sábado, 30 de enero de 2016

ALBERCA DE ANTAS

Rincón interior

Nuestra sierra es un pozo de historia, de patrimonio olvidado y de sorpresas. El jueves 28 estuvimos mi buen amigo Pepe Serrano y yo, en la Alberca de Antas, yo le enseñé una nueva ruta y él a mí la alberca, que se la enseño otro amigo, José Antonio Fernández Enríquez, el mejor especialista en torres vigías de Córdoba, entre otros elementos patrimoniales. Siempre aprende uno de todo el mundo, si tenemos intención de aprender, y claro más de aquel que le gusta enseñar. Son muchas las veces que he estado allí y nunca la había visto, bien es verdad que hay que ir a tiro fijo por la vegetación pero está.

Boceto del conjunto

 Plano del Catastro

Centro de la alberca: 37º55'53.2"N, -4º48'34.1"O

Pues bien antes de llegar a la Alcubilla de Antas, está la alberca, en el margen derecho del arroyo de San Cristóbal, entre una espesa vegetación y totalmente abandonada. No he podido precisar su antigüedad pero podemos pensar que podrá ser de la misma época de la alcubilla. No parece opus signinum el revestimiento, ni las rinconeras son media caña. Sus medidas aproximadas, a ojo por ciento, son unos siete u ocho metros de larga, por unos cuatro de ancha y dos de profundidad. Descartando en plan profano el imperio romano nos quedamos con la presencia árabe. 

 Maraña de vegetación en la alberca

 Escalera de bajada, ojo es peligrosa

Otra vista de la escalera y restos de un árbol caido dentro

Está orientado el rectángulo dirección norte sur, teniendo la alimentación por el norte, donde está ubicada la alcubilla. El rebosadero lo tiene por el lado sur. En ese mismo lado tiene una escalera de cinco peldaños, enquistada en el muro por el interior, para operaciones de mantenimiento. Por fuera está el desagüe en ese mismo lugar, también tiene un registro colmatado cerca del muro este. Estimamos que cuando dejó de usarse, estuvo bastantes años obstruido el desagüe, y en la esquina sureste tiene muchas formaciones de carbonato cálcico, suponemos de haber estado rebosando muchos años. El rebosadero parece que se ha rehecho a posteriori con una tubería. A la misma altura de la alberca, en el arroyo hay una importante salida de agua que pudiera ser de la que alimentaba la misma.

 Vista del rincón suroeste

 Rincón noreste

Las zarzas hacen imposible moverse dentro

Una curiosidad sobre la marcha, en arquitectura una pilastra adosada a un muro, a los lados de la puerta se llama Antas, claro en la arquitectura griega y romana sustituye a columnas, no sé si podrían los contrafuertes inclinados de la alcubilla ser este elemento arquitectónico y de ahí el nombre. Por otro lado en arqueología, Antas es una de las denominaciones de los dólmenes prehistóricos. Pero para no acabar nunca con los topónimos, en el plano la Huerta actual de Antas, preciosa construcción que lo fue orientalista, la señalan como Huerta Santa. Quitando la S a la Santa se queda en Anta, a lo mejor... 

 El muro sur y oeste

 Tubo rebosadero moderno

Pilón de desagüe

Luego ya que estamos con el plano del Catastro de 1950, hoja 63 que es la que tenemos, está señalado el estanque que yo llamo de Antas, y la alcubilla de Antas. Hay otro estanque por debajo de la casa principal, que no nos interesa de momento. No está la Mina de Antas, que alimenta a la alcubilla. Por otra parte tampoco está reflejada la Alcubilla de los Morales, al margen de la Vereda del Villar o de los Morales, y desde ese punto parte una senda que se llama Camino de la Fuente, que sube hasta unos metros antes de la cantera del arroyo de San Cristóbal, donde termina y en el plano pone Fuente en ese lugar. 

 Otra vista del pilón de desagüe

 Registro muro este

Esquina sureste con los restos de carbonato cálcico

Ese camino tiene tanto la altimetría descendente, como los visos de haberse formado con la introducción de la tubería que aflora en algunos puntos del mismo. Pasa por el abrevadero y creo, esto es muy particular, que alimentaba la alcubilla de los Morales y por otro ramal el estanque de la Huerta de ídem, que tampoco la refleja el plano. A lo mejor es mucho suponer, pero hay queda la suposición. No hablamos de la conducción subterránea que se puede ver en lo que llamamos registro. a una profundidad de unos cuatro metros desde la línea del camino, por el margen izquierdo del arroyo dirección sur, desde el puente de la Alcubilla. Vamos lo que se dice un verdadero "tinglado" hidráulico. 

Más detalle de los precipitados por rebosamiento

 Árboles y enormes ejemplares de unas plantas

Muro de contención del camino

Curioso pero en el plano del Catastro, figura la torre depósito de lo que hoy son las instalaciones del Proyecto Hombre. Carencias, errores de bulto... lo de siempre de los planos. A nosotros lo que nos interesa, de momento en esta entrada, dejar constancia del estanque o alberca mencionada. Entrando por la calle que parte de la Cuesta de la Traición, pasando el Depósito de Emacsa, antes de llegar a la hermosa casa de Antas, hay un sendero que rodea la casa por detrás, y busca, o bien la alcubilla, o a la izquierda el camino de subida al depósito superior de Emacsa, en desuso, y la casilla de Buenavista -ésta tenía un sendero desde la misma Cuesta de la Traición pero está muy deteriorado por las bicicletas-, siguiéndolo al norte la alberca, la alcubilla y la mina.

Piedras que miran al norte

Y una insultante y extraña primavera en pleno invierno

Fotografías y boceto del autor, plano del Catastro 1950