miércoles, 22 de mayo de 2019

GRABADOS DE CÓRDOBA DE HENRY SWINBURNE

Grabado de Córdoba 1775 Henry Swinburne

Hoy me ha llamado la atención un grabado de nuestra ciudad del siglo XVIII, de uno de los románticos viajeros, de los muchos que visitaron esta ciudad en esos siglos. Es verdad que Córdoba dejaba mucho que desear en cuanto a ciudad, pero sus monumentos, que toda la vida han estado ahí, con mayor o menor cuido, siempre han levantado admiración de los viajeros. Hoy toca este inglés culto.

Henry Swinburne

Henry Swinburne nació en Inglaterra de familia católica (1743-1803). De joven fue enviado a estudiar a Europa, concretamente a París y Burdeos y a Turín. Llegó a dominar francés e italiano además del inglés vernáculo suyo. Hizo literatura y arte. Cuando se casó vivió en Gran Bretaña pero como estaba medianamente acomodado se dedicó a viajar con su esposa. Vivió un año en Burdeos y en 1775 paso los Pirineos e inició un viaje por España, invitado por Sir Thomas Gascoyne. 

Plano de la España recorrida

De ese viaje por el este de España, Andalucía, La Mancha, Madrid, Burgos… surgió un libro que se llama “Travels Tour Spain in the years 1775 y 1776” (Londres 1779), este libro estuvo ilustrado con múltiples grabados suyos. Recurre a diversa documentación para ampliar datos sobre los sitios recorridos. Laborde tradujo al francés el libro y durante mucho tiempo fue uno de los libros de viajes más famosos de su tiempo. Luego recorrió Francia Italia y las dos Sicilias, 1777-1778, y publicó de sus experiencias "Travels in the two Sicilies" (Londres 1783-1785) que también tradujo Laborde al francés. Luego visitó Alemania, Austria y Bélgica. Volvió a Gran Bretaña por poco tiempo.

Interior de la Mezquita

Muro este de la Mezquita

En la mayoría de los lugares fue bien recibido. Conoció a María Antonieta y frecuentó la corte de Versalles 1786 y 1788. Su hija se casó y el matrimonio lo llevó a la ruina familiar. Trató de negociar un intercambio de prisioneros en París y fracasó (1796-1797). En 1801 partió para la colonia de Trinidad y falleció poco tiempo después en 1803. Los grabados sobre Córdoba son de su libro de viajes citado. Murió con sesenta años y con un kilométrico bien cubierto.


Grabados del libro citado
Bibliografía de Wikipedia

lunes, 20 de mayo de 2019

LA CÓRDOBA DEL PASADO Y DE LAS ORDENES RELIGIOSAS

Iglesia de María Auxiliadora (Foto Lolo Córdoba)

Lolo Córdoba, a quien no tengo el placer de conocer personalmente, pero estoy seguro tiene una de las mejores fototecas de fotografía de la ciudad, además de un conocimiento innato de la misma, en la página de Facebook, Historia de Córdoba en Imágenes, de la que soy uno de los 2200 miembros que la componen, que creo administra Antonio Moreno -quien más sabe de cine rodado en Córdoba, entre otras cosas-, publicó una fotografía de la Iglesia de María Auxiliadora, que da nombre a la calle donde se ubica y más conocida por la de los Salesianos. La fotografía es llamativa por estar el edificio muy cargado arquitectónicamente con unas balconadas de columnas, que no tienen nada que ver con la imagen actual de hace dos días. 

Fachada actual

En las dos fotografías vemos cómo va cambiando la imagen de los edificios de la ciudad sin que nos demos cuenta. La de cosas que aprendemos, por lo menos yo, en esas máquinas del tiempo, de detener momentos, de robar otros, que es la fotografía. Las generaciones venideras tendrán un gran volumen de información que nosotros no tenemos por no estar en nuestra infancia la fotografía socializada y pertenecer ésta a clases privilegiadas. Bienvenida sea. A raíz de la foto surgen las preguntas: ¿Cómo se implantaron aquí esas órdenes religiosas? 

Plano de 1811, aquí señalan diez torres

De la web salesiana: “En efecto, en 1901 surgió la Fundación Salesiana de Córdoba en la popular barriada de San Lorenzo y en la demarcación parroquial del mismo nombre. Fueron promotores de la Fundación D. Mariano Amaya, Párroco de San Lorenzo, y D. Francisco Romero, celosisimo sacerdote que hizo posible la compra de la teneduría y huerta de la calle Mayor de San Lorenzo, nº 168, para sede de la obra salesiana. Los Salesianos llevaban ya en Andalucía veinte años enviados por el mismo fundador San Juan Bosco. Cupo a Utrera la suerte de ser la primera fundación salesiana en nuestra patria.”

Plano de Casañal, 1884, aquí solo se ven cuatro torres.

Si observamos los diferentes planos de la ciudad lo comprenderemos mejor. Planos de 1811 de los franceses y 1884 de Casañal, en el primero la calle se llama Real de San Lorenzo y en segundo Mayor de San Lorenzo. Extramuros estaban las huertas de; Cerradilla, La Torrecilla, La Viñuela, Leal, etc. de algunas ha quedado el toponímico para nombrar algunas calles o avenidas actuales. 

Plano de 1900, muy parecido al de 1884

La Torrecilla y Cerradilla, según el plano de Casañal, formaron parte del terreno adquirido. Pasado el tiempo la calle Mayor de San Lorenzo, cambia de nombre y se viene a llamar María Auxiliadora. Y pasado más tiempo aún, prácticamente en nuestros días, una gran operación inmobiliaria hace que la orden venda casi la mitad de sus terrenos de los que surge una inmensa barriada. 

Vuelo USAF de 1956, aún quedan huertas

El plano catastral referido al colegio, dice que la extensión actual es de 20.109 m2 de extensión y 21.377 m2 construidos, distribuidos en diversas parcelas: 6.720 m2 de uso deportivo; 488 m2 de uso religioso; 12.455 m2 destinado a la enseñanza y 1.714 m2 de obra urbana interior. Como se puede ver la iglesia de la fotografía tiene 488 m2 catastrales. 

Vuelo actual, a la derecha la barriada

Catastral

Estos son los datos de la parcela actual. La muralla de la ciudad está representada en los planos con cuatro torreones en la fachada a las huertas, que están totalmente desaparecidos, así como la mayoría del paño de la misma, salvo el tramo que va desde la Plaza del Gamo a Ronda de la Manca, que tuvo la suerte de subsistir. 

Fotografías del autor, de Lolo Córdoba, del Catastro
Bibliografía de la web de Obra Salesiana.

domingo, 19 de mayo de 2019

PASEO POR EL CERRO DE LA COJA

Restos de la Córdoba Copper desde el Cerro de la Coja

Una temperatura digna de que se quedara todo el año, primaveral, y un lugar maravilloso, el sitio histórico de Cerro Muriano, con las cautelas de que está compartido con Obejo. He subido con la idea de ampliar la nueva sala del Museo del  Cobre, y sus incorporaciones, pero estaba cerrado por obras. Como tiene uno el honor de ser amigo del director, le he elevado una consulta y me ha dicho que pronto se podrá visitar. Cuando la inauguración de la nueva sección dedicada a la Electro, días pasados, para no perder la costumbre, no puede estar por problemas, en esta ocasión de la bruja averías, que pasó por la casa y nos dejó sin frigorífico. Otras veces son cuestiones de la edad que pone también sus pegas.

Panel del Cerro de la Coja

Panel del Sitio Histórico

Eso no quita que, si no se puede visitar el Museo no se puedan admirar los alrededores, y eso he hecho, dar un paseo por la zona del Mirador, Pozo de Levante y Aljibe. Ver cómo han talado parte de la vieja higuera del camino, y como se te pierde la vista en el horizonte noreste y este, sin olvidar el sur con Torreárboles. Un horizonte muy hermoso y verde. Intuyes en él la zona del pantano de Guadalmellato y sus contornos. Unas tímidas nubes en un intenso cielo azul de las once de la mañana, y a lo lejos una columna de humo que no pude precisar que era, en principio pensé que era una industria que siempre está echando humo, camino de Úbeda, pero no sé. En el fondo, brumosa, está Sierra Mágina.

Área del pozo de Levante

Desde la higuera el sur y Torreárboles

Por el otro sector, los restos de lo que fue la explotación de la Córdoba Copper Company Ltd., que tan bien detalla Fernando Penco en su libro “Historia de la Minería en Córdoba, Cerro Muriano-Sitio Histórico”, en cuya portada podemos ver una familia anglosajona, pueblo que por todo el mundo han sido los depredadores protegidos de gobiernos, en el nuestro incluso a costa de la vida de muchos españoles, y me estoy acordando del "Año de los Tiros" en Río Tinto, por ejemplo. Y si nos vamos a los países de Oriente Medio, para que contar, la de estados fallidos que ha dejado, la famosa política de cañoneras, de la que ha tomado el relevo otro rubio, también depredador profesional.

La higuera

Aljibe del Cerro de la Coja

Siempre los restos de la factoría, me han traslado con la memoria por su parecido, a construcciones de civilizaciones americanas, del sur, en las que los depredadores, en este caso, fueron morenos de la península ibérica y católicos apostólicos, para no perder la costumbre del abuso de los fuertes sobre los débiles y del expolio de los pueblos. No sólo sus riquezas expoliaban, sino su cultura y creencias y modos de vida. 

 Horizonte noreste

Los “gendarmes” actuales dicen que tratan de democratizar los países, y ya se ha visto en Afganistán, Irak y Libia por poner tres ejemplos, la democracia que han dejado, además de miles de seres humanos a los que quitaron su vida. Todos los países con petróleo o con opio no se les olvide, a Haití no van ni les preocupa, ni a Yemen. O como dejaron los anglosajones, de su graciosa Majestad, en quitado el problema Palestino, o como han destruido un país que era la Suiza de Oriente Medio, que era Líbano.

Hacia el este

Pero trataron de evangelizar, aunque a los “rubiascos” eso no les interesaba mucho, por ser menos papistas que los morenos, y más prácticos en el expolio. En América del norte a sus pobladores en lugar de evangelizarlos -los rubios de allí-, los mandaron directamente a pueblos enteros a las praderas de Manitú, y los que quedaron los encerraron en las reservas hasta que las enfermedades de la civilización occidental o el alcoholismo acabaran con su estirpe. Todo ello a los sones de trompeta del 7º de Caballería yanqui y las palmas de la chiquillería, cuando iban a matar a los que en realidad eran los buenos, en la filmografía del asesinato y expolio de los pueblos indios. Como manipulan los de siempre la historia. 

La "Córdoba Copper Company Ltd." y Torreárboles

Al final la indignación me ha traslado a América, cuando aquí las riquezas las han estado sacando del territorio desde tiempo inmemorial, distintas civilizaciones, bueno los listos de esas civilizaciones, y luego al final los citados más arriba. La perspectiva de la fundición vista ahora, hace pensar que debió de ser impresionante en su tiempo. Pienso que todo ese patrimonio industrial, que está ahí, no tiene la protección que debiera. 

Los restos de la factoría

El libro de Fernando Penco

Pero es la tónica habitual. Esperemos que las asociaciones ciudadanas de Defensa del Patrimonio Industrial que están surgiendo y otras que existen, con su presión, hagan a los políticos y a las instituciones ponerse las pilas. Merece la pena que no se pierda el valor patrimonial de estos restos y se sepa cuánto costó al pueblo, en este caso andaluz, y cuántas fueron las migajas que recibió a cambio. 

Argiope lobata, preciosa

Siempre los malos recuerdos hacen que un hermoso paisaje parezca que es menos bello, y es muy difícil abstraerse a ello, lo siento mucho. Cuando miras a las minas, te imaginas el sufrimiento, las penas y la muerte de muchas personas, en este caso para que se enriquezcan otras que, siempre son una minoría. En otra fotografía del horizonte noreste, se intuyen unos yacimientos a cielo abierto a los que nos llevó Fernando Penco, posiblemente de época tartésica, seguro que romanos. Otros, que sin ser rubios, también se llevaron lo suyo de Andalucía. 

Fotografías del autor

viernes, 17 de mayo de 2019

FLAMENCO ARQUEOLOGÍA DE LO JONDO, ANTONIO MANUEL, CASA ÁRABE

Portada del libro

En el marco incomparable de la antigua Casa Mudéjar, que fue sede del Museo Arqueológico y hoy lo es de la Casa Árabe, y dentro del programa Noches de Ramadán, se celebró ayer con un lleno hasta la bandera en su primer patio, el evento titulado “Flamenco, Arqueología de lo jondo”, a cargo de Antonio Manuel, amenizado por la Banda Morisca, cuyos componentes fueron: José María Cala al cante, José Cabral (oud o Laúd árabe ), Belén Lum (violín) y Carlos Llave (Guitarra). La hora y cincuenta y dos minutos que duró el espectáculo cultural pareció apenas nada. Abrió el acto Javier Rosón de la Casa Árabe y pronunció unas palabras. Después se desarrolló el hermoso acto, la palabra de Antonio Manuel era entusiasmo y poesía que, junto con el cante y la música, configuraba un completo deleite.

El autor antes de comenzar

 Javier Rosón de Casa Árabe

Cuando finalizó el acto Conchi y yo nos miramos y sólo acertamos a decir, casi al unísono, ¡Qué cosa más bonita! ¡Qué pasión le pone Antonio Manuel!, ¡Qué delicadeza! ¡Que cantes y que músicos! Y que orgullo sentirnos herederos de “los otros”. Sin darnos cuenta nos trasladó el poeta conferenciante, con su cariño y sentir a los albores del Califato y posteriores años, de conquista y obligada desmemoria. Nos llevó por los vericuetos de los recuerdos magmáticos, seguro que marcados en la espiral del ADN andaluz, para comprobar como con el flamenco se han saltado prohibiciones y genocidios de la palabra.

Una vista del público

Público hasta en el escenario

Diez intervenciones de Antonio Manuel, diez cantes jondos de “jondura” andalusí, de penas y alegrías, de rescoldo de civilizaciones anuladas en los libros de historia, de “falah mankut”, de campesinos tristes, de flamenco. Hace muchos años, bastantes más de los que yo quisiera, leí un artículo referido a esta acepción de la palabra flamenco, y que la definía el autor como el cante de los campesinos tristes, luego derivada por muchos caminos de penas negras. La enorme similitud de los cantes jondos y menos, con los que aún perduran en el norte de África, con sones y modismos que se han mantenido inalterables a lo largo de muchos siglos, a pesar de los pesares. Es maravilloso.

Belén Lum, José Mª Cala, y Carlos Llave (Foto Casa Árabe)

Carlos Llave y José Cabral

José María Cala

Que noche más hermosa, que manera de sentirse uno orgulloso de su pasado, a pesar de que éste se trata de borrar y anular por el sistema que lleva 527 años intentándolo y casi consiguiéndolo. Habló Antonio Manuel como se ignora a grandes pensadores de ese tiempo, a inventores que lo fueron más si cabe el que el genial Leonardo, a científicos, a filósofos, todos de "los nuestros". Recuerdo cuando estudiaba la carrera de derecho, una pregunta que le hice a un famoso catedrático: ¿Por qué el derecho español bebió del derecho romano, y se quedó al final con él y con el germánico, ignorando los ochocientos años árabes y sus leyes? No me dio una contestación porque seguro no la sabía. Pero es verdad que ese es otro motivo más de la anulación de la historia de los pueblos.

Antonio Manuel

Belén Lum

Aplausos finales

Agradecimientos

Moriscos, gitanos, negros curros, andaluces todos más que los blanquitos conquistadores, su vida, sus “duquelas”, sus amores, su dios, que en el fondo es el mismo de todos los monoteístas, incluso sus diosas vírgenes, Hasta el nombre de las poblaciones, por la meseta y más arriba se llaman;  Aranda del Duero, Ribera del Duero, Miranda del Ebro, Alcalá del Ebro, y por aquí se borra el nombre del río grande Guadalquivir, y sus pueblos se llaman, Almodóvar del Río, Palma del Río, Lora del Río y Alcalá del Río, y aunque pensándolo bien, en positivo, el río no puede ser otro que el padre de Andalucía, el más grande que sin nombrarlo se sabe cuál es, no hace falta decir su nombre. Conclusión, una verdadera maravilla de acto. Es muy importante el libro, para ampliar conocimientos.

Desde arriba (foto Casa Árabe)

Programa e interpretes

VÍDEOS DEL ACTO













Fotografías, vídeos y audio del autor, dos de Casa Árabe.
Bibliografía del libro

martes, 14 de mayo de 2019

INDIGNACIÓN DURANTE EL PASEO POR EL PATRIARCA

Trazado de Wikiloc las señales corresponden a las fotos

Hoy paseo por el Patriarca, más temprano para evitar la subida de la temperatura que se presenta a media mañana. Gran indignación por la falta de civismo de una serie de indeseables que disfrutan del campo pero dejan toda su mierda en él, cuando deberían llevársela a su casa. Seguro que su madre, o esposa, no le permite que en el salón de la casa, o en el patio si lo tienen, dejen porquería, pues en este caso el Patriarca esa joya que tenemos los cordobeses a nuestra disposición para nuestro disfrute, a unos minutos de casa, es nuestro patio y como tal debemos tratarlo.

 Zona como debe ser



Zonas de porquería

Cuando comienzas el paseo con indignación, mal puede disfrutarse, por mucho que el campo esté precioso, que un rebaño de ovejas limpie la zona de hierba que luego adentrado el estío sea yesca, que te encuentres a una amiga que hace mucho tiempo no veías, y le cuentes tus penas, Que hables con el pastor que ayer estaba en la casa del Peón Caminero, (carretera de las Ermitas, antiguo Camino de los Lagares, que no Cuesta del Reventón, imposible cambiar a la gente, tenemos la experiencia de las falsedades sobre Podemos y Venezuela), y veas la voluntad de este trabajador campero de hacerlo, a pesar de estar laringectomizado. Siempre y de todo el mundo aprende uno muchas cosas.

 Lugar donde estaba el desaparecido cortijo

Arriba las Ermitas

Explosión de verdor a pesar de la sequía

Al fondo Santa Ana de la Albaida, urbanización

He visitado varias canteras abandonadas, una la señalan en los planos como si fuese una edificación, y la verdad es que lo parece. Anoche miraba el plano de Cancillería de Granada, sobre la conducción de agua a la Arruzafa, y el Patriarca la surtía y bastante, líquido que aún llega a algunos lugares, a la vez que trataba (es una fijación de siempre) encontrar el lugar exacto donde tomábamos el agua del Cañito Bazán, cuando íbamos de perol. Hoy todo está bajo las edificaciones. Entonces no dejábamos porquería en el campo, no había plásticos, el vino y el agua iba en damajuanas, por lo que no se tiraba nada, y el desecho, o se quemaba en el rescoldo si habías hecho candela, pues muchas veces era de fiambrera, o te lo traías o enterrabas.

La cantera que en el plano figura como una casa

Empinada subida

Santa Ana de la Albaida desde más altura

Una vista del poniente de Córdoba

Hoy es distinto, la insolidaridad es casi absoluta, los porcentajes de incivismo son altísimos, similares a los de incultura de toda índole, ya vemos los resultados electorales a contra corriente. Pero es incomprensible que esas personas quieran volver al sembrado de mierda que han dejado ellos u otros, igual de cerdos, para seguir disfrutando -nunca mejor el apelativo de cerdos/as pues los hay de ambos sexos-, en el muladar que han creado. Increíble e inadmisible, y mucho más si son familias con menores, que pueden jugar con algún preservativo abandonado creyendo que es un globo, porque los usuarios no lo han depositado en una papelera, esto es muy normal además de las toallitas, porque eso sí, limpios genitalmente sí son.

Hermoso pedregal

Un lugar similar geológicamente al de Nublos en Hornachuelos

 Una cantera 

Como pueden ver la indignación no cesa y se irá diluyendo poco a poco. He echado de menos a ilustres, como José Luis Reyes, Rafa Tamajón o Joaquín Reina, con los que aprendes siempre cosas relativas al entorno, enciclopedias vivientes de sus ámbitos. Hace unos días y no pude asistir, lamentablemente, se celebró un evento de datación de especies vegetales y animales, un maratón de biodiversidad o “Bioblitz”, por la Sociedad Cordobesa de Historia Natural (Socohina) “29 participantes de diversos perfiles muestrearon durante 4 horas solo una parte de este espacio natural situado a las afueras de Córdoba, detectando 210 especies, 60 de plantas, 78 de insectos, 33 de arañas y 32 de aves y 7 de otros grupos taxonómicos.”, vamos una maravilla a pesar del ganado “porcino”.


 Parte del rebaño

Sin echar mano de lupa, veo a Antonio Suárez, Rafa Tamajón, José Luis Reyes y José Luis Recio, además de otros compañeros/as participantes en el Maratón de Biodiversidad de Socohina

Demostrado el valor del Patriarca, y la lentitud en actuar en el mismo para preservarlo, para vigilarlo, por nuestros gestores municipales, y los organismos de quienes dependa. Es tan fácil una visita de la autoridad al perol o reunión campestre, toma de matrículas o DNI, para luego pasarles una "participación de navidad", caso de que en la visita posterior comprobatoria no se haya observado la limpieza correspondiente. Eso es facilísimo, solo debe haber la voluntad política adecuada. Si la persona que va a disfrutar del campo, recoge sus restos no tiene nada que temer, si es al contrario, la próxima vez no ensuciará. Y no es un ayuntamiento policial, sino preventivo. Más vale prevenir que curar.
Fotografías del autor y una de SOCOHINA