sábado, 4 de julio de 2015

LA FRESNEDA DE LOS PICAPEDREROS

Vista de la fresneda desde el norte

Hace días, en la vereda de la Pasada del Pino, antes de bajar para el Barranco del Chaparral de Méndez, en el cruce para los barracones de los picapedreros, para la zahurda o cortijo de Villares Altos, a la casa reformada, seguramente para las cacerías, al cortafuegos para la torre de vigilancia de los Villares Altos, al camino que circunda el campo de golf, por el arroyo de Buenas Aguas y llegar al Centro de Visitantes, a Roma, por eso de que todos los caminos van para allá.

Vuelo del PNOA

Detalle de las cotas 550 y 560, la depresión, pozo, fresneda y la tubería a los barracones

Un poco antes de ese importante cruce de caminos, que mejor le venía una glorieta. Con tanto letrero de prohibido el paso por aquí, prohibido el paso por allí, vereda pecuaria por acá... hay una pequeña depresión, y es muy significativa. Ya días antes nos había llamado la atención sobre todo un bonito fresnedal, perdón fresneda -según Rafael Tamajón, amigo y experto botánico-, aislado en una especie de nava, que no lo es posiblemente tampoco, pero que resalta su verdor en un tapiz de gramíneas doradas en este tiempo. A pesar de ello las gramíneas que abraza la fresneda en su interior aún verdean.

Fresneda

Otra vista

Todo aquello llamaba la atención. Esa pequeña llanura mide 1,47 Ha, y la fresneda 0,31 Ha, medidas con instrumental informático en la planimetría y es el lugar de nacimiento del arroyo de los Picapedreros. Es una llanura muy delimitada, entre las cotas 550 y 555 msnm. que ahora parece mayor porque hay muchos tocones cortados que no hemos podido precisar si son también fresnos. Esto lo hemos en la salida de hoy, en la que me ha acompañado Pacho Gamero,  ya que yo quería fotografiar la fresneda.

 Otra más

Y otra

Después de hacer un recorrido por el llano, hemos descubierto un pozo, que pasó desapercibido el otro día en la observación de los vuelos. Es bastante grande, su diámetro supera los tres metros y posiblemente tenga la misma profundidad hasta la lámina de agua. No lo hemos medido. Está peligroso de acercarse, de terreno resbaladizo y de paredes verticales, parece que talladas artificialmente. Antes estaba protegido por una cerca de espino, que ahora está por los suelos, y su labor protectora puede causarte una caída y si ésta es al suelo bien, pero si es al pozo... 

El pozo

Lámina de agua

En todas las salidas se descubren cosas. La llanura se desarrolla en la dirección SO/NE, estando la fresneda, como puede verse en las fotos, en su parte SO, y el pozo en la NE. Pues bien al este del pozo, a unos metros de él, existe un trozo de tubería de cemento, con una boca de riego en su interior, lo que denota que ha habido extracción de agua de allí. Decir que a unos 154 metros en línea recta hacia el noroeste, delante de un barracón de picapedreros hay otra boca similar, lo que denota que el aporte de agua de la explotación minera se efectuaba desde allí.

Entre la jara pringosa

Otra vista del pozo

Por lo tanto no era ningún misterio la bonita fresneda, ésta se alimenta de esa fuente de agua subterránea, que cuando el freático está a tope resume, encharca el pastizal y el sobrante forma el arroyo de los Picapedreros que tributaba en el de D. Lucas, ahora en el embalse de Las Jaras. El nivel actual de agua en el pozo está muy próximo al de la fresneda, quizás un metro inferior. Al lado del pozo hay también una pequeña depresión que seguramente se llenaba de agua para el ganado. Avisar que si se visita el lugar, hay que considerar que el pozo es un peligro, sobre todo para los valientes.

Comparación del tamaño del pozo

 Piedras en los alrededores del pozo

En los vuelos de 1956 de los americanos, se ve el pozo, y en los vuelos sucesivos también. No está señalado en los planos como tal. Pero ahora lo veo en todos los vuelos, lo importante que es tener situados los accidentes geográficos. Así que parece que esa importante explotación minera a cielo abierto que lo fue, tenía en ese pozo su aporte de agua necesario. El arroyo de los Picapedreros está ahora mismo seco, aunque las poblaciones de adelfas, mirtos ahora en flor, lentisco y juncos aguantan el estío, posiblemente por las aguas subálveas, según me manifestó Pancho.

Depresión al este del pozo

La boca de la tuberóa protegida

En principio valoramos la presencia o el desagüe de los hoyos 5, 6, 7 y 8 del campo de golf, en el supuesto que no tengan su drenaje para aprovechar la barbaridad de agua que reciben, pero la presencia de la fresneda en el vuelo de 1956 desechó esa teoría. A lo mejor refuerza ese manto freático ahora, pero no es significativo de su formación por ser posterior la  creación del campo. El campo de golf coge el agua que necesita de una presa del Guadalnuño, al lado de cortijo El Chaparral, y la sube bombeada a sus depósitos.

Vuelo de 1956

Deseando ver el fresnedal y pozo, ahora que lo conozco, en la temporada invernal, con el arroyo de los Picapedreros corriendo y sonando barranco abajo. Por lo tanto otro lugar más a anotar en el catálogo de lugares cercanos y hermosos de nuestro entorno, la fresneda de los Picapedreros, en el borde derecho, en dirección a las Minas de Berlanga, de la Vereda pecuaria Pasada del Pino, dentro de la finca Villares Altos, un poco antes de bajar para el chaparral de Méndez. 

Fotografías y vídeos del autor, PNOA y vuelo 1956
Bibliografía de los compañeros de salida