martes, 2 de junio de 2015

EL LAGAR DE LAS NIÑAS ¿EDUCANDAS?

La fachada principal

Desde hace tiempo he alimentado un gran interés en visitar el cortijo del Lagar de las Niñas. Su ubicación está camino del mirador de ídem, un fondo de saco serrano sobre el Balcón del Mundo y las minas, que se construyó no hace muchos años, vía que es contemporánea nuestra. El lugar es un importante contenedor de profilácticos usados, y pañuelitos de papel -a pesar de tener papeleras-, bastante similar a la cuesta de las Ermitas, cuestión que explicita la salud sexual de nuestra juventud motorizada y supongo algunos no tan jóvenes. 

Un dibujo del lagar

Si llevabas allí a algún visitante foráneo, también era atracción turística el suelo tapizado de caucho, a sabiendas que generaba envidia en el visitante, como la generaba en el guía, ambos fuera de la lista por cuestiones obvias del carnet de identidad. Para llegar allí pasabas obligatoriamente por la puerta del Lagar que, en los últimos tiempos, ha sido vaquería, entre otras cosas. Es un cortijo atractivo, bastante grande en el borde del valle que caía hacia la Huerta de la Gitana o Vallehermoso, algo más al este.

La fachada noroeste

Este cortijo creo que pertenece al de San José, por lo menos en el catastral así figura. Y la parcela 1 del Polígono 87 arroja una superficie de  874.882 m2. Una parcelita de nada, con trece subparcelas en función, parece, de los cultivos. Salvo que esté entre en las enunciadas como especies mezcladas, no figura ninguna de cultivo de vid, aún reconociendo que lagar llamaban también a las explotaciones de aceituna, y que esas explotaciones sufrieron un fuerte varapalo en el tercer tercio del siglo XIX, con aquello de la filoxera.

Esquina noroeste

Parece que el nombre del cortijo o lagar, viene del colegio de niñas que creó la Sociedad Patriótica de Amigos del País, una entidad filantrópica que existía en España, ya que el gobierno no se preocupaba (no es anormal) del bienestar de sus ciudadanos, y la solidaridad o hipocresía de algunos, suplía las obligaciones de unos dirigenets de tercera división. La caridad compensaba todas las carencias, y esa caridad era la contrapartida del cielo para los miembros de la Sociedad.

Fachada noroeste

En algunos sitios se cita como Lagar de las Niñas Educandas, y eran fincas cuyas rentas servían para la financiación del colegio. En un documento sobre la Sociedad decía: "Los Socios acaudalados exercitaron con solo el Colegio su beneficencia, como se ve en el censo que el Señor Don Eugenio áe Alfaro dexó para manutención de las pobres niñas, y en la donacion que el Señor Don Nicolás Moyano les hizo de su lagar llamado de Valparaíso y Pino gordo en el mismo dia de su recepción, que fué el 14 de Septiembre de 1783: otros socorrieron la Casa con limosnas transeúntes, y todos contribuían para mantenerla, como antes se ha dicho."

Fachada principal

Pino Gordo sin problemas, pero Valparaíso que era el feudo de San Jerónimo, y que se extendía por la provincia y la limítrofes  de Badajoz y Jaén, no está tan claro. Queda que esta finca se llamase o perteneciese a la de Valparaíso, cuestión no comprobada. Sin embargo en otro documento dice lo siguiente: "Los recursos con los que cuenta el colegio para su mantenimiento son muy escasos. Tenemos que diferenciar dos clases de recursos, aquellos que provienen de las limosnas y subvenciones del Estado y los que le renta el lagar de Pino Gordo de su propiedad y la ayuda de la fábrica."

El pozo y sus pilones

Aquí sólo se cita a Pino Gordo (que ya no tiene pino, ni nunca lo tuvo porque era eucalipto). Pero todo esto entra dentro de las cuestiones administrativas históricas, y yo me quiero quedar siempre para errar en lo mínimo, en lo actual, en lo tangible y que se ve. Muchas veces he estado tentado de entrar y hacer unas fotografías, por la vía de salto de la valla, pero preferí contactar con el responsable, Antonio, el cual muy amablemente me autorizó a ello. 

El pozo

Quedamos una día a una hora muy taurina, cinco de la tarde, Antonio se retrasó por razones de trabajo posiblemente, y yo que habitualmente voy a las citas veinte minutos o media hora antes, y que sumado al retraso supuso una hora de espera y, teniendo en cuenta que a las seis tenía un compromiso me marché. Luego me llamó Antonio para excusar el retraso y quedar para otro día, no obstante le dije que cualquier día iría yo y como tenía su autorización saltaría la valla. Su respuesta fue afirmativa pero me dijo que no la rompiese al saltar (una broma).

Restos, chumbera y olivar

Día D. Emilio, Ángel y Pancho, fueron los acompañantes. Fue un salto limpio y delicado, como de garrocha (por las vacas) que no afectó para nada a la malla perimetral. Claro no teníamos llave para acceder a los patios y habitaciones interiores, pero fue mejor porque algunas no están visitables. Vimos el patio principal por encima de la puerta y lo fotografiamos. Pancho y Ángel el pozo, que estimamos era un tipo de aljibe, muy curioso por cierto, con distinta piletas y paredes para recoger el agua. 

El patio principal

La fachada principal no está exactamente al mediodía, su orientación es suroeste. En ella existe una espadaña sin campana, y la puerta principal ha sido sustituida por una metálica más estrecha. Dos ventanas enrejadas figuran en la edificación a la derecha de la puerta A la izquierda de la espadaña, otra fachada separada de la puerta por una parilla, con dos ventanas en la planta baja y una central en la superior que deja ver una techumbre  algo deteriorada.

La vaca que rie light

El patio principal nos permite ver una puerta a la derecha de acceso a la edificación de las ventanas enrejadas. una pared divisoria de la construcción del sector este que es bastante nueva. Un portón frontal en las edificaciones al noreste, y detrás otra edificación de dos plantas y un ventana. A la izquierda del patio una puerta para acceder a la edificación oeste, y un pasillo en el rincón. Un depósito a la izquierda de la pared frontal completa los elementos interiores del patio.

Una vista del pozo y el granado

El eucaliptus que se divisa desde la ciudad, junto con el cortijo, al lado del pozo. Y muchos restos de alguna edificación destruida. Una gran higuera y un granado, son quienes te acompañan en la formidable vista que desde allí se ve de la ciudad. La línea recta de la carretera de Trassierra dirección Margaritas y las nuevas no menos rectilíneas avenidas, te marcan la dirección de la ciudad, hacia el este. Y todo el valle del Guadalquivir y las Subbéticas al sureste. 

La salida

En diez minutos estaba terminada la visita al Lagar de las Niñas Educandas. Con la misma elegancia torera, volvimos a saltar, ahora hacia fuera, la malla perimetral, lo de torera era por las vacas que, afortunadamente no estaban allí en ese momento. Las fotos de éstas fueron otro día en la que una me sacó la lengua, como puede verse y la otra -había bastantes-, ni se inmutó, aunque nos dijeron que había una recién parida de la que había que tener cuidado, porque era pariente retirada de un Miura de Lora del Río. Afortunadamente todo bien y sin ningún percance digno de mención.



En la publicación de la Junta de Andalucía "Cortijos, Haciendas y Lagares" podemos leer:

"Lagar de las Niñas (421)

En una área de monte, bosque y olivares en el primer reborde de la sierra de Córdoba. Se designación indica que se trataría de uno de los numerosos caseríos de estos parajes antaño vinculados al viñedo, explotación que se abandonaría a fines del siglo XIX. 

Foto de la publicación, vemos la antigua puerta.

Muy transformado y habilitado para usos sociales, forma un bloque con piezas de dos alturas cerrado alrededor de un patio. La mayor parte de sus dependencias son de habitación, sin que se identifiquen las antiguas instalaciones de lagar. En la explanada de acceso se encuentra un pozo."




Fotografías, vídeo y dibujo del autor, de cortijos haciendas y lagares y de catastro
Bibliografías de los Estatutos de la Sociedad Patriotica, Cortijos, Haciendas y Lagares J.A. y de Internet

No hay comentarios :