sábado, 31 de agosto de 2013

LA FÁBRICA DEL PLOMO DE POZO ANCHO DE DUNCAN SHAW Y EL CEMENTERIO DE LOS PROTESTANTES

Plano de Google de la Fábrica y del Cementerio

Me llamó la atención cuando las calles estrechas lo que había sido el Barrio del Zumbacón. Era como el Pozo del tío Raimundo, o los muchos Pozos de todas las ciudades, fruto de las diferencias sociales tan grandes que habían y que hoy, desgraciadamente por las políticas neoliberales, que lamen el fascismo, tenemos nuevamente en el mundo. Pocas diferencias hay, con la actualidad y muchas diferencias, mucha separación entre ricos y pobres, sin medianerías. 

El horroroso Zumbacón de la posguerra cruel.

Recuerdo cuando mi padre con su bicicleta, se aventuraba conmigo en el silloncito de la barra, por esos recovecos, de calles embarradas, de niños descalzos y desnudos que, a mí niño con zapatos y modestamente vestido, me preocupaban, y cuyas imágenes vividas en vivo no se pueden olvidar. Era otro mundo, la miseria, el hambre, creo que era criminal la forma en la que vivían esas personas. Esos y otra serie de lugares cercanos que se quedaron en la memoria de un niño que no comprendía como podía ser eso así.

Duncan Shaw

Uno de ellos era la llamada Fábrica del Plomo de Duncan Shaw, y el Cementerio de los Protestantes, así como el canal del Guadalmellato. Aquellos recuerdos me hicieron pensar y buscar en los papeles y planos de la Córdoba del XIX y principios del XX, cuando despuntaba industrialmente, ahora lamentablemente se ha quedado en ciudad servicios y ni eso, por la incompetencia de sus representantes, y porque la clase dominante -nunca ha habido burguesía aquí-  es cortijera, "oligarquía campera" y, salvo cacerías y grandes extensiones de cereal, otros cultivos subvencionados, o improductiva sierra destinada a la montería o toro de lidia, nada más.

Su casa en Torrijos, solo cambió el balcón.

La verdad es cada vez que escarba uno en los recuerdos y los trata de ampliar con documentación, se encuentra con personajes además de curiosos, emprendedores, como puede ser el Sr. Duncan Shaw, escocés, como aquel que nos visitaba en la feria de mayo, pero este más dedicado a generar riqueza, y que fundó la Fábrica del Plomo Pozo Ancho, y con una visión de progreso, propuso cosas interesantes. Las crónicas lo presentan como un ejemplar empresario, que parece se preocupaba de sus trabajadores, pero las crónicas no dicen que los trabajadores deben recibir derechos como prestación a la plusvalía que generan  y no caridad de un buen patrón, pero era lo que en esa época existía.

Con el traje regional

La historia del Sr. Shaw y su creencias religiosas, y posiblemente respeto a los demás, siempre desde su columna, están más que escritas, y con más verosimilitud que pueda hacerlo yo, de oídas y segunda mano. Por ello me quedaré en lo anecdótico, en lo accesorio, en el aderezo de la historia real, en lo curioso, que también contribuye al buen guiso. Me he encontrado con que el Sr. Shaw fue vecino de mi barrio de la Mezquita,  Judería o Catedral -de las tres formas le podemos llamar-, claro algunos años antes, casi cien. Más vecino cercano de mi abuelo Rafael. Vivió en la que después fue casa de la familia Baquerizo, en el 6 de la calle Torrijos.

La entrada a la Fábrica del Plomo

Después, en función de sus creencias religiosas, y por culpa de la  intransigencia de la religión dominante, tuvo que crear su propio cementerio, al amparo de la Constitución del 68, pero que era como todas las Constituciones de "este país de María Santísima", papel mojado, ya vemos la actual. Pero lo creó y se mantuvo respetado mucho tiempo, en una loma que dominaba la ciudad de entonces, cuando aún no cruzaba la Huerta del Plomo el canal del Guadalmellato, ni el venero de su valle a la orilla del Arroyo de San Cristóbal, por estos pagos de las Piedras, había sido arrasado con su sombrerillo del rey (cubierta) incluido.

Una vista de la fábrica.

En la incivil guerra, propugnada por el fascismo español con la connivencia de la oligarquía terrateniente y la bendición de la Santa Sede, cuyos rescoldos nunca se apagaron del todo, el cementerio fue saqueado, y utilizado lo que pudieron llevarse. E incluso sirvió de morada de los de siempre, de los perdedores, de los que no tenían donde meterse, como puede verse en una fotografía en la que la choza comparte espacio con las tumbas, el aferrarse a la vida con la cercanía de la muerte. Impresionante fotografía de un anónimo fotógrafo.

Estado de abandono de la pared y puerta del cementerio

Pero lo llamativo es que a reclamación del consulado, a instancias de un descendiente del pintor Willian Topham, se consiguió que lo que quedaba en pie, fuese trasladado al cementerio de San Rafael, otra obra del progreso, para quedarse en un lugar no "sagrado", una parcela que se llama Departamento Evangelista. Nunca comprenderé por qué si la muerte es civil, y la propiedad del recinto también, el control de la misma esté en manos de una religión determinada, que es la que marca la pauta. Por qué los católicos no pueden estar al lado de los evangelistas, los musulmanes o de los ateos, compartiendo la levedad de la tierra, si le es leve, o la dureza de ésta si es así, como están en la vida. Pero no, cada uno en su sitio.

Estado de abandono interior y expolio

Lo cierto es que las tumbas que se recuperaron del cementerio del Sr. Shaw, parece están allí junto con otras actuales. Creo que conté diez, y dos o tres de ellas son las mismas de la foto en la que comparten lugar con la vida en el recinto de la Huerta del Plomo, a la vista del camino de los Santos Pintados, casi llegando a la Fuente de la Salud.

La convivencia necesaria entre la vida y la muerte.

Se da la circunstancia que una de ellas tenía engastadas en la piedra las letras, seguramente de latón o bronce, que fueron arrancadas como hoy el cobre de la conducciones eléctricas, seguro para venderlas a un inmoral y delictivo chatarrero que, salvo honrosas excepciones, son los culpables finales del robo. Increíble, el latón o bronce de unas tumbas, aunque seguro era peor el hambre, y eso no se puede juzgar a la ligera.

Puerta actual de lo que fue el recinto

Allí estaba la que se supone del Sr. Shaw, la evidente del Sr. Francis Willian Topham, cuyo familiar fue el que consiguió el traslado y remozamiento posterior de la parcela evangelista, con sus quejas, y otras. El pintor falleció en Córdoba en marzo de 1877, y fue enterrado en el cementerio de los protestantes.

Vista desde una altura del conjunto, y el hermoso pino

La visita primero a la parcela, después a la fábrica que exteriormente ha cambiado poco, en la que me vi cercado por una serie de perros de cacería, que parecían querer comerme, seguros que faltos de entrenamiento, en lo que es el antiguo lecho del Arroyo de las Piedras, entubado por esos lares. El propietario me aclaró los límites de la Fábrica y otras cuestiones relacionadas con la misma.

La tumba del Sr. Topham Departamento Evangelista de San Rafael.

Después entré en el recinto que a pesar de conservar los límites originales, el uso del mismo es de lo más variado.  Y luego al cementerio, que me permitió conocer a D. Juan, un aficionado a la cacería, diez años mayor que yo pero tremendamente activo, y que a mis requerimientos me comentó multitud de anécdotas y el lugar exacto del cementerio. Juan es un hombre de campo, como se titulaba él.

La tumba que se supone es del Sr. Shaw

Su familia tuvo puesto en la Plaza Grande, vivió en las cercanías del Santuario de Linares, e incluso hablamos hasta de orquídeas. Vivió también en la Huerta Tras de la Puerta, cuyo nombre comentamos ; Tras la Puerta... de Plasencia. Luego me presentó a la guinda del pastel, a D. Tomás, de 86 años, el cual estaba con su azada cavando su huerto en el margen del canal.  Tomás había sido compañero de trabajo de mí suegro, y conocía, por su edad muchas más cosas que Juan y yo, que era el que preguntaba.

Robo de las letras.

Entre los tres sumábamos doscientos treinta años. Tomás con la amabilidad característica de la gente del campo, fue desglosando anécdotas, y respondiendo a mis preguntas que eran cada vez más aventuradas, incluso hablamos del presunto individuo que se supone le quemó el chozo a un pobre hombre que lo había instalado en la entrada del camino.  Y no me cabe duda de que sea cierto porque conozco al presunto y se de sus actuaciones en otros ámbitos.

Entrada al deprimido Departamento Evangelista

Luego la visita exterior al antiguo cementerio, no se podía entrar, y la búsqueda de un lugar que me permitiera fotografiar desde un mejor ángulo. La referencia un enorme pino. Esa búsqueda me obligó a pasar por los "servicios higiénicos" del asentamiento existente en los tubos, que vaya tela. Bajé hasta el sifón y luego rodee el canal por su margen izquierda hasta el huerto, y ya se habían ido Tomás y Juan.

Patio interior del Departamento Evangelista

La cuestión. Una próspera Fábrica de Plomo, sin entrar en cuestiones medioambientales que, con el Arroyo de las Piedras al lado habría que verlas. Un Cementerio surgido de la intransigencia de siempre, que conocemos de oídas, de la niñez, y espero ahora sepamos algo más. Y lo más importante, un trocito anecdótico de la historia de nuestra ciudad, de otro rincón de ella, y como tiene tantos... Y las direcciones dónde ampliar sobre el asunto si a alguien le interesa ampliarlo, la del sitio de Duncan Shaw es completísima y te remite a un índice, donde se puede ver la vida de este cordobés de adopción que nació en Escocia y se quedó aquí para siempre.

Línea de tiempo  de la familia Shaw

Para ampliar más(el que lo desee):

El pino referenciado es árbol protegido. (Manuel Trujillo, Plataforma a Desalambrar)
Reseña en Cordobapedia sobre el Sr. Shaw

Fotografías del AMC, del sitio de Duncan Shaw y del Autor
Bibliografía la citada.
Agradecimientos: A Antonio Lozano y José Manuel Borja por su colaboración.

20 comentarios :

Talbanés dijo...

magnífica entrada. enhorabuena.

Emilio Fernandez dijo...

Sinceramente mi mas sincera enhorabeuna por el articulo,no dejo de aprender cosas contigo, cuantas veces sabia que estaba por alli el cementerio pero no conocia la localizacion Exacta,que buenas "notas" estas haciendo,por cierto si vuelves a pasar por la zona del cementerio de San Rafael,recuerda mirar la tumba multiple que hay de los fallecidos en el accidente ferroviario de la Solana con una maquina a Vapor.(Tunel junto al Vacar)Segun los periodicos de la epoca,existe un nombre muy curioso tambien en las lapidas del cemtenrio de San Rafael,aunque no lo parezca se llamaba esta Sra.Felisa Filete Fileton.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Talbanés. Un fuerte abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Emilio, muchas gracias en primer lugar, es cuestión de preguntar y mirar donde se puede. Me quedo siempre por el tamaño con mucha información escrita. Ayer mismo estuve en él y si te digo la verdad, además de las cuestiones de familia, lo que más me impresionó son los muros de la memoria, y la lectura de que más de dos mil personas fueron asesinadas en Córdoba desde el 36 al 50 del siglo XX.
No tuve más remedio que acordarme de la opinión de un conocido referido a la presentación de un libro sobre Córdoba en la guerra, a la que asistieron muchos nostálgicos, que equiparaba un bombardeo de la aviación de la República en Córdoba con la masacre de Guernica. Increíble pero cierto. Y se le llenaba la boca al Sr. hablando de la Legión Cóndor, a pesar de las practicas de asesinatos masivos que hicieron en nuestro país.
He mirado en el archivo y la curiosidad que comentas, y la señora está en Santa Inés, 02/0213, con fecha 01/02/1951. Esto de los apellidos es como lo de los epitafios. Muchas gracias nuevamente por tu atención. Un saludo

Valentin Priego dijo...

De nuevo enhorabuena. Y gracias.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Valentin, es culpa de la cantidad de rincones que tenemos. Un abrazo.

Manolo Trujillo dijo...

Enhorabuena una vez más. El año pasado estuve varias veces por esa zona, mirando por donde iban los antiguos caminos. Es una pena, porque está todo muy degradado. Una curiosidad/pregunta: a la derecha de la fábrica de plomo hay una calle, que aún está casi en terrizo, y que creo que hasta hace poco tenía salida. Ahora no, el final se lo ha apropiado una finca. Se corresponde con lo que era la Vereda del Naranjo. No sé si el que la ocupa lo hace con derecho por haberla comprado, ya que dejó de ser vereda hace unos años. ¿Recuerdas esa calle que te digo con salida?

Emilio Fernandez dijo...

Cierto .El Bombardeo de Cabra.existen peliculas de los bombardeos de cordoba capital y los destrozos en claudio marcelo duran poco pero son las unicas imagenes en movimiento que pude ver de Cordoba de aquellos amargos dias.Tambien tienen muchas historias nuestros cementerios.Solo hay que tener curiosidad.por cierto atinaste con Doña Felisa ya te mandare la foto de la Lapida.

Paco Muñoz dijo...

Manolo muchas gracias en primer lugar. Creo que te refieres a lo que era el cauce del Arroyo de las Piedras y que va entubado por debajo y lo normal es que ese cauce sea propiedad del Estado y lo demás sean ocupaciones indebidas. Efectivamente en el plano catastral figura como Arroyo de la Piedras desde la Fábrica del Plomo y el límite de la propiedad (de los legales) es la anchura del cauce. Si quieres comprobar la propiedad no existe por ser el Estado. Te envío una direcciones de fotos a Facebook con los datos que pides. Te adelanto, es una usurpación de la propiedad del Estado, el cauce del antiguo Arroyo de las Piedras. Antes la ocupación durante un determinado de años pacífica y sin violencia, daba lugar a la nuda propiedad, pero yo creo que eso ha cambiado y yo estoy anticuado.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Emilio. Algo he visto. Lo que pasa es que comparar esos bombardeos con Guernica que arrasaron la ciudad, es una barbaridad. Pero cuando se quiere justificar lo injustificable siempre destaca la sinrazón, o cuando te dicen: Hicieron barbaridades en los dos bandos, claro mi respuesta es siempre ¿Quién empezó y siguió matando hasta bien entrados los años cincuenta? Unos defendían la legalidad instituida y otros eran unos golpistas que se la pasaban por el forro. Es lo mismo que lo de pasar página, siempre piden pasarla los dueños del libro, los que a lo mejor no quieren que en una de ellas se descubran cosas que no le interesan. En fin.

Juan Carlos Almoguera Torres dijo...

Grandísimo artículo Don Paco !

Hace ya varios años que sigo el blog, y no son pocas las veces que he querido darle las gracias. Hoy quiero hacerlo.

Gracias por acercarnos a Córdoba, descubrirnos anécdotas, historias, misterios...Cada cosa que aprendo hacen que vea a Córdoba más grande si cabe, hacen que cada día este más enamorado de mi ciudad.

En la actualidad tengo 22 años, una ingeniería acabada y las maletas hechas. El exilio al que nos obligan me mata por dentro, y aunque no negare que quiero viajar y descubrir otras culturas, no soporto la idea de separarme completamente del terreno que piso.

Muchas gracias por hacer que cada calle que transito tenga una historia para mi, y una historia que contar.

Ojala en un futuro pueda hacer yo lo que usted hace por Córdoba !

De un Cordobé ! Gracias !

Paco Muñoz dijo...


Muchas gracias Don Juan Carlos (lo del Don es broma por habérmelo puesto tú a mí), por seguir el Blog, por tus palabras y sobre todo por el amor a tu ciudad. Esta gente que nos gobierna y el engaño de la globalización son los culpables del éxodo de nuestra juventud y la carencia de futuro para ella. Si no tienes más remedio no lo pienses, aunque te parezca cruel, nadie es profeta en su tierra dice el dicho. La emigración es difícil, pero siempre ha ocurrido, Argentina, Australia, Francia Alemania, Bélgica, Suiza, Holanda, y muchos países se llenaron de nuestros paisanos, lo pasaron mal, pero muchos lo consiguieron. Luego estaban los que desembarcaron en Cataluña, aún recuerdo que fui con mi padre a Badalona, en los años casi sesenta del siglo pasado, y me impactó aquello, era el Zumbacón que has visto en las fotos pero en Cataluña. Mi tía María su marido y sus cuatro hijos, vivían en una habitación "adosada" al cementerio de San Baudilio de Llobregat, parecido a lo del de los Protestantes. Hoy afortunadamente es distinto, pero sin embargo vemos a los africanos, y americanos como viven aquí la mayoría, por eso debemos respetarlos. Es la verdad pero eso no te debe de dejar de buscar tu vida y tu futuro, ya que los gobernantes y el sistema que impera no son capaces, a pesar de que le pagamos sustanciosos sueldos para solucionárnoslo. Eso etéreo que se llama patria, y que a algunos se les llena la boca con ello -porque seguro tienen el estomago lleno-, es el lugar que permite el desarrollo del ser humano en condiciones dignas, otra cosa es romanticismo, pero eso no quita que la ciudad que nos vio nacer, se merezca nuestro sentir. Muchas gracias Juan Carlos y espero que pronto puedas decir que tu ingeniería se ha abierto camino donde han sabido valorarla y explotarla, porque debes ser consciente que el capitalismo es así, la diferencia está en la ambición y vista de los capitalistas que te toquen. En ningún lado dan nada a cambio de nada, los trabajadores debemos primero demostrar nuestra valía y luego exigir nuestros derechos, normalmente en los países civilizados, eso se reconoce, primero porque no son tontos. Que tengas mucha suerte y ánimo. Un fuerte abrazo y nuevamente muchas gracias.

Emilio Fernandez dijo...

Parafraseando el twit de un genio se resume todo."Primero no les gustaba mucho lo de la memoria historica,pero con lo de los discos duros parece que tampoco les gusta la memoria reciente.-Jordi Evole-",Fin de la cita.Ole.

Paco Muñoz dijo...

Es buenísimo Emilio, no se puede expresar mejor que está gente (evito el uza)lo que no quiere es memoria ninguna. un abrazo.

Molón Suave dijo...

Magnífica entrada, Paco, como siempre. ¡La cantidad de recuerdos que me ha traído! Fueron infinidad las veces que de niño pasé por el cementerio, pues iba con mis padres de perol al Puente de Hierro y aquel era nuestro camino. Domingo tras domingo y durante varios años. Entonces el cementerio,ya bastante abandonado, ra un lugar misterioso y hasta siniestro. Podía entrarse en él, pues la puerta estaba abierta, pero mi madre, siempre temerosa, nos prohibía a mi hermana y mí que lo hiciéramos, no porque fuera un cementerio, sino por ser protestante. Yo preguntaba quiénes eran aquellos muertos y qué era ser protestante, y sus respuestas, dominadas por un temor que yo no entendía, eran siempre herméticas y evasivas.
Por cierto, en conexión con lo anterior, en la calle Candelaria, la capilla que hoy pertenece a las Bodegas Campos se decía que era de los protestantes. Siempre estaba cerrada y la gente, al menos la que yo conocía, hablaba de ella en voz baja y con un halo de temor y de misterio que a mí me resultaba inquietante y también atractivo.
Volviendo al cementerio de los protestantes, qué diferencia con el de Málaga, el Cementerio Inglés, donde está enterrado el poeta Jorge Guillén y también, entre otros, una hija de Churchill, admirablemente cuidado y hoy un interesante y romántico lugar turístico.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias. No sabes lo que me alegro Rafael, pues esa es la misión de estas cosas y el premio lo que dices. Luego tú has conocido eso abandonado, tenía que ser por los cincuenta, porque esa fue la fecha que se trasladó. Lo de la Capilla no lo sé, pero seguro que de alguna manera la utilizarían de tapado en esos tiempos. Y el patio lamentable, y sigo sin entender un lugar que es público municipal, porque tiene que marcar la pauta la iglesia católica. Porque no se entierra uno si quiere, dónde quiera, dentro del recinto sin separaciones. Estas cosas son tremendas. Espero que estés bien ya del todo. Un abrazos y saludos a Lola.

Sonia Garrido dijo...

Con razón se me escapó esta entrada...estaba enfrascada en el examen que tuve en septiembre. Me sigues sorprendiendo en cada entrada que haces Paco.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Sonia, ya me había extrañado que no dijeras nada. Un saludo.

Sitting Bull dijo...

Caramba, sí que ha llegado lejos mi time-line... Ahora está un poco anticuado porque tenemos bastantes más datos. Gracias por las fotos no tenía casi nada de la fundición y su entorno, se agradece.

Arturo Shaw

Paco Muñoz dijo...

Sr. Shaw, muchas gracias por sus palabras. Lo que no entiendo es lo de anticuado, creo que es lógico el tiempo no perdona.
Un cordial saludo