miércoles, 10 de enero de 2018

DE VILLA ENRIQUETA A CERRO MURIANO (CAÑADA REAL SORIANA)


Tenía ganas de completar el trazado de la Cañada Real Soriana desde Villa Enriqueta hasta Cerro Muriano, son muchas veces la que por la Loma de los Escalones he subido hasta la mencionada Villa, y otras las que cuando era restaurante he ido a ella. Allí estuvo un amigo trabajando y la frecuentábamos. Hoy está derruida y me parece que ocupada por personas sin techo.  

 Saliendo de Villa Enriqueta

La cruz en el camino a la casilla

La casilla de la vía

Cerca en el Frenazo huele a españolismo rancio, pero también tienen derecho a ser nostálgicos y ojalá siempre sean eso, nada más. Parto de la señal de Stop de la salida de la pista, procuro andar ese tramo de pocos metros, por la vaguada del arcén, a pesar de ser una carretera de poco tráfico ahora, es más saludable ir por fuera. Una cruz de hierro en una columna de granito, seguro simboliza un accidente con resultado de muerte. Eso era muy habitual hace tiempo en las carreteras. Aunque un amigo, Juan Antonio, me dice que posiblemente sea como homenaje al Camino de Santiago o Mozárabe, ya que su estructura es muy parecdia a la cruz de la Orden.

La plataforma de la vía

El jaral

El bosque

Una pequeña subida a la plataforma de la vía, desaparecida, bueno del todo no delante de la casilla del guardagujas quedan dos raíles a modo de documento físico. Dos enormes eucaliptus custodian la casilla, junto con una pita y un feo toldo. Un pino al otro lado de la vía. Creo que éstas casillas las vendieron, al igual que las de peones camineros. Hemos partido de los 448 m.s.n.m. y la casilla está en la cota 463 m.s.n.m.. Dejé la plataforma de la antigua vía y discurrí  buscando un pequeño bosque de unos hermosos ejemplares de pinos, seis u ocho creo conté. Luego andé por un jaral importante.

La placa en la roca
Detalle de la misma

La vieira y la cruz

A modo de "glaciar" de roca

El sendero

Un terreno pedregoso eleva algo más. A la izquierda en una roca la flecha amarilla de señalización del camino y una placa conmemorativa que dice:

"Asociación de Amigos de Santiago, Federación, 
A la memoria de Vicente Mora Benavente (1942-2001) 
Gracias a él se señalizó el Camino Mozárabe, 
La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de la Casa de Galícia, Octubre 2001." 

59 años. Muy pocos. En la misma roca tambien está el símbolo de la Vieira y la Cruz de Santiago. Discurre el camino por la cota de los 485 m.s.n.m. siempre medidos en Alicante. A los seiscientos metros de camino recorrido, aproximadamente, veo abajo a la izquierda la boca del túnel de la Mocha, que en otros documentos llaman de los Piñoneros. Este es el segundo más largo, con 141 m., de la antigua línea férrea detrás del de la Balanzona que tiene una longitud en curva de 323 m.

Otro jaral

La boca del túnel de la Mocha o Piñoneros

Llegando a la N-432A otra vez
Este tramo de Córdoba a Cerro Muriano tiene 5 túneles, Cerro de D. Pedro 114 m., Los Pradillos, 79 m., de la Carretera, en la finca Las Albarizas, con 87 m. y los dos citados. Una vez pasada la boca del túnel, lo hago por encima del mismo, y ya estoy en la carretera, en este caso hay un pasillo dentro de la bionda que me protege. Abajo a la derecha, el arroyo del Fontanar, seco como no podía ser de otra manera. A la mitad del trayecto, aproximadamente, un mojón de carretera tirado. Unos cientos de metros y preparado para cruzar, con toda la precaución del mismo al otro lado, a la explanada de los contenedores, donde está la escalera que sube a la virgen.

Por dentro de la bionda

El mojón

Llegando a la explanada de los contenedores y la virgen

Dos poyos de marmolillos con las flechas y la señalización del camino jacobeo echada sobre una encina. Ahora la cañada se empina con el seco arroyo del Fontanar a la derecha, el piso en algunos lugares es pedregoso. Terrenos de encinas adehesado hasta que nos encontramos y pasamos el arroyo, para acabar de subir a la antigua venta de Las Malagueñas, los aficionados al ciclismo antiguos, sabemos que este era el Puerto de las Malagueñas, se acababa la subida y ya hasta la estación de Obejo era bajar y llanear. Lo que se me antojó una cementada pista de baile, con otros dos poyetes y un pesado mastín dentro del cercado de la antigua venta.

Segundo tramo

A la derecha el arroyo seco

El vado del arroyo el Fontanar

Cruce de la subida a la Ermita y a Torreárboles, y una ancha pista para bajar al Cerro Muriano. He andado casi todo el camino por los dominios de la Armenta Baja y Alta, ahora lo hago con la polémica Villa Alicia a la izquierda. Siempre polémicas con los caminos por parte de los propietarios. Un pozo y un enorme pino que lo vigila, en medio del camino. La puerta de Villa Rosario asoma a la pista.

El merendero de Las Malagueñas

El pozo

La pista 

Glorieta de Cerro Muriano

Ya veo la explanada del cruce de entrada a Cerro Muriano y el Restaurante los Pinares. A la izquierda la nueva carretera que une la N-432 actual y la antigua N-432A, que en algunos planos es la CV-45 y en otros la CO-3408. En la misma explanada el rótulo de la barriada en grades letras y en la acera el cartel del sendero de Gran Recorrido GR-48. Fin del recorrido de Villa Enriqueta a Cerro Muriano por la Cañada Real Soriana.



Track de Wikiloc


Fotos y Vídeo del autor

2 comentarios :

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas tardes amigos. Paco, lo has descrito todo también, que parece que estuviésemos haciendo en recorrido contigo. Muchas gracias. Por remover nuestros recuerdos; en mi caso contados.
Los relatos de mi padre sobre esta línea que fueron enriquecidos por su abuelo y su padre que fueron ferroviarios en esta línea, son en muchos casos desgarradores.
Mi padre fue fogonero y maquinista es esta línea. Cuando era fogonero lo tuvieron que sacar junto al maquinista del túnel de La Balanzona, por fuerte patinaje y el humo les afectó al sistema pulmonar. Estuvieron un tiempo de baja.
Este eran los casos más graves, pero cuando entraban en los túneles se cubrían la cabeza, dejando un hueco para los ojos, con trapos mojados. Vamos un horror. Era una línea fuera de todos los parámetros del ferrocarril.
Las rampas debían de tener como máximo 25 milésimas. Había dos excepciones la línea de Córdoba a Almorchón y la de Moncada a Pigcerda, que tenían tramos de 30 y 33 milésimas. Si a esto les sumas que el citado túnel está en una curva de 180 metros de radio, también fuera de la norma general, era un prodigio de destreza no quedarse impotente dentro de él.
Cuando empezó a desaparecer el vapor de Renfe algunos, entre ellos mi padre, hicieron cursos de tracción diesel.
Todos los que terminaron el curso, pasaron al Deposito de Granada, que eran donde estaban las nuevas locomotoras diesel 1300, que llegaron a Renfe en 1965 y que estaban destinadas a transportar trenes de mineral de hierro entre las minas de Alquife y del Marquesado (Almería) con destino a Linares Baeza. En esta estación se descargaban para ser transvasados a tolvas de mayor tonelaje con destino a los Altos Hornos de Vizcaya de y del Mediterráneo.
Algunos dirán y este porque cuenta esta ultima batallita.
Viene a cuento por lo siguiente: Allá por la mitad de los 60, mientras que la mayoría los maquinista que habían prestado sus servicios durante años en la línea de Córdoba a Almorchón estaban en sus nuevos destinos con las locomotoras diesel, fueron reemplazos por maquinista más jóvenes e inexpertos, y que dadas las dificultades de la línea antes reseñadas, había un grave problema de regularidad porque se quedan sin poder llegar a su destino. Tuvieron que traer con algunas maquinas diesel y a los maquinista antiguos.
En este periodo mi padre ascendió a Jefe de Maquinistas y dejo de prestar servicio en la línea que había construido su abuelo y donde su padre murió en 1932 en el accidente de La Solana.
Bueno, espero no haberme enrollado demasiado. Un abrazo, salud y República.
P/S: Un dato: Posiblemente somos la familia con más tradición ferroviaria; los fueron mi bisabuelo, mi abuelo, mi padre, mi tío, mis hermanos y yo, y ahora mi sobrina. O sea esta es tataranieta de De aquel Domingo Guerra, que empezó a construir la línea de Córdoba a Almorchón.

Paco Muñoz dijo...

Amigo Paco, muchas gracias. Lo que cuentas es una verdadera historia en sí misma, no es un comentario normal. Verdaderos profesionales los ferroviarios de ese tiempo y las dificultades que tenían que salvar. Una estirpe tu familia, con víctimas al pie del cañón, como tu abuelo. Mis respetos a todos ellos. Un fuerte abrazo Salud y República.