lunes, 4 de noviembre de 2019

EN BUSCA DEL VOLCÁN DE SIERRA ELVIRA QUE NO ES

Sierra Elvira desde Albolote

Siempre me ha llamado la atención Sierra Elvira, su brusquedad desde el valle del Genil, de los quinientos metros del valle fértil del Genil, a la cumbre del Piorno de 1099,  uno de los morrones que determinan ese perfil. No he podido encontrar una definición clara de que significa morrón, pero en la terminología serrana o de montaña figura en muchos topónimos. Pero no la he encontrado. Pudiera referirse a alturas pero en un lugar me habla de romas y alomadas. Lo cierto es que Sierra Elvira, de mi cincuenta por ciento hematológico, y otras vivencias que nunca se podrán olvidar, incluida la de mi matrimonio, forma parte también de mis neuronas, y afortunadamente estas aún están ahí.

Minutas 1870

Raster 1ª Edición

Mi padre tuvo una etapa de su vida que pidió excedencia en su trabajo y marchó un tiempo a su pueblo con el fin de ayudar a su hermano Antonio a reflotar la Tahona del abuelo Antonio Muñoz Peña, que ya de por sí estaba en la cuesta abajo por una segura que deficiente gestión. Vivimos en el pueblo, en Pinos Puente, unos meses, mi hermana a la que le llevo cinco años empezó allí a dar sus primeros pasos, por lo que andaría el año 53 del siglo XX. No puedo recordar si el abuelo ya había muerto y si ocupamos su casa durante nuestra estancia, porque mezclo distintas visitas a Pinos. En la de al lado vivía un sombrerero al que admiraba como artesanalmente construía todo tipo de sombreros.

Raster actual de Sierra Elvira

Perfil geológico de Sierra Elvira

Las cabras en rebaño eran ordeñadas en la puerta de las casas y la leche no podía ser más fresca, bueno fresca… aún con el calor corporal del animal te la echaban en la lechera. Los olores característicos del campo eran los que se sobreponían al de la colonia que tu madre te ponía cuando te peinaba, a mí me gustaban más los del campo. La primera vez que estuvimos en Pinos mi familia vivía entonces más arriba del pueblo, y por la pequeño ventanuco de la habitación, no tenía categoría de ventana, la visión que se me presentaba eran las chimeneas humeantes de las modestas casitas del Barrio de la Virgen al otro lado del río Cubillas, humo que por esas fechas poco podría colaborar en la alimentación de sus habitantes. Todo ello era como una estampa de nacimiento, enmarcado en Sierra Elvira. El sky line del horizonte cercano era siempre Sierra Elvira.

En el centro la calle Barrionuevo donde estaba la Tahona

“De la estación a la tahona había poco recorrido. La calle donde estaba la tahona era una calle terriza, rectilínea en la que al fondo se veía majestuosa la montaña del Piorno, un antiguo volcán como decía mi padre, que tenía en su cima unas grietas dónde tiraban cuando pequeños,  aros de hierro o piedras y no se oía llegar al fondo, dando una imagen sonora de gran profundidad. Mi primo Antoñito, de mí “chacho Antonio” –el diminutivo “ito” era una cosa a la que había que irse acostumbrando, y el “chacho” significaba tío- tenía un dibujo con la calle y el Piorno de Sierra Elvira al fondo. Antoñito fue legionario, y luego marchó a Francia a trabajar, y en la vuelta fue asesinado en el ferrocarril. Nadie pudo ir a su entierro, el gobierno del General Franco le impidió a su padre ir al entierro de su hijo. Éste había sido republicano, y lo fue hasta su muerte desde luego, pero se lo impidió el susodicho treinta años después de la finalización de la guerra.”

Zona del cuartel y polvorín de Sierra Elvira

De Sierra Elvira me contaba mi padre muchas leyendas, el subir a la sierra de niño y tirar por la Raja Santa sus aros metálicos de juegos y la tardanza en escuchar la caída, lo que denotaba la profundidad de la misma. Luego hace pocos años un buen amigo Emilio (Vértice), deportista de élite, me comentó que había entrado en esa sima, cercana al balneario de Sierra Elvira, que veíamos cuando hacíamos el recorrido en tranvía, de Graná a Pinos y pasábamos por los polvorines del cuartel que allí había, que lo definían las chimeneas o casillas en la ladera, de lo que imaginaba eran subterráneos excavados en la roca para guardar las municiones. También me acuerdo cuando con mi padre en su bicicleta me llevó a ver la construcción de la presa del pantano de Cubillas, por Caparacena, y me dieron miedo las casas debajo de la presa, del poblado de los trabajadores, recuerdo el camino a orillas del río Cubillas y las presas en media luna del mismo, muy características de allí. Y como, en otro paseo, otro río, el Velillos, que venía de arriba allende Olivares y Moclín, estaba helado totalmente y se podía pasar por encima.

Escalinatas de la gruta (foto Paisajes del Agua)

Todas esas historias, imágenes y comentarios acababan siempre en que Sierra Elvira era un antiguo volcán, no tan antiguo porque parecía a veces que tenía hasta fumarolas. Las fumarolas eran procedentes de las corrientes termales que andaban por su seno, de las que se alimentaba el Balneario y que conocí después. Pero si a todo ello le sumamos que en el 1956 hubo aquí un terremoto que fue el de mayor magnitud que había habido en España -el de Lisboa de 1755 fue en Portugal-, cuyo epicentro estaba por la zona, más todavía el tema del volcán se arraigaba. Pero mi gozo en un pozo, al igual que los desengaños de diccionario con Chocho= Altramuz, o Polla= Gallina Joven, un artículo científico me demostró que de volcán nada, era un formación de aluvión creo que decía.


Preciosa foto de Sierra Elvira y lamento desconocer el autor

Por lo tanto el pueblo de mi padre no tenía un volcán, como ese que veíamos en las primeras películas en tecnicolor, con ríos de lava, allá por los mares del sur. Tiene que hacerse uno fuerte a los desengaños, que se van sumando uno tras otro y nos va modificando nuestro agradable y aventurero y onírico pasado,  que modelábamos a nuestro gusto, para adaptarlo a un presente que no es como quisiéramos, cada vez menos sueño y más realidad y dolorosa. Ese pasado de tranvía romántico, de espesas alamedas de chopos, de secaderos de tabaco, de esos picos de Sierra Elvira sobresaliendo entre las nubes, lo rompía al final un frío artículo científico junto a los sueños infantiles, y no era un volcán como me decían mi padre y otras personas.

Raja Santa

Los picos de la Sierra Elvira, son el Piorno, 1083 m.s.n.m., de la otra cima no conozco el nombre, de 1075. El Morrón de Enmedio de 1099 m. y el Morrón de la Punta de 1049 m. Luego más al norte pasada la Hoya de la Cuna Alta, un valle en los 800 m. tiene cuatro alturas de 875 m. dos, y las otras dos de 827 y 848 m.. Por el sur, pasado el collado de Ventanas, también por los 800 m. están el Peñón de Ventanas y la Hoya del Rey encima del Polvorín y el Balneario, Como el valle del Genil es llano, en la cota de los quinientos metros y las altura citadas de casi mil cien, hay una diferencia ostensible de casi quinientos metros y quedaba recortado siempre por la nieblas del valle. Pero aunque los geólogos no lo consideren un volcán, rompiendo sueños infantiles con su sentencia, tiene Sierra Elvira méritos más que suficientes para serlo, como Montilla para ser la capital de España.

AÑADIDOS ENTRAÑABLES

Mi querido amigo Leandro Jimena me dice lo siguiente: “Mi familia como sabes es ‘granaina’, mi padre era atarfeño, mi madre motrileña y en el Balneario de Sierra Elvira mi abuelo materno Leandro Fernandez Osuna, era el médico del centro y allí conoció a mi abuela Luisa Castanys de la Torre, que había ido a tomar los baños y tomó marido, allá por los años 80 del siglo XIX, mi abuelo era de Palenciana (Córdoba) y el ambulatorio de allí se llama ‘Fernández Osuna’, ya ves que es natural que tu escrito me trajo a la memoria recuerdos imborrables, gracias por ello” Estas cosas son el mejor premio por la publicación en el blog. Mi amigo Leandro excelente endocrinólogo, tiene 92 años.


Y por otro lado mi prima Gracia de Pinos Puente, me dice: “Hola primo espero que te encuentres mejor. Toda esa historia de Sierra Elvira es verdad yo he estado hace muchos años y había grietas que no te podías arrimar de la calor que salía. También allí había unas resculizas que se llaman los caballitos del rey. Un abrazo muy grande para todos” Le pregunté: ¿Qué eran resculizas prima? "–Pues unas piedras grandes que nos servían de toboganes." Haciendo un alarde personal de buscar una etimología de la palabra deduzco “res” de resbalar y “culizas” la parte donde la espalda pierde su noble nombre por la caliza. 

Pinos Puente (Granada)

Fotografías de Internet unas he podido citar su autoría otras no y mapas de la pagina http://javier.jimenezshaw.com/mapas/

sábado, 2 de noviembre de 2019

UNA SUBIDA CIENTÍFICA A TORREÁRBOLES EN EL DÍA DE TODOS LOS SANTOS

Torreárboles, vertiente sur

Ayer me armé de valor y previo compromiso con mi admirado amigo Rafa Tamajón, decidimos subir a Torreárboles al que curiosamente él no había subido. A su vez le hacía caso a mi amigo Leandro Jimena. Pero mira por donde la alegría fue superior cuando me dijo que subirían con nosotros otros dos amigos, que él suponía yo conocía y claro que sí, Miguel Ángel y Ramón, así que el grupo estuvo formado por dos biólogos, uno también geólogo, un poeta de categoría y un aprendiz de todo y maestro de nada. Un verdadero lujo de verdad, fue un disfrute del lugar, del campo, del paisaje, de las especies que les llamaron la atención, tanto vegetales como animales, en suma de sus conocimientos. 


Vertiente del arroyo Pedroches

Una foto de aventureros de 1962

Ramón y yo nos entretuvimos en hablar de literatura, de su próximo trabajo en salir a la luz pronto y de algunos personajes muy sui generis, y cuando acordamos ya estábamos en el techo del municipio, los 692 metros sobre el nivel del mar en Alicante, hoy, mañana no sabemos, como lo acredita la foto de ritual en el vértice geodésico, con azulejo de una virgen y otro con verso para recordarnos, vamos para que no se nos olvide, que estamos no en la zona que fue de los Marii, explotadores mineros venidos a menos por subir estratos y hacer sombra al de la corona de laurel de turno, si no en la tierra de María Santísima, en esta ocasión en la advocación marinera de la Virgen del Carmen, que da igual pero no pega. Eso sí con flores de plástico.

Otra de aventureros de 2019 57 años después a la anterior

Iniciando la subida desde el camino de Capellanía
(Foto Tamajón)

Nos acompañó un valiente perrillo de Miguel Ángel que se llama “Hache”, digo perrillo porque es pequeño de talla, y valiente porque le hizo frente después y provocó a un sr. pastor alemán falso, por la uñita de las patas, que hacía, calculo yo, por ocho o diez Haches. Todos los pequeños son provocadores en la naturaleza, y en el género humano hay algunos bajitos con mucha mala leche y hasta criminales, como un par del trío de las Azores, otro ahora en Mingorubio, y algunos más que conocemos todos. Sufrimos, como motocicletas no sé de qué disciplina porque no entiendo, colaboraban en el deterioro del sendero que en ese tramo, por mor de la usurpación de Villa Alicia, es el GR48.


Durante el trayecto (Fotografías Tamajón)

Mis limitaciones no se acrecentaron y aprendí como siempre que se sale con científicos muchas cosas. Desde especies vegetales como he dicho, distintas mariposas, e incluso una polilla que después de fotografiarla la volvieron a dejar debajo de su piedra en un lugar que pudiera seguir su ciclo. Por rizar el rizo un compañero se guardó un plástico con unas instrucciones de algo que a alguno se le caería, por ser magnánimo, para depositarlo después en un contenedor adecuado. El paisaje de 360 grados de la cima es hermoso -echando mano de una frase de mi niñez, “a to meter”-. Todas las vertientes de los grandes arroyos de la zona, algunos aprendices de ríos, partían de allí para ser fieles a sus cauces que es cuando desembocan en los hermanos mayores.


Más del recorrido (Fotografías Tamajón)

Cortijadas como: San Enrique; Las Albarizas; Santa Sofía o Salmerón, Santo Domingo, Los Porras, Huertas de Cabra, Los Pradillos, Valdegrillos, la Armenta, Los Velascos, San Cebrián el alto y el Bajo y saber que están pero no se veían Las Pitas, la Alcaidía, Orive, Jesús y María, Los Porras, Villares y muchos más en la vertiente sur porque en la norte tenemos la hermosa barriada de Cerro Muriano, los acuartelamientos del Euroejército, Villa Alicia, y un horizonte de Chimorra, Cerro del Sordo, Sierra del Castillo, etc. y más al oeste los impresionantes Riscos del Guadalnuño y los de Vera, incluido Pedro López y Castripicón, sin olvidarnos de la cuenca del Guadalmellato y aledaños.


Ya arriba del todo, Hache siempre en el encuadre 
                              (Fotografías Tamajón)

Un extenso anecdotario hizo muy llevadera la subida, así como las múltiples paradas pedagógicas, que permitían a mermadas facultades, las mías, recuperarse bien. Una temperatura adecuada más bien primaveral que otoñal, que me ha hecho pensar que culpar anoche a los padres de Greta Thunberg, una pelotuda señora argentina, del cambio climático, o es estar ciega, o tener eso que hemos mencionado de los pequeños. Salvo que haya otros intereses bastardos en la negación de la evidencia. La realidad es que algo ocurre, y que ello no es normal. Y el corolario del día es que no puedo agradecer bastante el paseo con estos amigos, a los que valoro también como científicos y de los que siempre aprendo, lástima que no se repita más veces. A los tres gracias.

Un poco sobre el entorno:
Fotografías de Internet, el autor y Rafa Tamajón.
Bibliografía del diario

jueves, 31 de octubre de 2019

EXPOSICIÓN SOBRE LEONARDO DA VINCI DE LA CAIXA

Un retrato de Leonardo

Cuando hablamos de Leonardo da Vinci, siempre pensamos en la Mona Lisa, esa enigmática mujer del Renacimiento pintada por Leonardo y que tantos ríos de tinta ha hecho correr, pero nunca hablamos de la infinidad de experimentos miles si cabe, de todas las ramas del saber, muchos de ellos precursores de otros actuales. Hay que reconocer que la inmensa mayoría no le funcionaron, otros sí. Sobre todo los voladores, su capacidad de observación le permitía conocer el cómo pero le faltaba el porqué. Podía imitar el mecanismo del vuelo de las aves pero no comprendía que los artilugios eran muy pesados y por ello era imposible que volaran.

Placa que viaja en la sonda espacial Pioneer


Cuatro de los inventos exteriores

Este personaje de la historia era tan enigmático que hasta sus textos era necesario leerlos a través de un espejo. Eran unos tiempos que a pesar del despegue de la ciencia estaba supeditada a la religión y un error significaba sino la hoguera dar con sus huesos en la cárcel para muchos años. Dentro de una de las sondas del programa Pioneer, a finales de los sesenta o principios de los setenta, va una placa basada en un dibujo de Leonardo, diseñada por Carl Sagan y Frank Drake. En la actualidad la nave va camino de la estrella Aldebarán, en Tauro, donde llegará dentro de 1.690.000 años. Estimo que es el objeto construido en la tierra que navega más lejos de la misma.


Vistas de la Exposición

La exposición instalada por la Caixa delante del kiosco de la Música merece la pena, comprobar los cánones del cuerpo humano, que estableció Leonardo entre muchas cosas, que llamó el hombre de Vitruvio. Un tornillo  y una mecanismo de palas accionado por los pies, todos con una precisión espectacular y de una mecánica futurista para su tiempo. Dentro de la exposición, a la que le quedan unos días porque acaba el 6 de noviembre, se proyecta un documental muy interesante, y hay una serie de experimentos interactivos entretenidos y mecanismos muy llamativos. Lástima que los grupos sean de un número determinado y si alguien se hace titular de una de las pantallas olvídate de realizar el experimento. Sabe por ello a poco.


Diversos paneles interactivos

Las explicaciones a los grupos fuera, son algunas muy llamativas, por ejemplo te dan una regla para comprobar que tres veces la medida de tus orejas, equivale a la medida de tu rostro. O el encaje del cuerpo en un círculo o en un cuadrado. Cuando leyó un libro de arquitectura escrito por Vitruvio, le fascinó la perfección matemática del ser humano, entendiendo esa perfección de un ser humano normal, no conocía Quasimodo de Notre Dame, llegó a la conclusión del encaje en una cuadrado y en un círculo. El creía, como no podía ser de otra manera que el hombre era la perfección de un universo creado por dios y que se podía utilizar este modelo en arquitectura. Se estima que este modelo pudo ser el propio Leonardo entre los cuarenta y cincuenta años.


Otros experimentos

Esta modesta reseña de un personaje de estas características, de tan enorme proyección no puede encajar en este modesto blog, pero si puede servir para que los lectores busquen sobre el genio y amplíen conocimientos que se van a admirar de su capacidad. Yo creo que Leonardo fue la representación más exclusiva del renacimiento. Un apunte, se ha hablado de su homosexualidad, que en esos tiempos debía de permanecer oculta, esa gravedad que hoy en día existe aun lamentablemente en determinados países incluso de distintas religiones era un plus para la cárcel o la muerte en su tiempo.

Exposición de Leonardo da Vinci


Fotografías del autor y de Internet
Bibliografía de la exposición y Wikipedia

miércoles, 30 de octubre de 2019

EL CAMPO DE LA VERDAD DESDE LA TORRE DE LA MEZQUITA

Desde la torre (de la colección de A.Jesús González)

Una fotografía que ha publicado Pilar López, una extraordinaria y autodidacta fotógrafa cordobesa, creo que de la colección de Antonio Jesús González, un formidable profesional de la fotografía, nos enseña la máquina del tiempo de lo que hoy es el Campo de la Verdad incluido el Barrio Viejo o Villacachonda, que ya no lo es tanto como lo fue, una zona deprimida que llamó la atención de democráticos políticos, republicanos por más señas, en el ánimo de resolver los problemas que acuciaban a la zona.

Ampliación del Campo de la Verdad

Vemos en la ampliación de la fotografía como, a la izquierda, el terreno inundable de los meandros estaban inundados en lo que hoy es el Arenal, la zona ferial, por ser una zona propiedad del río. Vemos la Iglesia de Santa Teresa y su cementerio aledaño, el Camino Viejo de Castro que aparentemente subía por la calle de las “tiendas”, más a la derecha subía también la campiña la de Granada, y abajo una Calahorra en medio de una explanada, la zona del Altillo y una hilera de árboles que señala la carretera de Sevilla. Perfectamente delimitados los azud de los molinos del río. Y un gran bosque u olivar en la zona central del barrio. Todo se aproxima mucho a como dibujó Wyngaerde el mismo pero desde la otra orilla en 1657.

Vuelo de 1956 de la USAF

Nuestros descendientes no van a tener problemas con la máquina del tiempo que es la fotografía. Son miles los testimonios fotográficos que les estamos legando para poder comprender el mundo que nos tocó vivir a algunos. La fecha de la fotografía no la sé pero la evidencia de cómo estaba el entorno de la Calahorra, sería cuartel de la Guardia Civil, y la ausencia del barrio que se llamó como el obispo promotor, junto con los próceres de la época, denota que nos podemos ir a principios del siglo XX, cuando menos. Pero siempre es agradable mirar por el agujerillo de la historia y poder ver como la antigüedad de la luz de las estrellas, nuestra ciudad.

Desde la otra orilla de Laurent 1870

Fotografías autores y propiedad citadas

sábado, 26 de octubre de 2019

NADA ES IGUAL EN EL MEJOR DE LOS CASOS

Detalle de la situación de los órganos

Entre el esperpento “ferreriano” de la momia, algunos medios pesebristas cansinos, el coñazo de la repetición electoral por un caprichito de "Sánchez I el Ingrato" -que le puede salir rana según J. Évole-, sin olvidar mis limitaciones físicas por el proceso de merma de salud que estoy sufriendo, sumado a la edad que no es moco de pavo y a los problemas de columna de Conchi, estoy abandonando costumbres arraigadas, que no sé cómo y cuando retomar, a sabiendas de que se recrudecerán las dificultades cuando el tratamiento entre en la fase de la radioterapia que me ocupara unos minutos al día pero que son muchos más. Incluyo en ellos la preparación previa, y recuperación posterior, cinco días a la semana por lo menos, y en el mejor de los casos casi dos meses. Es, como es lógico desear pocos efectos secundarios, pero sin duda los habrá porque la radiación ionizante está actuando para destruir un tejido dañado y al lado hay nervios y órganos cercanos sanos que se afectarán y otros que dejaran de actuar como tales. A pesar de la profesionalidad de los doctores y radiólogos y la precisión que  tratan de emplear, no es fácil el trabajo y nada será igual después de empezar.

Ecografía de la próstata

Cuando a Conchi le llegó la hora de la menopausia, ese estado de las mujeres pesado y complicado en algunas, pues todas las menopausias no son iguales, nos dijo el doctor que procedía un tratamiento hormonal, yo conocedor por la literatura médica de los contras le hice al doctor una pregunta: -¿Usted le pondría el tratamiento a su mujer? y me dijo taxativamente que no. Eso demostraba que eran más los contras que los pros. Y nosotros no lo hicimos. Afortunadamente la cosa no fue a más y aquello pasó de la mejor manera. Ahora yo, lo mismo que muchas personas que conozco estamos inmersos en una especie de castración química, con un tratamiento de inhibición hormonal. Primero unas pastillas para contrarrestar el choque de las inyecciones. Que son unas inyecciones mensuales, trimestrales o semestrales, de liberación prolongada, en función de los parámetros de agresividad del mal en cada paciente. Es, clínicamente la temporal ayuda al problema de desarrollo del cáncer de próstata. Remedio que como menos malo hay que aceptar, porque el desarrollo del problema origen es peor.

Diferentes etapas de la enfermedad

Para evitar el daño de otros tejidos sanos con la radiación, me tienen nuevamente que intervenir introduciendo con el mismo mecanismo usado en las biopsias, un ecógrafo y unas agujas por el recto, unas partículas de un metal noble, dicen que de oro -que pueden valer más que el portador-. Es lo que llaman marcas fiduciales, que delimitan los contornos de la próstata, para que luego el TAC de posicionamiento pueda visualizarlas, y poder hacer un tatuaje exterior para apuntar lo mejor posible el haz de radiación ionizante al órgano en cuestión, tratando de evitar radiar el recto y la vejiga. Lo que ocurre es que a ese órgano lo cruza por medio la uretra y nervios que controlan otros, que inevitablemente se verán afectados con los consiguientes problemas añadidos, algunos irresolubles. Siempre estimando como menor el daño que causan las radiaciones que el que tratan de contrarrestar y claro la balanza, dentro de lo que cabe, es positiva. Si lees los contras desde luego no firmas la autorización, lo mismo que si lees el prospecto de las medicinas que te tomas no te las tomarías.

Detalle de las marcas fiduciales

Aunque presentes una pantalla exterior de buen ánimo, aunque aceptes, porque no tienes más remedio las cosas, son inevitables horas bajas, que procuras no exteriorizar y superar los baches. También es verdad que todos los dedos se te antojan huéspedes a la menor señal extraña o desconocida. Las costumbres que estoy abandonando son las de salir por la mañana al campo, haga calor o frío, llueva (ojalá) o nieve (también ojalá por lo del año de bienes), con carácter diario. Bien subir a las Ermitas a menor ritmo que los toreros lógicamente, profesionales que cada vez te encuentras menos, y es natural con el declive de esa afición, o por otros senderos de los muchos hermosos que tiene nuestro entorno, Vereda de Trassierra, Cuesta de la Traición, Santo Domingo Arroyo de Pedroches o Loma de los Escalones, sin olvidar la Canchuela por el oeste y la Alcaidía por el este, y como no los contornos sufridos del Bejarano y el Molino. Pero lo cierto y ya lo he dicho, nada es igual después de estos acontecimientos que te han tocado en suerte y que, como todo, están en el bombo.

Nota: Vaya por delante la exquisitez de los profesionales de medicina y enfermería de la Unidad de Radioterapia Oncológica del Hospital Provincial de Córdoba, que al límite de sus posibilidades profesionales se multiplican y apenas se notan las carencias de personal y medios.

Imágenes de Internet de las que ignoro la autoría
Bibliografía de comentarios médicos.

martes, 22 de octubre de 2019

LOS ABOGADOS DE ATOCHA

Portada de la revista de la Fundación Abogados de Atocha 2014

La pasada visita que hicimos a Madrid no lo fue sólo para cuestiones culturales o de ocio, también quisimos recorrer parte de nuestra historia cercana. Un hecho criminal del fascismo, que no se quiso investigar más para proteger a las alturas, y no destapar la ramificaciones con esa organización allende los mares que está implicada en la mayoría de los asuntos criminales en otros países. Todos los días de nuestra estancia pasamos por Atocha, 55, nos hospedábamos en esa calle y veíamos al pasar el monumento a los asesinados por la ultraderecha fascista de este país y alguna vez que otra nos paramos delante del mismo, creado por Juan Genovés y que homenajea perpetuamente aquellos abogados asesinados.

Entrada al edificio el número 55 de la calle de Atocha

Hasta el 1977, y después, el Partido Comunista de España estuvo sufriendo en sus carnes la lucha contra el fascismo que no perdió la guerra en nuestro país, como en Alemania e Italia. Fue el PCE el partido político que más duramente pagó por traer la democracia a España. El fascismo, esa ideología criminal se introdujo por todas las rendijas posibles del poder y se enquistó gracias a la pasividad de la democracia, y porque no al miedo. Los abogados eran miembros del Partido Comunista de España, todavía no legalizado, y cuyos dirigentes tendrán -o lo están haciendo ya-, que rendir cuentas a la historia por su tibieza a la hora de aceptar todo lo que le pidieron aceptar. 

Una vista de la fachada

Pero eso es otro debate. Nadie pidió el 155 (no había Constitución aún) para el Estado, ni aplicar el Estado de Excepción para el país. EL día 23 un guerrillero de Cristo Rey asesina por la espalda a un estudiante, Arturo Ruiz, afiliado a CC.OO. El día 24 el GRAPO secuestra al Tte General Villaescusa. Unas horas después María Luz Nájera muere por el impacto de un bote de humo de la policía, en la manifestación por la muerte de Arturo. Como se ve la cosa era un verdadero horror, el fascismo se defendía como gato panza arriba. Sirva esta entrada para homenajear a esas personas del Partido Comunista de España que dieron su vida por la democracia en nuestro país que, aunque incompleta, es mejor que la dictadura, aunque algunos, bastantes, la añoren.

Placa de la fachada

Texto publicado en la publicación de la Fundación Abogados de Atocha en 2014:

“Desde hace ya 42 años, el 24 de enero de cada uno de ellos, se recuerda y conmemora el aniversario de los Abogados de Atocha, esos mártires de la libertad que fueron vilmente asesinados el 24 de enero de 1977 en el despacho de Atocha 55 de Madrid. Como es conocido, ese día, un grupo de pistoleros de extrema derecha, irrumpieron en el despacho de los abogados laboralistas de CCOO y del PCE situado en el número 55 de la calle Atocha en Madrid y ametrallaron a las nueve personas presentes. Fallecieron los abogados Javier Sauquillo, Javier Benavides, Enrique Valdelvira, Serafín Holgado y el sindicalista Ángel Rodríguez Leal. Resultaron gravemente heridos Alejandro Ruiz-Huerta, Mª Dolores González, Luis Ramos y Miguel Sarabia.”
Francisco Naranjo Llanos Director Fundación Abogados de Atocha

Monumento 

“En torno a las diez y media se dirigen al despacho de abogados laboralistas de Atocha, donde suponían se encontraba Joaquín Navarro. Suben al tercer piso y comprueban que las voces del interior revelan que es mucha la gente que se encuentra en el mismo, por lo cual deciden esperar en la planta superior hasta que el despacho va siendo desalojado. Es entonces cuando Cerrá y Juliá bajan, llaman a la puerta y cuando Javier Benavides les abre encañonan, al tiempo que preguntan por Joaquín Navarro, quien no se encuentra ya en el despacho. 

Placa del monumento

Pese a ello entran y agrupan a las nueve personas presentes en una de las habitaciones. “Todos juntitos y con las manitas arriba”. Ésta es la última frase que escuchan las víctimas de Atocha, antes de que, según deja constancia la sentencia, “de forma inopinada e imprevista, con frialdad y serenidad, conscientes de lo que hacían, Fernández Cerrá y García Juliá, a distancia no inferior a sesenta centímetros, sin que partiera previa iniciativa ni actitud por parte de sus secuestrados, ninguno de los cuales consta llevara armas ni instrumentos de ataque o defensa, comenzaron rápida y repentinamente, a disparar, en trayectoria cruzada, de forma indiscriminada, contra las nueve personas referidas, algunas de las cuales recibieron los impactos encontrándose de espaldas a sus agresores”. 

Otra vista del monumento

El administrativo Ángel Rodríguez fallece al recibir un disparo en la nuca. Javier Benavides muere también por dos impactos de bala, uno de ellos por la espalda. Enrique Valdelvira, también con dos impactos de bala, fallece el mismo día. Serafín Holgado, con varios disparos, uno de ellos en la cabeza, y Francisco Javier Sauquillo, con una bala en el cráneo, mueren a las pocas horas. El resto son heridos de gravedad y conseguirán salvar la vida, aunque las huellas del atentado serán ya imborrables. 

Visto calle abajo

Los asesinos, se encaminan a la calle León, en busca de sus vehículos acompañados por Lerdo de Tejada, a quien García Juliá explica: “Nada, que nos hemos liado a tiros con ellos”. Albadalejo entrega dinero a Fernández Cerrá para que marche a Almería, ordena el cambio del cañón de la pistola utilizada por García Juliá. Jiménez Caravaca es el personaje que aprovisiona de armas a los asesinos y Gloria Herguedas colabora trasladando las armas a Almería.”
Francisco Javier López Martín, Secretario Formación Confederal CC.OO.

Para saber más:

Fotografías del autor e Internet
Bibliografía de la Fundación y Wikipedia