martes, 24 de marzo de 2015

CORTIJO O LAGAR EL PARDO, EL LEOPARDO O LEONARDO

Cancel de entrada

La semana pasada, cuando estuvimos visitando el depósito superior del Lagar o Cortijo del Aljibe, una vez visto (Ángel y Pancho mis compañeros de viaje ya lo conocían), decidimos, con el achaque de buscar la fuente si era posible, subir por el precioso sendero que se empinaba bastante. El mismo cursa paralelo a la valla cinegética de la propiedad, y en la mayoría de su recorrido es un torrente estacional.

Vista de la entrada principal

Poco a poco, va ganando m.s.n.m. en Alicante, y a medida que subes a la meseta. te das cuenta la belleza que tiene en sí ese recorrido. Lo umbrío, y la espesura de la vegetación, a veces en galería, le dan una característica especial, que termina en cuanto llegas a la cota de los quinientos metros. En esa cota semi llana, cambia la vegetación, y ahora es el reino del alcornoque y el olivar.

Entrada

Y como por arte de magia nos aparecen, en primer lugar una serie de palmeras mochas, que el dañino picudo rojo ha dado cuenta de ellas, creo que en número de diez, a pesar de haberle inyectado el tratamiento pero seguramente al igual que en Peñamelaria o Huerta de las Ventanas, llegó el remedio tarde. Antes de llegar al cortijo pasamos por un olivar descuidado y un asentamiento de colmenas.

Catastral actual

Parece que han desbrozado en cantidad, para poder pasar vehículos medianos el lugar y abierto una serie de caminos, posiblemente para la comercialización del corcho. Ahora sí, el cortijo, en un estado que parece ha sido abandonado ayer mismo por la tarde. Es decir, todavía la ruina no ha hecho de las suyas, aunque las muestras son evidentes. La cancela abierta invitaba a visitarlo, y así lo hicimos.

Recinto de la entrada

Aquí empezamos con la polémica de siempre, los toponímicos, según el plano que consultes se llama de una manera distinta. En uno lo titulan Leopardo, e incluso a un cerro lo llaman lo mismo. En otro Leonardo, bastante lógico, y en un tercero (este es el que figura en la cancela de entrada) El Pardo. Todos son gramaticalmente similares. Si la persona que rotula el plano, que además lo más normal es que no sea del territorio, se tiene que basar en los datos que le han dado. Por lo tanto nos quedamos con el que está en la entrada.

Fachada este

Un naranjal cuajadito de frutos, nos recibe en una avenida que en su momento debería ser preciosa. A la derecha está la casa, con una torre arriba y una de las entradas, con tejadillo y farolillo y entrada abalconada. Una carreterilla recién dejada de usar sobre la pared, y la palmera mocha. No hay cristales rotos e incluso algunos están hasta limpios. Por lo que deducimos que el abandono no está aún consumado del todo.

Escalera al olivar

Tratamos como es normal, ser lo máximo posible de respetuosos con la visita. Disfrutar de ella, comentar las dificultades, lamentar que estas cosas sucedan, y tratar de imaginar cómo podría ser la vida en esos lugares. La estructura de la edificación es en forma de u, con la abertura hacia el este. Un patio con más jardín y palmeras mochas (se las ha cargado todas el picudo de los cojones), otra puerta con cancel de entrada y reja, y un arcángel san Rafael en la fachada. 

Gran depósito

Una pila con depósito en altura, un pozo, y un enorme depósito delante del muro de contención de la plazoleta ajardinada, cuya balaustrada nos permite ver el olivar -al que se baja por una también romántica escalera-, que se deja caer, en dirección al valle que al final acaba en Huerta Chica o El Mirador, y un arroyo que nace allí, para acabar en el del Patriarca. 

Pozo

Enfrente el cerro de la Cárcel,  y la trasera de las Ermitas. y a la derecha de la plazoleta, un lugar que parece un rincón romántico, del que parte un sendero que sujeta en principio una coqueta puerta, hermana menor de la principal, y que acaba, rodeando antes el cerro de la casilla del repetidor, 558 m.s.n.m., en el cruce de las Ermitas. Al otro lado, al este del olivar otro cerro, este de 525 m.s.n.m. con una vertiente sur escarpada y preciosa

Cuadra

Hace muchos años, bastantes, visité ese lugar, porque un íntimo amigo, José Antonio, excelente técnico de telecomunicaciones, mantenía un repetidor de radio que estaba instalado en la cima del cerro, en una torre (aún está), dentro de una casilla, que los amigos de lo ajeno (no sé para qué) se habían encargado de sustraer. El aviso fue, cuidado por el camino que hay muchas víboras. Con esa cautela subimos a efectuar la reparación y puesta a punto, por un sendero tapizado de vegetación lo que lo hacía más sospechoso. No vimos ninguna afortunadamente.

Techumbre de la cuadra

Hay que pensar que el olivar fue importante, reservado de los vientos del norte, con un desnivel de unos treinta metros, antes de tornarse más impetuoso. Al este de la casa existe otra segunda construcción que parece la porqueriza o cuadra, al que se llega por un paseo, en el que pudimos observar unas rocas parece cobrizas, la pena son nuestras carencias en mineralogía. Hablamos del amigo Penco que seguro nos podría decir que son.

Roca

Una rustica caseta de perro, una porqueriza abajo y una abandonada cuadra cuyo tejado no resistirá muchos vendavales. La cuadra dotada de los elementos elementales para sus habitantes, comedero, bebedero, etc. El abandono y la ruina de esta construcción es superior a la observada en el resto de la casa. La perspectiva de la casa desde allí nos hace ver que fue y es aún, un señor cortijo.

Avenida a la puerta principal

En los planos catastrales, lo mismo de siempre con las construcciones rusticas. lo que figura en ellos no tiene nada que ver con lo construido a posteriori. La construcción original era una l invertida que ocupa el lado oeste del actual. Y lo gracioso es que figura una superficie construida de 83 m2., la realidad es que se triplica esa superficie, vamos de risa. 391.469 m2 de superficie es la finca, ojo la Parcela 18 del Polígono 86, que no quiere decir que se toda la propiedad.

Catastral de 1950

Y al depósito le calculé 10 m. x 5 m. por 4 m. de profundidad, o lo que es lo mismo 200 m3. que éste sí, alimenta un pozo de unos siete metros hasta el agua, con una aparente mina abajo. Las condiciones mínimas de habitabilidad con el agua están cubiertas. Es curioso, nos marchamos de allí como los viajeros del tiempo que no se atreven a tocar nada, para no ser influencia del futuro. A la salida restos de una limpieza de macetas, de lo que tuvo que haber sido un hermoso jardín. Una antena de TV del canal 9, mirando al Lagar de la Cruz al que ve desde allí a duras penas porque Pino Gordo, sus cerros, están delante. 

Entrada por el antiguo Km, 1,900

Sé que me dejo más cosas en el tintero, de las que vimos y comentamos, pero, como lo importante es dejar testimonio de otro cortijo, de nuestros alrededores cercanos, que si no se le pone remedio pronto será un montón de tejas caídas, y un espectro de incluso, lo que es ahora, ni que decir lo que fue o sería. Sus accesos son por un sendero desde el cruce de las Ermitas. Por el antiguo Km. 1,900, pasada Radio Córdoba a la Izquierda, y el precioso sendero del o al Aljibe.




Fotografías y vídeos del autor

2 comentarios :

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas tardes, amigos. Magnífico trabajo de divulgación. Independientemente de las buenas construcciones serranas, hay dos cosas que me dejan extasiado cuando las veo: son las cubiertas de par y nudillo, coma la de la cuadra y los pozos. Estos son muy peligrosos porque muchos de ellos están sin brocal, pero son unas obras magnificas. Un abrazo y suerte.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Patxi, como se conoce que conoces el paño de la construcción. Yo he tenido que echar mano de documentación para averiguar lo que es el nudillo. La cuestión es que es una pena como se van degradando y los expoliadores le dan la puntilla. Y lo pozos me dan bastante miedo, algunos a ras de suelo y sin protección.
Un abrazo y que la enfermería infantil y adulta vaya por buen camino.