viernes, 3 de febrero de 2017

TROZO DE EMPEDRADO EN LA VEREDA DE TRASSIERRA

Vista del empedrado

Hace tres años escribí una entrada en este blog que se llamó Vereda de Trasssierra, en ella trate de describir la subida por ese sendero, que según los textos descriptivos dicen que tiene en su totalidad 11,3 km de recorrido, con un desnivel máximo de 360 mts. Le otorgan un grado de dificultad media, situando la máxima pendiente pasando la Huerta de la Gitana, pero eso no es lo que pretendo tratar hoy, sino otra curiosidad del trazado, un empedrado en un tramo más bajo.

 Topográfico de primera edición de la zona S.XIX

 Vista desde la Vereda de Trassierra hacia el oeste

 Y hacia el norte

Datación de la finca Vallehermoso

Este trazado, para mí, es muy similar al de la Cuesta de la Traición, incluso en el piso. El lugar citado en el párrafo anterior de máximo desnivel, a su vez tiene un empedrado que algunos textos señalan como romano, pero que según su construcción pudiera ser mucho más contemporáneo. Sin dudar que en su momento lo fuese.  Si miramos el plano topográfico de primera edición, vemos nombres de fincas como Huerta de Galarza, de la Torrecilla, de la Gitana, o más abajo en el Valle Cortijo de los Nogales.

Empedrado del tramo superior de la Vereda citado como romano

Empedrado que nos ocupa

 Trozo de la Vereda con restos de empedrado 

Sin embargo otros mapas nos sitúan Vallehermoso, que datan en fachada de 1752 y la Calzada, que ya sito mi relación con los que fueron antiguos propietarios. Ahora podemos ver nombres como Villa Rocío, y otros en lo que es una parcelación de la zona. Pero para situarnos en las pretensiones de hoy y que son, un tramo muy deteriorado de empedrado del camino, tenemos que dejar a la izquierda la pista que continúa para la Calzada y seguir la Vereda a la derecha, ya hemos cruzado el escalón de canteras de calcarenita y el puente califal del arroyo de Vallehermoso.

Un tramo más completo

Detalle

Un pedazo en un lateral

Y ahí nos encontramos esos tramos de empedrado. Desde este lugar tenemos unas vistas maravillosas de la sierra, mirando al oeste están El Mirador de las Niñas y un poco a la derecha la Torre de las Siete Esquinas. Si giramos la cabeza al norte podemos imaginar la Huerta de las Ventanas (que no se divisa) pero sí el abrigo de Peñamelaria que está encima de ella, así como el Rodadero de los Lobos cada vez más verde. Como lo que nos interesa el piso empedrado, aquí en la zona hay varios tramos. El deterioro es manifiesto y su datación dudosa pero ahí está el piso soportando el tiempo. 

Fotografías del autor
Bibliografía citada.