lunes, 9 de diciembre de 2013

LOS JARDINES DEL TRIUNFO Y LA MEZQUITA

Fotografía del proyecto

Tengo un buen amigo, Juan Lozano -de los mejores, de esos que te entran en los dedos de una mano y te sobran dedos-, que es algo mayor que yo y bastante más vehemente que yo en sus criterios. Cada vez que pasamos por la Ronda de Isasa me plantea su proyecto de reforma del entorno del muro de qibla. El desconoce incluso lo que es el muro de qibla, no tiene un interés islamita, si por el contrario tiene una mente muy estructurada desde el punto de vista arquitectónico, y considera que, el entorno del muro sur de la Mezquita debería estar expedito hacia el sur, ocupado por un jardín que permitiera desde el río disfrutar de la maravillosa vista del muro.


Yo siempre trato de contrarrestar su proyecto, diciendo que hubo un tiempo en el que la expropiación hubiera costado una copla, pero que hoy en día sería prácticamente imposible. Varias industrias hoteleras ocupan la zona, además el vacío Centro de Visitantes que ha significado el espaldarazo definitivo, en negativo, a cualquier actuación en ese sentido en la zona. Claro, él dice que había que haberlo hecho en su momento y no haber permitido edificaciones ahí. Pero lo curioso es que, sin saberlo, ha coincidido con el proyecto que presentó al pleno municipal el concejal D. Manuel Pérez Lama en septiembre del año 1917. La transformación de toda la manzana desde el Caño Quebrado hasta el arco de la Puerta del Puente, en un florido territorio cuajado de palmeras y plantas ornamentales. 


El Alcalde en aquellos años, era D. José Sanz Noguer (20/12/1882 a 09/03/1958). Era su primer periodo de los dos que estuvo presidiendo el Consistorio, de 1917 a 1920, y de 1929 a 1930. Tenía 35 años. Ya había sido concejal desde 1912. En sus mandatos se hicieron algunas cosas que hoy perduran en nuestra ciudad. El construir la otra mitad de la Puerta del Puente, la cara interna, e inaugurar la estatua de Jesucristo que mira a la ciudad desde las Ermitas. Su mandato ha quedado considerado justo y beneficioso para la ciudad. En aquellos tiempos los alcaldes no se designaban como ahora por el peso de los votos de los ciudadanos, el mecanismo era algo distinto, y se aproximaba más al de la dictadura. José Sanz compró en una subasta, como único postor, por 48.000 pesetas la cabecera del periódico La Voz, que se instaló redacción y talleres en casa de Cruz Conde.

Portada del núm. 56, Año II del Semanario Independiente Córdoba (15-09/1917) 

Lo que nos importa es el proyecto que se publicó en la revista Semanario Independiente Córdoba, que nació el 19 de agosto de 1916, se imprimía en la Imprenta Moderna y dirigía Pedro Moro, seudónimo de Eugenio García Nielfa, y la redacción y administración estaba en la calle Juan Varela nº 8, y que ha llegado a mis manos en forma de tres fotografías del semanario que, amable y oportunamente, como siempre, me ha facilitado mi amiga Isabel Burón. Ella ha sido la que ha encendido la chispa para buscar el origen del proyecto.

Vista aérea con la manzana del proyecto señalada

Del Semanario Independiente Córdoba. Sábado 15 de septiembre de 1917 -Año II- núm. 56, 

"Los jardines del Triunfo y la Mezquita

En la sesión últimamente celebrada por el Ayuntamiento de Córdoba, el culto teniente de alcalde don Manuel Lama Pérez, partiendo de la base de una hermosa iniciativa del ilustre publicista andaluz don Alejandro Guichot, presentó el proyecto para la construcción del Jardín del Triunfo y el trazado de los de la Mezquita, con el objeto de embellecer y sanear una de las zonas más importantes de la población: la entrada en Córdoba por el Campo de la Verdad, espacio en el que se reúnen los mejores y más valiosos monumentos, produciendo un conjunto que únicamente puede ser iguala-, do en Bagdad o Damasco: la Mezquita-Catedral, la Puerta del Puente, el Palacio episcopal, el Alcázar, el Triunfo de San Rafael, el Seminario de San Pelagio, el fuente Romano, la Calahorra, las viejas murallas y, extendiéndose sobre todo el panorama de la ciudad, la multitud de bellísimas torres, como relicarios que luciesen en la diafanidad encantadora del cielo de la población sin par.


Puerta del Puente mediados del siglo XIX

Precísase el proyecto del jardín y del Triunfo y se insinúa el de los de la Mezquita, que ocupará el espacio comprendido por la prolongación de la calle del Mesón del Sol por la calleja del Caño Quebrado hasta la Ronda de Isasa, la línea de ésta pasando por delante de la Puerta del Puente y la formación de otra desde este pinito hasta la unión con la Mezquita, de la manera indicada en los dibujos que en este número publicamos.

El Jardín de la Mezquita hará juego con el Patio de los Naranjos, quedando en el centro de ambos el espacio cerrado, con su bosque de columnas, y se restablecerá en la parte de aquel monumento que mira al río el aspecto que se halla recogido en los antiguos sellos de Córdoba. No insistimos en la explicación de la hermosa iniciativa, porque la prensa diaria ha hablado suficientemente de ella.


Postal desde la Calahorra mediados del siglo XIX

He aquí, la importante moción a que nos venimos refiriendo:

Al Excmo. Ayuntamiento de esta ciudad. 

-Excmo. Señor: Encontrándose, desde hace largos años, las fincas urbanas que se demolieron parcialmente al construirse el trozo de carretera denominado Ronda de Isasa en un estado de lamentable abandono en su parte estética, y el terreno desmontado formando solares, abierto a todo tránsito, convertido en vaciadero de inmundicias que, validos de la escasa vigilancia que allí es dado ejercer, suelen arrojar algunos vecinos y transeúntes tan sobrados de despreocupación como faltos de toda noción de higiene; y si a esto se une que la mayor parte de dichas fincas amenazan hoy derrumbarse, constituyendo un peligro para sus moradores, es por lo que el concejal que suscribe, inspirándose en lo que determina la higiene y la seguridad públicas, ruega a V. E. que -salvo su mejor parecer- acuerde y adopte las siguientes disposiciones:


Puerta del Puente y entorno (Edward King Tenison 1851)

1.ª Que se proceda en breve a la demolición de los trozos de dichas fincas que amenacen ruina, o a demolerlas totalmente, para evitar que continúen habitadas.

2.ª Que se den por terminadas las expropiaciones que estén pendientes, consignándose en los próximos presupuestos cantidades suficientes a completar su amortización, economizándose el Municipio, de una vez para siempre, las 1.237'50 pesetas que por conceptos de indemnización y rentas de estas fincas se vienen consignando hace varios años en los presupuestos; y

3.ª Que, con arreglo a la alineación, se obligue a aquellos propietarios -y proceda en sus parcelas el Municipio- a construir cercas de cerramiento en estos solares, formando muros o tapiales por la línea de carretera que, rebasando el nivel superior del suelo y conteniendo el terraplén de desmonte, rematen por verjas de hierro, o sencillamente por fuertes empalizadas, dispuestas con cierto arte, para que se convierta el terreno cercado en huertos y jardines que, al par que impidan el paso a esos terrenos, les den agradable aspecto.


Puerta del Puente (Léfrevre-Portalis 1892)

Como complemento de ello, y siguiendo la línea de perspectiva hacia el Puente, se debe proceder a otra mejora, requerida esta por las obras de reconstrucción Y conservación que se vienen haciendo en la monumental puerta llamada del Puente, la que, cerrada al tránsito público, ha motivado la formación de un camino entre dicha Puerta y el altillo o terraza llamada del Triunfo, camino que ocupa el lugar donde estuvo el edificio de la antigua Alhóndiga Y que ha dejado el terreno de la bella placita del altillo en parte desmontado, al abrir este camino, deformado su perímetro, que antes era cuadrilátero, y descentrado el emplazamiento del monumento del Triunfo.


Bajada al camino de la Alameda del Obispo (Antonio Palomares 1895)

Si se pretende, en lo sucesivo, cerrar con pared mural la paramentación del altillo, por el lado del nuevo camino, éste quedará muy reducido en su latitud y con rampa muy pronunciada y la reconstrucción del muro, por ser de sillería, originará considerable gasto.

Además, conservando la terraza del Triunfo en su altura, restará esbeltez y proporcionalidad a la Puerta del Puente, por quedar ésta, por su basamento profundo descubierto, como hundida en el suelo. 


Puerta del Puente (Señán González)

Por ello, se hace necesario que se proceda a desmontar en graderías el susodicho altillo, hasta poner su rasante casi a nivel del terreno circundante y en la pared contigua del Seminario hacer graderías o escalones de ladrillos. En el frente, en el camino de ronda, un zócalo con verja seguirá la línea del cerramiento del jardín del Seminario. El camino -puerta hoy de entrada a la población- obtendrá así la anchura y declive que requiere su gran tránsito.

Para el zócalo y verja que cierre por el lado de la carretera, se puede aprovechar el material del cierre que da frente a la calle de Torrijos, por ser en ese lado innecesario.


Aérea de la manzana. El Centro de Visitantes en construcción.

Las tierras procedentes del mencionado desmonte pueden ser empleadas en rellenar los deltas pantanosos que existen en la margen del río, a pocos pasos de este lugar.

En el recinto comprendido en el desmonte debe instalarse un jardín decorado, con fuentes y bancos alicatados, balaustradas en las graderías y pedestales y fustes de columnas sosteniendo estatuas, capiteles y jarrones.

Convertido en artístico jardín este rincón y dándole al camino de entrada más amplitud, una vez terminada la Puerta del Puente, rodeada de su verja, tendría un aspecto sumamente recreativo esta importante entrada a la población, tan a la vista de los viajeros que entran por la carretera de Sevilla en automóvil, y de los numerosos forasteros que visitan estos lugares al hacerlo a la Mezquita. Es decir, que su hermoseamiento resultaría agradable para propios y extraños.


Aérea de la manzana. Centro de Visitantes construido y Ronda de Isasa en construcción.

Para terminar: estas mejoras formarían el núcleo o el comienzo de aquellas otras que, en porvenir no lejano -en ese porvenir que tan ansiadamente se vislumbra de prosperidad y grandeza para esta augusta Córdoba- se implantarán seguramente en esta zona de la población, construyéndose jardines en el perímetro que ocupan hoy vetustas casas, entre la fachada Sur de la Catedral y la ronda, y que en graderías descendentes y según existieron en ese lugar, a juzgar por los antiguos sellos de Córdoba, hermosearán el conjunto de esa entrada de la población, cuya línea panorámica entonces, artística, monumental y frondosa, abarcará en su perspectiva, los jardines y  edificios del Seminario, el esbelto Triunfo de San Rafael emergiendo entre flores, el camino de entrada, la monumental puerta del Puente y los frondosos jardines de la Mezquita limitados por la Casa del Pueblo, a la que seguirán pequeños jardines, bordeados en sus cercas por plantas trepadoras y flores, sirviendo de fondo a este hermoso panorama los muros atrayentes de la incomparable Mezquita. 


Puerta del Puente (Siglo XXI)

Aparte de esto, que se considerará como idealismo, las mejoras propuestas, por constituir la higienización de lugares convertidos hoy en focos de infección en grado superlativo, y por estar liado en ello el ornato de la misma zona, son muy necesarias, sin deber continuar indefinidamente en el actual estado; es por lo que ruega a V. E. el que suscribe que la presente moción sea considerada como factible en sus dos primordiales conceptos y se proceda en breve a su realización, por no exigir ni largos trámites ni cuantiosos dispendios, sin que estas indicaciones sean dadas a entender como requerimientos al celo reconocido de V. E. que, no necesitando excitación en ningún asunto, menos puede necesitarlo en éste, en que se interesan la higiene y el ornato públicos.

Casas Consistoriales de Córdoba a 10 de Septiembre de 1917 . -Manuel Lama."

Y esta es la curiosidad, que halagará a mi amigo Juan, pues verá como su idea del entorno sur de la Mezquita, ya la llevó un "culto" concejal  cordobés en el año de 1917 al Pleno del Consistorio sin éxito desde luego.

Fotografías del Semanario Independiente Córdoba, del autor y de la Red.de diversos autores
Bibliografía del semanario citado.
Mi agradecimiento a Isabel Burón por facilitarme la idea.

10 comentarios :

harazem dijo...

Hubiera quedado el entorno muy cuqui, muy de Alameda de Málaga, pero yo, que cada vez s
oy más radicalmente conservacionista, creo que el entramado de las calles históricas, como sus propios nombres, deberían estar protegidos contra aventuras modificadoras. La memoria histórica de la ciudad debería ser sagrada y modificarse sólo para ser restaurada o cuando determinadas circunstancias muy concretas obligaran a eliminaciones o cambios bruscos.

Muy buen trabajo, Paco.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Manolo. A mí me pasa lo mismo en parte, porque comprendo que en el fondo todo es modificable. Si no fuera así eso que llamamos progreso no llegaría (es verdad que muchas veces el progreso es una mierda), pero quien ha vivido en casa de cuarenta familias de vecinos, con dos retretes de agujero para todos, de esos en los que había a la hora de... echarse a un lado para que la gota -parecida a la del café de George Clooney- no la percibas rectalmente. Con una pila de piedra (que al no haber unas normas escritas había peleas por cogerla de madrugada). Con un caño de agua del cabildo, para lavarse solo y... pues la de beber se cogía en una fuente pública. Y escuchas decir ¡Qué bien se viviría en estas casas con patio! a quien no ha vivido en ellas. O como dicen esos mismos que habría que haber conservado estas, piensas que como museo de lo que no debería volver sí. Es verdad que no pega lo que te digo en relación al espíritu de lo que tu expones y comprendo, pero como te digo al principio en parte. Si comparto lo de los nombres, aunque entiendo que nunca el que se cambia ahora es el primitivo, o muy pocos. Creo Manolo, que cada vez a medida que se renueva una y otra vez el DNI, se confunde uno más.
Un abrazo y muchas gracias nuevamente.

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas tardes, amigos. Paco, te superas día a día. Las referencias documentales que aportas son magnificas. Los intereses urbanísticos son los causantes de muchos desatinos en los cascos históricos de las ciudades, y si a estos intereses les sumamos… Institucionales, entonces como decía aquel. “Apaga y vámonos”. Has visto que fino ha quedado lo de desatinos. En realidad quería decir… Bueno, lo primero que se te viene a la boca, sin ser procesado. Un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Patxi, de todas maneras después de haber visto lo de la Catedral de Santiago de Bilbao cabe cualquier cosa, gracias por enseñármelo. Y sí, cada vez hay que afinar más para que no te apliquen la mordaza económica. Un abrazo.

Molón Suave dijo...

Pues yo Paco, aparte de felicitarte por el magnífico reportaje, qué quieres que te diga, no veo ese jardín en ese sitio. Ya sé que la Mezquita luciría más en un lugar más despejado, al estilo de la catedral de Sevilla. Pero es que Sevilla es la única capital de Andalucía que, por avatares históricos, tiene su catedral en un lugar abierto y además en pleno centro de la ciudad. La nuestra nació en la época en que lo hizo y el arbitrario urbanismo que la rodea, a mi juicio, le presta un enorme encanto. Mi actitud no es tan duramente conservacionistas como la de Manolo Harazem. Estoy completamente de acuerdo en que quien alaba la vida de los patios es porque no ha vivido en esas casas de vecinos, que tenían sus alegrías, cuando llegaban, por ejemplo, estas fiestas próximas, pero en las que la vida diaria, con la dotación de servicios con la que contaban, resultaba un verdadero coñazo, por decirlo llanamente. Yo creo que lo que conviene conservar no son los edificios o incluso el trazado viario, sino la esencia de los lugares. Así, por ejemplo también, hay mucha gente que critica el centro de visitantes afirmando que no pega con el entorno. Independientemente de que nos guste o no este edificio, tal único juicio sólo es prueba de la incultura de quien lo emite, pues incluye en el mismo saco todas las edificaciones cercanas como si fueran de la misma época, creyendo que lo son porque todas están hechas con piedras antiguas. Un saludo

Paco Muñoz dijo...

Respetable opinión y asumible en parte. Yo nunca lo he defendido con mi amigo Juan, y de la obra de Centro me ha gustado el camuflaje de la misma que no desentona en el entorno, eso son otras cosas. El espíritu es que siempre ha habido inquietud por las cosas y una opinión machacona de mi amigo (él es muy constante, de piñón fijo) ha tenido antes otro la misma idea, y me consta que él no había leído nada de esto. La única verdad es que hay muchas opiniones y, estas son válidas cuando salen de cada uno, en base a los criterios que sean pero propios, y eso es bueno. Yo he escuchado a mucha gente, más o menos como tú dices, hablar con boca de ganso respecto a la remodelación del Puente y Calahorra, y eso es unos junto con el conjunto patrimonial de la Mezquita y su entorno un valor de esta ciudad. Esta gente hablaba incluso de cuestiones técnicas profundas que, para conocerlas debes por lo menos tener uno estudios de conservación, arquitectura e incluso arqueología. Los que hemos visto, en fotografías, como estaba el puente, los que hemos leído las intervenciones y abandono que ha tenido a lo largo de dos mil años, con ésta podemos darnos por satisfechos, por muy poco ortodoxa que la consideren algunos (interesados, envidiosos del arquitecto reformador, boca de ganso, criticones por criticar. A César no lo mataron todos en los idus de marzo porque era un dictador, cada uno tenía un motivo y no era justamente el mismo), pero la verdad es que es una delicia pasear por ahí y es la imagen que está quedando de la ciudad. En ello se ha pretendido ser lo más ecuánime hasta donde se conocía como estaba la fecha más antigua, claro si se hubieran trasladado a la llegada de los árabes tenía que haberlo reformado como el puente sobre el río Kwai, de palos. Muchas gracias Rafael.

harazem dijo...

Bueno, mi talibanismo conservacionista no es tan estricto como pueda parecer, necesitaría matizarlo, claro. Las ciudades son seres vivos y tienen que adaptarse a las condiciones de vida de sus habitantes. Lo de los patios es un ejemplo. Ya sabeis lo que pienso de ellos y de la fiesta que celebra las condiciones de miseria que le son intrínsecas sin crítica.

Lo que yo defiendo es que los trazados de las calles históricas son tan dignas de ser conservadas como los grutescos de las iglesias barrocas. Lo más radicalmente posible. Fundamentalmente porque hay que ponerlos a salvo de modas, necesidades particulares o empresariales concretas y sobre todo de políticos visionarios que excretan "modelos de ciudad" en los despachos de los constructores. Yo no me quito de la cabeza cuando escucho hablar de remodelaciones viarias, modelos de ciudad, urbanismo pirulero, etc. el proyecto que los visionarios políticos de la bisagra del XIX al XX excretaron de abrir una gran avenida que uniera la estación del tren con la Mezquita (antes mezquita). Para ellos no sólo tenían que cargarse el entramado de una de las zonas más deliciosamente intrincadas de la ciudad sino además una iglesia del siglo XIII. Aquello no ocurrió porque no hubo pasta, no como normalmente se dice, porque los barbudos anticuarios (Romero Barros entre otros) hubieran protestado por ello. El modelo de ciudad chachi piruli que tenían los políticos de la Transacción pasó por cargarse los restos del mayor palacio tardoromano de Europa, decenas de miles de metros cuadrados de arrabales califales y menos mal que los primeros tuvieron un poco de cabeza y no se cargaron la acrópolis romana que apareció en el bulevar cuando pretendían hacer un aparcamiento. Las generaciones futuras es posible que los llamen bárbaros. Las de hoy, tan relativistas, ni fu ni fa.

Paco Muñoz dijo...

Manolo totalmente de acuerdo. No has mencionado la gran avenida desde Capitulares hasta Arroyo de San Lorenzo, que hizo malvender casas en Fernán Pérez de Oliva, teóricamente afectadas. Pero todas las grandes calles de la ciudad se hicieron a costa de las intrincadas callejuelas. La gran operación urbanística del centro Gran Capitán, hicieron muchos el agosto. Calle Duque de Fernán Nuñez que parceló el terreno del convento de la Concepción, y encima le urbanizó la calle el ayuntamiento, además del nombre a perpetuidad al "prócer edil". La de Cruz Conde, la Nueva, etc. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Recuerdo que mi padre contaba como anécdota que yendo como cobrador,creo recordar que en la línea 1 PioXII al pasar por la Calahorra dijo un chaval a uno que le acompañada mira la torre de la Calahorra. A su lado iba un hombre mayor que le corrigio diciendo habla bien es la torre de la carreola, y yo me reia cuando me lo contaba. La postal que ilustra este articulo demuestra que aquel hombre mayor teniabrazon. Un abrazo Paco

Tu amigo Diego Diaz

Paco Muñoz dijo...

Diego que alegría leerte y como me acuerdo de tú padre. Bueno la anecdota me ha hecho reir, pero en algunas postales lo ponía más o menos así. Haber si tenemos ocasión algun día de vernos. Un fuerte abrazo.