viernes, 24 de mayo de 2019

EL MUSEO DEL COBRE (II) OBEJO


El paseo de esta mañana nos ha llevado al Museo del Cobre de Obejo-Cerro Muriano, para disfrutar del mismo en un recorrido guiado por parte de su director Fernando Penco Valenzuela, al que hemos levantado de su despacho y suspendido temporalmente el informe que realizaba, para atendernos con su amabilidad habitual. 




Los museos son un poco, o un mucho, el alma de sus direcciones, la pasión y profesionalidad que estas personas le ponen, es fundamental para la supervivencia de unas instituciones que los responsables políticos no acaban de ver. Es verdad que los museos son exposiciones del pasado, pero no lo es menos que sin ellos y el conocimiento que atesoran no podríamos comprender tiempos pretéritos, para evitar repetirlos.





Desde la última vez que visité este Museo del Cobre, 16 de octubre de 2011, casi ocho años ha, las novedades que ha tenido, según entiendo yo, son la de la reparación del mosaico encontrado en las termas del Cerro de la Coja, de Doña Filomena Díaz Rubio -cuyo cartel conmemorativo, yace roto en la escalera de bajada al aljibe romano, una vez pasado el antiguo y desaparecido Pozo Levante-, y la exposición temporal dedicada a la Electromecánicas. 





Hoy también, por vez primera, hemos subido Paco Pozuelo y yo, al Cerro de la Coja materialmente, a su vértice cota 538,5 m.s.n.m., pasado por el otro aljibe, restos de otro pozo y boca circular superior, para bajar al aljibe romano, cerrado, custodiado por cuatro centenarios almendros. Óxidos de cobre, sulfuros, fluorita, calcedonia y cuarzos (estos tres últimos de Cerro Vértice, en las cercanías, pero muy peligrosas de acceder, y los primeros de Cerro Muriano)





Otro expositor nos enseña, unos trozos de cerámica prehistórica, hachas de piedra de Obejo, hachas planas de bronce, puntas de flecha, moldes de fundición y unos lingotes de cobre todo del yacimiento de Cerro Muriano. Llamativa la belleza del llamado oro nórdico, que es la aleación que tuvieron algunas coronas suecas, y las monedas de 50, 20 y 10 céntimos de euro. Su aleación es: 89 % de cobre, 5% de aluminio, 5% de cinc y un 1% de estaño. Y sin olvidar la cinta de cobre, de capilares hilos.





Útiles mineros de la época romana, entre los que destaca un pico, una lucerna minera, y una pieza que se cree es para la construcción de talones de zapatos. Lingotes y derrames de fundición de plomo, tesserae (plomos moneteiformes s.I a.C.), un conjunto monetario de este lugar, un obulco fraccionado, moneda partida para hacerla la mitad de valiosa, teniendo en cuenta que su valor era el del metal que contenía. Una Lipsanoteca andalusí, entendiéndolo por tal por su contenido, que era la sura 112 del Corán, y se supone perteneció a un militar musulmán. En la alta Edad Media estas cajitas se empleaban para guardar reliquias en las iglesias debajo del altar.




Un puente potenciómetro Cambridge, que a mí me suena a puente de Wheatstone, otro de medidas de la casa Siemens, un espectrómetro, amperimetro Siemens, toda una serie de aparatos de medida de enorme calidad. Dos fotografías de las máquinas de laminado en caliente y en frío, que amablemente nos explicó Paco Pozuelo, por haberlas visto funcionar, y que hoy parece siguen dando servicio en una factoría en China. Títulos de la fábrica, y otros útiles de laboratorio. 




Todo ello es de la Exposición temporal, y dónde mejor pueden estar esos materiales que en un Museo del Cobre. Son procedentes de la exposición que tuvo lugar en la Diputación cordobesa, para disfrute de los cordobeses/as. Pequeña muestra pero grande en calidad y deseos de llegar al alma del visitante para recordarle el patrimonio industrial perdido, tirado prácticamente a la basura.





Tuvimos ocasión también de disfrutar del mosaico rescatado en el Cerro de la Coja, en las Termas romanas, y ver las fotografías del método extractivo y restauración del mismo, que amablemente nos enseñó el Director del Museo. Increíble y muy importante su recuperación para deleite de todos. No quiero dejar de mencionar la importancia que tiene la inestimable ayuda de la Asociación Aes Marianum, sin ellos y su colaboración desinteresada, la supervivencia del Museo sería más complicada. 





Podríamos estar mucho tiempo resaltando el hermoso y didáctico contenido del Museo del Cobre, pero lo importante es visitarlo y disfrutarlo. Pronto, una vez terminada su programación y establecido el horario de visitas se podrá, llamando al teléfono del Ayuntamiento de Obejo, concertar visitas y conocerlo, así como su entorno.  

Fotos del autor, no les pongo pie para forzar la visita.
Bibliografía Blog Notas Cordobesas y Wikipedia

miércoles, 22 de mayo de 2019

GRABADOS DE CÓRDOBA DE HENRY SWINBURNE

Grabado de Córdoba 1775 Henry Swinburne

Hoy me ha llamado la atención un grabado de nuestra ciudad del siglo XVIII, de uno de los románticos viajeros, de los muchos que visitaron esta ciudad en esos siglos. Es verdad que Córdoba dejaba mucho que desear en cuanto a ciudad, pero sus monumentos, que toda la vida han estado ahí, con mayor o menor cuido, siempre han levantado admiración de los viajeros. Hoy toca este inglés culto.

Henry Swinburne

Henry Swinburne nació en Inglaterra de familia católica (1743-1803). De joven fue enviado a estudiar a Europa, concretamente a París y Burdeos y a Turín. Llegó a dominar francés e italiano además del inglés vernáculo suyo. Hizo literatura y arte. Cuando se casó vivió en Gran Bretaña pero como estaba medianamente acomodado se dedicó a viajar con su esposa. Vivió un año en Burdeos y en 1775 paso los Pirineos e inició un viaje por España, invitado por Sir Thomas Gascoyne. 

Plano de la España recorrida

De ese viaje por el este de España, Andalucía, La Mancha, Madrid, Burgos… surgió un libro que se llama “Travels Tour Spain in the years 1775 y 1776” (Londres 1779), este libro estuvo ilustrado con múltiples grabados suyos. Recurre a diversa documentación para ampliar datos sobre los sitios recorridos. Laborde tradujo al francés el libro y durante mucho tiempo fue uno de los libros de viajes más famosos de su tiempo. Luego recorrió Francia Italia y las dos Sicilias, 1777-1778, y publicó de sus experiencias "Travels in the two Sicilies" (Londres 1783-1785) que también tradujo Laborde al francés. Luego visitó Alemania, Austria y Bélgica. Volvió a Gran Bretaña por poco tiempo.

Interior de la Mezquita

Muro este de la Mezquita

En la mayoría de los lugares fue bien recibido. Conoció a María Antonieta y frecuentó la corte de Versalles 1786 y 1788. Su hija se casó y el matrimonio lo llevó a la ruina familiar. Trató de negociar un intercambio de prisioneros en París y fracasó (1796-1797). En 1801 partió para la colonia de Trinidad y falleció poco tiempo después en 1803. Los grabados sobre Córdoba son de su libro de viajes citado. Murió con sesenta años y con un kilométrico bien cubierto.


Grabados del libro citado
Bibliografía de Wikipedia

lunes, 20 de mayo de 2019

LA CÓRDOBA DEL PASADO Y DE LAS ORDENES RELIGIOSAS

Iglesia de María Auxiliadora (Foto Lolo Córdoba)

Lolo Córdoba, a quien no tengo el placer de conocer personalmente, pero estoy seguro tiene una de las mejores fototecas de fotografía de la ciudad, además de un conocimiento innato de la misma, en la página de Facebook, Historia de Córdoba en Imágenes, de la que soy uno de los 2200 miembros que la componen, que creo administra Antonio Moreno -quien más sabe de cine rodado en Córdoba, entre otras cosas-, publicó una fotografía de la Iglesia de María Auxiliadora, que da nombre a la calle donde se ubica y más conocida por la de los Salesianos. La fotografía es llamativa por estar el edificio muy cargado arquitectónicamente con unas balconadas de columnas, que no tienen nada que ver con la imagen actual de hace dos días. 

Fachada actual

En las dos fotografías vemos cómo va cambiando la imagen de los edificios de la ciudad sin que nos demos cuenta. La de cosas que aprendemos, por lo menos yo, en esas máquinas del tiempo, de detener momentos, de robar otros, que es la fotografía. Las generaciones venideras tendrán un gran volumen de información que nosotros no tenemos por no estar en nuestra infancia la fotografía socializada y pertenecer ésta a clases privilegiadas. Bienvenida sea. A raíz de la foto surgen las preguntas: ¿Cómo se implantaron aquí esas órdenes religiosas? 

Plano de 1811, aquí señalan diez torres

De la web salesiana: “En efecto, en 1901 surgió la Fundación Salesiana de Córdoba en la popular barriada de San Lorenzo y en la demarcación parroquial del mismo nombre. Fueron promotores de la Fundación D. Mariano Amaya, Párroco de San Lorenzo, y D. Francisco Romero, celosisimo sacerdote que hizo posible la compra de la teneduría y huerta de la calle Mayor de San Lorenzo, nº 168, para sede de la obra salesiana. Los Salesianos llevaban ya en Andalucía veinte años enviados por el mismo fundador San Juan Bosco. Cupo a Utrera la suerte de ser la primera fundación salesiana en nuestra patria.”

Plano de Casañal, 1884, aquí solo se ven cuatro torres.

Si observamos los diferentes planos de la ciudad lo comprenderemos mejor. Planos de 1811 de los franceses y 1884 de Casañal, en el primero la calle se llama Real de San Lorenzo y en segundo Mayor de San Lorenzo. Extramuros estaban las huertas de; Cerradilla, La Torrecilla, La Viñuela, Leal, etc. de algunas ha quedado el toponímico para nombrar algunas calles o avenidas actuales. 

Plano de 1900, muy parecido al de 1884

La Torrecilla y Cerradilla, según el plano de Casañal, formaron parte del terreno adquirido. Pasado el tiempo la calle Mayor de San Lorenzo, cambia de nombre y se viene a llamar María Auxiliadora. Y pasado más tiempo aún, prácticamente en nuestros días, una gran operación inmobiliaria hace que la orden venda casi la mitad de sus terrenos de los que surge una inmensa barriada. 

Vuelo USAF de 1956, aún quedan huertas

El plano catastral referido al colegio, dice que la extensión actual es de 20.109 m2 de extensión y 21.377 m2 construidos, distribuidos en diversas parcelas: 6.720 m2 de uso deportivo; 488 m2 de uso religioso; 12.455 m2 destinado a la enseñanza y 1.714 m2 de obra urbana interior. Como se puede ver la iglesia de la fotografía tiene 488 m2 catastrales. 

Vuelo actual, a la derecha la barriada

Catastral

Estos son los datos de la parcela actual. La muralla de la ciudad está representada en los planos con cuatro torreones en la fachada a las huertas, que están totalmente desaparecidos, así como la mayoría del paño de la misma, salvo el tramo que va desde la Plaza del Gamo a Ronda de la Manca, que tuvo la suerte de subsistir. 

Fotografías del autor, de Lolo Córdoba, del Catastro
Bibliografía de la web de Obra Salesiana.

domingo, 19 de mayo de 2019

PASEO POR EL CERRO DE LA COJA

Restos de la Córdoba Copper desde el Cerro de la Coja

Una temperatura digna de que se quedara todo el año, primaveral, y un lugar maravilloso, el sitio histórico de Cerro Muriano, con las cautelas de que está compartido con Obejo. He subido con la idea de ampliar la nueva sala del Museo del  Cobre, y sus incorporaciones, pero estaba cerrado por obras. Como tiene uno el honor de ser amigo del director, le he elevado una consulta y me ha dicho que pronto se podrá visitar. Cuando la inauguración de la nueva sección dedicada a la Electro, días pasados, para no perder la costumbre, no puede estar por problemas, en esta ocasión de la bruja averías, que pasó por la casa y nos dejó sin frigorífico. Otras veces son cuestiones de la edad que pone también sus pegas.

Panel del Cerro de la Coja

Panel del Sitio Histórico

Eso no quita que, si no se puede visitar el Museo no se puedan admirar los alrededores, y eso he hecho, dar un paseo por la zona del Mirador, Pozo de Levante y Aljibe. Ver cómo han talado parte de la vieja higuera del camino, y como se te pierde la vista en el horizonte noreste y este, sin olvidar el sur con Torreárboles. Un horizonte muy hermoso y verde. Intuyes en él la zona del pantano de Guadalmellato y sus contornos. Unas tímidas nubes en un intenso cielo azul de las once de la mañana, y a lo lejos una columna de humo que no pude precisar que era, en principio pensé que era una industria que siempre está echando humo, camino de Úbeda, pero no sé. En el fondo, brumosa, está Sierra Mágina.

Área del pozo de Levante

Desde la higuera el sur y Torreárboles

Por el otro sector, los restos de lo que fue la explotación de la Córdoba Copper Company Ltd., que tan bien detalla Fernando Penco en su libro “Historia de la Minería en Córdoba, Cerro Muriano-Sitio Histórico”, en cuya portada podemos ver una familia anglosajona, pueblo que por todo el mundo han sido los depredadores protegidos de gobiernos, en el nuestro incluso a costa de la vida de muchos españoles, y me estoy acordando del "Año de los Tiros" en Río Tinto, por ejemplo. Y si nos vamos a los países de Oriente Medio, para que contar, la de estados fallidos que ha dejado, la famosa política de cañoneras, de la que ha tomado el relevo otro rubio, también depredador profesional.

La higuera

Aljibe del Cerro de la Coja

Siempre los restos de la factoría, me han traslado con la memoria por su parecido, a construcciones de civilizaciones americanas, del sur, en las que los depredadores, en este caso, fueron morenos de la península ibérica y católicos apostólicos, para no perder la costumbre del abuso de los fuertes sobre los débiles y del expolio de los pueblos. No sólo sus riquezas expoliaban, sino su cultura y creencias y modos de vida. 

 Horizonte noreste

Los “gendarmes” actuales dicen que tratan de democratizar los países, y ya se ha visto en Afganistán, Irak y Libia por poner tres ejemplos, la democracia que han dejado, además de miles de seres humanos a los que quitaron su vida. Todos los países con petróleo o con opio no se les olvide, a Haití no van ni les preocupa, ni a Yemen. O como dejaron los anglosajones, de su graciosa Majestad, en quitado el problema Palestino, o como han destruido un país que era la Suiza de Oriente Medio, que era Líbano.

Hacia el este

Pero trataron de evangelizar, aunque a los “rubiascos” eso no les interesaba mucho, por ser menos papistas que los morenos, y más prácticos en el expolio. En América del norte a sus pobladores en lugar de evangelizarlos -los rubios de allí-, los mandaron directamente a pueblos enteros a las praderas de Manitú, y los que quedaron los encerraron en las reservas hasta que las enfermedades de la civilización occidental o el alcoholismo acabaran con su estirpe. Todo ello a los sones de trompeta del 7º de Caballería yanqui y las palmas de la chiquillería, cuando iban a matar a los que en realidad eran los buenos, en la filmografía del asesinato y expolio de los pueblos indios. Como manipulan los de siempre la historia. 

La "Córdoba Copper Company Ltd." y Torreárboles

Al final la indignación me ha traslado a América, cuando aquí las riquezas las han estado sacando del territorio desde tiempo inmemorial, distintas civilizaciones, bueno los listos de esas civilizaciones, y luego al final los citados más arriba. La perspectiva de la fundición vista ahora, hace pensar que debió de ser impresionante en su tiempo. Pienso que todo ese patrimonio industrial, que está ahí, no tiene la protección que debiera. 

Los restos de la factoría

El libro de Fernando Penco

Pero es la tónica habitual. Esperemos que las asociaciones ciudadanas de Defensa del Patrimonio Industrial que están surgiendo y otras que existen, con su presión, hagan a los políticos y a las instituciones ponerse las pilas. Merece la pena que no se pierda el valor patrimonial de estos restos y se sepa cuánto costó al pueblo, en este caso andaluz, y cuántas fueron las migajas que recibió a cambio. 

Argiope lobata, preciosa

Siempre los malos recuerdos hacen que un hermoso paisaje parezca que es menos bello, y es muy difícil abstraerse a ello, lo siento mucho. Cuando miras a las minas, te imaginas el sufrimiento, las penas y la muerte de muchas personas, en este caso para que se enriquezcan otras que, siempre son una minoría. En otra fotografía del horizonte noreste, se intuyen unos yacimientos a cielo abierto a los que nos llevó Fernando Penco, posiblemente de época tartésica, seguro que romanos. Otros, que sin ser rubios, también se llevaron lo suyo de Andalucía. 

Fotografías del autor