jueves, 1 de junio de 2017

CORTIJO DE PIQUÍN

Una vista del cortijo desde el sur (GoolZoom)

"La cuesta del Reventón/ la suben cantando/ para hacer picón./ Pasan por "Piquín",/ hay mucho jaral,/ si no viene el guarda/ traerán buen jornal.../ La Cuesta del Reventón/ la suben cantando/ para hacer picón." Este es el estribillo del villancico de Ramón Medina "La Cuesta del Reventón". Pasan por Piquín, hay mucho jaral, decía el "cordobés" nacido en Brihuega (Guadalajara), autor de la mayoría de las canciones populares a nuestra ciudad, por lo menos las más cantadas.

Topográfico primera edición siglo XIX

Vuelo serie B de USAF 1956

Vuelo interministerial 1973

Pero no nos interesa, a pesar de que tiene méritos más que suficientes para una entrada en este Blog, D. Ramón Medina, nos interesa que menciona una finca importante de nuestra sierra, Piquín, por donde pasaban los piconeros buscando el sustento diario, la jara para hacer picón. Contribuyendo de esta manera, con su misera y sufrida profesión, a mantener la sierra cuidada, evitando con su limpieza los fuegos. Sin embargo a pesar de ello tenían que cuidarse del guarda, como siempre. 

Perímetro de la finca

Topográfico de IGN con detalle de lugares

Cancel de entrada en la CO-3314

Pues bien, Piquín, es una de las propiedades serranas más interesantes del entorno. Si bien el mirador por excelencia son las Ermitas y su balcón, incluido el sillón de mi admirado e ilustrado prelado Revilla, aunque sólo sea por su valentía a la hora de algunas prohibiciones (es broma y ésta sólo está dirigida a una persona querida), la atalaya de Piquín no tiene por ello menos excelencia. Los blancos contrafuertes, seis, de la hermosa explanada al final del paseo de cipreses (unos veinticinco he contado desde el aire), se ven desde cualquier sitio de la ciudad.

Rótulo de entrada

Vista desde el norte (GoolZoom)

Vista desde el oeste (GoolZoom)

El importante libro de los "Cortijos, Haciendas y Lagares de Córdoba", no lo considera como tal. Dice en un escueto párrafo de dos líneas: "Cortijo Piquín. En una mancha de olivar, de escaso interés, muy transformado para uso residencial." Así lo liquida. Es cierto que el olivar está descuidado, abandonado, quizás sería la palabra idónea. Que no es una hacienda productiva desde el punto de vista agrícola o ganadero, también. Pero Piquín tiene otros valores que no son solo esos.

Una vista aérea desde el este (GoolZoom)

Conjunto oeste sin las minas (GoolZoom)

Canteras del Rodadero (GoolZoom)

Tiene, según el Catastro parcelario, uniendo sus tres parcelas: la norte junto a Ntra. Sra. del Rosario, la noroeste linda con Piedrahita, y la sur que es la mayor, y que linda con el Castillo de la Albaida y la Huerta de las Ventanas, con una superficie total de aproximadamente 709.534 m2. Tiene tres alturas de 541, 547 y 569 m.s.n.m., en un gigantesco trébol geológico (en el plano raster del IGN lo podemos ver), visto desde arriba, que genera la cota de los 500 m.s.n.m. Dos importantes arroyos, el de los Nogales y el del Rodadero de los Lobos, además de otros de menor importancia.

Torre vigía (Apple)

Ficha y plano de la Mina San Miguel

Teniendo este último una caída por la cornisa espectacular, con una curiosidad hidrológica de estar seco por arriba y a mediados, como un Río Mundo cualquiera en miniatura, entrega un considerable chorro de agua, en temporada. La carretera CO-3314 divide la finca en las citadas parcelas Norte y noroeste, y a su vez a éstas superiores las divide el camino del Bañuelo Alto. Una charca abrevadero de casi 600 m2 de superficie (no sé la profundidad), en sus mejores momentos.

 Ficha y plano de la mina Lorenzo

Ficha y plano de la mina Honorato

Luego más al suroeste, las canteras del Rodadero de los Lobos, de donde dicen salieron todas las columnas de la ampliación de la Mezquita por Almanzor, las de caliza micrítica, azuladas con vetas blancas, la piedra de mina de las gradillas de las puertas. Nada más que por este elemento histórico ya debía considerarse importante. Después, en la cornisa siguiente, entre el pétalo central y el oeste del trébol, cincuenta metros más abajo, otra cornisa, la de Peñamelaria. Tengo mis dudas de si el abrigo de la Gruta se introduce en la propiedad superior, perteneciendo éste a Piquín o por el contrario pertenece a la Huerta de las Ventanas, propiedad de la familia Penco Valenzuela. La cruz de la explanada superior si está en los terrenos de Piquín sin duda.   

Ficha y plano de la mina La Preciosa

 Cascada del arroyo 

La cruz de iniciales CTN, misteriosas, inexplicables, hasta que Doña Teresa Valenzuela nos explicó que significaban Concepción Terroba Naval, el nombre de su abuela. Misterio descubierto. Luego en esa misma explanada unas ruinas que nosotros tratamos de considerar que eran la del Monasterio de Peñamelaria. Esto son suposiciones sin sentido histórico, elucubraciones mentales de jubilados, pues puede ser una construcción ganadera, o incluso relativa a la explotación minera de los alrededores. Cuatro importantes explotaciones mineras de principio del siglo XX, las fechas de las fichas refleja el 1900, existían en la finca Piquín.

Zona "Cuatrosoles" y colonia de zumaques

Explanada de Peñamelaria, Gruta, Cruz, ruinas y arroyo Nogales

Dice el texto del grupo espeleológico G40: "La más interesante estudiada hasta ahora es la Cueva de Piquín. Se contaba con reseñas de la misma conseguidas a través del vaciado bibliográfico que se realizó como arranque del proyecto citado con anterioridad, pero su localización exacta se había perdido con el tiempo y su acceso ocultado entre la vegetación. Se necesitó una labor pseudo policial y una prospección sistemática para reencontrarla y recuperarla para los cordobeses. Una vez explorada y topografiada nos sorprendieron sus dimensiones y las formaciones en calcita que contenía. Pero lo que más sorprende de la misma es el enorme trabajo de extracción de mineral que en ella se ha realizado por la mano del hombre. 

Topografía Cueva de Piquín G40

Lo que inicialmente es una fractura natural con una peligrosa entrada se convierte en una red de galerías trabajadas de forma artificial. Algunas de ellas son tan estrechas que resultan casi impracticables para los espeleólogos, lo que hace pensar en que fueran quizás niños los obligados a seguir las vetas del mineral. La topografía dio como resultado un desarrollo total de poco más de medio kilómetros (502 metros) y un desnivel total desde la boca a su parte más profunda de 51 metros. Se necesitó para realizarla establecer 164 estaciones topográficas. Finalmente ha pasado a ser en la actualidad la de mayores dimensiones de Córdoba Capital." 

 Ruinas en la cornisa de Peñamelaria (Apple)

Desde el sur (Apple)

La Preciosa, Honorato, San Miguel y Lorenzo, eran los nombres de las explotaciones. Posiblemente fueran explotadas desde tiempo inmemorial. Unos trabajos de G40, Grupo Espeleológico prieguense, señalan, como hemos ver en el párrafo anterior, que en función de la altura de las galerías, y su configuración, pudieran ser de la época que los Marii eran los concesionarios de la serranía. También que los trabajadores fueran niños. Todos los terrenos de los comienzos del arroyo de los Nogales, que parece titula la propiedad como "Cuatro Soles", en una visita de hace años, comprobamos que está repleta de residuos de las minas, escoria y algunos útiles mineros. 

Desde el este (Apple)

Desde el norte (Apple)

Además está zona tiene una notable agrupación, al lado del arroyo y enfrente de éste, de zumaques, arbusto de origen árabe, de apreciado fruto para medicina, condimento, y por la cantidad de taninos que contiene para el curtido de pieles. Y más abajo, en un saliente de la cornisa de 500 m., a la salida otra vez a la explanada de la cruz y las piedras del "monasterio de Peñamelaria" los restos de una torre vigía yacen entre la espesura del matorral, aunque son visibles desde la fotografía aérea. Y por si fuera poco, una de las cuatro minas es sin duda la cavidad geológica más importante de Córdoba.

Desde el oeste(Apple)

Una vista de la explanada mirador(Apple)

No hemos hablado del importante pinar al oeste de la propiedad, y de otras riquezas medioambientales que tiene la finca. No es coto de caza. Por lo que podrá tener una gran cantidad de animales salvajes sin atosigar. Ni de la casa por ser de moderna construcción, pero que podemos ver desde todos los puntos cardinales, en la fotografías del vuelo de Apple y GoolZoom. En suma una desconocida propiedad, que en algunos lugares la nombran Pekín, como la capital de China. La RAE no la registra como tal.

La piscina panorámica (Apple)

Embalse al suroeste de la finca (Apple)

En Perú, Piquín significa novio o galán; en Chile pizca, porción pequeña de una cosa; y en México picante, del chile piquín o chile amashito, originario de Tabasco. Quién sabe si este arbusto fuese quien dio origen al nombre del cortijo en su día. Por lo tanto, cuando miremos nuestra sierra desde el valle, veremos a la derecha, el sky line inconfundible de Las Ermitas; a la izquierda, la mancha cada vez más verde, del vacie de las piedras de las canteras del Rodadero de los Lobos -que curiosamente caían a la propiedad de la Albaida, bastantes metros más arriba de dónde sacan el agua para el Castillo-; y en el centro, los seis contrafuertes blanqueados de cal (Un amigo me decía que a él le parecían los contrafuertes desde lejos, antiguos quitamiedos de las carreteras), sin olvidar la arboleda de la explanada del cortijo Piquín .

Fotos del autor, aéreas de GoolZoom, Apple y G40
Bibliografía G40, Instituto Estadístico y Cartográfico de la Junta de Andalucía.

2 comentarios :

gENiUs dijo...

De Piquín hasta ahora solamente conocía la cueva. Ahora lo conozco todo. Gracias por el gran aporte (again) amigo.

Paco Muñoz dijo...

Y gracias a ti por enseñarme tantas cosas sobre todo de espeleología. Un abrazo.