viernes, 6 de diciembre de 2019

IMPRESCINDIBLES DE BRAULIO VALDERAS

Cartel

Por fin he coincidido con el nieto de Emilio, aquel que si no estaba es porque no habíamos coincidido. “Abro cuando llego, cierro cuando me voy. Si vienes y no estoy, es que no hemos coincidido”, es la máxima que está junto con la foto de Emilio por la puerta de Conde de Arenales. Yo he sufrido varias visitas en las que no existió esa coincidencia, la primera porque aún no estaba inaugurada la exposición, pero nunca es tarde cuando la dicha es buena. Además esta vez estaba el autor y nos ha comentado interesantes cosas. Bien es verdad de la crudeza de las imágenes, apabulla. En un riguroso blanco y negro, con su gama de grises fundamentales. Están expuestas en la sala coqueta 'Emilio Álvarez' de la Taberna de la Fuenseca, peña Merengue.

El autor visto por Antonio Jesús González

El autor visto por Alex Gallegos

Mis fotografías son malas de por sí, añadidos los reflejos del cristal que las cubren enmascaran más aún los detalles y las llenan de reflejos. Motivo de más para pasarse por allí y ver los originales. De camino visitar obligatoriamente el amplio museo en el que está convertida la Taberna de la Fuenseca, en Juan Rufo 20, en el cruce de Imágenes y Conde de Arenales. La sala Emilio Álvarez me trae siempre tristes recuerdos de la despedida de soltero de mi amigo Antonio Blanco, que en realidad fue la despedida de verdad de todos nosotros, al poco tiempo falleció. No puedo olvidarlo delgado con una peluca que no le sentaba bien, pero muy animado, con esa mejoría extraña que precede a lo peor, desde donde yo estaba veía por la ventana el rótulo de Conde de Arenales. Pero así de cruda es la vida.


Dos vistas de la muestra

Como las instantáneas de Braulio, muy duras, de personajes que no pensamos estén en la calle, en un rincón, en el suelo o en la sucursal de un banco, cada uno con lo poco que poseen, decir poco es decir algo por lo menos. En una entrevista que le hizo Pilar Montero, para Cordópolis, le dijo referido al lugar: “He querido exponer aquí porque no creo en el mercado del arte ni en las galerías. No estoy en contra de que existan, claro, pero no es un mundo que me llame la atención. Expongo aquí porque esta es como una segunda casa para mí. Vengo mucho, aquí vienen mis amigos, la gente del arte y la cultura que verdaderamente me interesa. Nos relacionamos aquí, hablamos de arte, de futbol, de todo”.


Dos obras

Sigue comentando sus viajes por diversos países de Europa: “He visto imágenes muy duras, que ni siquiera me he atrevido a fotografiar. En París vi a una pareja de treinta años escasos con dos niños pequeños en la calle. Era como ver el hogar de una casa, pero sin paredes. Estaban tirados en la puerta de un supermercado. Era terrible”, continuó declarando a la reportera: “Pretendo mostrar una realidad de la que muchas veces no somos conscientes, o no queremos ser conscientes, de que está ahí. Cuando se habla de racismos, digo que el verdadero racismo es la miseria. Cualquier personaje de moda de la política española, si le hablan del rey de Arabia Saudí, no habla de un moro, sino que se le abren las carnes. Lo que realmente existe es un rechazo a la miseria, el miedo a que esa miseria esté cerca de nosotros”.


Otras dos

En un texto colgado de la pared dice el autor: “Aunque parece que estás en tierra firme, entre el filo del precipicio y el abismo solo hay un paso. Impulsarte al vacío no está en tus manos, no es una decisión tuya. Cuando caes, cuando tocas fondo, volver a la superficie pasa a ser una misión imposible, salir del pozo se convierte en una quimera. Ya estás ahí, en lo más hondo y nadie se asoma al brocal de tu miseria. Te conviertes en invisible. Cuando miras hacia arriba la sociedad ha cegado tu pozo y allí intentas respirar, sobrevivir bajo unos cartones y así poco a poco te sumes en tu propio autocastigo y no ves escapatoria. El único fin es conseguir un lugar seguro donde dormir y te vas encerrando en alguna adicción que te sumerge cada vez más en el lodo de la inmundicia. Tal vez hoy, con un poco de suerte, a alguien se le ocurra darte una limosna que aplaque tu hambre, tu sed y tu rebelión.

Goval, Willy Toledo y Braulio Valderas, tres imprescindibles

Un buen grupo de imprescindibles cordobeses

Y así te vas dando cuenta de que eres completamente prescindible para tus congéneres. Cuando mueres eres sólo una reseña en un periódico o englosas una triste estadística. Tú, que lees esto, puedes ser la próxima historia: mira hacia abajo y sé consciente de que puedes caer. Aunque ahora lo veas desde tu acomodada posición, arropado con una manta en tu sofá. La única verdad es que todos podemos caer. Y la sociedad no debería abandonar ni prescindir de ningún ser humano. Todos deberíamos ser IMPRESCINDIBLES. Braulio Valderas.”


Fotos pésimas y vídeo del autor, una de A.J. González y otra de Alex Gallegos.
Notas de la entrevista de Pilar Montero en Cordópolis y texto de Braulio Valderas.

miércoles, 4 de diciembre de 2019

EL DARDO EN LA VIÑETA - PEDRIPOL

Portada

Ayer recibí el libro de Pedripol, dibujante satírico gaditano, altamente comprometido con su tiempo, joven, su edad está en esa que puedes decir, tiene edad para poder ser mi hijo, vamos que es juventud al lado de alguno y que resuma gracia e ironía por todo los lados. Como de Cádiz, que es la gente más graciosa del mundo. Me aficioné a Pedripol porque "Conchi me lo presentó", cuando sacaba su viñeta periódica, cualquier acontecimiento tenía viñeta de Pedripol. Su viñeta era una cotidianeidad en casa, por eso le pedí la dedicatoria conjunta, primero para Conchi y luego para mí que fui el advenedizo. No figuró Conchi en la dedicatoria, comentamos el olvido y eso nos condiciona a ir a Cádiz y que añada en la dedicatoria a la titular. Todo se andará.

Pedripol

Cada vez me encuentro con menos facultades para glosar a los artistas, sean del dibujo, la poesía o la literatura. La verdad es que decir menos, parece justificar que estoy perdiendo algo que nunca he tenido, pero queda bien. No tengo el gusto de conocer personalmente a Pedripol que me permitiría hacer incursión en algo más cercano, aunque espero tener oportunidad más adelante. El libro que es a lo que hemos venido a hablar, imitando a aquél, es una delicia, porque si las viñetas son un dardo evidente, los textos con que están aderezadas son una obra de arte añadida. El complemento es pluscuamperfecto. No sé si vale gramaticalmente pero le da más empaque, ‘plus’ es más, pero ese ‘cuam’ intermedio no lo ubico.

Dedicatoria

Luego lo sigo en Facebook, en Twitter, en su Web, en CTXT, y ahora en el Tercer Puente, publicación “tartesica” de notable calidad. Como se ve soy un seguidor de su arte. Esta mañana hablando con él le pedí permiso para utilizar algunas imágenes de su libro, y algunos textos, porque creo que merece la pena tener el libro. Yo como he mencionado más alto, lo recibí ayer, y lo guardaré con más celo que guardé uno que tenía de Xaudaró, el del perrito, que perdí al prestarlo. Espero tener más celo y que quede en la biblioteca de obras selectas de la casa. Enhorabuena Pedripol (Pedro Pablo Hidalgo) gaditano de pro, comprometido y tocado con la gracia de “Caí” y el arte.


Una viñeta de una España cargando con su negro pasado 
y el texto de Nieves Concostrina

Pedripol dice de él: “¡Hola! Soy Pedripol @pedripol, apasionado del humor, una herramienta increíblemente potente, y del lenguaje. Jugar con ambos para hacer crítica social, sátira política o humor sin más me apasiona. Mucho de ese juego lo apoyo en viñetas.”. Estimo está perfectamente explicado el personaje, el artista y la persona, que van todos de la mano, y con un cartel en la frente que dice compromiso, y sin olvidar la nariz de payaso, que resuma humanidad. He puesto un enlace al prólogo, para el que quiera leer una glosa más profesional que la que yo hago, y al final unos enlaces a sus publicaciones que supongo serán interesantes. Me ha costado entresacar una viñeta y un texto, y me decidí por la acompañada de otra artista que usa del humor para contarnos la historia, Mercedes Concostrina.

Índice
Texto de la contraportada:

“Viñetista en CTXT y El Tercer Puente, romancerista, tuitero y varios oficios y ocupaciones más, Pedripol (Cádiz, 1965) reúne en El dardo en la viñeta una selección de treinta y cinco de sus imágenes más celebradas y críticas. Agrupadas en siete áreas temáticas, cada viñeta va acompañada de un texto que hace alusión al tema planteado sin mencionar al autor ni al dibujo. Treinta cinco nombres muy relevantes de la política, el pensamiento o el periodismo que han querido acompañar a quien se ha convertido en uno de los dibujantes-editorialistas más certeros del país.

Paco Cano prologuista

«Así nos encontramos con imágenes directas o metafóricas, rotundas o sutiles, imágenes que incorporan iconos socioculturales fácilmente reconocibles o referencias minoritarias, dibujos de trazo leve y suelto o dibujos con contornos y perfiles marcados, escenas abiertas o composiciones bimembres, gestos gruesos o finas líneas de largo recorrido, masas de color o vacíos intencionados; en algunas ocasiones se recurre a un texto complementario si en él reside la fortaleza del discurso, en otras el texto es evitado pues el mensaje viene en forma única de imagen. Todo tiene cabida para que sea la idea la que dicte los recursos ilustrativos necesarios. El mensaje por encima de lo estilístico. El mensaje manda. Al fin y al cabo, Pedripol es un creador que procede de la palabra. Y de la música, pero ese es otro cantar.»
Paco CANO”
ENLACES DE INTERÉS: 


Fotografías del libro e Internet
Bibliografía del libro autorizado todo por el autor

lunes, 2 de diciembre de 2019

VIVA ANDALUCÍA

Puente romano blanco y verde (Foto B.Valderas)

Ayer fue un día bastante raro, alegre y triste. Empiezo con la tristeza, me encontré con un amigo muy querido que me dio una mala noticia referida a su salud. Todo el día estuve haciendo esfuerzos por buscar una salida esperanzadora y me he convencido que puede haberla. Ojalá. Ninguno de los dos tenemos el recurso de apelar a cualquiera de los muchos dioses protectores que hay por el mundo, tenemos que tener confianza en la ciencia y en los profesionales que la aplican. Esos son nuestros únicos y valiosos recursos. Sobre todo admiré su entereza.



Distintas perspectivas (Fotos B. Valderas)

La alegría. La manifestación por y para Andalucía. Hace un siglo otros andaluces, levantaron la voz para pedir una Andalucía que dejase de ser el cortijo de unos terratenientes de ascendencia castellana, cuyos descendientes viven del expolio en su momento y del botín de una miserable guerra despues, pero que muchos andaluces, y esa es la pena, los siguen, al estilo Delibes. Alguna tímida bandera republicana, otros la llevaban más tímida en la mochila, pero el verde y blanco ancestral era el único que brillaba. Mal tiempo que no acompañaba. Muchas caras conocidas de los peones de brega del andalucismo activo. Y los partidos políticos comprometidos no hacen falta enumerarlos. A su lado los mismos cordobeses plantilla de todas las manifestaciones.


Más fotos (Foto B. Valderas)


Otros momentos

Aquellos citados peones de brega del andalucismo, no se les supone el valor como en la cartilla de la mili, lo tienen reconocido en su quehacer diario. Todos les vimos las caras y sabemos de su valía, cada uno en su parcela. Un puente romano lleno de banderas andaluzas clamando por el reconocimiento de esta nación que, a diferencia de otras que también lo son pero lo pregonan más, lo fue y la más grande de su época esplendorosa, reconocida como el dorado en los libros de texto de los pueblos árabes. Por algo será. Tiene  potencial natural para que nadie tenga que irse de ella, a prestar su buen hacer en otros lares. Sólo necesita tomar conciencia como tal. VIVA ANDALUCÍA VIVA.


Recorte de prensa
Más fotos


Fotos del autor y Braulio Valderas.

sábado, 30 de noviembre de 2019

MANOLIN SORIANO MUÑOZ, OTRO AMIGO QUE SE HA MARCHADO MUY RÁPIDO

En la azotea hoy de lo que fue su casa

Ayer 29 de casualidad, un amigo me puso en una red social un aviso de la marcha de otro muy querido por mí. Tengo que agradecerle a Manuel Estévez su mensaje, habiendo pasado el sepelio, eche mano de la red y busqué en Secosan, pero aún no estaba, encontré una web (en Internet está todo el saber y lo necesario) en la que comunicaban las inhumaciones del día, la hora y el lugar. Era las cinco menos cuarto y la inhumación estaba prevista a las cinco y cuarto, una hora casi taurina, me planté en San Rafael, en el cuadro de San Virgilio y allí estaban un oficial y un peón con, creo le llaman el “torillo”, preparados en la calle. 

Con el reportero de la Ser en la torre

Durante la espera el Jardín de los Aromas frente, sembrado de plantas aromáticas, una por urna de cenizas, aprendí muchas cosas y compartí las quejas de los profesionales por la dejada de flores de plástico dentro de la planta a la que destruyen. Para los que utilizan nuestra sierra como cementerio particular, pensado a lo mejor que por estar más cerca del cielo y la naturaleza es mejor, no saben que hay un lugar más cercano y que no altera el débil equilibrio del sistema enterrando urnas no degradables, de plástico y poniendo símbolos religioso y flores del mismo material que molestan visualmente.

Durante la entrevista

Manolín era mayor que yo un par de años, pero eso no fue óbice para que de niños formara parte de su grupo de amigos, amistad que se ha prolongado hasta la actualidad. Manolín cerraba de facto aunque no oficialmente, la saga de los campaneros de la torre de la Mezquita, cuatro generaciones de los Sorianos, incluido el de la botella. El último oficial fue su padre Manuel Soriano trabajador de la Electro a la vez. El primero creo recordar su bisabuelo, luego era hereditario el cargo, además de la vivienda en la propia torre. Si había que repicar repicaba toda la familia, incluso la cariñosa Elena su madre, menuda pero tremendamente activa, como la mayoría de las mujeres que han sacado adelante a su familia en tiempos tan difíciles como les tocó vivir, la he visto repicando.

En su "hábitat" de toda la vida

Los conocimientos por su inquietud estaban fuera de lo normal, no los ha dejado plasmados en ningún sitio, que yo sepa, pero hoy por hoy era la persona que conozco, que más sabía de cosas de campanas y del entorno de la Mezquita. Fue de profesión de siempre joyero, sacador de fuego, incluso la ejerció en casa en la propia torre en uno de sus recovecos. Sus hijos Manolo y Gabriel ya no siguen esa profesión ni la de campaneros. Con Manolo hijo me unen muchas cosas y disfruto cuando lo visito en el comercio que posee en la Plaza de Santa Catalina, es un calco de su padre en sabiduría natural. A Gabriel lo trato menos. Rosi, su hermana a la que queremos mucho, me explicó todo el fatal desenlace cuando volvíamos del acto familiar.

Con quien suscribe en lo que fue su casa de siempre

En la inhumación, también vi a personas que conoces desde su nacimiento, y que también forman parte de esa gran familia de las gentes de la Judería, a Rosa Mari hija de Juanín -el antiguo Sacristán Mayor y tío de mi amigo Manolin-, y Mari Rosa mi madrina, e íntima quizás única de mi madre, a la que no pude despedir en su marcha hace un tiempo. Pero con su hija las recordamos a ambas. D. Paco su abuelo fue el padrino y por ello yo me llamo así. Mari Rosa -no por ser mi madrina-, destacaba en un barrio de gente normal, era exquisita porque además de por su propia naturaleza, había tenido la suerte de poseer una educación adecuada, que las demás vecinas no habían podido tener. Su familia fue durante tiempo la propietaria de la finca La Calzada, cerca de la de La Gitana.

En la plaza de Santa Catalina

Lo cierto es que ver estas personas, que hacía muchos años no veía, dentro de la pena de la despedida de mi amigo “Manolín de la Torre” te equilibraban con algo de alegría. Nos vemos de año en año y en momentos difíciles. Gracias a ello yo, “Paquito de la Barbería” pude volver a recordar un tiempo que seguro no volverá, pero que está ahí todavía, en esas neuronas poco usadas por el apretujar de vivencias actuales que las empujan y apartan de la primera línea, pero que a poco que las muevas salen y te producen bienestar.

Una reseña de prensa

“Noviembre dichoso mes que empieza con los santos, media con San Martín y acaba con San Andrés”, no lo ha podido acabar “Manolin de la Torre”, para diferenciar del “Manolín de la Francisca” otro amigo y mejor persona, que era emulando las denominaciones antiguas como se determinaba la filiación de los nenes del barrio de la Judería y otros barrios. “Paquito de la Barbería” te desea “Manolín de la Torre”, de todo corazón lo debes de saber, que la tierra te sea leve, aunque esta no sea la de tu reposo eterno. Adiós amigo.

Fotografías y vídeo del autor
Bibliografía del corazón.

jueves, 28 de noviembre de 2019

SEMICIRCULAR TRAICIÓN ERMITAS CON BUENOS AMIGOS

Recorrido

Pepe, Paco, Agustín, Alfonso y quien suscribe, han recorrido la circular Traición, Ermitas, y nuevamente Traición. El último tramo desde la Cuesta del Condón hasta el depósito de Emacsa de Antas en coche. En total andando han sido 9,260 Km. El resto en vehículo de motor no lo tendremos en cuenta. Unas temperaturas anormales para esta época del año, 18º centígradas en ocasiones al final del paseo. La ropa de abrigo preparada sobraba en los primeros metros de la subida.

Las ondulitas

Mucho disfrute por la Cuesta de la Traición admirando su mundo vegetal y su mundo geológico, y pisando un suelo aún húmedo gracias a las recientes lluvias que parecían no iban a llegar nunca. Los zumaques tienen el color otoñal en su hojas, el resto verdes llamativos. Las madreselvas, la cornicabra, jaras de distintos tipos, pinares e incluso una colonia de acantos, sin olvidarnos de los exquisitos madroños. Me dejo muchas especies en el tintero digital, nada más que las observadas del mundo micológico eran muy abundantes.
Los cuatro amigos, Paco, Agustín Pepe y Alfonso

Siempre disfruto de las millonarias, en el tiempo, ondulitas o ripple-marks que son sedimentos de fondos de playa petrificadas, en plegamientos inclinados, simétricas por la acción del oleaje de hace millones de años. Llama la atención o abruma pensar que ese suelo marino arenoso fue arena y pisado, no sabemos por quién hace muchos años. Siempre es de dudosa comprensión pensar que esa era la vereda del Pretorio y que fue muy transitada, hace muchos años, que tengamos noticias desde la época romana cuando menos.

El muro del Arroyo del Moro

Inevitable también observar la gran obra de fábrica efectuada, de una enorme potencia para proteger el modificado en su cauce muchas veces, arroyo del Moro, estimando que los constructores no repararon en gastos. Unas veces está a la izquierda y otras a la derecha, protegido en su cruce al otro lado por un canal tapado de grandes y pesadas losas de granito. No se repara en lamentos cuando vemos la fuente pública de la Raja, seca, sucia y abandonada, que dio agua muchas veces al sediento, sospechando el pinchado del acuífero que la sustenta como causa de su sequía. Sin olvidarnos de sus puentes de madera.

Lo poco que queda de calzada

Un grajo protestó, no sabemos por qué y ese fue el único lamento o alegría sonora que nos ofreció la naturaleza. Cada vez hay menos vida animal que nos sorprenda. Bien es verdad que las “escarbauras” de los jabalíes abundan por doquier, posiblemente bajando al arroyo cuando este ha contenido algunos charcos de agua. Pero ese es un rastro originado en la oscuridad de la noche. Animales diurnos que por su acoso han cambiado el hábito por nocturnos.

Paco y Pepe en los plegamientos (foto Agustín)

Mañana de permuta de agradables y didácticos comentarios. Cada uno de los componentes ha ofrecido a los demás sus conocimientos en las distintas materias, y han sido intercambiados. Lo curioso es que siempre aprendes cosas nuevas que desconoces y te llaman la atención. Eso evidencia, por lo menos en mí, grandes carencias de toda índole. Los cinco estamos próximos o en la senectud, siendo dos mayores de setenta y tres y tres rondando esa edad.

 Quien suscribe, Alfonso, Agustín y Paco (Foto Pepe)

Llegando a la carretera

Luego el Lagar de la Cruz, camino de la casilla de pastores en el Lagar, cuyo camino dejamos a la izquierda. Después a la derecha el camino del Negrete, antes solitario hoy lleno de parcelaciones, el Campamento de Radio Córdoba, EAJ84, desde tiempo inmemorial de los Algarra y hoy en manos de una multinacional. Con las anécdotas de la radio de por medio. La alambrada de Pino Gordo lo que fue durante muchos años horizonte visual desde la ciudad, hoy se llama Sky Line o línea del cielo. Ya no está como tantas cosas que se añoran. El camino del Pardo (no es aquella residencia cruel), Lo Pardo, Leopardo, llamado así en distintos planos. Camino también de Torrebermeja, por arriba, hoy del cinturón verde de la ciudad.


No son la misma, en una Agustín y en otra Alfonso

Luego el cruce de las Ermitas, y su tramo arreglado, y las facilidades dadas a los vehículos de motor para aparcar en los bordes, con la eliminación de la cuneta y las consecuencias que ya se ven con un poco agua caída. El día que día que diga a llover será camino de paso a la calzada de todas las piedras y barro de la ladera. Cuando se modifica algo las consecuencias son peores normalmente.  Las Ermitas, siempre ahí, a lo largo de los siglos, las “casitas blancas como palomas” de Grilo, se decía de él que fue favorito de Isabelita II.

No es Pedro Antonio de Trevilla es Agustín (Foto Pepe)

El sillón de mi obispo favorito, Pedro Antonio de Trevilla, dónde Agustín emuló su porte. La foto de grupo en el camino. Piquín y el Rodadero de los Lobos al fondo, cada vez ganando más masa vegetal y abandonando su pasado pétreo de trozos de caliza micrítica tirando por el barranco. El valle y sus barbaridades desde aquellos lares altos, la parcelación masiva y las naves de Colecor una mancha no aclarada de según qué determinados políticos. Abajo el abrigo que llaman de los Pobres.

Paisaje (foto Agustín)

La bajada por el Camino de los Lagares o Carretera de las Ermitas, que no Cuesta del Reventón que ahora llaman de los Pobres pero siempre ha sido la Trocha corta, o camino del Bejarano. Corría tímidamente el Venero de la Zarza, que se ha cargado con estas aguas su acuífero temporal. La casilla de Peones Camineros, del Peón Caminero que mantuvo la carretera de las Ermitas, sus cinco kilómetros o legua de responsabilidad. Antes el esqueleto eterno del 600 despeñado.

Curva de la Fuente de las Ermitas

Loma Larga camino de Santa Ana, y la línea otoñal abajo del camino al cortijo de eventos. Los colores del otoño son muy bellos. Porquería y condones, que levantaban envidias malsanas, en el Patriarca. Las barandas de madera tiradas por cuatro desalmados, que se foguean destrozando posiblemente bajo los efluvios de la ginebra de garrafón que toman. En fin, lo de siempre. Lo mejor la compañía de Pepe, Paco, Alfonso y Agustina los que agradezco me hayan forzado a salir a costa de frenar el ímpetu de Pepe.

Fotografías del autor, Pepe, Agustín.

miércoles, 27 de noviembre de 2019

MEMORIA INQUIETA de MANUEL ORTAS CASTILLA

Portada

Hoy toca otro poeta y buen amigo, Manuel Ortas Castilla, que nos habla en su último libro del amor, “del amor carnal; del amor platónico, del amor perdido, el no-amor o no correspondido y del desamor”, eso dice en el “ámbulo previo” y eso me dijo cuando me lo dedicó. Manolo es un artista todo terreno, desde la sensibilidad de la poesía hasta la rudeza sana del rugby, pasando por la literatura de ficción, el cine, del que es un enamorado y un experto, o el ajedrez del que es todo un maestro. Variedad de cualidades.

Manolo Ortas

Lo primero que me ha llamado la atención es no poner Prólogo al comienzo, -el antes del escrito-, si no poner Ámbulo, del latín ‘ambulare’, andar, que lo traduzco yo, lego en la materia, por comenzar a andar, o el andar previo, o el echar a andar, aunque lleva el autor mucho camino recorrido ya. Preámbulo es antes de andar, y deambular caminar sin una dirección concreta. Lo segundo es lo mío por intentar glosar a los artistas, por meterme en un jardín complicado, sobre todo de los que dominan el lenguaje, pero creo que seré perdonado.

Mi dedicatoria

Nace en Córdoba en 1964, un 7 de mayo, el mismo día cuando se le apareció San Rafael al padre Roelas o tenía la fiebre subida del maligno cornezuelo del centeno. Era un fraile pobre y no comía harina de trigo. Yo me inclino por el desvarío a causa del aumento de la temperatura, mayo y con fiebre y una cierta edad es un cóctel, teniendo en cuenta que el hongo hacía de las suyas. Pero da igual que cada uno crea lo que estime conveniente si le hace bien, aunque peor es lo de la paloma. Lo que la fecha determina, con o sin arcángel de por medio, es que es de una juventud que muchos la quisiéramos, porque en esa fecha algunos llevábamos un año de novios. 

Hatshepsut Jenemetamón

La Memoria Inquieta tiene cinco partes: Primeros Placeres; Hatshepsut; Nostalgia; Triptico Antiguo y Susurros Lejanos  y partiendo de que todas son buenas, porque algunos trabajos que las componen han sido premiados en diferentes certámenes y doctores tiene la iglesia, me contagió la dedicada a la faraona -no se trata de Lola Flores- Hatshepsut, que yo no conocía y me ha hecho documentarme sobre ese personaje. Fue quinta reina de la XVIII dinastía, nieta hija y esposa de faraones. Reinó del 1490 al 1468 a.C., hace la friolera de 2529 años, más o menos. Hatshepsut Jenemetamón, se llamó, o lo que es lo mismo "La primera de las nobles damas, unida a Amón". Y me contagió por la vehemencia con la que trató a esa señora.

Currículo breve, el completo aquí 

Yo también, por tu culpa Manolo, “He buscado en la Historia/ a través de los siglos olvidados,/ tu memoria borrada a golpe de martillo./” Pero esa memoria que los egipcios borraban para impedir que el dios de turno conociera al aspirante, le abriera la puerta y no vagará eternamente, no hace falta ir 2500 años atrás, hoy unos falsos demócratas, en nombre no sé de qué, están borrando con los mismos martillos, los nombres de republicanos asesinados por el fascismo, de las lápidas del cementerio de la Almudena, y los “verdaderos demócratas”, impasibles y la Justicia... mirando al noreste.

Entrega de la Fiambrera de Plata

El Ámbulo previo

""Memoria Inquieta" es un poemario cuya temática gira en torno al amor, tema siempre recurrente en cualquier poeta, junto con la muerte y el paso del tiempo. Las diversas unidades que lo componen reflejan los distintos aspectos de la relación pasional entre dos personas, dos cuerpos, dos destinos que se encuentran y fluyen a lo largo del tiempo en todas sus vertientes; el amor carnal, el amor platónico, el amor perdido, el no-amor o amor no correspondido, el desamor. De las cinco partes que lo componen, tres de ellas han sido premiadas en diversos certámenes de poesía. 

Entrega del Jacobino de Oro

La motivación para plasmar en papel estos versos responde a tres razones, la primera es porque a veces, una sonrisa puede ser más intensa que un orgasmo y una sola mirada valer por mil años de espera. La segunda es porque, según dicen, la soledad es una amante celosa que no deja morir a los recuerdos y la tercera y última es porque el amor quizá sea esa energía misteriosa, oscura o no, que nos ha hecho subsistir a lo largo del tiempo.

En su faceta de Maestro de Ajedrez durante un Torneo

Este es un libro sencillo, fruto de la experiencia vital, propia y ajena, de mil historias que empiezan y acaban al terminar el día, arañando apenas un trozo de cielo, un fragmento de suspiro o un jadeo susurrante, antes de caer en los abismos insondables de la muerte eterna que es el olvido.
El autor"

Otras publicaciones de Manuel Ortas: "El Ángel Negro" y "Lagunas Interiores", además de otras narraciones en distintos certámenes, no incluyo por lo extenso sus trabajos y colaboraciones, pero el currículo completo de Manuel Ortas lo puede ver aquí en la Página Web del Ateneo de Córdoba

Fotografías de Internet y del libro
Bibliografía de la Web del Ateneo e Internet