domingo, 1 de mayo de 2016

CENTRO DE ARTE RAFAEL BOTI

Puerta de entrada

El año pasado 2015 por noviembre, disfruté la exposición de Córdoba Luciente y a su vez visité por primera vez el Centro de Arte Rafael Botí en la calle Manríquez, ubicado donde antes estaba la lechería de Valle, la mujer del "Gallego", colindante con la Casa del Azahar por el norte, la Filmoteca por el este, y la casa número siete de Manríquez, por el suroeste. Una parcela de 408 m. de superficie y 1491 m. construidos, según el catastro.

Vista aérea
Plano Catastral

 Vista de la fachada

Vista de una de las fachadas del patio 

Es un espacio expositivo muy interesante. Según lo leído en lo publicado por Cordópolís, o en la más importante revista de arte de nuestra ciudad, como es para mí, Ars Operandi,, observo que no está su inauguración y puesta en marcha exenta de polémica, por la puñetera manía de manipular políticamente las cosas de arte.

 Patio

 Vista del "claustro"

El "claustro"

Patio

Para evitar pecar por desconocimiento del medio, publico la referencia a lo publicado por Cordópolís, y un artículo  de la citada revista Ars Operandi, para que cada uno se haga su propia composición, e investigue en más profundidad si lo desea. Sí, por el contrario, detallo las fotografías que hice en la visita, que magnifican el lugar. 

Patio desde la primera planta

 Una vista de la cubierta

Cubierta

Ventanales

Tampoco entro en los costes y todas las vicisitudes que han llevado a conseguir ese centro expositivo. O si han consultado a los artistas, como nunca hacen al pretender actuar sobre la cultura. Solo las fotografías y que cada uno/a juzgue. 

 El patio desde arriba

A través  de los ventanales

Ventanales

Fotos del autor
Bibliografía de Ars Operandi y Cordópolis

4 comentarios :

Sonia Garrido dijo...

Como en este país en general, y en esta ciudad en particular, lo normal es polemizar con todo, y si huele a politiqueo con más énfasis si cabe, a mí particularmente me dan igual las acusaciones cruzadas entre partidos y juzgo el Centro de Arte Rafael Botí como cordobesa y como amante del arte que soy, como bien sabes.
Para empezar, en Córdoba siempre ha escaseado el interés por el arte contemporáneo y ya iba siendo hora de que se moviera un poco esta oferta cultural en nuestra ciudad. A la espera de la ansiada inaguración del C4, que parece que de nuevo se eterniza después de los mensajes esperanzadores de Rosa Aguilar, este centro nos ofrece una colección de obras de gran calidad que pudimos disfrutar durante los primeros meses de apertura. Por lo que he comprobado, la idea del Centro es ir dando a conocer, mediante exposiciones temporales, toda su colección que, repito, es de gran calidad, por lo que recomiendo su visita periódicamente.
La única pega que debo poner es la total falta de oferta de actividades, que vendría a completar su función cultural y educativa que todo centro de estas características debería tener.
Junto al Centro de Arte Pepe Espaliú, la Sala Vimcorsa y la Galería de Arte Carmen del Campo, el Centro de Arte Rafael Botí viene a cubrir la necesidad de difusión del arte contemporáneo en Córdoba, anclada en un pasado glorioso sin lugar a dudas, pero que debe aceptar e incluir en su oferta cultural y, porqué no, turística también, un presente de riqueza artística.
Un abrazo Paco.

Paco Muñoz dijo...

Estimada Sonia, muchas gracias por expresar tu opinión a la que no tengo nada que objetar, es más coincido en mucho con ella. De los mensajes esperanzadores habrá que preguntar por el C4, y a los compañeros de Ategua, palabras, palabras y palabras y sus sinónimos de cuentos, cuentos, y cuentos. Conozco un grupo de compañeros que llevan luchando por este tipo de arte y ahí están. De lo que no cabe duda es que lo expuesto es de un valor extraordinario. Muchas gracias nuevamente Sonia. Un abrazo.
PD:// Una pregunta indiscreta ¿hay proyecto de familia?

Sonia Garrido dijo...

jijijijiji...no es indiscreta Paco, es lo que todo el mundo lleva preguntándome años!! jajajaja... A veces los proyectos se quedan en eso, en proyectos, como el Palacio del Sur :P Sin embargo, aunque sólo seamos dos, no dejamos de ser una familia, no crees? bueno... dos y el agapornis, que ya le hemos cogido cariño al animalito...jajajajaj

Paco Muñoz dijo...

Yo tuve que soportar esa pregunta durante más de un año, con gracias de amigos, inclusive una observación maliciosa de una tía mía, de casarnos muy rápido (le parecía muy rápido después de diez años de novios). Nuestro primer hijo nació a los dos años de casarnos (sin poner pegas), menos mal para la observación de mi tía. Y claro que sois una familia faltaría más. Muchas gracias Sonia.