martes, 19 de mayo de 2015

ALGUNAS CURIOSIDADES (HAY MUCHAS) DE LAS ERMITAS

El revés del sillon del obispo Trevilla, y su mitra.

El sillón de Pedro Antonio de Trevilla, (un obispo de la Ilustración, afrancesado, colaboracionista, obispo, lo que quieran, pero fue para mí -que en el fondo me dan igual todos-, mucho mejor que cualquier "talibán" contemporáneo nuestro), siempre se fotografía por el envés, y nunca por el revés. Esta es la parte de atrás, y la mitra episcopal de Pedro Antonio es lo que está tallada en él.

Desague de la sombra de la mañana

"Si metes el dedo en el agujero del sillón te casarás." Otra curiosidad y mito. el agujero que se abre en el asiento, en el rincón oeste del mismo, no deja de ser un simple desagüe para el agua que se puede almacenar en el asiento cuando llueve. En la fotografía desagua hasta la sombra de las primeras horas de la mañana.

La Cruz de Agustín de Ayestarán

La cruz de al lado del sillón de Trevilla, se erige a expensas de Agustín de Ayestarán y Landa, navarro, que fue nombrado obispo en 1796 y estuvo hasta su muerte en 1805, le antecedió Antonio Caballero y Góngora, y le precedió Pedro Antonio de Trevilla. Fue al contrario que el ilustrado Caballero Góngora un reaccionario. Se opuso al teatro en Córdoba y se negó a cumplir el decreto de matrimonios del ilustrado Urquijo, entre otras cosas.

El dintel de la Ermita de Santiago el Menor

“Ermita del apostol Santiago el Nenor y san Eustasio, reedificada en el año 1917 en memoria del señor don Eustasio Terroba y Naval. Rueguen a dios por el eterno descanso de su alma”. Texto en dintel de la puerta. Esta es la Ermita se Santiago el Menor, que utilizaba el portero, y que en 1917 fue reedificada en memoria de Eustasio Antonio Greco Ramón de los Santos Mártires Terroba Naval, licenciado en Farmacia. Y algo más, estos apellidos figuran en una cruz encima de Peña Melaria. Las iniciales CTN que tiene la cruz eran las de su hermana Concepción Terroba Naval, bisabuela de mi amigo Fernando Penco Valenzuela.


Marcas de los taladros en la roca para su corte

Cuando se amplió la carretera desde el cruce, al desierto de Belén, hubo necesidad de desmontar rocas que molestaban. En estas se ven las marcas de cuatro taladros que se hicieron para cortar la misma y así proceder al ensanche de la carretera.

Peana de la cruz V del Vía Crucis (arriba está la nueva)

Aquí está la peana de una de las cruces del vía crucis, la V, que por lo que se ve se subió arriba apartándola de la orilla de la carretera pero no se elimino la peana.


Antenas de las nuevas tecnologías discretamente situadas en los contrafuertes

Las nuevas tecnologías utilizan la base de la plataforma de las Ermitas, donde están los contrafuertes de ésta, para la instalación discreta de sistemas de comunicaciones, o transmisiones de Wifi a determinados lugares de la ciudad, o empresas. Es la nueva moda, y así están las torres de TVE y RTVA, llenas de pequeñas parábolas de estos sistemas.

Las Ermitas de Córdoba (Ripoll)

Hay muchas más cosas llamativas. La sede de los amigos de las Ermitas, ahora a los pies del monumento, fue durante mucho tiempo molino de aceite, y el alpechín, había temporadas, que llegaba cuesta del Reventón abajo, casi al Patriarca. Antes no había ese cuidado por el medio ambiente que existe ahora. Ripoll la representa a la derecha, delante del monumento.

Gabriel al lado de la cabeza del monumento de Coullant Varela

En 1969 una fuerte tormenta dañó el monumento del Sagrado Corazón de Jesús, realizado por el escultor Lorenzo Coullant Varela en 1929. En 1972 un rayo de otra tormenta lo decapitó. En 1986  se reinauguró de nuevo. En octubre de 1984 hice un vídeo a mi hijo Gabriel que preguntaba que era eso. Uno de los fotogramas (muy defectuoso por cierto) representa a Gabriel con un par de años, al lado de la cabeza, en la entrada de la Iglesia, donde estuvo aproximadamente 14 años.

Flor de la alcaparra

Además de sus sabroso frutos los alcaparrones, nos deleitan con estas hermosas flores de largos estambres y pétalos blancos o rosados. Destaca por su carácter solitario y existencia en lugares inaccesibles, muros, costados de viviendas, o junto a rocas. Su capacidad de adaptación le permite subsistir sin problemas. La primera vez que cogí alcaparrones fue con mis primos, en un lugar de Castro del Río, al lado de la N-432 que le llaman La Barrera. Tiene largas espinas que lo hacen dificultoso para la recolección de sus frutos. En las Ermitas hay bastantes alcaparras.

Esta mañana a las siete y algo, en un lugar de privilegio

Desde el sillón, aunque duro como la vida misma, recien amanecido, podemos observar la ciudad que despierta abajo, en el valle. Pepe, el fraile portero, deja abierto a las siete y se puede pasar. Las diferentes tonalidades de la campiña ya dorándose el trigo. Luces que aún no se han apagado, derroche municipal. El silencio. Si miras para atrás, a la derecha, te acuerdas de la canción de los piconeros:"Desde aquí  Piquín, hay mucho jaral, si no viene el guarda habrá un buen jornal". Curioso, hacía fresco, después del conato de verano, ahora este fresco, se agradece.

Fotos del autor y de Ripoll

5 comentarios :

werrybee dijo...

Paco estás muy elegante en el sillón, solo te falta la mitra jajaja. Dos curiosidades más: En 1972 se rodaron unas escenas para "La casa de las palomas" de Claudio Guerín y en 1988 para la serie "Juncal" de Jaime de Armiñán. Ah, yo también conocí la cabeza del cristo en el suelo.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Antonio, hoy me dio por el "selfie". Una buena aportación, lo famosa que fue "La casa de las palomas", con la sra. Muti. Y el monstruo de Rabal y el Brujo en al serie. Se tiro unos pocos de años la cabeza en el suelo.
Un abrazo.

ben dijo...

Paco,detrás de la primera ermita hay un pequeño jardín de plantas carnosas
que seguro has fotografiado.Entre las piedras.

Paco Muñoz dijo...

Sí Carlos, es que todo son curiosidades que la gente no ve cuando van allí. Muchas gracias.



Paco Muñoz dijo...

Nunca he sido partidario de controlar los comentarios de los lectores del Blog (se pueden fiscalizar antes de que se suban al mismo). Nunca he borrado comentarios que están firmados por su autor (incluso a sabiendas que el nombre no es real en algunos). Lo que ocurre es que, estos tienen una dirección de correo a la que te puedes dirigir, para pedir explicaciones, los anónimos no tienen dirección de correo.

Sí, por el contrario, decidí no aceptar comentarios anónimos. No es lógico que entre un individuo a tu casa a insultarte, o a aliviar sus envidias y miserias personales además enmascarado. Sí se aceptan todas la opiniones y criticas, a pecho descubierto, lo mismo que las hago yo (equivocadas o ciertas) pero con nombre y apellidos.

Los anónimos son miserables y cobardes. No estamos hablando de opiniones sobre esto o aquello, sobre ideologías o cualquier otro tema, estamos hablando de cuestiones del ámbito personal, que es el que normalmente tocan, escudándose en el anonimato porque carecen de lo elemental, entrepierna.

Pido perdón al resto de los lectores porque me he visto obligado a suprimir dos comentarios, del mismo o misma (no sé el género) persona enfermiza, que tiene una fijación personal obsesiva, de muchos años ya, incluso de otros medios sociales, cuyo objetivo es siempre dirigido a la persona no a los contenidos publicados, y que se vanagloria de conocerme en profundidad. Había un dicho entre los nenes que explicitaba lo que había que hacer para conocer bien a una persona, pues eso.

Saludos.