martes, 8 de agosto de 2017

SOBRE EL CIERRE DEL TEATRO DUQUE DE RIVAS

Teatro Duque de Rivas 

Buscando una serie de fotografías de Córdoba me encontré con un folleto que fue editado por Gráficas Utrera en 1972, hace casi medio siglo, para conmemorar el cierra del emblemático Teatro Duque de Rivas. Sala de espectáculos que ya tenía 67 años de existencia, y que sucumbió a la piqueta por el urbanismo del último tercio del siglo XX. 

A la izquierda podemos ver el palacio del Marqués del Mérito y a la derecha el garaje de la Graells

Si su construcción había sido fruto de la expansión modernista de la avenida del Gran Capitán, prolongación del antiguo Paseo de San Martín, ahora su muerte se producía por lo mismo. El edificio formó parte de los solares del Barrio del Trascastrillo, cantado por Pío Baroja en la "Feria de los Discretos", Los llamados Huertos del Vidrio y del Águila. 

El elegante Ángel de Saavedra El Duque de Rivas.

El Teatro era una parcela a la que se entraba entre el edificio que contenía los garajes de la Alsina Graells del Sur, y el Palacio del Marqués del Mérito que fue sede del Gobierno Civil, más abajo del garaje estaba el Palacio del Marqués de Gelo, que luego fue sede de los sindicatos verticales de la dictadura fascista. Este hacia esquina con la antigua calle del Vidrio, que luego se llamó Conde de Robledo.

El público viendo las carteleras

No se puede olvidar de las maniobras de capitalistas, en sospechosa complicidad con el ayuntamiento, para realizar acaparación de terrenos, con conocimiento de lo que iba a ocurrir en la zona, es decir con información reservada, para realizar una de las mayores operaciones urbanísticas especulativas del interior de la ciudad. Pero si esto es interesante no lo es menos, lo que nos ocupa, el Teatro Duque de Rivas y su cierre.

Programa de mano de "Los Crímenes del Museo de Cera"

Mi padre era un gran aficionado al cine, y cuando apenas levantaba del suelo me llevaba con él a ver películas. Recuerdo cuando vimos Los Crímenes del Museo de Cera (17 de abril de 1953). Después de pasar el pasillo de entrada al Teatro, cargado de carteleras, había una explanada que servía de cine de verano, y estaban las distintas puertas de acceso, una vez traspuestas éstas, había unas mesas llenas de gafas para ver el cine en relieve, usadas y reusadas. Las características ga de color rojo y azul que permitían tener la sensación de lo que ahora se llama 3D. 

Programa de mano de "Susana y yo"

Estuvimos en gallinero y unas pelotitas de ping pong, con las que en la puerta del Museo un animador jugaba, pasaban por encima de nuestras cabezas en los asientos de tablas corridas del gallinero. O cuando ya empezaba a hacer de las suyas la testosterona, una espectacular Abbe Lane, en "Susana y yo" (1957), cantaba "Me lo dijo Adela", y los nenes en el cine de verano nos quedábamos con la boca abierta. Los recuerdos, son muchos pero solo han aflorado con el terror y la sensualidad.

Portada del folleto
(texto del folleto)
"TEATRO DUQUE DE RIVAS
BREVE HISTORIA DE ESTE TEATRO

Construido en 1905 por don Manuel García Lovera, y reconstruido en 1924 por su Viuda doña Araceli Osuna Pineda, cambiándole su primitivo nombre de "Teatro Circo del Gran Capitán", por el actual, siendo su empresario desde dicho año 1924, don Antonio Cabrera Díaz, continuando regentado hasta su clausura, por la misma dinastía.  Por él, han pasado tan relevantes figuras de la escena, como las que escogemos al azar: De comedia y verso. Eugenia Zuffoli, María Palou, Felipe Sasone, Amalia de Isaura, Juan Bonafé, Tina Gascó, Fernando Granada, María Fernanda Ladrón de Guevara, Rafael Rivelles, Casimiro Ortas...,

Folleto

En género lírico. Ofelia Nieto, Marcos Redondo, Pedro Terol, Los Ases Líricos.
Los superespectáculos "Los Vieneses" con sus famosas y deslumbrantes fuentes luminosas, Mujeres o Diosas. Las mejores Compañías de Revista del momento, entre ellas la de los populares actores, Zori, Santos, Codeso, tan queridos del público cordobés, Celia Gámez, Maruja-Tomás, Virginia de Matos y otras. En variedades. Dora la Cordobesita, Pastora Imperio, Conchita Piquer, Estrellita Castro, Marifé de Triana, el inolvidable Ramper, Roberto Font, Luisita Esteso, Pompoff y Theddy con Nabucodonosorcito y Zampabollos, Jorge Negrete con el Trío Calavera.

La sala desde el gallinero o paraíso

Merecen especial mención las actuaciones de los Grandes Espectáculos Rambal, el fabuloso Gran Ballet Ruso y los recitales, que difícilmente pueden olvidarse, de Carmen Amaya y José González Marín. Así mismo fue el primer local que dio a conocer en Córdoba el Cine sonoro, sin dejar de ofrecer continuamente a su público, los mayores éxitos cinematográficos del mercado mundial.

Y desde el anfiteatro

Cuenta en su haber este Teatro, el haber sido el impulsor de no pocas anónimos artistas cordobeses, que llegaron a alcanzar justa y merecida fama.
Para cuantos homenajes y beneficios se organizaron en favor de Córdoba, siempre y. hasta ahora que cierra definitivamente, tuvo sus puertas abiertas.
D.L. CO-309.1972, Gráficas Utrera Córdoba 1972"

Seguro que la memoria particular de cada uno, sobre el Teatro Duque de Rivas, tiene para más de una entrada en el blog. Sirva la presente para activarla.

Fotos de Internet
Bibliografia de la memoria del autor y del folleto

6 comentarios :

Bubo dijo...

Me encanta pasar por este blog. ¡Con lo que me gusta Córdoba y lo que me falta por conocer! (Un día, de esos que uno no va tan a la carrera, tengo que dedicarme a tirar de hemeroteca.)

Gracias.

Paco Muñoz dijo...

Bubo muchas gracias, pero el encanto es nuestra ciudad, y necesitamos muchos años para conocerla bien. Un saludo

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenos días, amigos. Paco, muchas gracias por escarbar en nuestra memoria. Recuerdo los jazmines que había en las paredes del patio donde hacían cine de verano. La última vez que estuve en el Teatro fue acompañando a un Tío “en cordobés tito” que vino en “La catalana” Estuvimos viendo a Marifé de Triana. Recuerdo una cancioncilla donde repasaba el abecedario que decía algo así: “La E la jaca de Cañero cuando se pone de pié”
Desde que tuve uso de razón recuerdo de me “Jodia” pasar por la plaza de los Artilleros “la madre que los parió” Un abrazo salud y República.
P/E: Como verás, tengo el ordenador en libertad vigilada. jaja

Paco Muñoz dijo...

Patxi muchas gracias. La Catalana, si los canarios le dicen Guagua, nosotros a todos los autobuses les llamábamos la Catalana, lo mismo que todos los aviones que eran del Marqués del Mérito. A mi también me molestaba la columnita con el aguililla. Que pena de años perdidos. Salud y República y que le levanten pronto a tu PC el castigo.

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas tardes, amigos. Paco, sobre los nombres de los autobuses se puede escribir libros. Yo tengo familia en el Moral de Calatrava (Ciudad Real) Allí los denominan de la siguiente manera: a los que van cerca, por ejemplo entre Ciudad Real y Valdepeñas le llamaban, la Viajera, y a los que pasaban por Valdepeñas destino Madrid o Andalucía les llamaban la Galga. Esto era porque los autobuses, que habían traído los Berrocal de los Estados Unidos tenían la imagen de un perro que parecía un galgo. Un abrazo, salud y República

Paco Muñoz dijo...

Muy curioso Patxi. La viajera, la galga (los famosos autobuses de las películas americanas)
Un abrazo y muchas gracias