sábado, 28 de noviembre de 2015

CANTERAS Y LUGARES CERCA DEL YACIMIENTO DE ATEGUA

El beso canterano entre olivos

Las canteras de Ategua, las que parece fueron las que surtieron de piedra a la ciudad milenaria a los largo de muchos siglos, son varias. Hay en el norte, en el este y algunos retazos en otros lugares. No he leído ningún estudio que se refiera a la cubicación de su producción comparada con la de la ciudad, como en Medina Azahara con las de la Albaida. El expolio y arrasamiento de la ciudad impide conocer cuánta construcción había que cubicar. Pepe Serrano y yo hemos estado por esos lugares dos días.

La cantera este en la Loma de Teba

La cantera este en la Loma de Teba

La cantera este en la Loma de Teba

Allí están las canteras, su Raja del Moro, un paraje precioso; un imaginado beso pétreo; el paraje del Prado del Lobo, triste por los sucesos que dicen los lugareños acaecieron en la incivil guerra. Hablando con un lugareño, culto pero difícil de entender, al preguntarle cómo se llamaba el paraje nos dijo, bueno entendimos: -"Praeologo", -todo junto, yo intenté aclarar: -¿Prólogo? -No, no, "Praolobo". Un nuevo esfuerzo por nuestra parte: -Vamos a ver ¿Prado del Lobo?. -Sí sí, claro eso es. aAl fin aclaramos el nombre del paraje.

La casa de la cantera este

                                                          La casa de la cantera este

La casa de la cantera este, un garabato en la pared

Luego hablamos de que las fotografías del 1956 visualizaban todo un campo de cereal, nada de olivos, que los olivos de plantaron en la segunda mitad de los cincuenta. Nos dijo que en ese lugar se habían encontrado restos humanos. La visita a ese lugar surgió por la previa a las canteras este, paraje visualizado muchas veces cuando subes a Ategua, pero nunca visitado. El día veinticinco lo estuvimos disfrutando, todavía los restos de las herramientas en las verticales, y no tanto, paredes, que te hacen preguntando el cómo bajar los sillares. Una piedra no como la de Córdoba, llena de fósiles. 

La cantera norte

La cantera norte

La cantera norte

El mapa Geológico y Minero, señala que toda la Loma de Teba está compuesta de calizas arenosas. Sólo señala como cantera la este, y todo éste conglomerado rodeado de arcillas y margas del mioceno. La Loma de Teba es un macizo claramente definido, de esas calizas, con una débil capa de tierra encima, que da la impresión de que los olivos están en agujeros de las calizas. Sus tres alturas superan los trescientos metros, la de la ciudad de Ategua, trescientos cuatro, la siguiente más al norte, trescientos ocho, y la mayor trescientos trece.

El cañaveral de la fuente

La alberca de la fuente

El revestimiento

La Loma va subiendo del sur hacia el norte y acaba en una pared suave a la altura de la vertiente del cortijo de Fontalba del Pinar, a la que se une el arroyo del Pedrique. Tormentosos cauces profundos surcan el cuidado olivar, buscando temporalmente el Guadajoz, la zona del Cambrón, lleno de curiosos meandros estacionales, y un palmeral, afortunadamente sin picudo. Una casa ruinosa parece vigilaba la cantera, en una pared un garabato de madera. Otra pared, la frontal de la cantera, encalada. Una piedra de Molino y una tallada que parece pero no es, por lo estrecho, un enterramiento de niño de la época visigoda.

Aérea de 1956

Aérea de 1977

Aérea actual

Las verticales paredes, firmadas por el instrumental de los canteros, ahora son vías de escalada de curiosos nombres frikis. Si las paredes desde abajo son espectaculares, desde la cornisa de arriba temerarias. Los milanos, a los que he aprendido a conocer, principalmente por su cola, que copiaron los carpinteros, sobrevuelan por parejas. Cientos de madrigueras al lado del olivar de regadío, inmenso y precioso, pero no más de tres conejos hemos visto en dos días y dentro del recinto cercado del yacimiento. Un abrigo pequeño ennegrecido el techo del fuego, para luego grafitearlo. Y las espectaculares rajas de arriba abajo.

Paraje del Prado del Lobo

Paraje del Prado del Lobo

Paraje del Prado del Lobo

La visita al Prado del Lobo, lugar espectacular, que en la fotografía aérea se ve como sembrado de cuadrados curiosos, que ha formado el agua  al quitar la tierra de entre los bloques, dejando un laberinto de pasillos, de escalonados dados gigantescos, que normalmente ocupa un árbol o si el lugar es húmedo unas frondosas higueras. En esas mismas fotografías, extraordinarias máquinas del tiempo, podemos ver la evolución de la producción, que pasó del cerealismo -también habría que pensar como araban esa tierra de piedra caliza- al olivar.

Lado noroeste del yacimiento

Lado noroeste del yacimiento

Paraje del lado norte

En la cantera norte, umbría como el lugar geográfico, inmensos campos de acantos, superados por la varas de los mastrantos. Al fondo el cortijo de Malabriguillo y más lejos en ruinas parece, el Toscal. Al oeste, Encineño, que da nombre al arroyo. Y los Teba, el alto y la Huerta de Teba abajo. Caminamos por el sendero empedrado, molesto para andarlo, de cortada pared protegiendo el yacimiento arriba. Mas acantos y de golpe un cañaveral que oculta la fuente, que dio de beber a Ategua miles de años y hasta hace pocos a Santa Cruz.

Mirando al sur desde la cornisa de la loma

Mirando al este desde la cornisa de la loma

Mirando a Espejo desde la cornisa de la loma

Luego por arriba un nuevo olivar, con taladros en la roca, y todo sembrado de cerámicas y bellotas de onda, que dejan ver los arroyos tormentosos. Los alrededores de la ciudad milenaria son un sembrado de trozos de historia, del bronce, califal, romana, etc. esparcidos por muchas hectáreas. Y Castillejo de Teba, con su bonito pilar escalonado pero seco ahora. Y cierre del círculo que primero nos llevó a la cantera este, Prado del Lobo y luego el recorrido circular por la ciudad.

Ategua desde las canteras

Mastranto al contraluz

Final de la Loma de Teba por el noreste

Siempre la sensación es de abandono. A pesar de las actuaciones. Parece que no la abandonó del todo, la peste que parece le dio la puntilla en la edad media. Aunque no es bacteriana si parece una epidemia, que se ha complicado con la desidia, ignorancia cultural y cortedad de miras políticas. Promesas. Falsas promesas, y todo sigue igual -y esto es importante-, incluso la constancia de la Asociación de Amigos de Ategua, sin la cual si que estaría desaparecido todo. La mayor solidaridad con los miembros de Asociación Cultural de los Amigos de Ategua

Notas:

Son muchas fotografías y lo mejor es hacerlas vídeo para poder publicarlas todas. Y luego están otra serie de entradas del Blog (seguro me faltarán algunas) sobre el yaciemiento que al final están sus enlaces.


Otras entradas en el Blog sobre Ategua

http://notascordobesas.blogspot.com.es/2012/11/x-jornadas-culturales-ategua-2012.html
http://notascordobesas.blogspot.com.es/2009/11/vii-jornadas-sobre-el-yacimiento.html
http://notascordobesas.blogspot.com.es/2013/11/texto-sobre-ategua-de-1953-boletin-de.html
http://notascordobesas.blogspot.com.es/2011/11/ategua-un-lamento-continuado.html
http://notascordobesas.blogspot.com.es/2011/02/ategua-4500-anos-de-historia-en.html
http://notascordobesas.blogspot.com.es/2011/02/ategua-una-verguenza-viva-para-las.html
https://www.facebook.com/framucar/media_set?set=a.1297392753620319.1073741968.100000488197503&type=3&pnref=story

Fotos y vídeos del autor
Bibliografía variada