domingo, 15 de septiembre de 2019

LA BERREA EN EL PARQUE NACIONAL SIERRA DE CARDEÑA Y MONTORO

Hermosa fotografía de un macho de Arturo de Frias Marques

El día de hoy hemos estado cuatro matrimonios amigos en Cardeña, visitando el Centro de Visitantes primero, almorzando después y disfrutando de la hermosa dehesa y sus habitantes, bajo una necesaria lluvia, que la manida DANA (tormentas de cojones) ha dejado por aquellas latitudes, residuos de lo que ha molestado por Levante y el este de Andalucía. Es espectacular ese territorio. La primera vez que lo vi, después de coronar el Puerto del Calatraveño me impactó, cuando era una odisea subir por esas carreteras, estoy hablando de hace más de cuarenta años. Mirar a un lado y otro y ver el valle de los Pedroches era un espectáculo muy hermoso. Años después y viendo el Valle de Alcudia, ya en terreno manchego fue muy parecida sensación.

Fuente en Cardeña y Ayuntamiento

Durante el celo de los ciervos, sucede el episodio que se llama berrea, llamado así por el sonido que emiten los machos, haciéndose notar. Normalmente en nuestras latitudes es a finales de septiembre. Los machos pretenden formar su harén y marcar su territorio sexual. No solamente es sonora la demostración de testosterona, hay peleas entre ellos para que en la selección natural monte a las hembras el más fuerte. En las luchas tienen una parte muy importante la cornamenta. Normalmente las lides por las hembras suelen ser donde éstas comen y beben habitualmente. Conocidos los lugares se organizan visitas a sitios específicos para verlos en su hábitat desde la distancia.

Expectantes

Manada (Foto A. Corcuera)

Una vez conseguido el plácet del lugar y ganado a los otros machos, el vencedor, que hasta puede juntar 40 o 50 hembras, empieza a coitar con ellas. Son montas cortas, que pueden quedar resueltas en un par de intentos. Si la hembra no queda fecundada, ésta nuevamente ovula a los dieciocho días. El periodo de gestación dura 235 días y pare un solo ejemplar. Las cornamentas los machos las mudan todos los años, en marzo se le caen y empieza de nuevo su crecimiento, cuya exuberancia lo es en función de la buena o mala alimentación de éstos. Y nuevamente el ciclo se inicia, si en los periodos de levantamiento de veda no cae en manos de aquellos que son aficionados a ello.



Nosotros a instancias del responsable del Centro de Visitantes, que nos recomendó unos determinados puntos de la carretera CO-5101, de Montoro a Cardeña. Comienza en Montoro en la N-420 y termina 33,54 km más arriba en Cardeña otra vez en la N-420. Esta última es la carretera nacional de Córdoba a Tarragona por Cuenca, que parte de la N-4 en Montoro y abandona la provincia de Córdoba y Andalucía, pasado Azuel en el río del Pueblo Pardillo, antes de Fuencaliente. Esta carretera la CO-5101, es una carretera a mi modo de ver un poco abandonada, sin esenciales medidas de seguridad que, mientras discurre por los hermosos terrenos de la dehesa bien, pero cuando se deja caer al valle del Guadalquivir requiere todas las dosis posibles de prudencia y atención. No la recomiendo para bajar de noche y lloviendo.



La berrea normalmente sucede al atardecer, salvo algún ejemplar muy desesperado, o la imitación de algún gracioso, que los hay. Pero obviando estos extremos, el espectáculo de manadas de hembras y algunos gabatos y varetos, a ambos lados de la carretera, es digno de verse. Normalmente no se asustan y se pueden fotografiar sin problemas y al ser la dehesa un territorio semi llano de gran separación entre encinas o alcornoques, pueden observarse a distancia con más tranquilidad, y disfrutar de ver los animales en su hábitat natural. Esta bendita agua ha venido muy bien aunque hay que desear un otoño más lluvioso que verdee los dorados suelos de la dehesa pronto.



Un gabato asustado había saltado con su madre de un lugar a otro de la dehesa, por la carretera, pero luego no sabía volver a su lugar de origen, había que saltar la otra malla que, a pesar de no ser muy alta, para él lo era. Intentaba una y otra vez entrar por la malla y se daba de golpes en los postes de cemento de la cerca. La madre lo observaba en la distancia. Decidimos ayudarlo. El asustado gabato corrió bastantes metros en dirección Cardeña. Me adelante, cuando me lo permitió el aliento, por el margen contrario en el que le estaba y traté de que no se alejara más. Cruzó la carretera, ese era el riesgo que pretendíamos evitar, el que fuese atropellado. Es verdad que esa carretera tiene poco tráfico, pero en estos días hay mucho curioso, como nosotros, para escuchar el espectáculo de la berrea y ver los ciervos por allí, que podría ocurrir un fatal desenlace.



Volvió a cruzar otra vez, y pudimos acorralarlo porque asustado se echó en el suelo tratando de mimetizarse con la escasa hierba seca que había. Paco y Conchi se acercaron por detrás y yo por delante traté de que no se levantará, lo cogimos entre los tres y como pudimos lo elevamos por encima de la malla y lo dejamos caer suavemente al otro lado. Al principio se mostró titubeante por la manipulación, pero se levantó de inmediato y se separó de la malla, adentrándose en la dehesa. La madre no se veía, pero seguro lo encontraría o se acoplaría a otros grupos. Fue un espectáculo, digno de ver. Luego después, delante del enorme cortijo Manuelas, el guarda comentó que estaban todo el día reponiendo gabatos a la cerca correspondiente.


Gabato buscando a su madre

Una cuestión accesoria, al verme con la cámara me dijo, educadamente pero ejerciendo una coercitividad quizás no necesaria por no ser una autoridad, que yo no podía fotografiar una propiedad privada, que él era el guarda. No entré en discusión porque no era momento para un debate legal. A mí no me correspondía ilustrar a ese trabajador, que además dijo cumplir órdenes de los dueños. Pero a los dueños, habría que decirles que si no quieren que fotografíen su casa desde un lugar público que es la carretera, que la tapen, por los lados y por arriba (para que ni siquiera los satélites puedan). He obtenido fotos que están en la red en Internet que son de Google y otros servicios aéreos, y en ellas se puede ver el cortijo desde todos los ángulos posibles en 3D. Tendrán la propiedad, exageradamente inmensa, pero desde la carretera el horizonte es libre y si en el te encuentras un caserío como este, sin poderlo evitar entra en el encuadre fotográfico.


Gabato mimetizandose 

Luego consultando, simplemente por curiosidad, el Catastro, el cual en su información pública también pone una fotografía de la fachada oeste del caserío (el que estaba prohibido fotografiar), nos referencia que la parcela citada tiene unos cuatro millones de metros cuadrados de superficie, pero es que la superior, con el mismo nombre tiene once millones y medio de metros cuadrados, y como yo no voy a hacer ninguna oferta de compra, no he consultado más parcelas. Lo que corrobora lo hermosas y bien cuidadas propiedades únicamente destinadas, en lo que se ve, a la cría de esos esbeltos y hermosos animales que, supongo, no tienen prohibición de fotografiarse. Evidentemente ninguna fotografía de las realizadas lo es con intención de ningún tipo de lucro, simplemente el interés en conocer nuestro territorio y sus usos.

Curiosos en la carretera

Finca Casas de Mañuelas (foto de Google)

Más abajo por los terrenos de Garci Gómez vimos otro aficionado que nos habló de “luchauras” pero que había que esperar al atardecer. Y una nutrida formación de buitres planeando a notable altura. Contamos seis o siete. Un pantano, el del Arenosillo casi seco, y una serie de Molinos, Don Diego, Juana Molina, Risquillos, etc. Ya  llegando a la hermosa ciudad de Montoro, destaca el Molino del Corregidor en altura y otras cortijadas lamentablemente en ruinas, en un terreno que había pasado a ser serrezuela todo sembrado de olivar, con pendientes que nos hizo pensar en la dificultad de la recolección del fruto. Un agradable día, por la lluvia, la comida, exquisita (menos mal que ninguno es musulmán y algunos de nada), la experiencia de la dehesa, la del gabato y sobre todo la selecta compañía, a la que tengo que agradecer el trato que me dispensan.  
 


 


 




Fotografías del autor, de Arturo de Frías Marques, Azeral y de Google.
Vídeos del autor
Bibliografía de Wikipedia, Catastro, y Web de javier.jimenezshaw.com

miércoles, 11 de septiembre de 2019

ESTE LARGO VIAJE HASTA TU MIRADA (EXPOSICIÓN CASA ÁRABE)

Portada (folleto)

Esta mañana he estado en la Casa Árabe con un amigo que no la conocía, creo que a él le ha gustado mucho. La Casa Árabe tiene un encanto especial, con una agradable temperatura que se aproxima a la otoñal, que hace llevadero el estar al sol incluso, escuchar el sonido de sus fuentes en el silencio de sus patios, bien el mudéjar con su pilas, o el de la palmera y pozo, es un deleite para los sentidos. 

Fotografías del folleto

Fue el Museo Arqueológico en su momento cuando se lo trajeron de la Plaza de San Juan, ahora la calle en la que está, que antes fue una barrera de Comedias (Como llamaba D. Teodomiro a las callejas sin salida), luego Velázquez Bosco, y ahora lleva, la barrera, el nombre de Samuel de los Santos Gener, uno de sus directores.

Fotografías del folleto

Hay expuesta en la casa una exposición del artista argelino Rachid Koarïchi que, por original debe ser vista. Son grafismos africanos, muchos en acero corten que llenan varios lienzos de pared, o tablillas de bronce, o incluso en alabastro o cerámica. Mágicos como el lugar que los contiene, de serigrafiadas vigas, con escudos heráldicos. 


La pena es no conocer, mejor dicho saber, cuál es el significado de los grafismos que llenan todo.  Es verdad el largo viaje que han tenido que realizar las obras, hasta obtener la mirada de aprobación o no del visitante, lo que si seguro es de asombro.


El director de la Casa Árabe Pedro Martínez-Avial, en el folleto y el la propia exposición en una pared, nos dice lo siguiente: “La obra de Rachid Koraïchi nos acerca al ideal del sincretismo esencial. Artista proveniente de las culturas del desierto de Argelia y con una mirada profunda hacia sus ancestros originarios de La Meca, pero igualmente arraigado en el pensamiento occidental, tanto por su formación en Funda como por su pertenencia al ámbito de la creación contemporánea, 


Koraïchi representa esa síntesis que no se puede adscribir a ninguna geografía porque en realidad pertenece a todas. A pesar de que su obra está repleta de signos, escrituras y grafismos arraigados en África, en el mundo árabe y oriental -como atestiguan !as series de Talismanes africanos y Tabillas de bronce- e! artista se desmarca de la etiqueta de calígrafo o de artista islámico.


El carácter universal de su obra rede en una idea de !a experiencia estética inseparable de su fundamento filosófico con permanentes referencias a místicos sufíes corno Ibn Arabi, Attar o Rumi, quienes le acompañan en la reflexión en torno a nociones como el espejo o la sombra y que son tan centrales en su obra, tal y como atestiguan la serie La Humanidad o las esculturas en acero corten Los Orantes. 


Dei mismo modo, Koraïchi también dialoga con pensadores contemporáneos, muchos de tradición occidental o pertenecientes al ámbito de lo sincrético como es el caso de Jalil Gibran cuya obra El Profeta ha inspirado las tallas sobre losetas de alabastro.


Imposible es entender el trabajo de Koraïchi sin conocer su relación estrecha e intensa con los artesanos con !os que ha colaborado en todo el mundo. Este viaje personal y profesional por el mundo y que también entendemos en cierto modo como un viaje interior, te ha traído en los últimos años a Madrid y Barcelona. 


La colaboración con los artesanos contemporáneos del taller de Factum Arte y con ceramistas de Barcelona ha dado como fruto este conjunto de obras presentadas por primera vez en España y cuyo lenguaje, particular y universal a la vez, se abre a la experiencia estética del visitante.”


Luego, siguiendo con el folleto nos presenta una serie de fotografías relativas la mayoría al método de confección de los trabajos, y nos presenta una breve biografía o reseña del recorrido artístico del autor:

El autor

 “Rachíd Koraïchi. Rachid Koraïchi nació en Ain Beïda, Argelia, en 1947 y creció durante el período colonia¡ francés que terminó con la Guerra de independencia en 1962. Estudió en !a Escuela Nacional de Bellas Artes de Argel en 1970 y más tarde, ya en París, en la Escuela Nacional de Artes Decorativas y en !a Escuela Nacional de Bellas Artes. También se graduó en el instituto de Urbanismo de París.


La semiótica árabe y el gesto gráfico de su obra evocan imágenes figurativas y mensajes destinados a una audiencia universal. Sus ideas se materializan a través de una gran variedad de medios, que incluyen cerámica, textiles, esculturas de acero, piezas de bronce, esculturas de alabastro, etc. También es autor de muchos libros en diálogo plástico con escritores y poetas de diferentes épocas, como Mahmud Danwish Jalil Gibran,  René Char, Michel Butor o Silvie Germain.


Koraïchi colabora con artistas y artesanos de todo e! mundo y con amplia experiencia en técnicas tradicionales y contemporáneas para crear obras e instalaciones que fomentan el diálogo entre las comunidades locales y globales. El artista a menudo instala sus talleres en muchos países. Sus obras se encuentran en numerosas colecciones de museos y fundaciones del mundo.”

Fotografía del folleto

Reitero lo mencionado en el primer párrafo, merece la pena asombrarse un poco cuando menos con lo llamativo de las obras, en ese marco de silencio y evocación, casi mística del lugar. La  fecha de cierre, en la contraportada del folleto, pone en éste 5 de junio al 19 de julio de 2019, pero ha sido prorrogada hasta el 7 de octubre, por lo que hay tiempo de disfrutarla.

Los créditos

Fotografías del autor y del catálogo
Bibliografía del catálogo

domingo, 8 de septiembre de 2019

FOTOGRAFÍA DE LA PLAZA DE RAMÓN Y CAJAL

 

Ha caído en mis manos, o lo que es lo mismo he bajado una foto de Internet, que no tiene título, pero por la estructura parece ser de Lolo Córdoba, la persona que tiene una de las mejores fototecas de Córdoba, referente en muchas ocasiones de fotos antiguas de la ciudad. Dicho esto de la fotografía y su autor o coleccionista –por la edad no es seguro el realizador-. Lo que procede es lo que evoca la misma de mi persona. Primero debo decir que ese lugar estuvo ocupado por el frontal de la Iglesia Omnium Sanctórum, o lo que es lo mismo de Todos los Santos, iglesia de la conquista. Esta iglesia cuando cerró, incorporó sus objetos de culto y libros a la de San Juan. Como dato curioso iban en esos libros datos relativos a D. Luis de Góngora y Argote. Luego cuando San Juan cerró, se unió todo al Convento de la Trinidad y de ahí el nombre San Juan y Todos los Santos Trinidad, unificando las tres iglesias.

Plaza de Ramón y Cajal (Google)

En la fotografía vemos un bonito jardín con la estructura del desaparecido, lamentablemente, de los Jardines de la Agricultura o de Los Patos, alrededor de la antigua Biblioteca Pública de Séneca. Un bonito semicírculo con banco circular y azulejos. La fachada de la casa en la que vivió muchos años mi tío abuelo Antonio Carreras, el cojo, pues tenía una pierna de palo y su esposa, la tita Dolores, que después recogieron a la hermana de Antonio y familia cuando los echaron de su casa otra de sus hermanas. De niño me gustaba visitarlos porque la tita Dolores -ellos no tenían hijos-, era muy cariñosa con los niños y siempre tenía un caramelo o un trozo de chocolate, o simplemente una caricia. Cuando yo la conocí por los años cincuenta, tenía el pelo blanco totalmente y era una mujer de cara agraciada y tuvo que ser guapa.

Jardín que fue el cementerio de la Iglesia (Google)

Luego en esa casa vivió y murió cuando se derribo y rehízo en bloque de viviendas, como está actualmente, mi apreciado amigo, el cronista de la ciudad Miguel Salcedo Hierro. La plazuelita de delante del Palacio de los Venegas donde ahora existe una oficina de la Junta de Andalucía, o dos, es un jardín que fue el cementerio de la citada iglesia Omnium Sanctorum, camposanto que tenían todas las iglesias antes de la higiénica orden de la administración francesa, en el corto espacio que administraron desde la modernidad España, de sacar todos los cementerios fuera de la ciudad. Otro gallo hubiera cantado en este país si se hubiera quedado ese modelo de administración, en lugar de el del felón miserable al que pidieron “las caenas”,  los de siempre.

Calle de la Marquesa Vieja

Luego está el Palacio de los Venegas, en la calle Pérez de Castro, o de la Marquesa Vieja, sede del Gobierno militar y antes convento, unido al de la Concepción, y del que queda, además de lo barroco de patios y parte del palacio, el Oratorio de San Felipe Neri, remozado que no deja de ser una joya arquitectónica. El palacio me sirvió en una entrada que hice relativa a el, para conocer a José Gabriel Venegas, colombiano afincado en Boston, que gracias a sus esfuerzos y a alguna modesta ayuda, consiguió conocer sus ancestros españoles que, como es lógico el defiende a capa y espada, pero que yo considero fueron como todos unos aventureros que navegaron a América a expoliar y a contribuir a destruir culturas imponiendo otras por la fuerza, pero eso no quita desde luego mi aprecio por José Gabriel al que considero un buen amigo, y a su derecho a conocer a sus antepasados de cuyas actuaciones buenas o malas, según criterios no tiene él culpa alguna.

Palacio de los Venegas, José Gabriel Venegas y quien suscribe
(Foto Paco Madrigal)

Y para terminar, ese palacio de los señores Venegas, apellido árabe cristianizado, pues el original es 'Ben Egas', es la sede de la Subdelegación de Defensa donde he acabado una vida laboral de cuarenta años en el Ministerio de Defensa, primero administrativo en el Hospital Militar, después de panadero de Intendencia en el cuartel de la Trinidad,  luego administrativo de la Pagaduría Militar y Funcionario del Estado al final, con dos intervalos, un paréntesis político de cuatro años, y una comisión de servicios de seis, esta última salvó algo la mísera pensión de retiro que nos queda. Cuando la gente habla de los funcionarios no sabe que en ese gremio, en los de Defensa, hay sueldos más bajos de mil euros. Claro ser de izquierdas, catalogado de comunista sin haberlo sido de carnet y si de corazón, en ese estamento conservador al máximo, en el que sólo veían comunistas por todos sitios, era un hándicap con el que había que lidiar todos los días. 

San Felipe Neri cuartel en el siglo XIX

No quiero recordar el 23F, cuando mi compañero de trabajo Miguel Cano -que había estado condenado a muerte en Melilla por ser miembro de la CNT-, y yo tuvimos que acudir al trabajo el 24 de febrero a sabiendas de que no volveríamos ninguno de los dos a nuestra casa si el golpe hubiera triunfado, si uno de los principales no se hubiera echado atrás. Las listas de depuración seguro llevarían nuestros nombres y a nosotros no hubieran tenido que salir a buscarnos. Aquello pasó pero la democracia nunca se consolidó del todo, a las pruebas me remito, ya vemos la justicia como funciona. Eso sí tuvimos a gala ser los promotores de la única huelga que ha tenido el estamento del personal civil de la Administración Militar de Córdoba, huelga que yo prolongué a la japonesa en solitario durante varios meses.

Monumento a Eduardo Lucena (Cordobapedia)

Y para terminar en esa plaza se instaló una estatua de Eduardo Lucena, esculpida por un extraordinario escultor Enrique Moreno “El Fenómeno”, que fue asesinado por los golpistas en septiembre de 1936, por ser un artista, hay ideologías que no casan con la cultura. Matilde Cabello escribió en el Día de Córdoba Enrique Moreno: “El 8 de septiembre de 1936, vio llegar a un emisario de Cascajo; un aspirante a pintor, Ricardo Anaya, autor en los 20 años posteriores de carteles de feria y toros locales. "Le conocía y le tuteó por primera vez en su vida diciéndole: amigo Enrique, ven conmigo a una cosa de rutina, ya sabe cómo está todo, y quieren que testifiques en algo…". Al día siguiente, cuando su hijo Enrique (muerto de tuberculosis en el 40) llegó al Alcázar, recibió la conocida respuesta: "Ya no necesita nada".” La de cosas de la vida que da una simple fotografía del año 1926.

Nota: Los enlaces en color rojo nos llevan a las entradas que amplían sobre lo expuesto

Fotografías del autor, de Lolo Córdoba, de Paco Madrigal, de Cordobapedia
Bibliografía la citada.

miércoles, 4 de septiembre de 2019

FOTOGRAFÍAS DEL BARRIO DE LEVANTE

Vuelo USAF, 1956 (Web Javier.jimenezsahw.com)

Unos pocos de años, seis décadas más o menos, hay de diferencia entre las tres fotografías del Barrio del Polígono de Levante. La primera en blanco y negro, de 1956 vuelo de USAF, la segunda, blanco y negro también, a principios de los sesenta del siglo XX, la de color más cercana del siglo XXI. (La primera gentileza de la Web www.Javier.jimenezshaw.com, la segunda gentileza de Talleres Liborio&Godoy la tercera de Google) Todas ellas nos permiten ver la evolución en poco más de sesenta y tres años de esa parte de la ciudad. Como elemento fundamental vemos la carrera de Madrid, la antigua nacional IV, hoy Avenida de Libia cuando el llegar desde la ciudad, que prácticamente acababa en la gasolinera de Cañero, a la Choza del Cojo, era una odisea. Para un niño era viajar fuera de Córdoba. Mi padre me llevaba en su bicicleta, en un pequeño silloncito que tenía la barra superior, y me permitía conocer lugares que sería difícil llegar andando. El recuerdo más antiguo que tengo de la venta del Choza el Cojo y los llanos que la circundaban eran dos personas haciendo prácticas con banderas con el código de señales, en el que cada bandera equivalía a una letra de nuestro alfabeto. Luego en casa mi padre tiró de la enciclopedia ilustrada y me confirmó lo que habíamos visto, otra cosa es que yo con esa edad de tres o cuatro años lo comprendiera. Hay que decir que todavía no habían pasado los aviones americanos haciendo esas fotografías.

Aérea de Polígono de Levante (Cortesía Talleres Liborio&Godoy)

Podemos ver que en esa fotografía no figuran aún las cocheras de Aucorsa, la empresa de transportes urbanos de Córdoba que tenía entonces sus cocheras en la Avenida de Cervantes. Algunos años después en 1969, en la segunda fotografía, se ven las cocheras -empresa en la que trabajé- como una nave alargada desde la carretera de Madrid, hasta lo que es ahora la calle Hnos. Juan Fernández. Para cerrar el ciclo, uno de mis hijos, el primogénito, vive en unos pisos que hizo Vimcorsa en el solar que dejaron esas cocheras, que ya podemos ver en las siguientes fotografías. La superficie que vemos semi urbanizada, corresponde a las plazas actuales de Cuba, de Belén y Escritor José de la Vega, con sus calles aledañas. Todo ello, antaño, era el llamado Bosque de Villafranca, que separaba el camino a la Choza del Cojo, hoy Hnos. Juan Fernández, de la Huerta de Santa María de los Llanos, Pilero y Sacramental, con la Huerta Chiquita al fondo y el bosque de los polvorines del cuartel de Lepanto. Al otro lado de la Carretera de Madrid estaba la Huerta del Pozo y la de San Bartolomé, hoy más o menos Fidiana. Lo que hoy se llama Cañero era la Huerta de la Portada y la Sagrada Familia, y de ahí al meandro del río una infinidad de huertas regadas por un señorial arroyo de Pedroches, nuestro segundo río.

Aérea de Google siglo XXI

Para llegar a la Choza del Cojo, antes habíamos pasado la venta de Rosales, lugares que después estuvieron  iluminados con luces “coloras”, en un mundo que de cara al exterior, por su carácter nacional católico, tenía prohibida la prostitución, que para adentro hipócritamente, era tolerada descaradamente. En las fotografías podemos ver que la Avenida del Cairo era campo, como la mayoría del Polígono de Levante. En la aérea de blanco y negro, a la derecha, se ve un bloque que existe en la calle Hnos. Juan Fernández y otro que hace esquina con Escritor Carrillo Lasso y Platero Pedro de Bares, junto a la calle dedicada al escultor Verdiguier. Luego para poder comparar tenemos la aérea de Google que nos permite ver el barrio actualmente, que no tiene nada que ver con las anteriores en blanco y negro, barrio que ha visto como muchos hemos desarrollado nuestros distintos proyectos familiares, que fueron en su momento de futuro ahora son de presente, casi pretérito ya para algunos. Las fotografías que son unas eventuales máquinas de tiempo, nos permiten hacernos una idea somera de lo que nos rodea dando para mucho, pero como para muestra basta un botón dejamos al lector que las investigue adecuadamente.

Fotografías vuelo de 1956 USAF, Cortesía de talleres Liborio&Godoy y Google.
Bibliografía del catastro de 1950.

domingo, 1 de septiembre de 2019

HOY LAS CIENCIAS ADELANTAN, QUE ES UNA BARBARIDAD.

Placa de Fragero con la carretera de las Ermitas y la Trocha

Mirando en una página del Defensor de Córdoba, del 13 de mayo de 1904, en la que buscaba la crónica de la subida real a las Ermitas, me encontré una bonita fotografía en la que se ve la casilla de peones camineros, la subida por la Trocha o Cuesta del Reventón (que no Cuesta de los Pobres) además de encontrarme con un anuncio de un antepasado de la saga de dentistas Casana, de conocido nombre en Córdoba, vi también un anuncio de un Doctor, parece que italiano, llamado Nicola Casile, que publicita que su preparado cura “infaliblemente la tisis en cualquiera de sus periodos”. 

Las Perlas de Casile

El anuncio de Casana

La verdad es que no hay nada nuevo bajo el sol. Menciona el anuncio que a cualquiera de los síntomas, tos catarro bronquitis etc etc. te tomas las perlas del Dr. Casile y ya está resuelto el problema, el malvado bacilo de Koch se acaba de momento. Luego, para qué se inventó la estreptomicina si estaban las píldoras Casile. Wikipedia nos dice del antibiótico que: “Fue aislada por Albert Schatz (19 de octubre de 1943) en el laboratorio de Waksman y bajo su supervisión, para la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey, en EE. UU. Aunque el trabajo de cribado de antibióticos en la Universidad de Rutgers fue iniciado por Waksman.” 


La satisfacción de León XIII despues de tomar el Vino Mariani

Siempre el remedio milagroso que hace rico al inventor, en un momento, sin duda, que los Estados no controlaban adecuadamente estos preparados. Ya vimos en otra entrada el uso fácil que se hacía de los opiáceos, y como era lógico, lo lucrativo que es vender bienestar a quien sufre. También la extracción química de las hojas del arbusto de coca “Erythroxylum coca” preparado que lo integraban infinidad de medicinas, incluso el famoso elixir o vino con cocaína que ponía a León XIII, Papa más cerca del cielo.

La crónica del Defensor de Córdoba mayo 1904

Que ventaja es poder consultar las hemerotecas y fototecas, cuyo indudable valor nos permiten conocer nuestro pasado cercano. Volviendo a la subida de las Ermitas, cita El Defensor de Córdoba, que se habían roto algunas lanzas de carruajes y como se quedaba en tierra el Marqués de Santa María de Silvela, lo llevó el director del periódico en su tiro de mulas por la Trocha corta, la que podemos ver en la fotografía, y llegó, como era lógico antes que todos salvo el Monarca y otro coche que llevaba al Gobernador, seguro que por aquello de no pasarse. Las ciencias adelantan y la Trocha o Cuesta del Reventón que permitió adelantar a la comitiva real.

Fotografías citadas
Bibliografía de Wikipedia y el Defensor de Córdoba.