domingo, 9 de febrero de 2020

EL APAGAR LA LUNA UN AMABLE PERTURBADO EN LA HUERTA DE LA REINA

La luna semi eclipsada (Foto Dreamstime)

La verdad es que yo no sé qué hacíamos mi amigo Juan Martínez y yo, por los sesenta del siglo XX, en la calle Goya esquina a Polifemo (hoy dedicada al médico Joaquín Sama), en la Huerta de la Reina -como me gustaba el nombre de esa calle que evocaba el de ese gigante al que Kirk Douglas -el centenario-, dejó ciego del todo al saltarle su único ojo y además le dijo que si su padre le preguntara, le dijera quien había sido el de la pedrada, que había sido Ulises hijo de Laertes rey de Itaca y Anticlea-. Seguro sería alguna búsqueda de amores determinados, o espera inmisericorde de las habituales. Pero a fuer de rebuscar en la memoria no lo sé, sería asunto de mi amigo.

Esquina Goya y antigua Polifemo (Google)

De lo que me acuerdo, además de la posición en la que estábamos, sin tener entonces gps, es que se nos acercó un joven, pero mayor que nosotros, y nos dijo que él podía apagar la Luna, que al final de la calle la enmarcaba majestuosa. Nosotros tan tontos le dijimos –¡Venga apágala!. Y él ni corto ni perezoso cerró los ojos y dijo -¡Ya está apagada! Claro llevaba razón, para él posiblemente perturbado estaba apagada, tenía el interruptor en sus párpados, y nosotros los listos, los normales, no dábamos crédito. Hasta un reloj parado tiene razón dos veces al día y este hombre usaba una de ellas.

Apagando la Luna (foto de Internet)

El autobús número tres de redondeado chasis, que venía del final de la carretera de las Margaritas, aún estaba condenada la isla de Figueroa y no llegaba a ella, nos hizo apartar de la calle. Cuando trabajé en la empresa de autobuses -aún no era pública-, años después, lo hice muchas veces en esa línea y siempre que pasaba por la calle Goya había una guapa peluquera en la puerta de su peluquería, que me hizo pensar si no es que no tenía trabajo, pero luego comprendí que tenía el horario cogido a la línea y se asomaba periódicamente a ver al cobrador. Puede resultar presuntuoso pero era así, lo comprobé subiendo en esa línea cuando no trabajaba en ella, y también cómo sabía que el cobrador susodicho, estaba en esa línea, porque se subía a primera hora de la mañana en la cabecera de la Plaza del Mediodía. Flashback acabado. 

El que dejó ciego a Polifemo y la guapa Silvana Mangano

Nos marchamos Juani Martínez y yo, para el barrio de la Judería pues la Luna siguiendo su curso habitual ya no estaba en dirección a Medina Azahara, el apagador oficial se había marchado y el motivo de la espera allí, que sigo sin recordar no se daba –lo de la peluquera guapa no era, porque tendrían que pasar lo menos treinta y cinco años-, aunque “que veinte años no es nada (o treinta y cinco)/que febril la mirada/errante en las sombras/te busca y te nombra…” como dice el tango “Volver”. No sé si por esa fecha otra guapetona de la Judería vivía en el bonito barrio de la Huerta de la Reina, y más curioso, mi amigo Martínez se mudó a ese barrio después. Cruzamos el viaducto y en nada estábamos en la Puerta de Almodóvar primero y después en la Judería.

Fotografías autores citados

9 comentarios :

José Mª Martínez dijo...

Me encanta el relato, pues recuerdo el protagonismo de la luna en esas preciosas noches cordobesas. Y además yo también me identifico con esas esperas a lindas hembras.
Gracias por compartirlo.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias José María, son cosas que quedan ahí en algún rincón de la memoria y surgen nada más que se toque un resorte determinado. Lo que pasa es que la memoria va flaqueando y se distorsiona en ocasiones. Un abrazo

Patxi Gerrikabeitia dijo...

Buenos días amigos. ¿Huerta de la Reina? ¿Huerta de la Reina? Me suena un montón, pero ahora no caigo. Bueno ya está bien el cachondeo. Es mi barrio. Allí viví en la calle Marqués de Guadalcazar hasta que me pilló la diáspora laboral. La peluquera se llamaba Mari. La peluquería estaba junto a Graficas Ortega y la pescadería de Julio, que es tío carnal del actor Fernando Tejero.
¡Qué tiempos aquellos! Anécdota, por anécdota. En la calle Goya esquina con Luis Ponce de León había un bar que se llamaba; bar Colombia. Era curioso el nombre porque la calle paralela era la calle Colombia.
En este bar vi la final de la Copa de Europa de 1964 En la que España gano a la URRS.
Al lado de este bar, esquina con Marques de Gualcazar tenía un taller de carpintería Juan Montero. El que luego sería un famoso Lutier de guitarras flamencas.
Este hombre es sus ratos libres hacia guitarras que se las probaba mi vecino Lucas.
La fama le vino con motivo de una visita que hizo el Cordobés al barrio y tuvo la buena idea de regalarle una guitarra.
Bueno no me enrollo más. Un fuete abrazo y muchísimas gracias.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Paco, lo que tú no sepas de esos años de tu barrio... La peluquería es más moderna que la que mencionas, y aunque el cambio de nombre de que te gusta a mí me sentó mal quitárselo a Polifemo. Bueno Paco, un fuerte abrazo.

Oscar Urquijo dijo...

Por alguna razón han venido a mí los versos de Pedro Salinas:
"Yo sí que sé dónde estoy,
mi ciudad, la calle, el nombre
por el que todos me llaman.
Pero no sé dónde estuve
contigo.
Allí me llevaste tú."

Yo nací en 1975 pero llegué a conocer los autobuses con conductor y cobrador, esos por los que entrabas por la parte trasera! Amado Nervo dijo de la Luna "ese lirio de plata"

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Óscar, tienes la edad de mi hijo Paco, que estuvo en Los califas y Juan de Mena. Preciosos versos. Un abrazo

UFA747 dijo...

These stories are truly incredible. Thank you for this information. เว็บบอลแจกโบนัสฟรี 2019

Paco Muñoz dijo...

UFA747, Thank you very much but they are real.

UFA747 dijo...

ThCruzamos el viaducto y en nada estábamos en la เกม เล่น บอล