martes, 9 de octubre de 2018

CALLE DEL VINO TINTO, QUE UNIRÁ ISABEL II Y SAN ELOY

Rótulo de la calleja

A finales de septiembre, una noticia fue publicada en el medio digital Cordópolis, con el titular "Urbanismo culmina la expropiación para abrir la calle Vino Tinto junto al Cine Andalucía". 25.000 euros de costo de una superficie de unos 50 metros cuadrados. El patio y la edificación corresponde a quizás las dos únicas fincas de la ciudad que aún se usan como "casa de paso". Las casas de paso han sido siempre un atajo importante entre calles, por permitir hacerlo de una a otra por los patios interiores de la misma. Y el Cine Andalucía... dónde se entraba mi novia y yo me quedaba fuera por no tener las 1,50 ptas. que costaba la entrada (1959), pero luego de novios (1963), le compraba jazmines a la señora que los vendía por las ventanas de lo que hoy es el salón del Círculo Juan XIII. antes Antiguo Hospital de San Andrés, Ermita (una de las tres sin campanario) y Colegio,  

Plano de 1811 de los Franceses, la Plaza se llama de la Fuensanta y la calle Isabel II, D. Carlos

Plano de 1851, ya se llama Isabel II, pero aún de la Fuensanta

En este caso son dos casas la que configuran ésta, la número 10 de la calle Isabel II, y la número 17 de la calle de San Eloy. La primera cede un estrecho patio, y la segunda parte de su edificación. De esta forma se puede conseguir la prolongación de la callejita Vino Tinto desde la plazuela de S. Eloy a la calle Isabel II. Gracias a una aclaración de Manolo Trujillo, presidente de A Desalambrar, pues yo pensaba que era la casa de paso la que se iba a modificar, de alguna manera, aunque la realidad es que es la casa la que se afecta. Como curiosidad, en el plano de los franceses de 1811, parece que existía esa calle completa que unía la entonces calle de D. Carlos con la de San Bartolomé, que es como se llamaban las actuales de Isabel II y Alfonso XII, dedicadas estas últimas a la familia Borbón.

Plano de 1884, aquí la calleja se llama Vino Tinto y el resto como ahora.

Catastro actual

La calle de San Eloy tiene para mí unas connotaciones familiares muy cercanas. Mis padres, José Muñoz y Lola Carreras, de recién casados, vivieron en ella unos años, e hicieron una amistad que han conservado hasta su final, con otro matrimonio, Ciriaco y Elvira, que luego marcharon a Oviedo y allí acabaron sus días. La relación de amistad con esta familia duró toda la vida, y nunca mejor dicho. Ella fue hasta madrina de su boda. Puede parecer todo trágico, pero estamos hablando de personas con un determinado número de años, mi madre falleció con 80 y mi padre con 84, ambos dulcemente, si se le puede llamar dulce a morirse. 

Catastro de la casa número 10 de Isabel II

Lo que trato de decir es que, los años que vivieron fueron de buena calidad de vida, con hijos que no le dieron disgustos y conocieron a sus cuatro nietos. Ella murió echando la cabeza a un lado en su sillón, sin estar enferma de nada, y él en el mismo lugar que ella se fue, de igual manera. Era lo que antes llamábamos "morirse de repente", porque sufrir para morirse después debe ser horroroso, como le pasa desgraciadamente a muchas personas. Eso es lo que decimos se firmaba sin pensarlo, por mucha gente, aunque sea de broma. Hace unos días murió un buen amigo mío, y lo ha pasado muy mal para morirse, y para acabarlo de empatar, no ha conocido en persona a su nieto porque su hija nunca se lo llevó, que se dice muy pronto.


Catastro de la casa 17 de San Eloy

Luego esa misma casa que cito, en la cual vivieron mis padres, por los años 1945 y 1946 -no estoy seguro si yo también, aunque en estado embrionario-, bastantes años después, la compró un compañero de trabajo, dónde vivió con su familia unos años, para luego acabar siendo vecinos en el bloque donde vivimos nosotros ahora. Son las extrañas coincidencias de la vida. Siempre me voy "por los cerros de Úbeda", lo reconozco, aunque qué más quisiera que hacer realidad el refrán, lo digo por la hermosura de la ciudad citada. Lo que pasa es que se reaviva la memoria y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid...

 José Muñoz y Lola Carreras por Jesús y María

Lola Carreras a la derecha, madrina de Ciriaco (a la izda) y Elvira (sentada

Volviendo a la noticia urbanística que nos ocupa, y estimando la posibilidad de que no tenga ya razón de ser, con la apertura de esa nueva calle, la utilización de la, quizás, última casa de paso activa de esta ciudad. Antes era muy normal estas casas, yo conocí la de la calleja Ricardo de Montis, con Leiva Aguilar, la de la calle Chaparro con la Lagunilla, que me llevaba mi padre, ésta de S. Eloy con Isabel II, y alguna más que no recuerdo. Incluso la existencia en siglos anteriores, otra en la calle del Portichuelo.

Una perspectiva de la calle Vino Tinto

La apertura de calles es otra cosa, muchas han sido proyectadas y no se han llevado a cabo, y otras sí. La de la Hoguera, la de La Luna, la de Enrique Romero de Torres, la de Junio Galión, algunas por el barrio del Alcázar Viejo, etc. por citar unas cuantas conocidas, que hay muchas más. Luego hubo proyecto de salida de Armas a Grajea, que no se llevó a cabo, otra de Badanas al Paseo de la Ribera, dónde estaba el pilar y el taller de bicicletas de Chocolate, apertura que creo está aún en proyecto, y alguna más. 

Patio de la casa de Paso S. Eloy 17

Todo esto es de memoria porque las reformas urbanísticas de la ciudad, han permitido la apertura de muchas, sin tener que retrotraernos a las grandes aperturas de la muralla de la ciudad, de finales del XIX. En este caso sólo es un pequeño patio de la número 10 de Isabel II -junto a la número 12 de reciente creación, o remozamiento-, la que permitirá el paso, y el derribo de una zona construida de la casa número 17 de la calle San Eloy. Siempre procuro referirme a D. Teodomiro Ramírez de Arellano, y a su obra Paseos por Córdoba, que nos traslada como una máquina del tiempo, al siglo XIX, y nos permite conocer nombres y lugares hoy desaparecidos pero que tienen su sentido actual en muchas ocasiones.

El mismo patio de S. Eloy 17

Nos dice D. Teodomiro, que "dos calles estrechas y sucias" (ojo en aquel tiempo) dan a la plazuela que tiene dos más sin salida y una que sale a la calle de la Palma. Su nombre las callejas de San Eloy aunque en el plano de 1811 se llama Plazuela de la Fuensanta. Parece que el "Colegio de plateros de Córdoba", siguiendo los textos de D. Teodomiro, tenían allí, entre las dos calles citadas en primer lugar, "en huertezuelo de la casa que daba a la calle de Alcolea", (hoy Alfonso XII) un hospital que se llamó así, un lugar para "curación y asistencia de los operarios enfermos, faltos de recursos". Parece que el nombre lo tomó de una imagen que existía en la pared de una de las casas. 

Portal del 10 de Isabel II

Una calle se llamó Talavera, según el nombre de una familia que vivía en ella. Cita también a una casa, que señala con el número 11, cuya portada era del siglo XV, y fue muy admirada por los visitantes. Cita lo que decía uno de ellos, el Sr. Calderera; "quien, aun conservando el cuerpo principal, dijo ser una verdadera perla del orden plateresco." Y según sus apuntes, continuó diciendo que: "ha sido la solariega de los señores Alburquerques, que luego se refundieron en los Castriles y Castillejos, uno de los cuales formó con esta casa y otros bienes un patronato, hoy ya estinguido (sic); tuvieron enterramiento en San Pedro, Regina y otras iglesias."

Calle de Isabel II

Y sobre la actual de Isabel II, que ha sido cambiada según los cambios políticos del momento. Desde el siglo XV se llamó D. Carlos, y no sé sabe quien era este señor. Después General Serrano. Luego cuando se murió Fernando VII, y cuando su hermano provocó la guerra civil, el ayuntamiento que era liberal le quitó el nombre y le puso el de Isabel II, que lo tuvo hasta 1862. Con motivo de la visita real, que Maraver reseñó, cambiaron la Carrera de Puerta Nueva por el nombre de la reina. Pero en 1868 para no tenerla duplicada le llamaron del príncipe Alfonso, y seis años después cuando cayeron en desgracia los Borbones, vamos cuando los echaron, la llamaron nuevamente General Serrano.

Calleja de Vino Tinto

Y continúa diciendo: "Algunas veces la hemos visto llamada calle del Postigo de San Bartolomé, porque estaba en ella el del hospital de este título. A la mediación hay una calleja muy estrecha nombrada del Tomillar, sin que podamos fijar su origen; llegaba hasta la calle hoy de Alcolea [Alfonso XII], acortando su longitud el derribo de aquel piadoso establecimiento, cuyo solar se ha convertido en plazuela." El derribo del Hospital de San Bartolomé configuró la plazuela del mismo nombre actual, por eso acortó la calle Tomillar. Así que ya tenemos un somero nomenclátor de las calles que va a unir la calleja del Vino Tinto, y las vicisitudes de sus nombres, y ahora ponen el grito en el cielo algunos, cuando se le va a cambiar el nombre de la calle a algunos asesinos.

Fotos del autor, GoolZoom y planos del AMC
Bibliografía de Paseos por Córdoba de D.Teodomiro Ramírez de Arellano.

2 comentarios :

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenos días, amigos. Paco, me has emocionado con tus recuerdos, que son muy parecidos a los míos. Antes las vecinos, seria por las carencias que teníamos, éramos como de la familia. Ahora se muere un vecino en el portal y si no ponen la esquela en la puerta de la calle no te enteras. Bueno, así es la vida moderna. En cuanto a lo de “los cerros de Úbeda” nada, por que como dijo Blaise Pascal: “El corazón tiene razones que la razón no entiende”
Las fotos son muy bonitas, al igual que los protagonistas, que iban ¡Tela maqueaos!
Un abrazo y muchas gracias.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Paco. Los que somos de la misma quinta, o casi, lo normal es que los recuerdos sean similares. Lo que dices de la vecindad es la verdad pura y dura y el pensamiento de Pascal precioso. En cuanto a los de las foto a mi no se me ve pero ya iría dentro de mi madre, por las fechas.
Un abrazo y salud