viernes, 20 de febrero de 2015

CONCIERTO DE GUITARRA FLAMENCA DE GABRIEL MUÑOZ 700 ANIVERSARIO DE LA SINAGOGA DE CÓRDOBA

Folleto

Ayer 19 de febrero se celebró un concierto de guitarra flamenca y percusión, en la Sinagoga de Córdoba. Un precioso marco, un monumento judío, quizá el único que existe en Andalucía de este género, que celebra el 700 aniversario de su construcción, 1315. Fue día de emociones, mi hijo, su mujer, su futura hija Enara, supongo que escuchando a su padre a través de las delgadas y protectoras paredes del claustro materno. La dedicatoria en el folleto, y sobre todo darte cuenta de como pasa el tiempo. 

Los instrumentos en lo que fue el lugar sagrado

Parece que fue ayer cuando Gabriel estaba aprendiendo solfeo en el conservatorio de Ángel de Saavedra. Cuando iba sólo, con muy pocos años, a las clases, desde una punta de la ciudad. El cabreo cuando lo dejó (hay que reconocer que el solfeo es un coñazo), y cuando la madre, saltándose todas la normas le permitió ir a las clases de su primer maestro de guitarra Rafael Trenas. Luego terminar los estudios secundarios y el salto a los musicales. La titulación, de las primeras que otorgó este conservatorio. Entremedias, muchas horas de carretera para ir a impartir clases hasta cerca del coto de Doñana, ir y volver, y pendientes del teléfono hasta las tantas de la noche. 

D. Ernesto, el director del Conservatorio presentando el acto

Después una primera convocatoria, una plaza en el conservatorio de Puertollano y, la misma tónica, ir y volver diariamente a la localidad manchega, por la N-420, ese carretera rara que es de Córdoba- Gerona por Cuenca. Al final la pugna por la plaza en Córdoba y afortunadamente ya son bastantes años los que lleva de profesor en el Conservatorio Profesional de Córdoba "Músico Ziryab", y a su vez llevando adelante su tesis doctoral. Y sobre todo su proyecto familiar, que en pocos días aumentará en una primera etapa muy importante, con Enara, su futura hija.

Los artistas y al fondo el "menorá" sagrado de la religión judía

Unas notas sobre el monumento, del trabajo La Sinagoga en este mismo blog:

"La comunidad hebrea que quedó en la Córdoba conquistada, bajo el control de los cristianos, vivía recluida en lo que hoy llamamos judería, que era una especie de gueto amurallado con puertas posible de controlar. Allá por el papado de Inocencio IV, que tuvo lugar de 1243 a 1254, la mencionada comunidad comenzó la edificación de una Sinagoga. El clero del momento, presentó sus quejas al obispo Don Gutierre Ruiz de Olea(1246/1249), el cual se dirigió al Papa, manifestando que se consideraba escandaloso el tratar de edificar un edificio alto y ostentoso en las cercanías de Santa María la Mayor, que hasta hacía poco, menos de una veintena de años, era la gran Mezquita Aljama de los musulmanes.

Un precioso detalle de las yeserías de la Sinagoga y lo que queda de un fresco

Mil años después, no el clero sino otras gentes, hicieron campaña contra la construcción de otro edificio, en las cercanías de la Sinagoga. Éste no era sagrado, aunque llevase como título, el órgano de visión del Príncipe de los Creyentes, o lo que es lo mismo, "El Ojo del Califa", basándose simplemente en el mismo principio mojigato-arquitectónico-religioso. Nada más alto que la casa del dios de los cristianos. La incomprensión, y la ridiculez, no se ha perdido en este pueblo aunque hayan transcurrido mil años. Esto no deja de ser, como se puede comprender, una opinión muy personal, ya que a mí me gustaba el proyecto y no veía contradicción en su desarrollo.

La sala de mujeres de la sinagoga 

Don Inocencio IV a la petición de Don Gutierre, redactó una Bula o interdicto eclesial y se paralizaron las obras, Bula que también contenía orden de derribo de lo edificado. Vamos, la Gerencia de Urbanismo vaticana, que tenía el control de la Córdoba conquistada. Como contrapartida enquistaron, con el poder y las leyes de su parte, primero Santa María la Mayor, que pase, pero después el incomparable templo cristiano en la inigualable –a partir de ese momento algo menos- Mezquita Aljama musulmana.

Un plano medio del artista

Como Don Gutierre Ruiz de Olea pasó a Arzobispo de Toledo en 1249, posiblemente no se derribara por eso lo construido. Unas cuantas décadas después, ya en los comienzos del siglo XIV, durante el obispado de Don Fernando Gutiérrez de los Ríos (1300/1325), la comunidad judía edificó la Sinagoga que ha llegado hasta nuestros días. Su construcción está datada en 1314-1315, bajo la dirección del alarife mudéjar Yishaq Moheb, concretamente empezó la obra el 20 de septiembre de 1314 y acabó en primero de septiembre de 1315. Posteriormente, durante el reinado de los Reyes Católicos, se sucedió la expulsión de los judíos. Ya durante el reinado de Enrique IV el Impotente, como presagio de lo que sucedería después, habían sufrido éstos, en Córdoba, en 1474, los avatares de una sangrienta persecución.

Durante el ensayo

Desde 1492, fecha de la errónea y miserable expulsión, no volvió a haber casamientos en la Sinagoga, lo que se debe entender como un cese definitivo de su uso. Una vez eso sucedió, el edificio fue destinado a Hospital de Hidrófobos, llamado de Santa Quiteria. La rabia era un mal muy frecuente en esa época. Luego, en 1588, se consagró como ermita bajo la advocación de San Crispín, patrón del gremio de zapateros y, cosa curiosa, ese era el artesanado más importante de la zona durante el periodo judío. Otro elemento más de las sustituciones de una religión por otra, como Zeus por Júpiter, o los dioses menores romanos -por ser los más cercanos-, a los santos o patronos cristianos, que no me atrevo a decir católicos.

La sala llena de público y algunos de pie

Luego se usó como parvulario o escuela, hasta su declaración como Monumento Nacional, en 1885, después que, con motivo de unas obras por una serie de humedades, aparecieran en un rincón una yesería con unas inscripciones hebreas. D. Rafael Romero Barros las estudió, con el concurso del padre Mariano Párraga, y gracias a esos trabajos y otros posteriores, y las gestiones de Fidel Fita, Francisco Cárdenas y Francisco Fernández González, que fueron quienes encabezaron el escrito de solicitud de declaración a la Real Academia de la Historia, como hemos mencionado unos renglones arriba en 1885.

Rubén López y Gabriel Muñoz

De ese periodo existen una serie de escritos curiosos, como uno en el que se le reclamaba al obispo de Córdoba, la incautación de una serie de dependencias del edificio que se había quedado con ellas y que se negaba a devolverlas. (Nada nuevo bajo el sol) Posteriormente hubo denuncias en la prensa por el estado de abandono en el que se encontraba el monumento -no es nada nuevo en esta ciudad-. La primera reparación la realizó el arquitecto Félix Hernández en 1928. Hubo otra en 1977 y, la reapertura definitiva que se realizó en 1985, año en el que se celebraba el 850 aniversario del nacimiento de Maimónides."

Texto del reverso del folleto

Dedicatoria:

"Quiero dedicar éste concierto a mis padres, mi hermano y demás familia por apoyarme siempre, a mi compadre y compañero de escenario por compartir vivencias. A todos y cada uno de mis maestros por lo que han dejado en mí, y sobre toda a mí mujer, Virginia, y a nuestra hija Enara, que pronto alumbrará nuestras vidas."

El momento de saludar al respetable




Programa
(Vídeos)



















Fotografías de Conchi y del autor
Bibliografía del Blog y folleto