viernes, 22 de noviembre de 2013

EL PUENTE DE LOS NOGALES (2)

El puente de  los Nogales

En un frío otoño -ya era hora, pues parecía que el verano de 2013 no se iba acabar nunca-, decidí darle una vuelta al hermoso puente de los Nogales. La última vez que pasé por allí estaba como las orillas del río Guadalquivir, comido pos las cañas, que son el elemento principal de su flora. Era imposible bajar al cauce y mucho menos hacerle una fotografía  adecuada. 

Cartel indicador en al carretera de Trassierra

Fui  con unos amigos a ver el venero que de una alcubilla, que allí había, a lo mejor derivada del acueducto Aqua Vetus, vaya usted a saber. Esto fue por la primavera de 2013. El acercarnos a ella fue difícil por la intrincada vegetación de casi metro y medio de altura. Era hasta cierto punto agobiante.

El camino de los Nogales desde Turuñuelos a Medina Azahara, con los cuatro puentes

Hoy la penúltima visita, porque nunca puede dejar uno de admirar su presencia y porte, y siempre guarda en el cajón de las visitas previstas hacerle otra. Junto con el puente romano de Pedroches, que es algo similar, no es habitual encontrar puentes de tres arcos en la construcción califal, bueno si excluimos al del Acueducto de Valdepuentes o Aqua Vetus Augusta que los tiene, pero no conozco otro, el resto de origen romano sí es habitual. 

Estado del puente antes de la excavación con los signos del expolio.

La sorpresa al llegar a él -ya me había enviado mi buen amigo Paco Pozuelo unas fotos antes y por ello no lo fue tanto-, fue que algún alma caritativa, posiblemente institución pública o particulares, pero no lo sé a ciencia cierta. la realidad es que por lo menos hoy se puede contemplar en todo su esplendor, claro dentro de lo que cabe.

Vistas desde el sur

Nada de agua en el cauce, y llama la atención esos tres arcos, y hay que imaginar que a pesar de ser tan corto el recorrido del arroyo que lo surte, y que le cede su nombre de los Nogales, tenía en un pasado, que tener un caudal considerable para esta infraestructura. A no ser que el vano a salvar lo requiriera y no fuese el caudal, pero salvo que la colmatación haya sido grande, que hay fotografías que lo demuestran, no parece muy profundo desde luego.  

Vistas desde el este

Nada de cañas en el entorno que permite verlo en su totalidad tanto desde el norte como desde el sur. Bien es cierto el estado que se encontraba cuando se acometió su excavación era lamentable. Así como el expolio por la propiedad o el arrendatario de la finca habían hecho mella en él. En su descargo, en el del expoliador, hay que decir algunas cosas. 

Una vista desde el suroeste

En todas las épocas ha habido expolio de unas civilizaciones a otras, y máxime cuando la civilización responsable no se ha preocupado de preservar los bienes y estos han sido una ruina de muchos años. Si tú tienes un escaso sentido proteccionista, y no tienes por qué tenerlo, y te encuentras unas piedras en tu propiedad y te hacen falta en otro lado de la finca, no es un sacrilegio que las uses. El sentido actual de la protección y el esfuerzo que hacemos todos los ciudadanos ahora no es el mismo de hace unos años. 

Y otra desde el noreste

Siempre creo que el principal culpable del abandono es la propiedad del bien, en este caso el Estado o la Autonomía. Si el mantenimiento de los lugares patrimonio histórico fuese el adecuado, y la vigilancia también, no tendríamos que quejarnos a posteriori de desaprensivos usos. Pelillos a la mar, se provocó un desaguisado, se reparó y lo importante es que lo que queda del bien pueda disfrutarse muchos años. Reitero no basta con la instantánea, la foto debe ser fija, de a diario, en materia del patrimonio. 

El tablero, al fondo Medina Azahara

Del puente se ha dicho mucho, aún a pesar que en la enciclopedia de andar por casa ponen sólo cuatro líneas, pero de lo mejor que he leído y lo recomiendo es "El Puente de los Nogales, Córdoba. Contribución al estudio de la infraestructura viaria de Madīnat al-Zahra",de Alberto León Muñoz, de la Universidad de Córdoba y Ana Zamorano Arenas del Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra, publicado en "Cuadernos de Madınat al-Zahra" nº 6 de 2008. 

Estado de uno de los arcos

Esta publicación dotada con planos y fotografías, permite ver como era el estado del puente antes y como está ahora después de la intervención de 1998. Estamos hablando de quince años, que evidentemente son una mota de polvo de su propio camino califal de abastecimiento a la ciudad palatina, en los mil y pico de su vida. Y la realidad es que el cambio es notable. 

Otra vista de uno de los arcos

Cuesta trabajo pensar el tráfico intenso que tendría, primero con el acarreo de los materiales de construcción desde las cercanas Canteras de la Albaida, y posteriormente una vez funcionando la ciudad palatina, el trasiego del abastecimiento a la misma, sin contar con las tropas del cercano y posible acuartelamiento de Turruñuelos. Los autores en las conclusiones del trabajo señalan que: "El trasiego de tropas y mercancías debía resultar bastante intenso, de ahí que la anchura del tablero estuviera cercana a los 8 m en su estado original." 

Trazado del camino y su marca en el terreno debajo del sembrado

No veo yo desde mis cortos conocimientos un tablero de ocho metros de anchura, pero si los dicen los expertos así será. Otros puentes ocupaban esta ruta de abastecimiento a Medina Azahara, desaparecidos: el de Cantarranas, de Vallehermoso y de los Lobos, que son los cauces que cruzan el camino de los Nogales. Si vemos la fotografía aérea, se puede por contraste localizar el rectilíneo trazado hasta la parte norte de la ciudad palatina, de tan efímera vida. 

Un detalle de la marca por donde va el camino y a la izquierda el puente de Vallehermso

Los fundamentalismos destructivos del ser humano, y posiblemente los desequilibrados repartos de la riqueza al final pasan factura. Además del natural declive imperial con esa línea quebrada de su desarrollo, cenit y final. Más o menos como la que la naturaleza concede a los humanos, nacimiento, vida y la inexorable muerte. Luego el paisaje que nos muestra la sierra desde allí es muy hermoso. 

El venero seco

Desde el catillo Blanco o de la Albaida, coronado por las Ermitas, el Barranco del Rodadero de los Lobos, Piquín, las canteras del Rodadero, la Gruta de Peñamelaria, La huerta de las ventanas o Peñamelaria, con sus pinceladas ocres de otoño, la Casilla del Aire, la Torre de las Siete Esquinas, el Mirador de las Niñas y debajo el del Balcón del Mundo, y si seguimos la panorámica hacia el oeste, San Jerónimo, y la ciudad palatina de Medina Azahara. ¿Se puede pedir más?

La destrozada alcubilla ahora con agua


Fotografías y vídeo el autor
Bibliografía del trabajo citado

11 comentarios :

Juan Guijarro Moreno dijo...

Bonito puente y bonitas fotos amigo Paco, un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Juan viniendo de un casi profesional, que digo casi, un profesional que desde luego lo es sin ser lo que le da de comer, es un halago. Un fuerte abrazo y espero te cuides.

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas tardes, amigos. Paco, con la mentalidad moderna no podemos entender a los constructores antiguos. ¿Para qué tres ojos en el puente de un arroyuelo? Unos amigos a los que nos gustan estos temas le hemos dado muchas vueltas, y hemos llegado a la siguiente conclusión: los constructores antiguos eran consientes de que en los tiempos de crecidas por los ríos y arroyos bajan todo tipo de materiales, hierbas, cañas, arboles, la cabra y el guarro. Estos materiales taponan un ojo del puente y ocasionan un embalsamiento de agua, inundando las tierras de aguas arriba y si el tampón cede, arriadas aguas abajo. Que se les ocurrió, crear ojos adicionales, para que sirviesen de aliviadero. Dicho así, parece una perogrullada, pero analicemos las construcciones actuales. Ante de nada ponen los presupuestos sobre la mesa y después de… lo que sea acometen las obras. Cogen las calculadoras y los estudios de históricos de la pluviosidad y dicen: “Bueno, por aquí pueden pasar tantos metros cúbicos por segundo” Para abaratar costes en vez de un puente ponen un tubo, y ahora bien cuando la matan. No han contado con los materiales que arrastran los ríos y vemos como todos los años se inundas lugares, que jamás se habían inundado. Por recordar algunas: construcción de la autopista del Mediterráneo, cortaron los causes de todas las rieras que solo llevan agua, claro está, cuando llueve. Tuvieron que hacer otras obras para subsanar el problema, que por falta de previsión habían ocasionado. Este es un ejemplo, pero los hay a millones. Bueno, no me enrollo más. Un abrazo

fus dijo...

Que maravilla de puente y la historia que deberà reunir esa construcciòn. Eres único Don Francisco.

un abrazo

fus


PD. Recuerdos para Conchi

Paco Muñoz dijo...

No Patxi no te enrollas, es una teoría, lo que ocurre es que es el único de tres ojos en la historia de los puentes califales en la ciudad, los demás tienen solo uno, bueno hay otro en el río Guadiato que también me parece es califal que es de nueve arcos.
http://notascordobesas.blogspot.com.es/2010/05/puente-califal-del-rio-guadiato.html
Cuando se hizo el del Arenal y el de la Cruz de Rastro, tuvieron en cuenta una cosa que creo llaman "la riada de los quinientos años", o como tú bien dices estudios de pluviosidad. Ya recuerdo lo de la autovía que fue la causante de cortarle el paso lógico a la naturaleza. En este caso lo que se me ocurre es que cuando lo hicieran el nivel de caudal éste sería grandísimo. Importante el arrastre, ya se ve en la fotografía del estudio, en blanco y negro, el ojo colapsado -"ataquinado" diríamos por aquí- de arena y material de arrastre. Más abajo del Cañito María Ruiz,
http://notascordobesas.blogspot.com.es/2012/02/la-infraestructura-viaria-de-madinat-al.html
en lo que dicen era el camino noble a Medina Azahara, existe un Puente Califal de un sólo ojo pero es impresionante, en el arroyo de Cantarranas, que al final es donde tributan estos que salva este. Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Amigo Fus muchas gracias por estar ahí, y evidentemente mucha historia atesora cualquier cosa de nuestras ciudades, fíjate este pobre puente tiene cuatro veces más historia que los Estados Unidos de Norteamérica, a la nación me refiero. Le daré los recuerdos a Conchi, estoy pensando en cambiar, por los achaques,pero... ¿para qué después de más de cincuenta años? aparte de que uno no está para cambios y también tiene los suyos. Un Abrazo y recuerdos a Conchi también.

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas tardes, amigos. “En un país como el nuestro, donde, por su grande altura media, los ríos tienen que verter sus aguas tumultuosamente; en un país tan desgraciado como el nuestro, donde los gritos de dolor por las inundaciones ahogan las angustias causadas por las sequías, y donde a los ardores de un sol abrasador suceden las lluvias torrenciales que todo lo arrasan” Esto escribía Lucas Mallada en 1890 en su obra Los Males de la Patria. Si a esto le añadimos la picaresca en las construcción, no hay puente que resista. Un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Ya avanzó en su pensamiento Lucas Mallada hace más de cien años. Saludo Patxi.

Carlos CM dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos CM dijo...

Buenas tardes, Enhorabuena por su blog, lo sigo desde hace meses. Tengo información sobre el puente (y la infraestructura que en su día lo rodeaba) que le podría interesar.

Un saludo

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Carlos CM, muchas gracias, claro que me interesa puede remitir lo que desee a 7fmc@wanadoo.es Un abrazo.