domingo, 6 de febrero de 2011

TORREPAREDONES (I), PUERTA ORIENTAL

Folleto del yacimiento.

Después de la visita al castillo de Baena, procedía hacer la de Torreparedones. Desde la plaza de la Constitución, bajamos por las calles, Francisco López, Juan Valera, Llano del Rincón y subímos por la Avd. Cañete de las Torres que como su nombre indica, acaba o desemboca en la A-3125, Cañete-Baena, o Baena-Cañete, una vía normal de la red secundaria que salvo algunos destrozos de las pasadas lluvias está bien de piso, y que nos llevará a Torreparedones 22 kilómetros después.

Plano del yacimiento.

Pasado el valle del Guadajoz, en el punto kilométrico dieciocho hay un cruce y camino a la izquierda. Está regularmente señalizado, hay que estar atento pues te puedes pasar de largo. Es desde luego difícil pues el castillo lo llevamos viendo a lo lejos bastante tiempo. Después hay que pasar un tramo prácticamente de camino de tierra, que no llegará al kilómetro, o quizás algo más, entonces se inicia una pista alquitranada, estrecha -con un camión es difícil el cruce-, señalizados los bordes, que en cinco kilómetros nos lleva a lo que es el centro de visitantes, una nave acondicionada para ello, no sin antes haber subido unas rampas de cemento de un desnivel de un 15%, y haber dejado a la izquierda, en una curva, la Fuente de la Romana. Todo ello sin problemas dignos de mención.

Estado anterior de la puerta (Foto gentileza de Francis Vargas)

Llegamos al centro de visitantes. A la derecha del mismo existe una necrópolis con unas tumbas descubiertas hace poco. Muy amablemente te entregan un folleto y te dan una serie de instrucciones básicas: que no te salgas del camino trazado, etc.. El trazado es de fuerte pendiente, y fuerte bajada a la vuelta, por un pasillo de piedra picada cómodo, pero en algunos lugares molesto para los tobillos por su inclinación hacia un lado. Está todo perfectamente señalizado y  documentado.  

Estado actual de la puerta.

Como puede verse en las fotografías, una de ellas es del vuelo de los americanos de 1956, obsérvese lo que ha cambiado el cultivo de la zona, en el 1956 ni un solo olivo, en la fotografía de Google que será de 2005, cincuenta años después, la perspectiva ha cambiado notablemente, el olivo es el cultivo dominante, salvo en las zonas pedregosas posiblemente de la muralla.

Recreación virtual de la puerta.(foto de un panel)

Hay que decir que la antigüedad del yacimiento ronda por la Edad del Cobre, aunque no existen muchos vestigios de esa época. Parece que desde el siglo VI a.C. pasó a ser un poblado fortificado en altura, u “opiddum”, alcanzando su máxima extensión. La meseta que ronda la cota de los quinientos metros sobre el nivel del mar, se rodeó entonces de una fuerte muralla, que se reforzó con torres, cubriendo el emplazamiento una superficie de unas 10. 5 Ha, siendo entonces catalogada de ciudad.

Vista aérea de la puerta donde puede verse los muros en cruz (Foto del panel)

Fue conocido el lugar como Castro el Viejo o la Torre de las Vírgenes. Y parece que jugó un importante papel en la contienda Cesar Pompeyo. En 1833 se descubrió por casualidad, una tumba que contenía restos incinerados de unas doce personas de la misma familia, por las inscripciones grabadas en las urnas de piedra. La tumba es conocida como "Mausoleo de los Pompeyos". Este fue el punto de inicio del interés científico por el yacimiento, de investigadores nacionales y extranjeros.

Otra vista actual de la puerta.

Entre 1987 y 1993, se desarrolló un proyecto de investigación, por científicos de la Universidad de Córdoba y Oxford. Se excavó la muralla que circunda el yacimiento, documentándose ésta así como su técnica edilicia –perteneciente a las obras o actividades de carácter municipal, según el RAE- y cronología, que se dató por el 600 a.C., también se descubrió un templo ibero romano.

Lateral de uno de los muros.

El primer punto que te encuentras es la monumental puerta oriental de la ciudad. Parece ser que construida por el 600 a.C., en la época romana se agrandó y es la que tenemos hoy en día. Es una puerta monumental, flanqueada por dos torreones. Tienen en su interior unos muros en cruz, como puede verse en la fotografía aérea, que le daba una gran solidez a la maciza construcción, sobre la que hubo una segunda planta hueca.

Vista desde el interior se pueden ver los acerados.

El paso se efectuaba a través de un sistema de doble puerta, existiendo a cada lado unos pasos acerados elevados para las personas, mientras los vehículos y ganado lo hacían sobre la parte baja del pavimento. Parece que con motivo de las luchas citadas, ocurridas en la Roma republicana, su finalidad fue puramente defensiva, por los intensos episodios bélicos que tuvo que soportar la campiña cordobesa.

Otra vista

La realidad es que da una sensación de enorme fortaleza la citada puerta oriental. Es original su recrecimiento destacado de tiras de mármol, que separan lo antiguo de lo reconstruido, para no invitar a engaño, como parece es la técnica actual. Después de la puerta procede visitar el Santuario, pero lo haremos en otra entrada, una tercera al foro y mercado, y la cuarta al castillo medieval.

Vuelo americano de 1956, ni un olivo.

Conclusión: Interesante lugar, perfectamente acondicionado, con cuestiones mejorables desde luego, como todo, pero que merece la pena visitar, cuestión que se hace cómodamente. No es recomendable la visita en los meses estivales, pero en la primavera e incluso el otoño debe ser muy agradable la visita.

Fotografías: de la documentación del lugar; de Google; del fotógrafo profesional Francis Vargas y del autor. Vídeo del autor.

Bibliografía variada: del folleto y paneles del yacimiento y de diversas fuentes.

7 comentarios :

Diego Cardador dijo...

Paco, leí en varios sitios críticas sobre la reconstrucción de los torreones por el material empleado sobre todo. ¿Tú cómo los has visto?

Tiene una pinta impresionante y pensaba dejar pasar un tiempo para ir a visitarlo pero creo que el fin de semana que viene voy a intentar ir.

Hoy han hecho pública otra noticia sobre el descubrimiento de otra necrópolis romana (y lo que queda...)

Un saludo! Enhorabuena por los videos y gracias por acercarnos tu visita.

Paco Muñoz dijo...

Diego

Me parece que es mármol, en tiras, pero lo que pretenden es que destaque y se vea que no se pretende imitar nada. A mi en el fondo no me parece mal.

Respecto a la necrópolis la fotografié, bueno una tumba, pero no me dejaron hacerla de dentro, porque estaba tapada.

El conjunto es atractivo, luego desde la explanada del Castillo, en el yacimiento, tienes unas vistas maravillosas, si vas un día que haya llovido y la atmósfera esté limpia, ves media provincia.

Reitero merece la pena.

Ahora tengo preparado el Santuario, luego el foro y mercado y luego para el final el Castillo.

Saludos.

Guadalupe dijo...

Tenía ciertas ganas de ir, pero lo has pintado tan bien que estamos pensando una visita este fin de semana. ¡Espero tus próximas entradas!
Saludos

Maikol dijo...

Precioso, me ha gustado mucho. Espero poder ir pronto a conocerlo!

Muy interesante la observacion de los olivos...

Un saludo!

Paco Muñoz dijo...

No sabes lo que me alegro.

Un abrazo

BaenaCultura dijo...

Hola, Paco! Quiero que sepas que me encanta tu blog, y sobre todo esta serie sobre Torreparedones. Me encargo de los perfiles en las redes sociales del proyecto BaenaCultura, en el que se engloban elementos del patrimonio de Baena como el Castillo o Torreparedones, y si no tienes inconveniente pondremos enlaces a tus artículos en nuestra página de Facebook (www.facebook.com/baenacultura) y en nuestro twitter (@baenacultura).
Un saludo y enhorabuena por el trabajo.

Paco Muñoz dijo...

Asun

Sin ningún problema. Muchas gracias por tus palabras y enhorabuena por vuestro trabajo.

Un saludo