viernes, 8 de septiembre de 2017

CANTERA-¿CUEVA EREMITORIO? EN EL PATRIARCA

Entrada vista desde el interior

Esta mañana del día 8, festivo local en Córdoba, después de una sequía de entradas en el Blog, preocupantes para mí, porque pueden significar agotamiento, o posible divorcio de las musas, que es peor. Casi siempre de esos abandonos tiene la culpa el titular. Es verdad que no pasa uno un buen momento. No obstante decidimos dar un paseo por el campo y aunque era tarde, las bajadas de las temperaturas lo permitieron.

Entrada desde el exterior

Vista de la pared frontal y hornacina central abajo

Rincón izquierdo

Sobre la marcha, chequeé, a ese compañero que se ha vuelto inseparable, el terminal telefónico u ordenador de campaña y visualice el correo. Días atrás he tenido la suerte de contactar con otro enamorado de nuestra ciudad y asiduo caminante de la zona del Patriarca, Rafa Gómez Villamandos, que tiene además un interesante Blog  y leí un correo de los muchos que hemos intercambiado. En él me comentaba las coordenadas geográficas de una cueva.

Rincón derecho y parte del muro derruido de la entrada

Rincón izquierdo y muro de entrada

Una vista general

Dichosa casualidad, el paseo nos había llevado por ese maravilloso lugar que es el Patriarca (y sucio gracias a una serie de cerdos miserables). Comprobé el lugar y estábamos cerca, por allí hay una construcción rectangular moderna, de tacos de ladrillo huecos de seis agujeros y una base de cemento, con otra anexa, ambas derruidas, que es la que pretendía fotografiar. Nos dirigimos con el GPS a la ubicación señalada por Rafa Gómez Villamandos, y allí estaba la entrada de la cueva.

Otra vista

La higuera de la entrada

Efectivamente, como dice en su blog Rafa, es un receptáculo de unos cuatro por tres metros, por dos de altura. Aparentemente parece que ha sido techada por una enorme roca de casi un metro de grosor, pero mi impresión es que es excavada. Roca que soporta arriba un olivo ya mayorcito y en su lado derecho una impresionante higuera, que recientemente ha sufrido el desgajamiento de una importante rama. La presencia de la higuera nos puede hacer sospechar también la de agua en los alrededores. La entrada está colmatada, como puede verse en las fotografías y para acceder a ella hay que echarse al suelo y bajar una rampa de metro y medio.

La higuera desde arriba de la cueva-cantera

Rincón derecho NE

Así lo hice después de escuchar las recomendaciones de prudencia de Conchi, bueno fue como aquellos -¡Si te ahogas, aquí no vengas! -de tu madre. -Si te pasa algo yo no te puedo sacar. -fue, más o menos la recibida. No era la cosa tan complicada, sí por el contrario el agacharse y arrastrarse por el suelo a determinada edad. Una vez dentro no me dio tiempo a fotografiar una lustrosa rata de campo, que estaba en una cornisa, me miró y se metió en su madriguera rápidamente, que es un agujero a la derecha de la entrada en la puerta.

Rincón NO y hornacina. Detalles de los agujeros

Hornacina central, abajo y deposiciones de animales

Las hechuras del habitáculo son similares a las de las cuevas del Parador de la Arruzafa, o las del mismo escalón geológico, por la linde de la Casilla del Aire con Nogales. O guardando las distancias con las de Peña Tejada, llamadas cuevas romanas. Supongo, desde mi tercera o cuarta división, que habrán sido utilizadas, en su momento, para la extracción de sillares. Luego como determina un tosco muro a ambos lados de lo que sería una puerta, sin la colmatación citada, con rampa o escalera, es un habitáculo rectangular que seguramente ha sido usado por alguien.

Concreciones calcáreas de la pared oeste

Una vista del techo

El color de las paredes, como de haber encendido fuego dentro, parece atestiguarlo. Llaman la atención unas bien construidas hornacinas, una en el rincón de la izquierda a media altura, otra en la pared frontal abajo, y una tercera entrando a la derecha, que ya las cita Rafa Gómez Villamandos en su trabajo. Se ven filtraciones de agua por la unión del techo con las paredes, y concreciones calcáreas (esto me ha quedado muy bien). Y agujeros perfectos en algunas paredes, pensé en primer lugar de nidos de pájaros, pero desistí por la usuaria de la cueva-cantera, la rata de la entrada. 

Esquina SE y restos de muro de la portada

Esquina NE y restos del muro interior de la fachada

Mi consideración es que fue una cantera de extracción de sillares, como las muchas que hay por este escalón y que luego ha sido usada como vivienda. ¿Cuándo? ¿Por quién? yo no lo puedo precisar desde luego. Ni cuándo fue la época de su construcción. Esta zona de la Albaida estuvo ocupada por muchos eremitas en un tiempo. Tampoco el sentido de las hornacinas, que pudieron contener elementos de alumbrado. En todas la incógnitas cabe aquello de los doctores de determinada institución. 

Hornacina del rincón E de la pared N

Arriba madriguera de la rata de campo

Lo que no deja de ser un lujo es la cantidad de elementos patrimoniales que tiene la finca el Patriarca, antes de Santa Ana de la Albaida. La variedad en la vegetación, la fauna y los elementos patrimoniales citados. Luego hay otra fauna contemporánea, de "animales de bellota" por ser comedido en la calificación, bípedos, que se encargan de dejar toda clase de porquerías, plástico y vidrios, que pueden provocar incendios, fruto de sus reuniones, que son aquelarres de alcohol sin más. 

Muro rincón derecho


Madriguera citada

Simplemente  con identificar a quienes se reúnen allí, y el lugar, y luego pasarles una "participación de lotería", si al día siguiente el lugar no está limpio. Eso les haría pensar que la facilidad de meter la porquería en bolsas y llevarlas al contenedor más cercano, les evitaría una sanción o la aplicación de la Ordenanza Municipal de Higiene Urbana. Es tan fácil, que no comprendemos como no se emplean a fondo las autoridades, a las que se podría acusar de tibieza. Y si no quieren sancionar, pues por lo menos que sepan los "cerdos" que están vigilados.

Fotografías y vídeo del autor
Agradecimiento a Rafael GoVi 

4 comentarios :

Anónimo dijo...

Buenos días, llevo tiempo estudiando esta cueva y también he llegado a la conclusión de que ha podido ser la morada de algún ermitaño de antaño. Por otro lado, aun tengo alguna duda sobre su origen, ya que su orientación es algo peculiar y el techo parece estar formado por una sola y enorme loza de piedra, lo cual nos llevaría a pensar que el austero ermitaño pudo haber acondicionado una estructura anterior para uso de vivienda. Dicha estructura no parece el típico corte de cantera ,¿para que colocar un techo de piedra en una cantera?
En mi opinión, solo mi opinión, podía tratarse de algún tipo de construcción ¿funeraria?¿religiosa? (estructura y orientación) bastante mas antigua y posteriormente reutilizada. Sea como fuere, me parece alucinante la cantidad de pequeños misterios que aun esconden las proximidades de esta Córdoba nuestra. un saludo.

Paco Muñoz dijo...

No tengo por costumbre publicar comentarios de personas anónimas, entendiendo por estas aquellas con las que no podemos comunicarnos, cuando se entra en modo anónimo no queda constancia de un correo para que el sistema le responda.
Dicho esto y como quiera que lo que versa el comentario es sobre la cueva, y no insultando como otros, cuestión por la cual está implementada la cautela de controlar las entradas, le diré que yo no estimo sea una losa puesta (no soy experto de nada), me inclino más por excavación, pero habrá que esperar opiniones más autorizadas que la mía por lo menos. Yo me he dejado llevar por otras muy parecidas en ese escalón geologico
Si fuera así y por la orientación podríamos dejarnos llevar por la imaginación y pensar en algún monumento funerario, como bien dice. De la ocupación posterior no hay ninguna duda, fue la Albaida lugar de eremitas, hasta su agrupamiento arriba en el Cerro de la Cárcel, y no sería extraño su uso
Muchas gracias por sus observaciones que siempre son bienvenidas, un saludo.

Rafa GV dijo...

Hola Paco y Anónimo. Soy Rafa Gómez Villamandos, y efectivamente la imaginación es juguetona con estas cosas, lo que no quita que sea también algo traicionera. La primera vez que vi esta estructura pensé lo mismo que Anónimo, un origen más ancestral por su orientación este. Pero siguiendo este escalón hacia el sur se evidencia la continuación de esta "losa", lo que sugiere que sea un estrato rocoso. Lo que creo que no nos cabe duda es más que su probable uso por algún ermitaño.
No descarto que en la zona pudiera haber existido algún asentamiento neolítico o en la Edad del Bronce, nuestra primera Córdoba data de estas épocas con asentamiento cercano al río, en la Colina de los Quemados (hoy Ciudad de los Niños, Parque Cruz Conde). Santa Ana y El Patriarca, entre otras fincas, tuvieron que ser hace 3.000-5.000 años, con un clima más templado, una zona boscosa bañada por varios arroyos, alguno de gran importancia, y por su altura una "atalaya" natural desde donde vigilar este, sur y oeste... la imaginación deja de ser juguetona cuando muy cerca, en la Arruzafa y otras localizaciones, encontraron cerámica y enterramientos de estas épocas, tal y como también se ha documentado en gran parte de nuestra provincia.
Nuestra ETERNA Córdoba nunca dejará de sorprendernos.
Saludos

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Rafa, coincido contigo, no es una piedra puesta de techo, me inclino por la excavación si no para cantera, para cueva aprovechando el estrato, que según tú, gran conocedor del entorno, has confirmado su continuidad hacia el sur, lo que no quita que haya algún otro aprovechamiento.
Te envío por correo dos planos geológicos de la zona, con la curiosidad de la composición del terreno que nos ocupa, precisamente el de la cueva es zona de periodo cámbrico inferior. Conglomerados arenas y biomicrítas arenosas, lástima que solo sea uno aficionado. Si define las terrazas que desde el río hasta esa zona hay. Por ahí se puede saber, más o menos, la época de las mismas.
Un fuerte abrazo y gracias por tus desvelos.
Pd. con los anónimos no podemos mantener ninguna conversación porque ni siquiera sabemos si leen las respuestas.