jueves, 14 de mayo de 2015

SENDERO DE LA UMBRÍA (PARQUE PERIURBANO DE LOS VILLARES)

Inicio del sendero en la parte suroeste del aparcamiento principal

El problema de la edad es que los recuerdos se amontonan, y es complicado precisar cuándo sucedió una cosa y cuando otra. Lo que ahora es la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, y dentro de ella el RENPA (Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía), creo que antes era ICONA, y mucho antes Dirección General de Montes. Todo esto es para recordar que en la época de ICONA, se crearon Los Villares y en 1984 se traspasó la gestión a la Junta de Andalucía. En 1981 sucedió el trágico accidente del autobús en Cabriñana, por lo que andaríamos por los principios de los 80 del siglo XX.

Panel informativo

En aquellos entonces un amigo, José Antonio González Junguito, ingeniero, trabajaba en ese organismo de técnico. Hablábamos en ese tiempo de la importancia de estos espacios naturales para poder pasar un día de campo y de tranquilidad. Ya habíamos pasado los tiempos de fiambrera o perol, damajuana y Cañito Bazán, Palomera, Molinillo, Peña Tejada o Pedroches, etc. etc.. Tratábamos de cuantificar el beneficio para la población de esas horas de asueto, la mejora para el stress de la vida y el trabajo, la oxigenación y el descanso, la salud, y todo lo considerábamos positivo. Además del control de los fuegos al concentrar en estos lugares a los perolistas.

¿El picapinos?

Hace unos días vi unas fotografías de Pilar López, una excelente fotógrafa cordobesa de Facebook y buena amiga, sobre el sendero de la Umbría, y esta mañana a pesar de la costilla que me está molestando más de lo que debiera, he estado en el sendero. Es muy bonito, cómodo y didáctico, para todas las personas y edades. Tiene menos de trescientos metros ida y vuelta, lo que pasa es que ya que estaba allí hice el circular de la Tranquilidad y subí también a la Torre de Vigilancia. Una de las cosas más interesantes que me han pasado, es que he podido fotografiar a un picapinos, creo que era un picapinos desde luego. 

Sendero, borde bajo y la reguera

Siete u ocho golpes por segundo con el pico, es una verdadera ametralladora. Leí no sé dónde, que tiene una especie de amortiguador en el diminuto cerebro para su protección por esos golpes. Es un pequeño pájaro, pero en el silencio del bosque, sin peroles, o excursión de dos autobuses de señoras, como las que había hoy haciendo coro cantando rancheras, te imaginas otra cosa. Un leñador suena menos. El sendero está pero que muy bien, lo puede hacer hasta un ciudadano, en silla de ruedas. Los topes bajos creo son para eso.

Zona de descanso

Por poner alguna pega, no hay romero en el panel de romero, y tampoco tiene panel el labiérnago. El mirador... bueno te tienes que imaginar el horizonte con el panel delante. Yo limpiaría un poco el matorral a la derecha del mismo, pero con todo y con eso para mi gusto se queda corto, a lo mejor esperaba más. El margen de la escorrentía de la ladera tiene una reguera que canalizará el agua en evitación de que invada el sendero. De todas formas está pero que muy bien. Es gana de ser un poco entrenador de futbol, o técnico de tráfico, vamos de molestar. Eso sí, me lo imagino en invierno, hacía más de treinta grados a la sombra a las diez de la mañana, y aunque algo sombreado se notaba. 

 

LOS DATOS Y TEXTO OFICIAL DEL "SENDERO DE LA UMBRÍA"

"Longitud del Trazado:         275 m.
         Duración (ida):              15 minutos. 
 Grado de dificultad:         Bajo. 
 Grado de dificultad de orientación: Bajo. 
Pendiente máxima:                 7,5%
 Tipo de trazado:         Lineal.

Panel del mirador

Este sendero ha sido adaptado y diseñado sin barreras arquitectónicas y en el que está restringida la circulación de vehículos a motor o bicicletas. Dispone de una zona de descanso y un mirador. El recorrido discurre por una senda naturalizada que se adentra en el corazón del Parque Periurbano. 

Torre de vigilancia de Villares Altos vista desde el mirador

Podrá escuchar el canto de multitud de pájaros como: herrerillos, picapinos, pito real y carboneros. En cuanto a la flora que enmarca este itinerario encontrará entre los pies arbóreos, la encina y el pino piñonero y negra¡ acompañados por durillo, lentisco y cornicabra y con él aroma de matorral noble como romeros y lavandas. 

La vuelta

Todos ellas conforman el modelo más aproximado al bosque primitivo a la par que el paisaje más genuinamente ibérico. Este sendero finaliza en un mirador en el que podrá deleitarse con la maravillosa panorámica que la sierra cordobesa nos ofrece en este punto. Desde él podemos observar un excelente repertorio de diversas formaciones vegetales englobadas bajo el término genérico de monte mediterráneo."

Y el final

Fotografías y Vídeo del autor
Textos del panel

2 comentarios :

Carmen María Mejías dijo...

Hola Paco, siento contradecirte, pero la imagen del ave al que tu nombras como picapinos, es un trepador azul. Es un ave muy bonita y curiosa que suele asomarse bastante por el territorio que coloniza, y es de menos tamaño que el picapinos. Gracias por tu blog

Paco Muñoz dijo...

Hola Carmen, pues no lo sientas, porque si tú dices que es un trepador azul tienes más autoridad que yo en el tema y deberá serlo. Aquí queda expuesta la rectificación.
Un saludo y muchas gracias.