jueves, 12 de octubre de 2017

LA BICICLETA ORBEA DE MI PADRE

Bicicleta Orbea modelo de Paseo frenos de varillas, 1946

Ayer recuperé, una carpeta de documentos de mi padre que tenía extraviada, no estaba perdida pero si en un lugar no habitual. Para evitar otro extravío digitalice algunos de los documentos, en el ánimo de seguir digitalizándolos todos por una cuestión afectiva simplemente. Entre los curiosos estaban su primer contrato de trabajo, seis años después de estar trabajando en la empresa que estaba, y uno muy curioso que era la factura de la bicicleta de la casa, una Orbea modelo de Paseo con frenos de varilla, y bolsa de reparaciones y porta-canastos, cuyo precio ascendía a 755 pesetas del año 1946.

Factura de la bicicleta Orbea de mi padre, año 1946

Hace 71 años de la compra de esa bicicleta, cuyo importe traducido al cambio actual serían 4,52 euros aproximadamente. Mi padre en el contrato de trabajo citado, 1952, seis años después de la compra, tenía un sueldo diario de 16 pesetas, (0,09 euros) que al mes suponían 480, o lo que es lo mismo 2,87 euros actuales. Cuando vemos que en algunos países la gente vive con pocos dólares al mes no nos podemos extrañar. Es dificil comparar el costo de las cosas en diferentes épocas, pero si descubrir que el adquirir una bicicleta en 1946 equivalía a emplear casi al doble de lo que ganaba un trabajador en un mes.

Modelo de soporte para niño que señalo

Caja de Parches Sami

Mi padre era un cliente habitual de esa tienda del número trece de la calle "Nueva", o Claudio Marcelo, Esa tienda se puso para sacar del apuro a un artista, D. Cipriano Martínez Rücker. y su familia, que no debería haber pasado esos apuros; Martínez Rücker, tenía calle en nuestro barrio. En esa misma calle dónde vivió el músico, en el número 7, vivía una hermana de mi padre, la tía Encarna. No tiene nada que ver, pero son asociaciones de la memoria. Lo cierto es que, yo aprendí a montar en bicicleta en las Orbea de mi padre. En esa bicicleta me llevó mi padre a todos sitios donde podía. Le puso un sillín en la barra horizontal, con un soporte para los pies en la inclinada, donde me transportaba a mí. 

Juanito, quien suscribe, José del Olmo y Germán Ramírez puente de los Arenales 1962

 Germán Ramírez y quien suscribe, bajando la carretera de Villaviciosa 1962

Recuerdo el miedo que me daba cuando circulaba por el filo del canal. O cuando me llevó a Almodóvar, al castillo. A la vuelta pincho cinco veces, y cinco veces que reparo la cámara. Una de las últimas, utilizando el agua del arroyo Guarromán, que es límite con el término municipal de Córdoba, para comprobar si estaba reparado el pinchazo. Más de una vez me subió a Cerro Muriano. Luego, la Orbea de mi padre me sirvió para mis primeras correrías ciclistas. Castro del Río, Écija, Palma, Montilla y otros pueblos de nuestra provincia eran metas domingueras con los amigos, entonces te podías enganchar en un camión y subir las cuestas más duras.

Subiendo las rampas de la vuelta de los Arenales 1962

Carrera por Ronda de los Mártires esquina Campo Madre de Dios, años 50 (Foto Ladis)

Luego por trescientas pesetas compré una de carreras. La fui dotando de material de diversas marcas, cambios Campagnolo, bielas Stromling, tija Campagnolo, piñones y cadena Regina, frenos Triplex, etc. que le fui incorporando. Y que compramos haciendo una incursión a Sevilla en ferrobús a Repuestos San Roque, los cuatro de la fotografía que formamos equipo; el mejor Juanito, luego se marchó a Suiza y le perdí la pista; otro Germán Ramírez, lamentablemente fallecido muy joven hace un año; José del Olmo (Chico) y yo. Ese era el cuarteto de "ases". Después adquirí una mejor, cien mil pesetas, Como usé durante un tiempo una plegable, mis hijos me regalaron una de semimontaña. Este año pasado mi hijo Gabriel me regaló una de montaña perfectamente equipada, todo ello me hace juntarme con cuatro máquinas, cuando las facultades son las que son. Pero la primera bicicleta, la más importante, fue la Orbea de mi padre que compró en Martínez Rücker.

Fotos del autor de Ladis e Internet
Bibliografía de la memoria del autor

2 comentarios :

Canario dijo...

Vaya joya la de tu padre, hoy debe estar muy cotizada en buen estado, era preciosa

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Paco. Debería estar cotizada, la dio de baja y vendió en el 1969. Nos fuimos a vivir a la Ciudad Jardín y en un tercer piso sin ascensor no podía subirse arriba.
Un abrazo