lunes, 28 de septiembre de 2015

POSADAS FRENTE DE GUERRA, PASEO POR LA MEMORIA HISTÓRICA (JOAQUIN CASADO BONO, MALENIA ASOCIACIÓN CULTURAL.)



Ayer domingo con un grupo de más de cincuenta personas, participamos en un recorrido por Posadas, de la mano de su Cronista Oficial, Joaquín Casado Bono, que nos deleitó, si fuese para sentir deleite, con lo acaecido en Posadas los primeros días de la Guerra incivil, cuando aún los fascistas no habían cometido los desmanes y asesinatos legales, cuando aún no habían empezado el genocidio y la planificación del terror, que según vi ayer, les dura aún a algunas personas. Fue un verdadero ejercicio de Memoria Histórica localizado en ese bonito pueblo de Posadas.

En la Plaza de la Constitución

Joaquín Casado, profesor de instituto y amigo de hace muchos años, es el autor de un interesante libro Posadas 1900-1936, que se queda en el momento que empieza el paseo de ayer domingo. En él se puede ver como era el pueblo de Posadas en los primeros años del siglo XX, y como la oligarquía agraria, forzaba al movimiento obrero, a asociarse y a luchar contra sus abusos. Abusos que se incrementaron en el periodo esperanzador de la II República, con el objetivo prefijado de desestabilizarla y anularla por el peso de las armas, de esos "patriotas" que habían jurado defenderla. Además el libro es un interesante estudio sobre el movimiento anarquista y de la masonería. Está prevista la salida de un segundo libro, que va desde el fatídico 1936 hasta la insuficiente transición de la década de los setenta del siglo XX. 

En la puerta del antiguo Ateneo

El "paseo", muy habitual en los métodos contra las personas durante el periodo citado, comenzó en la plaza de la Constitución, luego por Fernández Santiago a la plaza de la Parroquia, para rodarla y llegar a la Plaza del Sol. Pocito, Avenida de Blas Infante, Misabel Salas, para nuevamente salir a Blas Infante, y luego parar en la esquina de la Calle de Jesús. Luego encarar calle Gaitán y para nuevamente a Antonio Machado y acabar en la Plaza de la Estación. Como supo a poco, visitamos el Cementerio Municipal para conocer "in situ" lugares donde estuvo la fosa común, y anécdotas relativas a personas que perdieron la vida en el golpe fascista.

Un mirador estratégico

Hubo comentarios adicionales y testimonios directos de las personas asistentes, pero lo más interesante lo entendí al final, de la boca del autor mientras almorzábamos en la Serrezuela, culminando un día con unos extraordinarios amigos de muchos años. Dispensario, Parroquia, Hospital de la Caridad, Morería, Ayuntamiento, casa de su amigo Carlos Ramos, Cuartel, Cárcel, Casino Liberal, casa de D. Leovigildo Ávalos, casa de D. Alfredo Herrera, etc. hasta llegar al punto más importante del pueblo, la estación, objetivo de los facciosos, y lugar de la huida de la mayoría hacia la sierra, y luego el cementerio, lugar para los que no pudieron huir de la barbarie y encontraron sus cuerpos.

En la puerta de la parroquia

Durante un tiempo, en una página de Facebook, que se llamó como el Paseo, Posadas frente de Guerra, Joaquín Casado fue publicando a modo de páginas de un diario, las vivencias de RAF, un paisano venido de la capital de la República, y al que la guerra pillo en el pueblo, todo lo acontecido diariamente en ese periodo que él llama revolucionario, pero que fue de supervivencia. Yo no voy a caer en el error de equiparar hechos luctuosos aislados, cometidos por una gente que no sabía lo que les iba a pasar, y que llevaban sufriendo en sus carnes y en la de sus familias el asesinato del hambre y la miseria, por unos individuos sin corazón, a los que ahora tenían a su merced, con los que cometieron sistemáticamente un ejército disciplinado dirigido por el fascismo, cuyo único objetivo era implantar el terror real, y anular cualquier atisbo de recuperación del pueblo y la democracia.

En la plaza del Sol

Al final de las páginas diarias Joaquín a modo de epílogo dice:

"...,pensé escribir un resumen de lo que ocurrió cada jornada en el pueblo durante los cuarenta y dos días de lo que llamo el período revolucionario, pero pensando como hacerlo se me ocurrió tomar el nombre de este joven madrileño haciéndolo aspirante a periodista y que nos lo contara todo con la perspectiva de un forastero que viene de la capital de la República. De esta forma en los días previos él va conociendo las circunstancias en que vive Posadas y tomándole el pulso a la realidad para hacerle deducir que el drama de la guerra, el enfrentamiento social que había, hizo inevitable la contienda y tanto sufrimiento como ocasionó, porque una parte la quería, la buscaba y la inició. 


En plena explicación histórica

Así por ejemplo se fabula el encuentro con Martínez Santiago y entre ambos como masones, nace esa mutua complicidad por la identidad de la misma fe y también se fabulan otras cosas y situaciones necesarias para relatar los hechos importantes. Con esta ficción cumplo el objetivo de contar esos dos meses del comienzo de la guerra y también un deber sentido hace muchos años: dejar constancia de la existencia de este joven y de su muerte injusta, evitando que su nombre caiga en el olvido. Algún avezado lector ya captó que esto podía ser novela histórica. Por todo ello, como bien se puede suponer, las reflexiones que hace Raf, las palabras con que las expresa, los sentimientos y emociones que manifiesta, las preguntas que se hace a sí mismo, son parte de esa ficción literaria."


Otro de los lugares que tuvimos que conpartir con inquietos conductores

Y como cuando en la novela de intriga, al final se descubre que el asesino es el mayordomo, Joaquín desvela que es una ficción basada en un hecho histórico, una posición de un cuerpo después del fusilamiento, denotaba que pertenecía a los masones -Otra organización odiada por el fascismo, mejor dicho por su "fürher" español, que metía en el mismo saco de su odio de persona insignificante, bajito, con voz de cristobitas, unitesticular (esto a lo mejor no viene a cuenta pero seguro es el causante de la carencia de testosterona), a marxistas, comunistas, judíos y masones, vamos una mezcla explosiva.-, y a partir de ahí ordena un relato que engancha, a mi por lo menos me enganchó. Puede leerse buscándolo entero aquí

En la esquina de lo que fue el antiguo cuarte de la G. Civil

Si equiparamos ambos hechos, disculpamos el segundo planificado, que si me aprietan duró... hasta nuestros días, ahora con cuestiones como los recortes, reforma laboral, paro , corrupción, etc., es decir con un genocidio más sutil de la clase trabajadora, e incluso de esos que parecían a salvo del capitalismo criminal, las llamadas clases medias. Particularmente me rebelan esas personas que tratándose de rodearse de una aureola de santidad, piden pasar página y ser magnánimos. Y (con perdón) una mierda, pasar página para que no se conozcan y olviden los desmanes de una gentuza que gobernó y anuló a millones de personas en este país, y aún están en puestos devisivos de la gobernanza de España.

Los ciudadanos atentos

El golpe de estado lo dieron los fascistas, únicos responsables de esos cientos de miles de muertes y de desmanes, los otros, a los que en las páginas ficticias de ese diario extraordinario de los hechos, acaecidos durante los dos primeros meses desde el golpe en Posadas, llaman "escopeteros", yo llamaría, a pesar de los pesares, patrullas ciudadanas de republicanos, que trataban de defender a su gente de lo que sabían les iba a llegar en un momento u otro. -Es que se cometieron desmanes en uno y otro bando... y otra mierda también (otra vez con perdón, pero con la boca grande), empezaron los fascistas que son los únicos culpables, los otros trataron de defenderse.

Señalando un hecho concreto

Luego está otro crimen contra la humanidad,  el someter al olvido a miles de personas, la mayoría inocentes y honradas, que están tirados por las cunetas de la carreteras del país. -Pasar página dejar de (tocarnos los cojones) buscar ya que eso ya pasó. Sí, pero vuestro muertos, los pocos que tuvisteis, al día siguiente los teníais en vuestras tumbas y mausoleos, identificados y honrados por vuestro gobierno genocida y estos, los verdaderos afectados por el golpe del fascismo, aún no saben sus familiares donde están y no piden nada más que eso, tenerlos identificados en un lugar, ni siquiera tienen rencor, al que tiene derecho, pero no lo tienen. 

Los restos de una bala

Lo cierto es que el paseo fue un granito más en el mantenimiento de esa memoria que no se debe olvidar nunca, que deben conocer las nuevas generaciones, sin rencor, y si queda algo que seguro que no, no traspasándolo a los vástagos de esas generaciones estimadas por mí, culpables, aunque muchos sean de este palo tal astilla. La neutralización debe realizarse con democracia y ejemplos claros de convivencia. Ojalá en este país se acaben de una vez las dos mitades de Machado en las que está dividido históricamente. Gracias por el trabajo Joaquín, y como no al pueblo de Posadas y a la asociación Malenia, por mantener viva la llama de la esperanza.

La foto de los asistentes en la Plaza de la Estación

Fotos y vídeo del autor
Bibliografía del paseo de las páginas del dierio y de las conversaciones con Joaquín.