sábado, 3 de agosto de 2013

ALCUBILLA DE LA ARRUZAFA

Alcubilla

El otro día, último domingo de julio empecé a andar y cuando acordé estaba en esa zona que iba a ser la prolongación del Patriarca hacia abajo hasta la Albaida. Una zona salpicada de bloques fantasma, de viviendas de un nivel algo más subido, pero que se han quedado en la estacada. Buscaba un lugar que ha sido tapado por la modernidad y los sistemas generales de la futura barriada, pero que en la máquina del tiempo de Goggle Earth estaba cuando se hizo la excavación de "urgencia" para taparla enseguida (es un "poner"). 

Construcción que buscaba, ahora es una avenida

Alcubilla que me encontré

Fotografía aérea del lugar cuando estaba la finca

El arca pérdida era una construcción posiblemente hidráulica de la época romana y posterior utilización árabe, porque cuando los cristianos cambió un poco la utilización del lo que se llama el interés general, y los bienes como el agua pasaron a ser privados, e incluso en mi infancia se le llamaba agua del Cabildo. Poco más o menos es la pretensión de los neoliberales que controlan el mundo occidental. Por mi admirado amigo Pacho Gamero (un extremeño con más amor a esta tierra que muchos peroleros) se que la cosa en la antigüedad era algo distinta, pero no mucho.

Estado lamentable de la alberca

Otra vista de la misma

La reja de la alcubilla en el fondo

Pues bien no encontré el sitio exactamente. Podía extralimitarme en el tiempo porque disfrutábamos de ese regalo del clima que nos dio un respiro, y la mañana era fresquita. Seguí andando con cámara en ristre, bordeé el parque (debía serlo) del Patriarca y enfilé hacia otro lugar que hasta hace poco era una finca rica en agua anexa al convento de la Arruzafa. Ahora es una zona de ocio nocturno, repleta de toallitas y preservativos que, aunque uno diga que no generan un cierta envidia, lo que pasa es que son unos cerdos al final.

Interior de la alcubilla

Interior de la alcubilla entrada de agua

En esta zona que está en un gran desnivel, han construido una serie de rampas para acceder al antiguo camino de las Ermitas, que pasaba por la puerta del Convento de San Francisco de la Arruzafa, bueno de lo que queda de él, que son cuatro paredes y la puerta con la hornacina arriba. También está la Cruz humilladero que se veía cuando íbamos al Cañito Bazán de perol.

Frescos abandonados a su suerte o a las manos de cualquier Cecilia

Detalle de los frescos

Era zona de recreo de dirigentes árabes, con una vista del valle inmejorable, en una de las terrazas del mismo. Luego zona de santidad por los eremitas que la habitaron y ahora lugar de recreo de orientales con posibles, que son los que afortunadamente están manteniendo los puestos de trabajo del Parador de Turismo. Ese que pudo tener un ascensor histórico, pero que se quedó en un ascensor simplemente "averiado". 
Entrada de aguas desde el pozo o mina

Rampas de acceso al lugar, al fondo la Arruzafa

Como siempre por los cerros de Úbeda. Pues bien me llamó la atención una alberca, sucia donde las haya, más bien asquerosa diría yo, que se puede culpar a la administración en parte, porque la suciedad es de la gente indeseable que la ensucia, y que recibe el agua de una curiosa alcubilla que estaba dentro de la finca, que también está hasta "las trancas" de porquería. Pensé en limpiar el interior, pero comprendí que era imposible. Hasta la puerta de la misma estaba en el fondo de la alberca.

Vista aérea de la finca

Vista aérea de los trabajos del parque

Y la pena es que las paredes de la alcubilla tiene unos frescos de índole religiosa, como fue la zona, que posiblemente tengan un cierto valor pero que están al albedrío de esos indeseables citados, que cualquier día con menos voluntad que Cecilia Giménez en Borja, con el Eccehomo -ella lo quiso hacer lo mejor posible y además no la dejaron terminar-, pueden hacer un desaguisado de categoría. Ahí si entra de lleno la respuesta de la administración para proteger el patrimonio, pero ésta siempre es lenta.

Mirador sobre el valle desde la terraza.

Es importante disfrutar del lugar, de un hermoso mirador sobre el valle, y sobre todo de la alcubilla, que sigue dando agua como la ha estado dando desde hace siglos, pero seguro que la limpieza era primordial hace siglos. Si te quedas callado un momento escuchas el agua caer y correr si cabe, camino de una rebosada alberca, atrancada con la suciedad.




Estado el 15 de agosto

Después de las primeras fotografías del rebosamiento caótico del agua, y la suciedad, dos semanas después el 15 de agosto el estado es aún peor, con la salvedad de que la cancela de la alcubilla ha desaparecido del fondo de la alberca. Ojalá la haya retirado algún servicio municipal, porque si ha sido un amante de lo ajeno ya estará en casa de algún chatarrero desaprensivo. De pena.

Lamentable estado de la alberca dos semanas después 

Otra vista general de la alberca

La puerta de la alcubilla ha desaparecido del fondo

Fotografías y vídeo del autor

8 comentarios :

José Manuel Fuerte dijo...

Paco, hace algunos años solía darme algún paseo que otro en bicicleta con mi hijo por la zona (cuando mi hijo todavía no había cambiado la bicicleta por la Play Station) y llegamos a descubrir cosas muy interesantes: un aljibe que hoy está aún conservado, o más bien sobrevive, cimentación de guijarro de varios ramales que me atrevo a decir eran de acueductos a base de guijarro posiblemente romanos, y esa construcción que pones en la segunda de las fotos de la entrada, con muros gruesos y diferentes estancias o compartimentos. Yo entonces no llevaba la cámara, pues íbamos de paseo, pero era una construcción llamativa.

Eran los primeros movimientos de tierra en la zona y todo estaba al aire, pero luego comenzaron a poner vallas por todos los lados y el acceso se hizo imposible. He vuelto varias veces por allí, cámara en ristre, pero no he podido pasar.

Esta primavera pasada me fui un sábado por la mañana para allá decidido a saltar la valla si fuera necesario, aunque yo soy un poco cagueta para estas cosas. Yo solo, preparado para la "aventura" (mientras mi hijo matando moros y rusos en la Play Station, en casa) pero ya había cambiado todo tanto, que me desubiqué, no supe llegar, y abandoné, dedicándome a hacer fotos a los nuevos jardines construidos y de la sierra cercana.

Luego, otros problemas me han impedido salir los sábados por la mañana para comprobar.

Espero que se haya mantenido, y si no, al menos me queda en mi memoria.

Paco Muñoz dijo...

No conozco lo que dices, estimo que te refieres a ese lugar concretamente. Si quieres quedamos cualquier día y vamos. Ahora no hay vallas por ningún sitio, por lo menos en lo publicado. Sería interesante saber el lugar, antes estaba cercado. En el Tablero si existe otra cosa similar a lo que dices y lo tengo preparado con profusión de fotos. Ya quedamos José Manuel.

vértice dijo...

Me apunto a esa expedición en busca de las alcubillas perdidas.
Un saludo.

Paco Muñoz dijo...

Apuntado, pero a mí me gustaría hablar primero con Pancho y Ángel, a Pancho le interesa profesionalmente, y Ángel particularmente. Saludos.

Laurentino dijo...

¡Dios mío qué envidia! No sabía nada de esto (ni de que habían contruido-arrasado la zona), así que imagínate lo apartado que estoy de mis antiguas aventuras veneriles.

Por las fotos, me imagino que la alcubilla está donde había antes un naranjal que el amigo Ángel bien conoce, y también parece ser por lo que me contó (y que luego corroboré en una publicación arqueológica) que en el sótano de uno de los chalets cercanos hay otro aljibe romano (¿o será el mismo?, no creo, pero como no dejaban entrar...), que enlazaba con un acueducto romano que bajaba por el arroyuelo que sigue ladera abajo (cercenado aguas abajo, por cierto, con la Ronda Oeste).

En cuanto a que esto sean ramales de las Aguas de la Fábrica Catedral, es muy posible. López Amo dice de las mismas que nacen profundas, con lo que no casaría con lo somero de estas construcciones. Pero la Fábrica tenía varios nacimientos y seguramente se refiriese al nacimiento de la zona de la Albaida, por las quebradas de los arroyos Valdegrajas o el Rodadero.

Y Paco, gracias por permitirme de nuevo disfrutar de esto, aunque sea sólo on line. Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Laurentino es una inmensa alegría leerte, son muchos meses sin saber de tí. Las fotografías antiguas, de vuelo del 56 señalan que en la huerta había dos albercas casi juntas. Ya ves en una de las fotografías la construcción cercana que yo buscaba, por si había quedado algo de ella. Pero nada estará debajo de los viales. No conozco el chalet que dices ni he hablado con Ángel de él, pero en cuanto lo vea se lo preguntaré.
Son muchas las construcciones romanas y árabes que andan por la zona, estoy preparando un trabajo sobre el Tablero (me llevaron Pancho y Ángel y luego fui yo solo otra vez) que hay en el un cruce de conducciones de categoría, todas como es lógico hacia abajo. Parece que la principal viene de la zona del Cañito Bazán.
Dice López Amo. "Éste tiene su nacimiento debajo de la Santa Cruz, sita en tierras de la Albaida donde se le incorpora otro que viene de las inmediaciones de la Huerta del tablero por una atarjea cuyo principio es desconocido, teniendo veinte varas de profundidad (16,718 m.) A la entrada del acirate de las hazas que pertenecieron a D. Francisco Toboso hay otro ramo de atarjea angosta donde caen siete veneros pequeños cada uno por su caño incorporándose al principal..."
También tuve la suerte de andar con ellos y conocer algunos veneros del Arroyo de los Nogales, y del Rodadero. La pena es que la documentación sea tan escasa y la destrucción haya sido tan grande. Un abrazo.

Sonia Garrido dijo...

Por dios Paco! llévame contigo a alguna caminata de éstas!!!! es maravillosa la labor que haces de recopilar imágenes de estos sitios...

Paco Muñoz dijo...

Sonia, es empezar a andar... la verdad es que tenemos mucho donde mirar. La pena es que muchas cosas al final las destrozan, unas veces la propia administración con su abandono y desidia y las más una serie de cafres.
Muchas gracias.