viernes, 30 de enero de 2015

ERMITAS DE LA SANTA CRUZ Y SANTA MARÍA MAGDALENA

Aérea de los lugares

Yo no había visitado nunca las ermitas que rodean al Santuario de Santo Domingo. Días pasados tuve la oportunidad de visitar dos de ellas, la de la Cruz y la de la Magdalena, la tercera la de San Álvaro, requería un desplazamiento mayor y ya la conocía, así como el Calvario. Desde este último se divisa una panorámica muy hermosa del contorno.

Aérea de la Ermita de San Álvaro

Contrasta la hermosura del lugar con los motivos extraños de abandono del convento en su momento, "por insalubridad del lugar", ese fue el achaque de los frailes, porque no deja de ser un achaque, para bajarse a Córdoba, al Convento de los Mártires, al lado del Molino de Martos. Vamos que el cambio fue como una uña.

Aérea de la Ermita de la Santa Cruz

Después varias exclaustraciones, e incluso derribo del convento, del que parece se salvó, la iglesia y poco más. Y el siglo XIX y XX se reconstruyó tal y como está hoy en día. Hay que reconocer que la tradición del pueblo de Córdoba y la Romería, cantada por el compositor cordobés por excelencia: 

Fachada de la Ermita de la Santa Cruz

"Caminito de Santo Domingo/ te vi una mañana florida de abril,/ con pañuelo de talle precioso/ que lucía airoso tu cuerpo gentil./"

dotaron al lugar de una aureola de esparcimiento. 

La puerta

De los recuerdos más antiguos que tengo es cuando con cuatro años me llevo mi tío Fernando a dormir a su casa, para por la mañana ir de perol a  Santo Domingo, a la Romería. Luego el perol se quedó en el Molinillo Sansueña, eso era ya el campo para los peroles. En casa de mi tío Fernando, que estaba en la calle Judíos -curiosamente luego la utilizó mi tía Rafaela y tío Pepe, que allí murió, en esa misma habitación-, no se me olvida que rezaban el rosario por la tarde, en mí casa eso no se hacía.

Un rincón

Un poco de historia

Cuando regresa a España Fray Álvaro de Córdoba, regresa rodeado de una importante aureola de sabiduría, esto le hace entrar de confesor de Catalina de Lancaster, viuda de Enrique III y de Juan II. Consigue limosnas suficientes para comprar en 1423 la llamada Torre de Berlanga, una atalaya árabe de la sierra de Córdoba. Allí se construye el convento de Santo Domingo de Escala Coeli. Siete frailes y él componen la plantilla. 

Aérea de la Ermita de Santa María Magdalena

Con los naturales problemas económicos, pues las limosnas no lo fueron tanto. Parece que sin embargo que por una petición "divina" se solucionó el problema de la construcción. En estos tiempos los divino se denominaría Gómez, Ruiz, o Pérez, mecenas de nuestro tiempo del ladrillo. Al lugar por esa razón lo denominó Santos Lugares por ser su orografía muy similar a la de Jerusalén. 

Fachada de la Ermita Santa María Magdalena

Por esa razón se construyen tres ermitas en los alrededores a semejanza de las existentes en la ciudad de la tres religiones monoteístas. La de la cueva de Getsemaní, que se denomina Ermita de San Álvaro, al este del Santuario, cruzando el arroyo de Santo Domingo actual, que entonces se llamó de los Cedros. La de la Santa Cruz al norte del convento, y la de Santa María Magdalena al oeste. También al sur del Santuario construyó un Monte Calvario.

Espadaña

Dice Teodomiro Ramírez de Arellano a finales del XIX:

"De las Ermitas que se edificaron en las inmediaciones de esta iglesia se conservan tres, o sean las de San Álvaro, la Santa Cruz y Santa María Magdalena, de las que cuidan los devotos. Asimismo se conserva el Calvario, o sea el número de cruces preciso para la vía sacra celebrada en los viernes de Cuaresma."

Una perspectiva de Santa María Magdalena

En los vuelos de 1977, figuran la ermita de la Magdalena en ruinas, solo los muros, y la de la Cruz no se divisa bien, por lo que seguramente estaría lo mismo. En el día de las fotografías aéreas parece que se han puesto de acuerdo, es en día de romería, por lo que está todo lleno de vehículos y personas. No deja de ser una curiosidad, vuelo de 1977 y de Bing.

El calvario aérea

La subida a la Ermita de la Magdalena es de aquí te espero, así que hay que tomársela con tranquilidad, las vistas desde allí preciosas. La de la Santa Cruz es terreno llano y puedes llegar con el coche hasta la puerta. El calvario está rodeado por calles y también el vehículo te lleva hasta él. Otro lugar de la ciudad que merece la pena visitar, obviando las connotaciones religiosas, para aquel que no sea creyente.

Panorámica desde el calvario






Fotografías del autor, Bing y Goolzoom
Bibliografía Paseos por Córdoba de T. Ramírez de Arellano