martes, 15 de diciembre de 2015

LLEGÓ LA FELICITACIÓN DE GOVAL 2015, ES FIN DE AÑO

Anverso de la felicitación

Todos los años por este mes espero, como el que espera llover -nunca mejor dicho en este extraño tiempo meteorológico-, la felicitación de fin de año de mi amigo José Antonio González Varela (GOVAL), es un clásico para mí. Este año tengo el honor de ser el 155/260, la numeración es, creo, arbitraria, su confección es familiar y no se acaba el año correctamente si no se ha recibido en esta casa. 

La única pena es que su llegada, marca también lo inexorable del paso del tiempo, un año. Muchos, a esta reflexión dicen: -Pero es señal de que los has vivido. Claro eso es verdad, pero es uno menos y más a la vez. Creo que un centímetro menos de la regla del destino, que aunque sea de un metro, nunca sabes cuantos centímetros son los tuyos. Y que por esa regla general estás más cerca que lejos.

Este año 2015 el mensaje es "Construir", y pide un mundo por el que poder circular sin que nadie lo impida, y a su vez sembrar el futuro en PAZ. Aunque lamentablemente este sea un mundo de muros, de vallas, de cercas, de impedimentos. Aunque algunos cayeron: Berlin, Telón de Acero, otros más dolorosos, son levantados para impedir el paso a los que huyen de la guerra que han fomentado extranjeros en sus países. O para impedir salir de esa estrecha cárcel en la que han convertido la Franja de Gaza. O para impedir la llegada al "paraíso europeo neoliberal" con cuchillas como en Ceuta y Melilla, de los africanos que buscan un mundo mejor, para que luego los mafiosos los disfracen de payasos en este tiempo o en feria, y los distribuyan por semáforos.

Luego están otros muros. Los invisibles, los de la intransigencia y la mentira. Los de la desigualdad entre hombres y mujeres, cuya brecha no conseguimos acortar. Los de la intolerancia regligiosa. Los de la violencia, sea de genero o de cualquier otro tipo. Y si te quieres evadir de todos ellos y de las noticias que generan y sales al campo, te encuentras los de las propiedades, alambres de espino, cercas de todo tipo y algunas guardadas por cancerberos armados. Lo cierto es que la perspectiva no es halagüeña, pero hay que seguir trabajando para conseguir esa libre circulación y poder sembrar esa Paz que cita Goval y anhelamos todos.

Reverso de la felicitación

De la web www.goval-go.blogspot.com dónde puede verse toda la colección de estos años.

"TARJETAS FIN DE AÑO

LO QUE EMPEZÓ SIENDO UNA TÍPICA FELICITACIÓN NAVIDEÑA ENVIADA A FAMILIARES Y AMIGOS, SE HA CONVERTIDO CON EL PASO DEL TIEMPO, EN UNA REFLEXIÓN ANUAL SOBRE ACONTECIMIENTOS SOCIO-CULTURALES DEL AÑO QUE FINALIZA, Y CUYA TIRADA ABARCA NO SOLO A FAMILIARES Y AMIGOS , SINO QUE LLEGA A UN GRAN NÚMERO DE CONOCIDOS.

Nota de la edición: todas y cada una de las tarjetas (en este año 2015 la tirada asciende a 260 ejemplares editados) están realizadas una por una, con lo que difícilmente llagan a ser en su manifestación formal idénticas, eso sí, su contenido conceptual es el mismo."

Que sean muchos años más los que uno esté recibiéndolas, y tú querido y admirado amigo GOVAL enviándolas.

NOTA:
Y el día 16 de diciembre se inaugura en el Patio Principal del Palacio de Orive la exposición de todas las felicitaciones de Fin de Año.

Tarjeta de invitación

Foto de la felicitación del autor
Textos de la Web citada

2 comentarios :

Canario dijo...

Me uno a los deseos de Goval, y a tu disquisición Paco, y es que no has podido estar más acertado. No nos olvidemos de que en estos momentos en que estamos con nuestra rutinas, y en nuestra "zona de confort", miles de personas como nosotros y nuestros hijos, están tirados, muertos de frío, por diferentes zonas de Europa y parte del Mediterráneo no europeo, intentando huir y salvar a sus familias de una muerte casi segura, mientras los mafiosos políticos que rigen Europa les dan la espalda...

Paco Muñoz dijo...

En primer lugar gracias, y la alegría amigo Paco de que estés por aquí. Mafiosos y fascistas, como son los de esos países del este de Europa que han levantado esas vallas de tela metálica, e incluso la asquerosa de la periodista que le pego una patada a uno de ellos. Esa es nuestra sociedad europea, mientras Grecia, los más puteados, pero solidarios, están soportando las llegadas masivas de personas a sus islas.
Un fuerte abrazo compañero. Feliz año y que el próximo haya menos hijos de puta (aunque las madres sean santas)