sábado, 13 de junio de 2015

UN INTERESANTE PASEO POR EL ARROYO DEL BEJARANO

El enorme canal de desagüe del Martinete Alto

En el paseo de hoy por el Bejarano hemos contado con José Manuel Recio, catedrático de la UCO. Y para configurar el quinteto: Carlos Franco, Pancho Gamero, Manolo Moreno y quien suscribe. Estos paseos con tan notables acompañantes son una verdadera delicia. Mirar con los ojos de un geólogo el Arroyo del Bejarano y su entorno, es ver un nuevo panorama totalmente desconocido, y lo que es considerar un nuevo horizonte. 

El Prof. Recio comprobando el canal de alimentación del Martinete Bajo

Pero una de las cuestiones más esenciales es que no ha tratado de imponer sus tesis, de por sí de mucha más autoridad profesional que las mías por ejemplo, que tienen muy poca, si no consensuar cualquier opinión de los demás, considerando que muchas veces una observación de quien menos esperas te da la luz de algo que no se veía. Al final eso ha servido para aprender mucho más y a mi me esta costando algo de trabajo memorizar todo lo aprendido hoy. 

El muro desconocido al lado del arroyo

Hemos andado en su conjunto por el "polígono industrial" del Bejarano, como dice Pepe Serrano. Dentro del Martinete Bajo, hemos llegado a la conclusión de que no se alimentaba del agua que había usado ya el Martinete Alto, además de que el canal de alimentación de la enorme alberca de retención de agua del citado batán, venía de un canal procedente, creemos, de la alberca superior del Martinete Alto, alimentada por el canal de novecientos metros de longitud, que la toma arriba de la zona donde se señala la calzada romana. Además comprobado la toma a la alberca superior desde el canal, muy interesante.

Un avellano

Consideramos, con su beneplácito, que el agua usada por el Martinete Alto, no era la idónea para manipular los paños en el batán de abajo, por los posibles elementos químicos que llevara la misma. Luego hemos "discutido" la utilización de la energía en el batán. Investigado el canal de veinte metros de alimentación del batán. Discutido el criterio de que parece opus caementium la fábrica del citado canal, además de los mechinales que dan la impresión de que ha estado tapado. 

El Prof. Recio comprobando una oquedad en el foso del Martinete Bajo

También comprobado el enorme canal de desagüe del Martinete Alto, y su devolución de agua al arroyón que la llevaría al Guadiato. Enorme, aunque sin arroyón definido en su salida, a pesar de considerar que el caudal debió ser importante. No hay huellas de su camino al arroyo. Una zona colmatada de restos de cerámica y trozos de tejas y terreno suelto. Hay que digerir que después de su uso ha tendio unas pocas de decenas de años de abandono. Asimismo las señales en la pared de precipitados carbonatados, que dejaron la huella de la dirección de la enorme rueda del martillo de moler mineral. 

Los restos de un puente

Luego hemos buscado unas conducciones de agua en la ladera, Bejarano abajo, que pudieran alimentar la tesis, del molino de cubo en el muro del cauce. Hemos quedado en seguir investigando la zona, que da para muchas jornadas. Antes, cauce arriba, hemos conocido un muro que camina junto al arroyo, de uso desconocido, aún no estudiado. Y no solo eso sino comprobado la base de lo que pudo ser un puente en el arroyo. Y después, hemos bajado al muro del arroyo por debajo de la Calera, que también visitamos. 

El muro del supuesto molino de cubo

Comentados los dos cursos del Arroyo Bejarano, el que alimenta el primer venero, de menos enjundia que el que se supone alimentaba el segundo hoy casi agotado. Todo ello basado en las señales de gran cauce y caudal, y los travertinos (creo que esa fue la palabra empleada por el profesor). Hemos comprobado la muerte de los olmos, y la presencia de alisos y avellanos, no oriundos de la zona pero afincados en ella. La diferencia de los distintos tramos de ese gran arroyo, considerando la vegetación que lo acompaña. 

Pancho Gamero y el Prof. Recio subiendo por el cauce de alimentación de la balsa

Hoy también había overbooking en el recorrido. Nos hemos encontrado a Paco Rojas "Canario" y sus compañeros ciclistas; a mis amigos Ramírez y Pozuelo y sus respectivas María Jesús y Patro; en la Fábrica de Paños dos matrimonios amigos de José Manuel; Un matrimonio joven con un niño pequeño, como mi nieta Enara. Al final, casi lleno de senderistas en el primer venero del Bejarano, con unos "juguetones" (graciosos) perros sueltos que nos han puesto chorreando, y total aglomeración de ciclistas en el sendero de bajada (para nosotros subida ya) desde el Jardinito a la primer  venero. 

Pancho Gamero, el Prof. Recio, Carlos Franco y Manolo Moreno

Creo que no me olvido nada en esta reseña rápida de una gran mañana. No es que pudo ser un gran día, si nos lo planteamos así, como dice la canción, es que lo fue.

Delante del Canal del Martinete Bajo, Recio Muñoz, Pancho y Carlos (Foto Manolo Moreno)


Fotografías del autor
Bibliografía de los comentarios del paseo

6 comentarios :

Carlos Franco dijo...

Coincido amigo Paco Muñoz en lo de gran dia , por lo menos para mi , ya no mirare como miraba antes las piedras , las señales en ellas , las huellas del tiempo y los arañazos de las enredaderas , me ha encantado el paseo , dice que "para querer hay que conocer " , y yo hoy he " colmatado "ese conocimiento , por un lado la sabiduría de los componentes y por otro el lado humano y personal , imaginarse a los obreros del molino , o escuchar la sinfonía del batan con su rítmico pum , pum pun , pum ... es todo un ejercicio de imaginación que se me ha regalado hoy ..

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias amigo Carlos, a mi me ha pasado lo mismo, ha habido una gran sintonía, y sobre todo yo he aprendido mucho. Luego los encuentros, Paco Canario, mis amigos, etc. Y es curioso cuando nos popnemos a pensar varios como se suman ideas e opiniones, y siempre de eso sale luz. Y es cierto lo que dices, hay que imaginar lo fabril de esos momentos, y las penas de los trabajadores de siempre. En las zonas mineras era muy cruel el trabajo, y eso tambien lo he pensado yo. Un abrazo Carlos y que mañana sea una ruta muy productiva.

Canario dijo...

Me ha encantado encontraros, justo unos segundos antes explicaba lo que estoy aprendiendo de un blog de un amigo que cada vez coge mayor nivel, gracias a la curiosidad de su autor y de la gente de la que sabe rodearse.

Luego seguimos encontrándonos a ratos a Carlos Franco y Manolo Moreno (por las fotos sé vuestros nombres) ya que hacíamos un recorrido muy similar y a velocidades parecidas. Carlos, muy bien por tu ruego a aquel grupo familiar de que por favor no dejaran envoltorios ni basura a la vuelta!

Por cierto, la pareja joven, a la que volvimos a encontrarnos también por segunda vez subiendo de Popea a Trassierra, es otro antiguo compañero de bici, Manolo Dios, que iba con su señora e hijo, para nosotros también fue un día de encuentros.

Y Carlos, hasta he sentido un poco de sana envidia por tu descripción del ejercicio de imaginación remontándoos al pasado, sus formas de vida, sonidos, etc. Siempre pienso si alguno de ellos imaginaría la curiosidad que despertaría su forma de vida y técnicas en "los hombres del futuro" que humildemente, somos nosotros!

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Paco. A mí me dio mucha alegría, os envidio, y tiene tela el sendero, luego me acordé cuando pasé por un lugar de terreno suelto inclinado que dije para mí las bicicletas por aquí se tienen que escurrir.

Carlos es del club "De aquí palla", y muy concienciado de lo que debe ser la utilización del campo, además de una extraordinaria persona. No creo que fuese la misma pareja joven porque nosotros nos los encontramos a la llegada a la Fábrica de Paños de vuelta. Pero es igual hubo "overbooking", aunque este domingo va con el club, pues Carlos preparaba el recorrido.

Muchas gracias por la referencia, pero si no fuera por los "incitadores informadores"...

Un abrazo Paco y a la compañía.
(Espero que el colega accidentado no fuese nada)

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas tardes, amigos. Paco, me tienes alucinado con tus lecciones de campo. Es una lástima el deterioro en el que se encuentran estas instalaciones. Aquí estas instalaciones se cuidan como oro en paño, y no solo se cuidan sino que las mantienen en funcionamiento cultural. Los colegio organizan excursiones a estos lugares y los chicos ven como se trabajaba en siglos pasados. Una lección de campo es diez veces mejor que cualquier serie de clases impartidas en un aula.
Dices: “muchas veces una observación de quien menos esperas te da la luz de algo que no se veía”. Te cuentos: sigo de chapuzas en casa. El otro día tuve que alargar un cable de internet y cuál fue mi sorpresa que los colores del cable que compre no coincidían con los que tenia instalados. Me tiré toda la santa tarde y lo deje por imposible. Cuando la Jefa vino de trabajar, me vio la cara de mala leche y me preguntó: le explique el tema y me pidió los cables de ocho pares. Los miró y me dijo: “Has visto que las fundas de los cables tienen una unión de terminación. ¿Porque no los emparejas en el orden de la unión”? Lo hice y a funcionar.
Así que, esto demuestra que hay que no oír, sino escuchar, a las personas.
Un abrazo, salud y República

Paco Muñoz dijo...

Amigo Patxi, muchas gracias.

Ten en cuenta que la compañía además de amena es muy instructiva. Y luego está eso de que no te acostarás sin saber una cosa más. Llevas razón el abandono es horroroso. Y claro más vale una imagen que mil palabras, claro luego están las asociaciones: Duendes del Bejarano; A Desalambrar; De Aquí palla, Club ciclistas etc. seguro que me olvido otras, que se encargan de difundir lo que no hace la administración.

Eso es como cuentas. Donde menos te piensas salta la liebre. Eso y además que tu jefa ha llegado donde está por algo. La genética de la Judería es muy sabia. Y hay que escuchar más es verdad. Ahora estoy dándole vueltas a la utilización del agua de la zona, hay cosas que no cuadran bien.

Salud que nos falta y el próximo salto a final de año.