miércoles, 2 de marzo de 2016

POR LOS PAÑEROS, ARROYO DE LA COLADA, PEDROCHEÑAS, CUESTA DEL GALLO Y ARROYO HASTA LA VÍA.

Trazado de Wikiloc

A un kilómetro de la salida del túnel de la Mocha, en un paso a nivel sin barreras de la discutida Vereda de la Pasada del Pino, en un cruce del antiguo trazado ferroviario de Cerro Muriano, donde aún quedan raíles y traviesas, nace el arroyo. Un pozo y un pilar unos metros más abajo, en un precioso e inclinado prado, colonizado por una variedad de ortigas, son su cabecera. Hasta aquí el recorrido a realizar, desde Cerro Muriano, este es el final de nuestro trazado.

 Vuelo de 1977, en verde el recorrido

Cerro del Depósito

Nosotros salimos desde la barriada, a la derecha los impresionantes lavaderos de la "Cooper", que siempre se me antojan construcciones andinas, Camino de los Pañeros, abajo. La piedra Horadada (no sólo la tiene Mallorca), símbolo de años de la minería de Cerro Muriano, no sé si cuando la familia Marii, eran los dueños de la producción, antes de caer en desgracia, estaba allí ya. Seguramente sí. 

 Pozo Arturo y Quitapellejos

Instalaciones del Cerro del Depósito

Tratamos de evitar la subida para la vuelta y bajamos el vehículo hasta el Cerro del Depósito. Según Fernando Penco uno de los más importantes expertos de la minería de Cerro Muriano, y director de su Museo del Cobre, este yacimiento junto con el del cerro de la Hoya y Quitapellejos -donde tuve la fortuna de estar con él y conocer de primera mano sus explicaciones-, están vinculados a la prehistoria. Y por ello tampoco se pone en duda la presencia romana allí.

 El cortafuegos

Cancela del sendero

Parece que desde 1200-750 AC, hasta los años sesenta del siglo XX, ha estado activo. Los lavaderos de Cantos Blancos, recuperaron oro y cobre de los deshechos de los ingleses hasta esas fechas. Llegamos a la cancela, a nuestra izquierda dejamos cercano, el pozo bocamina de Suerte Alta que siempre -según Fernando Penco-, pudiera ser una salida freática del pozo de Levante. Continuamos hacia abajo rodeados de montañas de residuos mineros.

 Otra cerca abierta en el sendero

Camino de la Cuesta del Gallo

Al frente tenemos el ancho cortafuegos, posiblemente fruto del incendio que sufrió la zona hace unos años, en el horizonte lejano la roca de la presa del Guadalmellato, Peñas Rubias, además intentamos ver hacia allá lo que vimos desde la Nava de la Ventilla. Si desde allí vimos el Cerro de la Coja, porque no íbamos a ver desde aquí la Nava. Pero no la vimos. A la izquierda el cerro de La Hoya, junto al cortafuegos citado. 

 Un trozo de camino

Un arco forestal

Más adelante los restos de la Mina Arturo, una de las más importantes y antiguas del entorno, la más oriental, y frente la espina dorsal de Quitapellejos, la única a cielo abierto, por ello su antigüedad, ya que la extracción se efectuaba sin necesidad de elementos adicionales en el subsuelo. Dejamos el camino de los Pañeros que busca el cortijo de Suertes Altas, caminamos por un sendero paralelo al arroyo de la Colada, de altas colonias de adelfas y juncales, que ya no se usan para los jeringos.

 Desviacion de la Cuesta del Gallo

 Así estaba el paso

Algo más claro el cauce del arroyo

Este sendero nos lleva al camino de la Cuesta del Gallo. Cien metros más al sur está la Vereda de las Pedrocheñas, una subida considerable de bordes rocosos escalonados. Seguimos trescientos metros más por el camino de la Cuesta del Gallo, y lo abandonamos, él siguió en su busca de la Armenta Alta. Aquí hace el honor a su toponímico en lo de Cuesta porque en lo del Gallo nada de nada. Ahora nos adentramos en el sendero que sigue el cauce del arroyo, ahora seco, que busca el de la Colada más abajo y a su vez los dos camino del Guadalbarbo.

El arroyo

Cauce seco

Una diaclasa

Ahora empezó lo duro para mí, nos quedaba un kilometro y poco, de empinadas laderas y frondosas de vegetación la mayoría de las veces. A partir de aquí aguantó mis quejas, creo que más de lo permitido el compañero Serrano: -¡Aquí no hay camino Pepe!; -Esto es de cabras; -Vaya desnivel que tiene esto; etc. etc. Que si no es por su paciencia a prueba de todo, seguro hubiera empleado el útil de corte en cortar las quejas de raíz.

  Paso a nivel sin barreras

Camino de Cerro Muriano

El pilar

Disfrutando el recorrido, que discurrió por unos parajes preciosos y umbríos de nuestra sierra, que mientras fue camino vale, pero que dejó de serlo y se convirtió en sendero de cabras por las laderas del arroyo, no fue por ello menos hermoso, pero si más dificultoso sobre todo a determinadas edades. He de reconocer que mi labor de retoque fue mínima, quedando el grueso de la habilitación del sendero a su cargo. 

El pozo y el pilar

De vuelta

La plataforma de la vía y señalización de un paso a nivel sin guardabarreras con una señal de Stop adicional, nos señalaba arriba el final del trayecto. El pilar seco de la cabecera y el pozo del primer párrafo ya estaban allí. En su borde recuperamos fuerzas, con proteínas serranas. Subimos al cruce y el aviso de la Armenta de que no era camino público, con citación de la sentencia, destacaba. Ahora la vuelta dudamos hacerla por la vía pero decidimos retornar por el mismo lugar.

   Camino de la Cuesta del Gallo

 Más camino
 
Las vueltas siempre son menos largas que las idas, por lo menos en la percepción. Enseguida estábamos en la variante de la Cuesta del Gallo, luego el cruce de las Pedrocheñas, el sendero, arroyo de la Colada y los Pañeros. Nuevamente el Cerro de la Coja majestuoso, Pozo Arturo, Quitapellejos y arriba la cancela cerca del pozo de Suerte Alta, y más arriba aún el Cerro del Depósito. La satisfacción del trabajo realizado y la colaboración con la Plataforma a Desalambrar, para que en la próxima salida de marzo encuentren sus usuarios lo más asequible la ruta. 

Las rocosas Pedrocheñas

El Cerro de la Coja
Fotos del autor GoolZoom y Apple
Bibliografía Historia de la Minería en Córdoba, de Fernando Penco