jueves, 22 de junio de 2017

EL ATAJO ES MÁS ANTIGUO, POR LO MENOS DEL SIGLO XIX

Detalle foto aérea, en rojo el sendero

La página web de la Asociación Amigos de las Ermitas, tiene en su apartado Galería, una sección de fotografías llamada colección Fragero, dónde se pueden descargar dos de ellas muy relacionadas con las carreteras de acceso al Desierto. Todo ello sin desmerecer a las demás que también son muy interesantes, pero más circunscritas a la vida eremítica. 

Vuelo USAF Serie A 1945

 Vuelo USAF Serie B 1956

Vuelo ministerial 1973, atisbo de repoblación

La primera de ellas nos presenta la curva de la Fuente de las Ermitas, el puente del arroyo de Valdegrajas, que aún está y la Fuente y sus dos pilares. Es muy significativo lo descarnado de la sierra, sin apenas vegetación ni arbolado. Un camino a la izquierda que suponemos será el que, o bien busque los lagares del Pardo y Pino Gordo, o continúe el Camino al Bejarano por Sandúa. 

Fuente de las Ermitas posterior a 1882 (Foto Fragero)

Fotografía del Camino a las Ermitas, posterior a 1882 (Foto Fragero)

Vista aérea (foto GoolZoom)

El llano descansadero de ganado en un primer plano y echamos de menos el entronque de la Cuesta del Reventón. Si tenemos en cuenta la crónica de la visita de Alfonso XIII en mayo de 1904, por ahí subió Silvela con el director del periódico católico El Defensor de Córdoba, en el tiro de mulas del segundo. Si nos acogemos a la fecha del proyecto de construcción de la Carretera de las Ermitas, mayo de 1882, tenemos que estimar que la fecha de la fotografía es posterior a la citada. 

 Camino al punto del supuesto emplazamiento

Una primera instantánea

Otra prueba

Antes de esa fecha 1882, sólo se podía subir a la Fuente, desde Córdoba, por la Cuesta del Reventón o por el Camino de los Lagares y una vereda de unos dos metros de anchura, que partía de la curva en la que el mencionado Camino de los Lagares giraba al oeste y bajaba a la Fuente de las Ermitas. Ni en las altimetrías de esos caminos, ni en otras mediciones, que llevaron a la primera edición de los planos topográficos figura el sendero citado, sólo se cita en el Proyecto de Construcción de la Carretera de las Ermitas.

Buscando mejor ángulo

Otra

Esquema a mano alzada de diferentes medidas y vías

La siguiente fotografía es una bonita panorámica, seguro que de la misma fecha que la anterior y que es el motivo central de esta entrada. Esta fotografía también de la Colección Fragero, con el número 18, nos presenta una vista de la cara oeste del Cerro de la Cárcel, con la misma perspectiva de despoblamiento de las laderas y escasos árboles. Arriba del cerro los arcos de la entrada al Desierto y la línea de la carretera señalizada por los poyetes de protección. 

La pequeña cascada del manantial de la Zarza seca.

 Desde la baranda de las Ermitas

Desde el supuesto emplazamiento de la foto

Ninguna construcción más al borde, solo el roquedal donde actualmente se asienta la explanada y el sillón del Obispo Trevilla, que seguro estaría, por la fecha, pero que no se divisa. Vemos muy definida la Cuesta del Reventón o Camino al Bejarano, desde su entronque con la Cuesta o Carretera de las Ermitas. El elemento que nos data la fotografía es la casilla de Obras Públicas, o del Peón Caminero encargado del mantenimiento de esos cinco Km. de vía. Estaba en la curva donde ahora hay un monolito y restos del pavimento de la casilla.

Inicio sendero pasada curva antigua casilla peones camineros

El desnivel es admisible. Ya empieza a molestar el cuco

La curva de Valdegrajas no se ve, por taparla el terreno que, en algunas fotografías del pasado siglo XX, aparentaba ser un sembrado de cereal. En la siguiente curva después de la casilla, podemos observar como entronca un sendero, que  en un recorrido de unos 380 mts. nos lleva con un notable desnivel a la actual CO-3314 entre las cruces primera y segunda del primer Vía Crucis. 

La carretera de las Ermitas unos metros abajo a la izda.

Seguimos subiendo

Una uniforme sucesión de poyetes blanqueados, nos señalan el trazado y borde sur de la carretera. La fecha es similar a la de la anterior fotografía después de 1882, que es cuando se aprobó el proyecto de arreglo del Camino de los Lagares para que se pudiera llegar desde Córdoba a las Ermitas. 

Entramos en una zona más rocosa

Ya estamos altos en relación a la carretera de las Ermitas

Pues bien ayer recorrí desde arriba el sendero que nos presenta la segunda fotografía. Por lo que podemos deducir, este atajo sólo era nuevo para mí, porque ya figura en la fotografía del siglo XIX, en absoluto lo han abierto los ciclistas como decía en la entrada "OTRO ATAJO EN LA CARRETERA DE LAS ERMITAS", porque en esas fechas no había ciclismo de montaña. 

Aquí se puede ver la perspectiva

Este tramo es complicado, resbaladizo

Eso sí, los ciclistas lo están dejando inservible. No pude llegar nada más que al supuesto punto desde donde se hizo la fotografía, intentar bajar más por ahí lo era a riesgo de caerme, por el desnivel y enorme surco central, que imposibilita el paso.

Se estrecha y se empina

Un giro a la derecha

Esta mañana lo he recorrido a la inversa, he subido por él. Subir es mejor que bajar, pero en lugares he tenido que forzar por la dificultad. Guantes en ristre para agarrarme donde he podido. He hecho nuevas fotografías tratando de acercarme a la posición en la que el Sr. Fragero hizo la suya, hace más de cien años.

No hay aquí camino sólo la roca

Troncos para proteger las curvas para los ciclistas

Ahora no están los uniformes y blancos poyetes; no se ve tan nítido el trazado de la Cuesta del Reventón o Camino al Bejarano; ahora el Sky Line de la esquina del Cerro de la Cárcel, nos presenta la silueta del Monumento del Corazón de Jesús y más vegetación; y tampoco está la casilla del Peón Caminero.

Un poco de más anchura

Giro al suroeste

Un sustillo a mitad del camino, en la parte más rocosa, por estar una viborilla joven intentando recibir los primeros rayos de sol. Como se ve que tenía más, o por lo menos tanto miedo como yo, inmediatamente se refugió en una hendidura de las rocas. 

 Mirada hacia atrás

El temido surco

No es que uno sea "Paco de la Sierra" (el equivalente cordobés a Frank de la Jungla), pero quién me ha visto y quién me ve, seguro no se lo cree. El pesado cuco (cuculus canorus) no paraba con su monótono cante. En esa zona parece que hay una familia que a esas horas tienen su clase mañanera.

Destrozo

Ahora giro al noreste

La otra mañana corrió por ese lugar un pesado y oscuro marrano jabalí, que a mí me sonó a tanque serrano. El olor inconfundible. Su hábitat seguro porque la Fuente de Valdegrajas no ha dejado de tener agua. Por el sendero, unos metros al oeste, el manantial de la Zarza ha terminado su depósito y ya no corre ni una sola gota. Otras humedades más bajas que había a la altura de la carretera, seguro que del mismo manantial, no están tampoco. La sequía es considerable, bien es verdad que uno de los pilares de la Fuente de las Ermitas tiene agua, por lo que los animales pueden acudir a ella también. 

 Continuamos en esa dirección

El surco es más evidente

Esta mañana me cruce con otro usuario que bajaba, eran las 07,10 h. de la mañana, dos veces le dije buenos días, y no me contestó, la tercera seguro me oyeron en la Arruzafa. Se volvió y me dijo que era un paleto, que él no tenía porque decirle buenos días a nadie, después continuo andando de espaldas relatando. La cosa no fue a más porque yo seguí mi camino como si no fuera conmigo.

Más surco

Llegada a la CO-3314 con escalón casi vertical

Concretando. Dos preciosas fotografías de la Colección Fragero, de la Web Asociación Amigos de las Ermitas. La confirmación gráfica de que, el sendero al que llamé en el blog, un atajo que habían hecho los ciclistas, era nada más lejos de la realidad, pues a lo mejor es incluso anterior al Camino de los Lagares, por lo menos en el siglo XIX ya estaba en uso y una fotografía desde el supuesto lugar que se hizo la del Sr. Fragero y que fue sin lugar a dudas desde este sendero.



Fotografías y vídeo del autor, GoolZoom y Colección Fragero de la Web Amigos de las Ermitas.  

miércoles, 21 de junio de 2017

PASEO POR LA CUESTA DE LA TRAICIÓN (VEREDA DEL PRETORIO)


La Cuesta de la Traición es un trozo de lo que fue y que se arruina cada día más, el Camino del Pretorio, camino minero por excelencia en la época romana, luego la gran vía que se utilizó como camino de la Mesta. Ahora es un espacio muy hermoso, muy cercano, una cañada que de seguro esculpió el Arroyo de Moro, ese que le ha sido siempre tan molesto a la ciudad.

Topográfico de primera edición

 
El Almez y desagüe fuente de La Raja

Fuente de La Raja

Cuando miramos con ojos del siglo XXI a ese camino, no podemos imaginarnos que fuese antes eso, un camino, una vía de notable tráfico. Las zonas pedregosas de plegamientos, los mismos que tenemos por la Loma de los Escalones, con la misma inclinación, lo que denota de donde vino la fuerza que elevó el lecho marino del mar de Tetis. Las ondulitas o Ripple Marks que atestiguan su origen, y tanta roca escalonada. Ahora sería impensable, no podemos imaginarlo, pero antes fue camino y los carros podían circular por él. El tiempo y la erosión lo han dejado como está, descarnado.

Cartel de la fuente de La Raja

 El sendero

Detalle de la vegetación

No es muy grande su desnivel,  en el fondo anda por el diez por ciento, lo que lo hace menor que otras subidas a la sierra. Eso sí, el paseo es delicioso, aún la fauna alada colabora con el marco sonoro y la terrestre se siente y huele aunque no se vea. Lástima que la Fuente de la Raja lleve años sin correr. Sin embargo instalaciones hidráulicas cercanas denotan la riqueza en agua de la zona.

Derrumbes en el camino

Lugar del derrumbe

Más derrumbes antiguos

Durante mucho tiempo estuvo en el lecho del Arroyo del Moro, una tubería de PVC que yo pensaba bajaba el agua desde el Lagar de la Cruz, pero era al contrario, la subían a las instalaciones de la piscina desde estos lares más bajos. Albercas de más de tres metros de profundidad lo atestiguan, y alguna que otra mina considerable. Los potentes muros de contención de las aguas del Arroyo del Moro, justifican su caudal cuando decía en el invierno aquí estoy yo. Claro entonces su fuerza profundizaba cada vez más su cauce. Ahora no llueve.

Paso estrecho

Plegamientos

Ondulitas

Durante el camino, los cuatro puentes atestiguan el zig zag del arroyo, ahora baja por el lado izquierdo, ahora por el derecho y viceversa. Actualmente parece que se ha salido, en algún momento, de su cauce y está dañando lo que queda de camino aceptable. Empezamos en el Cerrillo, la calle Cuesta de la Traición, no puede tener otro nombre. A la derecha la incomparable Huerta Cielina. Más arriba la calle que nos lleva a Antas, esa finca, ahora reformada, que fue en su momento el exponente del orientalismo dominante. En algún mapa la llaman Santas, por aquello de los topónimos, distinto delineante que el hace el trabajo de campo. A la Izda. Los Alixares, bonita finca.

Otra vista del fondo de playa prehistórico

Importante cauce del arroyo

Cartel didáctico

En el cruce se está acabando un precioso chalet, que ayer era un terreno marcado con cal. Le están dando los últimos toques. Después, a la izquierda, el hermoso caserío del Carmen de la Aduana. La finca de la Aduana fue la matriz de todos esos territorios, por el oeste, al este era los Morales la preponderante. Comienzo del Sendero con texto del panel explicativo:

Muro de contención del arroyo

Restos de la calzada

Árboles cortados

"Longitud del Trazado: 2,1 Km. Duración (ida): 1 hora y 45 minutos. Grado de dificultad: Media. Tipo de Trazado: Lineal.- Este sendero discurre paralelo al cauce del arroyo del Moro, por un antiguo camino minero que los romanos utilizaban para transportar y comercializar los minerales de la Sierra. Estamos en un tramo de la denominada calzada romana del Pretorio, que habría de ser conocida en tiempos más recientes como el Camino de las Diligencias. El nombre de "Cuesta de la Traición" hace referencia al hecho de que este camino era utilizado por los bandoleros para asaltar a los caminantes que lo usaban.

Puente destrozado

Más roquedal

Una buena mesa en el camino

Siguiendo este sendero nos encontraremos con restos de la antigua calzada romana, una fuente pública, de La Raja, usada como abrevadero para el ganado, auténticos fondos marinos fosilizados (Ripple Mark), etc.En cuanto a la vegetación, podemos deleitarnos con la mayoría de las especies más representativas del bosque mediterráneo como el pino piñonero, alcornoque, encina, acebuche. lentisco, cornicabra y jara blanca. la fauna asociada a este ecosistema es la propia del monte mediterráneo como la perdiz roja, jilguero o curruca entre las aves y el tejón. erizo y zorro entre los mamíferos."

Más piedras caídas

Oquedades

Paso del camino

El sendero ahora es estrecho, pedregoso, de altas paredes, con tintes de cauce de arroyo sin serlo. A la derecha un abancalado y abandonado naranjal, en el que se pueden ver los estragos del picudo rojo en algunas palmeras. Calle Almunia a la derecha, que nos lleva a Antas. En la esquina un bien cuidado depósito de agua de Emacsa (como todo lo de esa empresa). A la izda la finca La Jara. Más arriba a la izquierda el cancel de la finca El Almez. A la derecha un empinado y terroso camino, si se puede llamar camino, que sube a la pista que nos lleva al depósito de aguas, abandonado, superior. Desde el depósito podemos llegar a la casilla de Buenavista, si no buena que sí, privilegiada lo era.

Espesura

 Profundidad del cauce

Más plegamientos

A la izquierda el albercón y su mina de agua. El desagüe roto y seco de la fuente de La Raja. Da una enorme pena haberla visto correr y ahora verla así. Después la cantera a la derecha, la explanada con el banco, y el inicio de los derrumbes. Aunque estos son de tiempo, siempre hay alguno reciente pues puede verse el lugar donde estaba la piedra caída en el camino, y observas que aún no ha pasado tanto tiempo como para que cambie su color. He de decir que paso con prudencia por la zona de derrumbes. Ahora empiezan los plegamientos, impresionantes. 

Destrozo en el camino

Un puente

Otro puente

Y las ripple marks, u ondulitas. Siempre maravillosas, están ahí desde muchos millones de años, esperando al senderista que las quiera mirar. Es el mismo paisaje que cuando eran arena de playa. Subes escalonadamente, siempre con el miedo de la torsión de un tobillo. Te llama la atención el potente muro del arroyo, muchos miles de años protegiendo que no se saliera de madre el Arroyo del Moro. Los puentes de madera cuando pasa el arroyo de un lado a otro del camino. El derrame hace muchos años de la hormigonera en el sendero, no tuvo lugar mejor para vaciar la hormigonera. Un puente está podrido y hay que tener cuidado con él.

La lengua de hormigón (no romano) de Asland

Otra vista de la lengua

A la derecha baja una pista (no llega hasta el camino) que parte del camino del Lagar de la Cruz al pilar de San Cristóbal, antes, de ella, sale un sendero que por la cresta va a la casilla de Buenavista. Ya se oye el tráfico de la carretera de Villaviciosa, por la cercanía. El trozo de pista empedrada, cada vez más destruida. Nadie hace nada por proteger ese bien. El camino ha sufrido un envite, posiblemente del agua y está bastante dañado en una parte. 

Más sendero

Otro puente

Los árboles caídos sobre el camino los han hecho trozos (muy bien), y gran parte de los trozos los han dejado en el cauce del arroyo, seguro para que cuando llueva se embalse ahí el agua y se desborde. Parece que siempre desnudamos un santo para vestir otro. Es lo normal. En otro lugar hay un exceso de tierra movida, que no sé de dónde ha salido y dificulta el paso. Casi tapa el camino.

Árbol sobre el sendero

Explanada final

A pesar de las "minucias", de lo criticable, sigue siendo ese trozo de la Vereda del Pretorio uno de los más hermosos de nuestra serranía cercana. La vegetación y su orientación permite que el sol no pegue muy fuerte, aunque es preferible la mañana. Con un pasado histórico muy notable. Dos mil cien metros deliciosos. No he observado mucha suciedad de los indeseables, de esos que no se comportan como animales en el campo. Parece estar bien tratado por los usuarios. Menos mal. Para daño patrimonial el del Camino del Pretorio


Fotos del autor y de GoolZoom.
Bibliografía de los paneles.