, su lectura no te deja ajeno, te hace pensar, comprender que existen cristianos y CRISTIANOS con mayúsculas.

Daniel, David e Iván.

El libro lo prologa Rafael Yuste, y lo finaliza citando una frase de Ibn Arabi, el filósofo andalusí:

"Hasta ahora ignoraba a mi compañero, si no compartíamos la misma creencia. Pero mi corazón se ha vuelto capaz de acoger todas las formas: es pradera para las gacelas, monasterio para los monjes, templo para los ídolos y Kaaba del peregrino, tablas de la Toráh y libro del Corán. La religión que profeso es la del Amor y sea cual sea el rumbo que tome su montura, el Amor es mi religión y mi fe"

Y lo coordina María Dolores Ponferrada, que acaba su presentación diciendo:

"Me da lo mismo que sea católico o musulmán, comunista, anarquista o del PP. Es su fascinante actitud vital la que hace que sea como es, no su ideología política o sus creencias religiosas."

Ambas referencias dicen lo mismo, lo importante que es su actitud como seres humanos, pluralizo porque no quiero olvidar a su mujer. Y esa es una realidad que siguieron a lo largo de su vida.

David, Daniel e Iván

En la contraportada:

"Guardianes de lo humano: una opción involuntaria

Guardianes de lo humano cuenta la historia de Miguel Luque y de su mujer Mari Lola y de cómo afrontaron la aparición del síndrome de Wollfram en sus tres hijos, David, Daniel e Iván.
El síndrome de Wollfram es una enfermedad poco frecuente, de origen genético, neurodegenerativa y cuyo tratamiento se basa en paliar los síntomas, pues no existen medidas curativas. La esperanza de vida es limitada, la mayoría de las personas afectadas no suelen superar los treinta y cinco años.

Estamos ante un libro lleno de amor, solidaridad y entrega, y al mismo tiempo de lucha y capacidad de sobreponerse a los contratiempos que nos marca el devenir. Miguel Luque nos hace ver que su vida ha sido un proceso de preparación para saber transformar esa opción involuntaria, que condicionó su modo de ver el mundo, en una opción voluntaria de lucha y entrega por alcanzar la felicidad."

Unas palabras para la Editorial El Páramo

Sin este libro la gente no conocerá a su vecino comprometido. En unas cuantas páginas se reseña una vida completa de sufrimientos, pero de amor y de convicción en las cosas y en la gente. Sin las románticas editoriales, cuyas apuestas no cubren sus esfuerzos a duras penas, quedarían en el olvido verdaderos personajes de a pie de calle, grandes personajes que son modelo a seguir. Por lo tanto es muy importante su labor y nuestra contrapartida es colaborar con ellas en la medida de nuestras posibilidades, y la colaboración consiste en permitir que puedan seguir haciendo apuestas por el recuerdo de las personas, adquiriendo sus obras.

Fotografías del libro.
Bibliografía: Pasajes del Libro Guardianes de lo humano: Una Opción involuntaria" de Editorial Páramo.