miércoles, 17 de julio de 2019

MONTE DE SAN JERÓNIMO

Planimetría Raster del ING

La montaña de San Jerónimo por el noreste la limita el Arroyo de la Gitana, por el oeste el Arroyo de Mesoneros, por el norte la urbanización el Hornillo y por el sur el yacimiento de Medina Azahara. Tres cotas al norte de la montaña de 502, 465, y 465  m.s.n.m. configuran el triángulo del valle donde está ubicado el Monasterio de San Jerónimo de Valparaíso, que presenta la fachada principal en dirección sureste. Todas las laderas son de acusada pendiente y notable espesura vegetal, predominan el encinar, alcornocal y acebuches de notable porte, madroños, retama, aulaga y coscojas, entre otras especies. Hasta hay un lugar se llama en el plano Laderas Altas, y justifica el nombre su altura y desnivel. Es un bosque de matorral espeso.


Plano a mano alzada de los caminos del monte

El monte de San Jerónimo está surcado por una serie de pistas forestales, posiblemente de seguridad para los incendios y poder llegar a todas los lugares fácilmente. He tomado como punto de partida el Vértice Geodésico, que está cercano a las pistas y es la entrada natural. Un plano orientativo a mano alzada nos señala las tres cotas principales, destacando la de 502 m. y vértice geodésico y las otras dos de 465 m. cada una. Para que podamos localizar las anchas pistas y su longitud, les he puesto un nombre geográfico eventual y numerado las intersecciones, para citarlas.

Sendero de entrada

Llano explotación ganadera

Camino del Vértice geodésico

Como decía el acceso natural es desde el vértice geodésico. Aclarar, en primer lugar, que se está en una propiedad privada, que puede que haya permisividad, pero que se tenga en cuenta que no hay nada público, por mucho que lo diga el monolito respecto a lo público, de los caminos de esa zona. Son caminos o pistas de seguridad, a modo de cortafuegos que permiten con los vehículos de emergencia acudir a los lugares de potenciales problemas, generalmente de fuego. Y no dejar de recomendar evitar en todo lo posible salirse de las pistas, por lo intrincado del bosque que las limita, ojo al que se quiera atrever a pasar por ellas, con las cautelas señaladas, no hay ni un metro de terreno en el campo que no tenga dueño.  



Vistas del Vértice Geodésico de San Jerónimo

Partimos del Vértice geodésico, salimos de la finca el Horrillo y entramos en la de San Jerónimo, por un estrecho camino llegamos al cruce señalado con el número uno, desde este lugar podemos dirigirnos hacia el este o el oeste. Lo hacemos hacia el este, a 278 m. (todas las distancias son aproximadas) nos encontramos la intersección número dos, a la derecha está el camino principal que baja hasta enlazar con el de entrada al Monasterio, que nos lleva al cruce número tres después de andar unos 876 m., unos cien metros más nos bajan directamente a la carretera de acceso al Monasterio, al Paseo de los Cipreses. Este camino es precioso, en ocasiones deja entrever la inmensa mole de la construcción jerónima, y en otros claros nos permite ver el valle. 

Dirección este

Cerca del segundo Vértice

A la derecha al Monasterio al frente hacia el este

Seguimos desde el cruce número dos, por lo que he venido en llamar pista Este/Sur, porque empieza en esa dirección y luego gira hacia abajo, como no podía ser de otra manera porque hemos comenzado desde el punto más alto. A pocos metros pasamos por una de las cotas de 465 m. un poco más adelante, a la izquierda, están las abejas trabajando, por lo que se recomienda, dejar a los laboriosos y necesarios insectos trabajar tranquilos y no pasar por las colmenas, para ello hay un camino inferior. Unos metros más de una pista que mide 1,51 km. hasta la carretera CO-3314, nos permite ver un paisaje maravilloso de la serranía, destacando a la izquierda la torre vigía de las Siete Esquinas. 

Seguimos al este

El colmenar

Llegando al filo

Esta pista Este/Sur, en planos antiguos bajaba hasta la construcción más al este del Monasterio. Pero el desnivel es brutal girando al sur, por lo que si se baja hay que adoptar todas las precauciones posibles. Esta pista nos baja hasta la carretera. Volvemos al punto número uno, a unos 195 m. nos encontramos el cruce señalado con el número ocho, desde allí baja la pista Norte/sur de 625 m. de longitud que nos lleva a enlazar con la Oeste/Sur en el cruce número siete, pasando por el tercer vértice de 465 m.. 

Espectacular paisaje y bajada

Bajada pendiente

Más panorámica este

Nosotros seguimos al frente, ahora la dirección es oeste, la pista la llamo Oeste/Sur, al igual que la Este/Sur cambia de sentido a mitad de su longitud bajando bruscamente para luego moverse por un pasillo en la misma cota, a modo de balcón sobre el valle y el yacimiento arqueológico de Medina Azahara, y nos lleva al cruce número siete, despues de recorrer los 1.200 m. de longitud que tiene, donde nos bajó la pista Norte/Sur. 

El valle

Sendero al Vértice Geodésico

Estamos en el cruce número siete, desde allí casi verticalmente baja una pista que llamo Sur/Este que tiene 475 m. hasta el punto número cinco, curva de la carretera del Monasterio, por el contrario podemos girar al oeste si buscamos el acueducto de Valdepuentes sobre el Arroyo de Mesoneros. Si continuamos desde el punto número siete hacia el este, en 480 m. llegaremos al punto número tres que baja a la carretera principal en el Paseo de los Cipreses. La carretera principal tiene una longitud de 1.010 m. y acaba en un paso canadiense que evita que el ganado de pezuña se salgo del recinto. Enlaza con la carretera del yacimiento en el punto número seis.

A la izquierda el Norte/Sur a la derecha el Oeste/Sur

Tramo de la pista Norte/Sur

6758 m. aproximadamente metro arriba metro abajo, tiene la red señalada. Recorre el monte de San Jerónimo en todas direcciones cómodamente en la mayoría de su trazado salvo en contadas bajadas muy pronunciadas porque el terreno así lo requiere. Preciosas panorámicas desde las alturas, o desde los que llamo abalconamiento de la pista, que andamos en uno de los paseos que organizó Medina Azahara, que creo recordar se llamó "Medina Azahara desde el norte", y que nos permiten la delicia de ver la ciudad palatina abajo. Por arriba tenemos espacios que nos enseñan por un lado el valle del arroyo del llano de Mesoneros, y por el otro el del camino de Trassierra.

Más vistas desde el Norte/Sur

Panorámica del Monasterio (Foto de JCMont)

Y este es el modesto aporte al conocimiento del monte de San Jerónimo, dejando sus valores ecológicos, geológicos y arquitectónicos, para que ilustrados en cada materia, que los hay y muy buenos, nos adentren en ellos. Es un lugar de la historia de Córdoba desde el tiempo de los romanos, con el acueducto Aqua Vetus, utilizado muchos años después por los árabes, la ciudad palatina y el Monte de la Novia como parece le llamaban  a este de San  Jerónimo. Declive del califato, fanáticos del norte de África, destrucción de la cultura y nuevamente aprovechamiento de sus piedras para que los jerónimos -orden muy apoyada por las distintas monarquías- edificara su monasterio. Para que después los residuos de esas familias poderosas se hicieran con su propiedad.


Fotografías del autor y autor citado, y ING.

lunes, 15 de julio de 2019

CAÑADA REAL SORIANA-LOMA DE LOS ESCALONES-CAMINO A EMÉRITA AUGUSTA

Algarrobo singular mutilado de la Loma de los Escalones

«Por el Puerto de la Salve / cordobesita de rostro hermoso / te dije con la mirada, / cordobesita que estoy celoso. / El sol que te está besando, / cordobesita, lanzó un suspiro. / Prefiero que esté nublado, / cordobesita, cuando te miro.» El bonito pasodoble de Ramón Medina, se te viene a la cabeza cuando vas “caminito de Linares”, pero una vez pasado y bajado el Puerto  de la Salve, te encuentras a la derecha la finca Dos Fuentes, lugar de celebraciones. Luego, antes de subir al santuario de la virgen de Fernando III, a la izquierda paralelo al arroyo de Linares, sube el camino, por la margen derecha el que se dirige al Cortijo de Velasco y al Molino de Aceite del mismo nombre, por la margen izquierda el que nos lleva a San Cebrián Bajo y a la Loma de los Escalones. Hacía tiempo que no subía por aquí.

Trazado de Wikiloc

Raster del IGN del recorrido

Perfil del recorrido

Dejo el coche a la derecha, en zona de peroles de romería que, de momento está limpia, frente el vado y el símbolo del Camino Mozárabe. Un poco más abajo resiste, abandonado a su suerte, el puente romano de un solo ojo, que cuando se caiga la administración pondrá el grito en el cielo, y si la caída la ha propiciado un desalmado más aún, sobre éste caerá todo el peso de la ley, aunque el peso se debería repartir entre la administración de cultura por años de abandono. A la derecha el camino sigue hacia la finca de Las Pitas. Vadeo el arroyo de la Balanzonilla, que trae las aguas -bueno aguas- del Salado y del Parrón, además del que lame la casa de las Pitas, que no sé cómo se llama. A la izquierda después de ver parte del adoquinado medieval del camino, nos encontramos la cancela del Cortijo de San Cebrián Bajo, el camino a partir de aquí me cabe la duda, que no sea el de la Emérita Augusta y es un sendero pedregoso.

Plano de 1954

 Restos de adoquinado

Entrada a San Cebrián Bajo

Creo que la Cañada Real sube por la pista de San Cebrián Bajo y parte del 51, la Cañada Real y el camino a Emérita Augusta, por el que bajaba el cobre de los Marii, la rica familia defenestrada por el poder romano del emperador. Hay una zona pizarrosa de muchos fósiles, pero que yo nunca he visto ninguno, y que cuando llueve es espectacular. La zona la cruza la enorme cicatriz serrana del Gasoducto a Extremadura, que se puede ver en la ladera oeste del valle que ha labrado el arroyo de Linares. Desde allí se ve también San Cebrián el Bajo, éste tiene también una torre seguro que para lo que fue un molino de viga, pero ahora es residencia de ganado lanar. A la izquierda del cortijo la huerta cercada en terrazas, alimentadas por la alberca superior que a su vez se llena con la mina de agua cercana, a la que entramos en su día. 

 Molino del cortijo de Velasco

Vista aérea del Molino de Velasco

Inicio del camino

Antes has cerrado una puerta para evitar que el ganado salga de su finca. Ahora el camino es más cómodo en cuanto a piso. En la lejanía los primeros rayos del sol alumbran el cortijo de las Albarizas, propiedad de Luis Muñoz, que tiene que tener un pacto con quien sea, seguro, porque no pasan por él los años. Me dijo un día: tú primo Cándido Gallego, me enseñó en Almacenes Pedregosa mis primeros pasos en el comercio. Alabó la afición al fútbol, de Candi, y su habilidad para jugarlo también. Precioso cortijo que seccionó la nueva N-432, por lo menos su ventorrillo del mismo nombre, se lo llevó para adelante. Hermoso olivar que visité incluida la presa del arroyo de los Pradillos, acompañado del guardés castellano que tenía o tiene la finca. Excelente persona.

Inicio pedregoso

Más restos del adoquinado

Entrada a la zona pizarrosa

Como es natural siempre que miras a la sierra te encuentras con Torreárboles, como no puede ser de otra manera, a las Albarizas las enmarca y a San Enrique, Salmerón o Santa Sofía está en bajo y las Huertas de Cabra también. A la derecha una vez pasado el terreno pizarroso de fósiles, parte el camino para San Cebrián el Alto, por la cuenca del Balanzonilla, territorio solitario, de ganado vacuno, pajuno pero espectacular de cuernas. Buen susto me llevé al encontrarlos en el camino, cuando subí a la porqueriza de arriba, en la enorme curva de la vía del ferrocarril, a la salida de la Balanzona. Ahora empieza el tramo más bonito del recorrido, La Loma de los Escalones. Un espectacular y peculiar camino tallado en la blanca roca.

San Cebrián Bajo

 Zona de fósiles

Primera cancela

Abajo, a la izquierda el arroyo de Linares, y el camino 51 que te lleva a la Huerta de Mena y viene desde el desaparecido cortijo del Majano, y que luego después de una destacada subida se incorpora al de Emérita Augusta, Cañada Real Soriana o Loma de los Escalones. En la ladera de enfrente la oeste del arroyo de Linares se divisa la plataforma del antiguo trazado del ferrocarril, pasadas las Albarizas y describiendo la curva del túnel de La Balanzona. Se van acentuando los cortes en la roca, la caja rocosa del camino romano, porque es la civilización más antigua la que lo hizo. Se imagina uno el trasiego de carros transportando el cobre de los montes de Mario, o Marianos, que allá por el 1968, yo pensaba era por la virgen María. 

Cicatriz del gasoducto

Camino

A la dcha. a San Cebrián Alto, izda. Loma Escalones

La parte final es más escabrosa y la erosión ha hecho de las suyas. Otra cancela y ahora, a derecha e izquierda, las dos canteras que pusieron en peligro la permanencia de un camino milenario como el que llevo. No le hubiera importado a la empresa, que ahora se queja de no poder seguir quemando cosas, haberlo arrasado para que su cuenta de resultados no bajara en sus cantidades. La suerte, estimo, fue de la crisis y que no había demanda, pues creo que la presión ciudadana se la hubieran pasado por el arco por donde se pasan todas las reclamaciones justas. Un desalmado ha ido a tirar allí un porte de escombros de su parcela y se las trae, no lo entiendo, al lado del camino ha tirado las granzas.

Al fondo Las Albarizas

Loma de los Escalones

Erosionado camino

Llego a la indignación que corrobora la impunidad en la que se mueven estas empresas, a las que no importa nada, por mucha propaganda ecologista que se hagan. El destrozo de un árbol singular, el algarrobo de la Loma de los Escalones, daño por el que nadie pagó. Un inútil trazó la línea por donde le pareció y si había en medio un árbol que figuraba en muchos catálogos, por su tamaño, singularidad, porte y edad, se le corta la copa y se pasan los cables por medio. Con lo fácil que hubiera sido desplazar el poste de la mierda de línea eléctrica cinco metros a un lado y respetar el árbol, aunque después de todo hay que agradecer que el desgraciado que diseñara esa línea no lo taló completamente, y lo mutilara nada más.

La caja del camino

La otra cancela

El crimen vegetal del algarrobo singular

Y otro pino, este no era singular pero de un enorme tamaño también le cortaron la mitad de su copa. La impunidad con la que se mueven estas empresas es insultante, luego tienen la desfachatez de hablar de Estado de Derecho, de leyes, de… Pero nadie pagó por el desaguisado, y el criminal que le seccionó la copa, tan pancho, y el que lo consintió también, porque el ejecutor es un desgraciado, como el Verdugo de Berlanga, un analfabeto que tiene que vivir, el culpable es el ilustrado, el que hace lo que sale del arco del triunfo. Y menos mal que se les acabó la demanda con la crisis, si no hoy no tenemos Loma de los Escalones tampoco.


La ancha pista

Cancela a la Huerta de Mena camino 51

Torreárboles siempre presente

Una ancha pista permitía el acceso a las enormes canteras a un lado y otro del camino, de grandes camiones. Esta ha quedado hasta la salida natural en la curva de Villa Enriqueta. A la derecha la bajada a la espectral estación de la Balanzona, enfrente la cancela de bajada a la Huerta de Mena, que antes citaba, al final del Camino 51. El camino, ahora carretera asfaltada se estrecha, hasta tiene biondas protegiendo las curvas, las ruinas del cortijo creo que Torreárboles, rehecho un poco más abajo, se dejan entrever por entre el matorral. La españolísima hoy, Venta del Frenazo que parece una sucursal de Casa Pepe de Despeñaperros, por los símbolos, o una base militar por el material, es el fin del recorrido, ahora hay que volver. El fantasma de Villa Enriqueta a la derecha nos recuerda lo que fue.

Fotografías del autor y de Wikiloc.